Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Blog "Cómo lidiar con ciertas emociones (I): ¿Por qué la rabia es tan inadecuada?" creado por Paulina Ramírez, psicóloga especialista en Terapia Gestalt e integrante del equipo terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en GranadaCómo lidiar con ciertas emociones (I):
¿Por qué la rabia es tan inadecuada?


Rabia, tristeza, miedo, dolor y alegría


Por Paulina Ramírez 
Blog > Cómo lidiar con ciertas emociones (I): ¿Por qué la rabia es tan inadecuada?
Blog "Cómo lidiar con ciertas emociones (I): ¿Por qué la rabia es tan inadecuada?" creado por Paulina Ramírez, psicóloga especialista en Terapia Gestalt e integrante del equipo terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada

Cómo lidiar con ciertas emociones (I): ¿Por qué la rabia es tan inadecuada?

Publicado el 12/07/2012 por Paulina Ramírez

Cómo lidiar con ciertas emociones es un blog que expone cómo entendemos en Terapia Gestalt que sería sano gestionar nuestras emociones y así avanzar hacia una forma más íntegral y sana de vivir las relaciones con otras personas y con nosotros mismos.

Este blog está dividido en cinco partes que tienen como hilo conductor las emociones, pero que en cada entrada se habla de una diferente. El primer capítulo es: ¿ Por qué la rabia es tan inadecuada?, el segundo: Las distintas caras de la tristeza, el tercero: La mala fama del miedo, el cuarto: La falsa insoportabilidad al dolor y el quinto: la adicción a la alegría

Imagen que ilustra el blog "Cómo lidiar con ciertas emociones:¿Por qué la rabia es tan inadecuada?" creado por Paulina Ramírez, psicóloga especialista en Terapia Gestalt e integrante del equipo terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada

Identificar y responsabilizarnos de nuestra rabia

Identificar y hacernos cargo de cómo expresamos lo que sentimos es parte del camino de sanación de esta emoción. La rabia es inadecuada, le incomoda a los demás y a nosotros mismos, pero nos enfadamos a diario. ¿A dónde se va una emoción que tildamos de inadecuada?

Desde niños nuestros padres nos dicen que si no accedemos de buena gana a los requerimientos de los demás, sin hacer pataletas o berrinches no nos va a querer nadie. Nos inculcan que el descontento que sentimos o el malestar con algunas situaciones o personas, se lleva mejor si dejamos pasar el tiempo y nosotros tragamos nuestra rabia porque así lo quiere todo el mundo. ¡ Pues yo digo BASTA ! 

Imagen que ilustra el blog "Cómo lidiar con ciertas emociones:¿Por qué la rabia es tan inadecuada?" creado por Paulina Ramírez, psicóloga especialista en Terapia Gestalt e integrante del equipo terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada

Validar lo que sentimos: ¡Indignaos!

Hacemos una extraña ecuación entre lo que sentimos y cómo lo expresamos. Lo que sentimos es válido en la medida en que entendemos que somos nosotros mismos los que generamos la rabia. Esa es la primera parte de la ecuación, la segunda – y es ahí donde radica el mayor problema – es que hacemos responsables a los demás de nuestras emociones y evitamos las consecuencias. Mi reacción rabiosa a una conducta o una situación es MI reacción, yo la genero y no por eso es menos válida, por el contrario, tiene toda la validez del mundo. Ahora bien, ese enfado tiene sus consecuencias que, por un lado es afrontar un conflicto y por otro lado, dar curso a un ciclo emocional abierto que se cerrará en cuanto valide lo que siento, en este caso, la rabia. 

Expresar la rabia

En palabras de mi compañero de trabajo en Qualia y psicólogo Vicente J. Martínez, la rabia mal gestionada se transforma en ira, odio y cólera, y eso es lo que hace daño. El expresar lo que sentimos no es un derecho, es un deber del cual nos hace mucha falta responsabilizarnos. “Me he enfadado con lo que me has dicho” es muy diferente a decir “tú tienes la culpa de que yo esté enfada”. El tomar consciencia de que mi enfado es mío me ayuda a integrar una emoción a la que no estoy prestando mucha atención porque aprendí que era “negativa”. Tras darnos cuenta de eso, damos paso a lo que hay detrás de la rabia: generalmente una necesidad no satisfecha. Es por eso que cuando nos hacemos responsables de nuestra rabia, de fondo escuchamos a una herida desatendida

Reseña

Naranjo C., (2007). El eneagrama de la sociedad. Males del mundo, males del alma. Vitoria-Gasteiz: La llave. 

Fotografía de Paulina Ramírez

Paulina Ramírez

Psicóloga Especialista en Terapia Gestalt, miembro de la Asociación Española de Terapia Gestalt y miembro del Equipo Terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional. Formada en Teatro Terapéutico. Finalizando la Formación en Psicoterapia Integrativa.

CategoríasTerapia Gestalt

Publicar un comentario

Comentarios

  • (12/07/2012 - 17:38h.) Teodoro Sanromán

    Muy acertada esta entrada de blog.

    Cuando podamos aceptar y hacernos plenamente cargo de nuestro enfado aparecerá la oportunidad de sanar la herida que subyace a éste. Y, de este modo, tener un motivo menos de enfado.

    Ojalá podamos todos liberarnos del enfado, sin reprimirlo, y dejemos de culpabilizar y de dañar a los demás, y a nosotros mismos, cuando nos sintamos enfadados.

  • (16/07/2012 - 09:17h.) Paulina Ramírez

    La rabia, como todas las emociones tiene distintas rutas de sanación. Una es la de expresarla, para quienes la tienen reprimida; otra es responsabilizarnos de las consecuencias para quienes la expresamos sin medir el dolor que podemos causar. Hacernos cargo y tener un motivo menos de enfado, como dices, Teo. Gracias por tu comentario.

  • (18/07/2012 - 22:17h.) Isabel Esteban

    Una de las experiencias más liberadoras que he vivido fue darme cuenta de que yo genero mi rabia y para qué lo hago, de qué me quiero proteger con ella. Poder hacerme cargo de mi rabia, responsabilizarme de ella.
    Ahora puedo verme cuando la genero y puedo identificar la experiencia que quiero evitar con ella, soy libre de atravesarla o no, en cualquier caso, la rabia no tiene el mando. Y ésa es mi libertad.

  • (12/08/2012 - 23:25h.) Paulina Ramírez

    Muy cierto, Isabel, cuando uno se da cuenta de que genera gran parte de lo que siente, siente una libertad pocas veces experimentada. Gracias por tu comentario.

  • (01/11/2014 - 13:53h.) carlos

    si, pero cuando la rabia surge por situaciones de indefension aprendida, como ocurre en España ante la impotencia de la crisis, la corrupcion politica, etc. ese desamparo que sentimos ante situaciones en las que nos colocan otros.. ¿como nos desprendemos de esa rabia generada?, si vemos que expresandola no conseguimos nada

  • (04/11/2014 - 11:46h.) Paulina Ramírez

    Hola Carlos. En terapia gestalt decimos que somos absolutamente responsables de las emociones que sentimos, no nos la provocan los demás. Eso no significa que sean menos válidas, al contrario, son lo único que es válido para quien las siente porque nos dan información de cómo construimos y vivimos el mundo. Entiendo y comparto tu indignación por las situaciones que está generando la crisis y que venían gestándose desde mucho antes.
    El fenómeno social del que estás hablando ( la crisis económica y sus efectos políticos de corrupción) ha sucedido en todas las épocas y en todos los países y las soluciones reales a ella han sido las creativas, ya no tanto producto de un cambio a nivel macrosocial, como sí consecuencia de un movimiento microsocial, de barrio y de comunidad. La idea es tener consciencia de que hay una alternativa a la rabia por las situaciones que nos rodean, porque, al generarla continuamente sólo nos hacemos daño a nosotros mismos y nos volvemos muy poco creativos al momento de aportar soluciones.
    Hablaremos más en profundidad de este tema en la video-conferencia del jueves 27 de noviembre en http://www.qualiaconnect.com/es/conferencias/ficha/401/

    Un saludo y gracias por tu comentario Carlos

 

Identificación

Si quieres, puedes utilizar tus datos de Qualia, Facebook o Twitter, de forma que aparecerá tufoto junto a tu comentario, y no será necesario que vuelvas a introducir tus datos en futuros comentarios.

 

Nuevo comentario

(Tu e-mail no será visible por el resto de visitantes.)