Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Blog > Crisis. Una visión Gestáltica del Crecimiento Personal

Crisis. Una visión Gestáltica del Crecimiento Personal

Publicado el 21/03/2016 por Paulina Ramírez

Introducción

El ser humano es evolutivo, no permanente. Es cíclico, no estático. Es vulnerable a su propio crecimiento. Algunas veces el carácter juega a favor de esa evolución y otras veces no. Cuando no lo hace es cuando sobreviene una crisis. En consecuencia, una crisis es un momento de impasse producto de que se da una lucha interna entre avanzar como pide el organismo o retroceder como pide el carácter, lo que puede conectarnos con nuestra propia locura, porque no hay nada más loco que vivir esclavo de un carácter.


No se puede jugar a medias.
Si se juega, se juega a fondo.
Para jugar hay que apasionarse,
para apasionarse hay que salir del mundo de lo concreto.
Salir del mundo de lo concreto es incursionar en el mundo de la
locura,
del mundo de la locura hay que aprender a entrar y salir.
Sin meterse en la locura no hay creatividad,
sin creatividad uno se burocratiza,
se torna hombre concreto,
repite palabras de otros.

Eduardo "Tato" Pavlovsky. Médico, psicoanalista, actor, dramaturgo y psicodramatista argentino

¿Qué es lo que entra en crisis? El autoconcepto: soy esto y no aquello

Dice Paco Peñarrubia del autoconcepto “consiste en seleccionar interesadamente algunos aspectos de nuestra personalidad, identificarnos con ellos y mostrarnos así de limitados y previsibles ante el mundo”. Es decir, aceptamos un aspecto de nosotros mismos, pero no su contrario. Para ponerlo en un ejemplo: existen personas que aceptan ser y estar siempre sonrientes y solícitos, pero no aceptan mostrarse o verse a sí mismas tristes y distantes. Y no nos confundamos, hacemos esto (autoconcepto) para nosotros, no para los demás porque no hay ningún estudio que diga que si te muestras siempre contenta vas a ser más aceptada. Dicha persona lo hace porque se ha negado a sí misma la vivencia de su propia tristeza. No es objetivo de este blog entrar en los mecanismos de defensa que cada persona construye, pero, y en última instancia, el autoconcepto es una defensa infantil de la cual tendríamos que ir deshaciéndonos paulatinamente. Eso sería lo deseable. Pues es una estrategia que en la infancia trajo muchos beneficios, pero que en la edad adulta, es necesario que se renueve con las herramientas que se van construyendo con los años.

En definitiva, el autoconcepto es una cárcel de la cual, cada cierto tiempo, nos apetece salir porque crecemos, o por lo menos, nos tocaría crecer. Y digo cada cierto tiempo porque los intentos por salir de la prisión del autoconcepto son siempre más de uno y sólo vamos saliendo de una jaula pequeña para meternos en otra mayor hasta que toque crecer de nuevo. Para crecer y dejar de ser prisionero es imprescindible cuestionar lo que pensamos y sentimos sobre nosotros mismos y actualizar lo que nos da bienestar genuino. Para ello es importante recordar que como seres humanos, además de ser cíclicos, tendemos a evolucionar y que el autoconcepto es la rigidez y la anti evolución personificada.
 

¿Qué frena la evolución? El miedo

El miedo es una linterna que funciona al revés.
Si está encendida da oscuridad
si está apagada, alumbra

Paulina Ramírez

En mi blog “Cómo lidiar con ciertas emociones III: La mala fama del miedo” decía que cada uno de nosotros hemos construido un monstruo particular que hace que descuidemos el sentido real que tiene el miedo como emoción y mensaje.

El miedo a perder el control de cómo nos vemos o nos ven (autoconcepto) es una alucinación por dos razones: porque no corre peligro nuestra vida ni nuestra integridad física si salimos de la prisión y en segundo lugar, porque el autoconcepto es una idea que sólo vive en nuestra cabeza, para nadie más es importante y por lo tanto, no tiene sentido temer a las consecuencias de su desaparición. Sólo tiene sentido cuando entiendo que soy yo quien le teme a explorar y sentir mi parte escondida. Es en ese momento cuando la decisión de coger un camino (miedo o evitación) u otro (experimentar la crisis) se transforma en tomar partido por la cristalización de un miedo infantil o por crecer.
 

Fantasías catastróficas sobre la vivencia de una crisis

Lo primero que pensamos cuando entramos en crisis es que nunca más vamos a salir de ella. Eso es falso porque, como dije antes, el ser humano es cíclico y susceptible a su propia evolución. Es decir, que cuando existe una necesidad (crecer), la satisfacción de dicha necesidad, da paso a un estado de agrado con nosotros mismos.

Lo segundo que pensamos es que no vamos a poder lograrlo. Nos vemos incapaces de resolver nuestro propio bienestar. Es en este punto en el que muchas personas buscan ayuda terapéutica. Yo misma lo hice y me salvó la vida porque mi creencia de que no podía salir yo sola de la crisis, me estaba frenando. El acompañarme de un terapeuta, no sólo me ayudó para darme cuenta de que el miedo era un estorbo para crecer, sino que también, me enseñó todas las trampas que me hago para permanecer niña. Es decir, el acompañamiento terapéutico es importante en este momento de la vida porque da luz al sitio temido y un lugar seguro para explorarlo.

Lo tercero a lo que nos enfrentamos es que nadie nos va a querer “así”. Este es el aspecto menos maduro de una crisis. Está hablando nuestro niño interior. Nuestra labor de adulto es sosegar su miedo, no identificarnos con él. El sosiego es de vital importancia porque cuando lo tranquilizamos vemos muy claro lo que necesitamos y que somos perfectamente capaces de tomar consciencia de lo que nos está haciendo daño y responsabilizarnos de nuestro crecimiento.
 

Una crisis sana el carácter, no lo cambia

Superar el miedo infantil es algo que debemos hacer, no es opcional, si queremos aspirar a una vida de bienestar. Sin embargo, no existen dos crisis iguales ni estrategias mágicas para superarlas. La única luz es sosegar el miedo para poder alumbrar la oscuridad.

El cambio se da como consecuencia de transitar por la parte que no queremos ver de nosotros mismos y salir de la jaula del autoconcepto. Lo que cambia es nuestra forma de ver al mundo y de relacionarnos con los demás. Nosotros seguimos siendo los mismos, aunque más sanos y, sobre todo, más maduros y responsables.

Referencias

Peñarrubia, F. 2006. “Terapia Gestalt. La vía del vacío fértil”. Madrid. Alianza Editorial.

Fotografía de Paulina Ramírez

Paulina Ramírez

Psicóloga Especialista en Terapia Gestalt, miembro de la Asociación Española de Terapia Gestalt y miembro del Equipo Terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional. Formada en Teatro Terapéutico. Finalizando la Formación en Psicoterapia Integrativa.

CategoríasTerapia Gestalt

Publicar un comentario

Comentarios

  • (01/04/2016 - 18:08h.) M. Iluminada Madrid Gómez

    Siempre dos caras, siempre las hay. En las crisis también, porque son difíciles de transitar y, a la vez, permiten el cambio. Te enfrentan al carácter y te ponen delante aquello que no te has atrevido a hacer o reconocer. Y vas viendo qué hay en ti de resistencias, de miedo, de exigencia. Y cuando todo parece volverse boca abajo, ves que todo tiene un sentido y que ante una crisis, lo que queda es quitarse la máscara y ver que hay otro lado a explorar, solo eso y todo eso. Espera lo nuevo, lo diferente, lo desconocido. Para mi es un atreverse.

  • (01/04/2016 - 22:54h.) Vanesa Caballero Ruiz

    Magnífico y totalmente cierto. El leer estas palabras, me da mucha calma y esperanza. El ser conscientes de que el autoconcepto es tan sólo una creencia creada a partir de nuestra experiencia, y de que es posible llegar a ser otra cosa, nos abre una infinidad de caminos y opciones inexplorados. No es fácil, supone sentir la caída al abismo, sentir el miedo a lo desconocido. Pero como bien dice Paulina, somos seres cíclicos, todo pasa y es posible conseguirlo, tan sólo es necesaria una buena dosis de valentía y sosegar nuestro miedo irracional infantil. La recompensa no tiene precio: ser "más sanos, maduros y responsables".

  • (04/04/2016 - 15:36h.) Cristina Torres

    Tras leer el texto y sentirme identificada en determinados momentos de crisis. Diría como a veces en esas crisis uno no es consciente de ese miedo, lo cual dificultad aún más el proceso de crecer, y por otro lado, esta la falta de aceptación de esa parte que queremos cambiar y que necesita de un tiempo para poder moverse dentro del péndulo que se genera entre la polaridad que transitamos y la que nos negamos a transitar. Siempre escuché que una crisis es una buena oportunidad, sin embargo, eso no resta el malestar que se genera en cada crisis, y del que hay que ser capaz de transitar para poder salir.

  • (04/04/2016 - 17:09h.) GRACIA GARCIA

    Si me encuentras en una crisis vital probablemente sentiré que estoy en un momento de mi vida en el que siento que mis objetivos, mis valores, mis creencias y mi comportamiento se ven quebrantados, o he perdido el sentido de la vida y siento un vacío emocional. Podemos llegar a donde queramos solo hay que creer en nosotros en esa buena locura que llevamos dentro que nos da vida sabiendo entrar y salir de ella sin perjudicarnos...

  • (05/04/2016 - 17:12h.) Cristina Herreros

    Al leer esto lo primero que he pensado es en grabarlo en algún sitio donde lo pueda leer hasta memorizarlo, por que la pena de esto es que al final algo tan contundente y revelador se nos olvida, llegamos a la crisis y queremos morirnos. Recordar que todo se basa en nuestra experiencia, y de que es posible llegar a hacer otras cosas, nos abre un mundo nuevo. Recordar que somos seres cíclicos, todo pasa y es posible conseguirlo, tranquilizarnos y ser un poco valientes, solo un paso el resto viene solo....

  • (08/04/2016 - 10:55h.) Rocío González Lerma

    Me ha encantado leer este texto porque me siento muy identificada con muchas de las palabras que se han escrito. No es fácil transitar por el miedo, aunque es muy gratificante poder conocerlo, darle nombre y sentir que es parte de tí. La sensación de libertad y de bienestar te permite conocer y ampliar tu propia identidad.

  • (03/05/2016 - 13:51h.) Ruth

    Alentadoras palabras, y sobre todo, en este momento que vivo, reveladoras. En plena crisis, transitando por ella, sin ocultarla, sin huir, viviéndola. Es la primera vez que me dejo vivir la crisis que vivo, sin evitarla, sin adornarla, ni darle excusas, me daba miedo dejarme caer en ella, y dándole la mano a mi miedo transito hacia un lugar, para mí desconocido hasta ahora, que me está llevando a un gran crecimiento, y conocimiento personal.

  • (03/05/2016 - 18:33h.) Bea Carazo

    Me ha gustado mucho leer este artículo lleno de sabiduría y mostrando la vida misma.pasamos constantemente por crisis que parecen hundirnos y que nos hacen perder el rumbo de nuestro camino.yo siempre pensé que en el peor de los agujeros cogia una mochila y me reinventaba ya que ciertamente ese autoconcepto es el que nos hace esclavos de no mostrarnos tal y como somos y como sentimos. El miedo a avanzar y desprendernos de nuestras viejas mochilas que,aunque no nos gusten, al menos las conocemos y en cierta forma nos dan seguridad.yo intento ser libre y vivir como siento,aunque cuando menos me lo espero una vieja mochila se cruza en el camino y me deja paralizada en el camino.deseo aliviar ese miedo infantil para ser querida y reconocida por mí misma y sin duda así brillare más auténtica hacia el mundo

  • (04/05/2016 - 18:08h.) Juanjo Novo

    Me doy cuenta de que hasta ahora he cogido el camino del miedo y evitación y que ofrezco gran resistencia en reconocer que vivo una situación de crisis cuando se ha dado el caso. Lo percibo como señal de debilidad y de fracaso ¡Qué cosa más loca! Pienso que una situación de crisis es la que permite explorar nuevas formas, nuevos modos y nuevas creencias que se escapan del esquema rígido del autoconcepto con el que cargamos a la espalda desde pequeños.
    Gracias Paulina

  • (06/05/2016 - 19:42h.) Alex

    Los chinos utilizan la misma palabra tanto para referirse a una "crisis" como para una "oportunidad". Todo depende del punto de vista del que queramos verlo.

    Detrás de cada vivencia hay una gran lección que desde mi experiencia he podido asimilar e integrar únicamente cuando he acogido lo que estaba viviendo como un regalo.

    Asumir que todo lo que vivo es impermanente y cambiante me hace ver la importancia del desapego, de permitir que las cosas sean y agradecer que están ahí para mi (para nosotros) para algo.

    De mi y de cada uno depende el entender, aceptar y aprender a relacionarnos con esa (para mi) realidad de que todo cambia de manera constante.

    Gracias por esta oportunidad de reflexión. Un abrazo

  • (07/05/2016 - 13:53h.) Mª Carmen Román

    Sabias palabras que me dan como una luz al final del túnel. Puesto que el ser humano es cíclico, se enfrentará con distintas crisis a lo largo de su vida. Aceptar que ahora estoy viviendo una crisis , ha sido duro pero, si actúo de forma diferente a como lo he hecho hasta este momento. Quizá pueda aprender algo de mí.
    Todos somos vulnerables a crecer. Por eso no queremos asumir responsabilidades , así no tendremos que madurar . Haremos todo lo que esté en nuestras manos para no dejar de ser niños, manipularemos, haremos de víctimas ante el mundo, iremos de salvadores pues, lo que en realidad queremos es que nos salven a nosotros ... Después de la crisis, aparece el impasse, perder el apoyo ambiental cuando aún no tenemos el propio. Ya que nos lo impide nuestro carácter y, a pesar de que ya sabemos que si queremos algo diferente , hemos de actuar de manera diferente a como lo hemos hecho hasta ahora. ¡ ¡¡¡Que locura que siga cayendo en la misma trampa!!!
    Gracias Paulina.


    ¡.

  • (08/05/2016 - 13:10h.) GERMAN CAMACHO MARTINEZ

    Genial artículo! Paulina!Estoy muy de acuerdo con la idea de salir de nuestro propio encasillamiento para no adentrarnos en terrenos más fanganosos o incluso terroríficos de nuestro ser y sobre todo para esto último,la compañía con otra persona que sepa navegar en tu tormenta es una bendición.
    Así como los árboles y demás seres vivos, nacen, CRECEN, se desarrollan y mueren. Yo, Germán, quiero también CRECER sin jaulas que me lo impidan, alumbrar mi miedo, hacerme un HOMBRE y morir en paz.

    Agradecido por lo que me aportais. Buen domingo y semana.

  • (08/05/2016 - 13:14h.) Gloria Bárzana

    Me sorprende el sólo hecho de poder comprender estas palabras en profundidad cuando hace unos años ni siquiera era capaz de concebir que yo tuviera una crisis...
    jajaja, que niño y loco lo veo ahora!

    Estaba tan cegada por el miedo que ni siquiera veía las crisis que atravesaba y fue mi cuerpo el que me abrió la puerta a través de la enfermedad y el dolor... también una oportunidad, la única que tenía cabida en mí.

    Agradezco a mi organismo y a todo mi ser sus ganas de sanar, agradezco haber comprendido algo profundo sobre la naturaleza cambiante de todas las cosas que me da paz, y agradezco poder sentir miedo, y poder atravesarlo con la ayuda de mi terapeuta, sabiendo que todo pasa, que todo evoluciona, y que perder mi autoconcepto es ganar en mi autoconocimiento,

    y sobre todo, es empezar a Vivir.

  • (09/05/2016 - 13:52h.) Ana Requena

    Me parece que me voy despojando de capas de miedo, pero aunque ya no evito me cuesta desprenderme de mi autoconcepto, porque ya no me puedo inventar otro pero aun no consigo sentir que avanzo. Celebro no evitar y espero a aprender a cuidarme mejor ...

  • (09/05/2016 - 14:40h.) Ferazulino

    Esta tarde de lunes y aterrorizado de vivir rutinas Han caido en mis manos estas palabras de Paulina como un buen vaso de bicarbonato, reconozco mis cambios al dejar atrás algunos rasgos de mi ego, y el vacío y quietud al ser consciente de ello.
    El grupo me reconforta, para poder confiar en mi propio crecimiento personal, todo está en mí como una teoría cada vez más asimilada, y con mucho desconocimiento aún, pero sigo aquí.

  • (11/05/2016 - 20:08h.) Antonio Olmos Beas

    el autoconcepto ..la verdad que es la primera vez que me paro a analizar como este concepto me hace inventar personajes ,para estar o ubicarme en el bienestar de otro .

  • (12/05/2016 - 16:42h.) IHL

    Me identifico con muchos aspectos de este blog. Con esa imagen que creo de mi misma en base a mis intereses obviando las partes que no quiero ver. Cómo en los momentos de crisis me sobreviene el pensamiento erróneo de que no voy a ser capaz de superarlo. Cómo el miedo y el avergonzarme de mi debilidad me frenan en mi crecimiento personal.

    Sólo enfrentándonos a lo que no queremos ver, siendo honestos con nosotros mismos y responsabilizándonos de nuestra situación podemos dar un paso hacia adelante, cambiando la actitud con la que nos enfrentamos a lo que nos sucede. Lo potente de todo esto es pensar que la respuesta no está en nadie ni en nada más haya de nosotros mismos, que nosotros tenemos la llave, auto-empoderamiento.

    Como cierre me quedo con una frase del inicio del texto: El ser humano es evolutivo, pero vulnerable a su propio crecimiento.

  • (24/05/2016 - 17:22h.) Rocio Osuna Rico

    Leyendo el articulo me han venido a la mente muchas cosas, muchos momentos en terapia individual...Yo, con mi carácter rígido, me resisto a deshacerme de mi autoconcepto ¿y todo lo que he conseguido identificándome con ciertos rasgos? No puedo obviarlo... ¿Qué pasa entonces con mi identidad? Me digo ahora mismo (no sé si tiene mucho sentido) que no se trata de eliminar estos recursos, sino de ampliarlos permitiéndome caminar por otros senderos...enfrentando el miedo... Reconozco perfectamente las fantasías catastróficas de las que habla Paulina, yo he tenido esos pensamientos de forma muy nítida, por eso me he quedado algo impactada al leerlos: "no voy a poder lograrlo", "nadie me va a querer así.".. Sin embargo también reconozco el avance en este último año y le estoy muy agradecida a mi terapeuta: en el terreno laboral pude discernir con claridad cuál era realmente mi necesidad, pude posicionarme y mostrarme, con las consecuencias que implicaba, y tuve un enorme miedo de ser rechazada, que finalmente afronté. Entendí además que no tengo por qué ser aceptada por todos y no me quedó más remedio que sostenerlo. Si volviese atrás lo repetiría, a pesar de lo que me costó dar el paso, a pesar de lo que lloré. Me dejó sabor a plenitud y a libertad, a coherencia... Posiblemente me costará horrores volver a hacer algo similar cuando se presente otra crisis, pero recordaré esta situación. Gracias Paulina, ha sido como concentrar y acabar de entender lo que durante estos meses he ido trabajando poco a poco con mi terapeuta.

  • (26/05/2016 - 20:45h.) Merce

    Afortunadamente todos somos humanos y por más que nos empeñemos en controlarnos para ser perfectos, triunfadores en cada momento,según nuestro carácter;la verdad es que afortunadamente todos somos "imperfectos" y vulnerables a nuestra evolución.Los cambios nos provocan "crisis" que nos da miedo, nos paralizan, pero son imprescindibles para dejar de ser esclavos de nosotros mismos y crecer más sanos, maduros ,responsables y tener más "armas" para relacionarnos mejor y ser más felices. ! Fuera miedo!

  • (15/06/2016 - 13:30h.) Marina Gutiérrez Fernández

    El articulo refleja la vida misma, dos caras de la misma moneda, y en mi situación de dificultad de aceptar una crisis como una parte débil de mi, cuando es al contrario, una oportunidad para reconocerme en ese aspecto que niego de mi, de estar pasándolo mal, de evitación de sentimientos de "debilidad" y darme cuenta de que es parte de mi, aceptarla, salir de esa jaula llamada "autoconcepto" y conocerme aún mas, aunque esté el miedo, saber reconocerlo y también aceptar esa parte de mi para ser más madura y más responsable con respecto a mi crecimiento personal y mi vida.

  • (18/06/2016 - 20:59h.) PEdro

    Todos hemos pasado alguna vez por alguna situacion similar y es propio del hombre me parece. Lo [url=http://www.mejoresdelmundo.info/]mejor[/url] es tenerlo claro.

  • (21/06/2016 - 10:04h.) Carlos Sánchez

    CRISIS, UNA VISIÓN GESTÁLTICA DEL CRECIMIENTO PERSONAL
    Mi carácter formado por todo aquello aprendido en la infancia y la juventud sobre lo que necesito ser (mi autoconcepto) o tener para ser feliz. El miedo a no poder ser feliz si no tengo todas esas tonterías aprendidas (ser guapo, inteligente, simpático, apasionado, estar en forma, ser atento con los demás y aceptado por todos, que me traten bien, viajar, saber idiomas, tener un fantástico trabajo, casa, coche, pareja) activan mis mecanismos de defensa, mis "debería." o "tengo que." y me paso el día en una constante lucha de elaboradísimos cálculos mentales para conseguir todas esas cosas, torturándome mentalmente cuando me falta o no puede mantener alguna de ellas. Para mí, el crecimiento personal significa superar todas estas necesidades que alimentan mi miedo y cambiarlas por una actitud responsable: ".no me afecta lo que me sucede si no lo que me digo sobre lo que me sucede."(Epícteto).

  • (22/08/2016 - 17:13h.) Lucía

    Me identifico con muchas entradas de este blog, con esa imagen que creo de mi misma en base a mis intereses obviando las partes que no quiero ver. Cómo en los momentos de crisis me sobreviene el pensamiento erróneo de que no voy a ser capaz de superarlo. Cómo el miedo y el avergonzarme de mi debilidad me frenan en mi crecimiento personal.

    Hubo una época que entré en una pequeña depresión porque no me veía capaz de hacer nada. Tuve una lesión en la espalda (ya estoy mejor gracias a instalife) pero en su momento me veía fatal y creía que no podría volver a hacer las cosas que me apasionan debido a estos dolores.

    Con eso quiero decir, que al final todo se soluciona y que no vale la pena pensar como yo hice, que entras en un círculo y no consigues salir de ahí.

    Saludos y animos a todos

  • (07/10/2016 - 18:18h.) lauta

    Muy buen post, la verdad que todo lo explicado aqui dan ganas de seguir leyendo!

  • (14/12/2016 - 18:18h.) Jose

    Esto es algo que nos pasa a todos varias veces en la vida y es difícil de afrontar. Creo que este artículo da varias claves al respecto, aunque pienso que la única forma de superar una crisis es con tiempo y buscando nuevas metas. Como anécdota diré que yo mismo me negaba a crecer y me uní a un juego online donde la mayoría eran jóvenes; me permitía aislarme un poco de la realidad, pero no acababa con el problema. Finalmente decidí afrontar lo que tocaba y puse a la venta mi partida con todos los progresos que había logrado. Sí, ahora es posible comprar la cuenta pero a cambio no me he estancado en el pasado y estoy orgulloso de quién soy.

  • (11/04/2017 - 16:02h.) David Gonzalez

    La verdad que tiene razón Jose.

    Este artículo da muchas claves al respecto, en tiempos de crisis es dificil ver las cosas claras y poder tener un pensamiento cercano a la realidad. También me aislé en el mundo online y prácticamente no salía de fiesta con los jóvenes de mi edad en locales para fiestas por Barcelona o alrededores los fines de semana, sino que prefería quedarme jugando aquí en casa. La verdad que con voluntad todo se supera

  • (18/06/2017 - 01:06h.) Estrella G.M.

    Me crea un movimiento interno leer este blog, el concepto de cárcel, para crecer y dejar de ser prisionero es imprescindible cuestionar lo que pensamos y sentimos sobre nosotros mismos y actualizar lo que nos da bienestar genuino. Me quedo paralizada.

    Entiendo el concepto de autoconcepto como rigidez, pero como darme cuenta de que lo que pienso y siento es genuino o no?, y a la vez que escribo esto me doy cuenta de que esta es mi estrategia la duda, la duda de por donde debo seguir, y ante esa duda me paro, ese es mi miedo, miedo a equivocarme, a perder mi bienestar (ficticio), miedo que tantas veces he querido hacer desaparecer, y ahora descubrir que es una emoción muy útil. Sosegar el miedo para poder alumbrar la oscuridad.

    Me quedo con una frase, "no hay nada más loco que vivir esclavo de un carácter".

  • (18/06/2017 - 08:05h.) Loli Martinez

    Gracias por lo breve y revelador del artículo Paulina. Muy inspirador para mi que siento miedo muchas más veces de lo que creía. Y por el sentido de las crisis.

 

Identificación

Si quieres, puedes utilizar tus datos de Qualia, Facebook o Twitter, de forma que aparecerá tufoto junto a tu comentario, y no será necesario que vuelvas a introducir tus datos en futuros comentarios.

 

Nuevo comentario

(Tu e-mail no será visible por el resto de visitantes.)