Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Blog "Crisis personal, social y económica" creado por Vicente J. Martínez psicólogo especialista en Terapia Gestalt, integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada"Crisis personal, social y económica"

Una perspectiva más cercana y humana de las crisis por las que estamos atravesando.   


Por Vicente J. Martínez 
Blog > Crisis personal, social y económica
Blog "Crisis personal, social y económica" creado por Vicente J. Martínez psicólogo especialista en Terapia Gestalt, integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada

Crisis personal, social y económica

Publicado el 09/07/2012 por Vicente J. Martínez

De las tres crisis que señalo en el título, la económica es la más destacada y la más presente; noticiarios, debates, periódicos, programas, etc. sin embargo no se habla tanto o a penas nada, de la crisis personal y social de este momento que nos ha tocado vivir. Y no es que éstas sean crisis menos importantes, para nada, de hecho son más de carne y hueso, y me llama tanto la atención que apenas haya eco de esto en los medios…

Crisis económica

Hay deuda, y hay deuda porque ha habido trampa, y también hay deuda porque ha habido inconsciencia por nuestra parte, porque nos hemos subido en una moto que no era, y nos han vendido una moto que no tocaba, hay deuda por tantos motivos… abuso de bajas, despilfarros, etc...

Crisis personal

La crisis personal, y a la que me quiero dirigir, tiene que ver con ansiedad, quejas, desesperación, desmotivación, rabia, impotencia, agresividad, incertidumbre, resignación, miedo… es obvio que es más de carne y hueso, es de piel para adentro. Con estos ingredientes el panorama no se presenta precisamente alentador y personalmente me pre-ocupa, sobre todo porque no siento y no veo que se estén tomando medidas para sobrellevar tan delicado estado anímico, desde el cual vamos haciendo frente en la vida. Así que se hace difícil pensar con claridad y tomar decisiones meditadas, y lo más importante, nos colocamos en un lugar muy vulnerable.

Rescato una reflexión de P. Peñarrubia en la Revista de Terapia Gestalt nº 32, que viene a decir que: “… con todo el paro que hay es un buen momento para parar”. La opción de parar es atractiva, pero no fácil porque nos confronta de lleno con nosotros mismos, con el malestar al que vengo haciendo referencia, y al mismo tiempo el no tomar consciencia, el no sostenerlo y digerirlo nos sitúa en ese lugar tan vulnerable, lejos del auto-apoyo, del coger las riendas de nuestra propia vida y sí, con la que está cayendo esto también es posible.   

Imagen que ilustra el blog "Crisis personal, social y económica" creado por Vicente J. Martínez psicólogo especialista en Terapia Gestalt, integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada

Crisis Social

Y enlazo con lo Social, que para mí vendría a ser la suma de lo que vengo escuchando por aquí y por allá. Lo social está en la queja y en la crítica de políticos y demás autoridades, no veo mayores movimientos que el del reproche, la culpabilización, la indignación… a los políticos también les veo en lo mismo, la responsabilidad siempre es del otro.

 “La culpa es un invento muy poco generoso” Andrés Calamaro.

A veces creo que nos dirigimos a ellos como si reprodujéramos la relación enfermiza con papá y/o mamá. Nos quedamos instalados en la queja esperando que políticos y demás autoridades tomen soluciones y responsabilidades para que nos saquen de este malestar y de este momento… con la fatalidad de hacemos dependientes de ellos, de los políticos, como cuando con papá y mamá… y más cuando los políticos parecen andar en otros lares. Lo que vengo a señalar es que quizás debamos parar y revisar en lo personal, la relación con papá y mamá y encarar la conquista de nuestra independencia, autonomía y libertad, el auto-apoyo. 

Conclusión

La crisis que manda, tiene que ver con rescates, recortes, primas de riesgo, treguas, déficits, recapitalizaciones, recensiones y no sé cuantos índices más. En lo profundo tiene que ver con mucho miedo… Y claro que todo esto también es importante, a lo que voy es al enorme desequilibrio entre una y otra. Asunto que me recuerda a nuestros antepasados tribales de sacrificios y ofrendas, las cuales hoy las hacemos al Sistema Económico y tienen que ver con la sanidad, la educación, las ayudas sociales, etc. es decir, tienen que ver con nuestra salud, nuestra educación, nuestra calidad de vida… Ofrendas a un Sistema, el Económico que no está al servicio del hombre ni de la Humanidad, sino al servicio del propio sistema económico, miren a África. 

Ok, tenemos que hacer frente a la situación, pero sin olvidarnos de nosotros mismos, sabiendo con qué cuerpo vamos a la tarea. Pasando de la pre-ocupación a la acción, a la toma de conciencia de cada uno con su situación y con su momento.

Un caso real, un hombre de 35 años me comentaba… “sigo sin trabajar, sin embargo siento que no me estoy traicionando, sé lo que quiero y me estoy moviendo hacia eso, me encuentro más animado, con más energía y dispuesto a luchar por mi futuro, a pesar de todas las trabas que me pongo”.   

Fotografía de Vicente J. Martínez

Vicente J. Martínez

Psicólogo Especialista en Terapia Gestalt, miembro de la Asociación Española de Terapia Gestalt y miembro del Equipo Terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional. Finalizando la Formación en Psicoterapia Integrativa.

CategoríasOpinión

Publicar un comentario

Comentarios

  • (09/07/2012 - 16:37h.) Arturo Fernández

    Tal y como se presentan las cosas "últimamente", uno empieza hacerse algunas preguntas: ¿Qué debemos hacer? ¿Hasta dónde vamos a ser capaces de llegar?¿Quién se beneficia de todo ésto?

    Tomando como punto de partida éstas preguntas, rápidamente llegamos a la siguiente observación: claramente tenemos dos grupos de sujetos, los que demandan o se benefician; y los que acceden y se ven agraviados.

    Por otro lado, quien demanda y se beneficia suele tener algunas dificultades, sin entrar en la nebulosa de las oscuras intenciones, para discernir en qué momento se produce el desequilibrio y debe cesar en su empeño antes de quebrar la balanza. Por lo que generalmente es quien accede el que debe establecer dicho límite.

    Finalmente podemos concluir que todo es cuestión de elegir cuidadosamente las acciones a realizar, e intentar predecir qué consecuencias van a tener tanto sobre nosotros como hacia los demás. Valorando por último si estamos preparados para asumir tales consecuencias.

    Por lo que seremos nosotros, y sólo nosotros, los que podremos poner límites a la dinámica que nos está empobreciendo.

    Arturo.

    "Sólo las ganas de que suceda lo harán posible."

    www.comprenderaprender.blogspot.com

  • (10/07/2012 - 09:55h.) Paulina Ramírez

    Mi sensación es que sí hay un movimiento social y personal que apunta a la toma de consciencia. Lo que sucede es que a los medios de comunicación masiva no les conviene darles tribuna porque si así fuera, el poder del miedo perdería su poder. Muy oportuno y claro tu blog, Vicente.

  • (13/07/2012 - 23:46h.) Teodoro Sanromán

    No me cabe duda de que en la actual crisis confluyen numerosas crisis. No es sólo una crisis financiera, también lo es económica y medioambiental. Y, a esto, habrá que añadir el imparable avance tecnológico que cada día transforma radicalmente alguna actividad.

    Todo lo cual nos está confrontando directamente con nuestra disponibilidad para abandonar aquello a lo que nos hemos acomodado.

    Me temo que la inmensa mayoría va a pelear mucho antes de aceptar que hay que abandonar la comodidad de la que hemos disfrutado y volver a sentir el riesgo de qué nos deparará el futuro.

 

Identificación

Si quieres, puedes utilizar tus datos de Qualia, Facebook o Twitter, de forma que aparecerá tufoto junto a tu comentario, y no será necesario que vuelvas a introducir tus datos en futuros comentarios.

 

Nuevo comentario

(Tu e-mail no será visible por el resto de visitantes.)