Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Blog "Autorregulación organísmica desde lo corporal" creado por Lola Alberola psicóloga integrante del equipo de terapeutas de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en GranadaNuestro cuerpo es sabio, mueve lo que necesita mover, incluso movimientos que no haríamos desde la voluntad, movimientos internos que podemos percibir o no.

Por Lola Alberola
Blog > “Dejo que mi cuerpo haga” una experiencia corporal de autorregulación organísmica
Blog "Autorregulación organísmica desde lo corporal" creado por Lola Alberola psicóloga integrante del equipo de terapeutas de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada

“Dejo que mi cuerpo haga” una experiencia corporal de autorregulación organísmica

Publicado el 17/11/2014 por Lola Alberola

Mi experiencia

“Es un día festivo al despertarme, quiero hacer muchas cosas: la tesina, leer, poner orden a mis papeles, reorganizar mi dormitorio, recolocar aquellas vivencias personales y de trabajo que me han tocado emocionalmente…¡muchas cosas quiero hacer!. Decido ponerme a meditar y me siento en la cama en un cojín con la espalda recta, me centro en la respiración, en la sensación de mis fosas nasales al hacerlo, me doy cuenta de la dificultad de poder calmar mi mente, observo cómo mis pensamientos están muy presentes, los observo, se van y vuelven, después de un rato intentando parar, decido hacer katsugen y estirarme en la cama boca arriba, sigo observando mi respiración, siento todo el cuerpo en reposo y comienzo a observar como algunas partes del cuerpo se mueven espontáneamente, mis piernas, tobillos, dejo que surja cualquier movimiento que mi cuerpo sugiera, yo simplemente observo como de mi pelvis surge un movimiento persistente potente que armoniza con el de las piernas a veces los tobillos se mueven, incluso emiten un sonido de la articulación, de ese movimiento pélvico, a veces lateral, a veces arriba-abajo, vibratorio, siento mi fuerza mi consistencia y al mismo tiempo parece que es una onda expansiva que mueve piernas, rodillas, tobillos, pies…surgen todo tipo de movimientos, pequeños, repetitivos, simétricos, asimétricos, sacudidas laterales, tengo la sensación que mi pelvis rige e irradia el movimiento hacia piernas, tronco, brazos, manos….siento que soy el movimiento…también soy la respiración, que puede ser sonora, jadeante, entrecortada, rápida, amplia…todas las que surgen del propio movimiento… soy testigo de mi movimiento, sin juicio, sintiéndolo, sin expectativas ni dirección, mi cuerpo se mueve, yo me muevo, a veces convulsivamente, confío que mi cuerpo sabe, conoce lo que necesita y lo realiza, solo observo y me fundo con el movimiento….y llegado a un punto paralelamente me vienen ganas de escribir estas sensaciones, sigo observando mi cuerpo moverse y me vienen pensamientos resolutivos de cosas que quiero hacer…y sigo moviéndome, hasta que siento que mi respiración se hace amplia, bostezo…y hago la respiración para concluir el movimiento , llevo simbólicamente el aire al bajo vientre, lo retengo ahí y al exhalar abro primero el ojo izquierdo y luego el derecho. Voy a coger un papel y bolígrafo para poder describir mi experiencia…ahora me siento con más amplitud, flexible, relajada y energetizada. Con ganas de comenzar el día desde lo que verdaderamente necesito y quiero para mí. Con una sensación de que todo encaja. 

 

 

   

Siento que mi ser, mi cuerpo, mi yo, se ha regulado, como diría Haruchika Noguchi o F. Perls. Que he podido conectar conmigo, respetando, permitiendo todo lo que surge de mí. Me siento en paz, cómplice de mi misma, amante de mi cuerpo, que soy yo entera, agradecida a su salud y energía, sabiendo como conectar cuando quiera con eso, desde la actitud meditativa que me permite estar conmigo, moviéndome hasta regularme, resolver y armonizarme. Me autorregulo, me autoapoyo, me expreso, me amo.” (Duró más de una hora)
 

Katsugen y Gestalt

He relatado una experiencia propia, de “autorregulación organísmica” a través de dejar salir los movimientos involuntarios del cuerpo, katsugen, una práctica japonesa, cuyo creador fue H. Noguchi (1912-1976, Japón) a partir de la observación de los movimientos involuntarios, que se producen en la fase del sueño paradójico, los de los bebes y los animales; vio como estos movimientos ayudaban a mejorar la salud tanto física como psíquica. Confianza en que cada organismo sabe como autorregularse si escucha su propia naturaleza y conecta con lo espontáneo que surge, tanto en relación al movimiento corporal, como en los que hacemos en nuestra vida cotidiana (toma de decisiones, ir hacia nuestro deseo, dejarnos ser como somos).

 

Katsumi Mamine en su libro “El movimiento vital” define el katsugen como: “Práctica básica del Seitai, junto con yuki. Prestar atención a la coordinación de la cabeza, vertebras y pelvis, nos permite resolver la tensión parcial excesiva y recuperar nuestro yo espontaneo”. 

 

 

Haruchika Noguchi en su libro “El cuerpo su estado y la espontaneidad”, manifiesta que el propósito del katsugen, es poner en orden nuestros cuerpos, y que es la condición previa a cualquier actividad. Ajusta los movimientos involuntarios poniendo en orden aquellas partes que uno no puede mover voluntariamente, ese ajuste hace que el cuerpo se vuelva más natural y flexible. Siempre se debe tener en mente que es uno mismo el único responsable de tener ajustado el cuerpo. La actividad inconsciente derivada del sistema extrapiramidal, siempre trabaja para ajustar el cuerpo. El katsugen surge de este sistema para entrenarlo y hacerlo sensible de forma que el cuerpo se mantendrá por si solo en un estado equilibrado, que se va a reflejar en la forma de estar en la vida. 
 

F. Perls en el libro “El enfoque gestáltico”(1976) Manifiesta: “El proceso homeostásico es el proceso mediante el cual el organismo mantiene su equilibrio y por lo tanto, su salud, en medio de condiciones que varían” “por lo tanto, bien podemos llamar al proceso homeostásico el proceso de la autorregulación, al proceso mediante el cual el organismo interactúa con su ambiente” “quiero sí dejar bien establecido que los procesos psicológicos no pueden divorciarse de los fisiológicos; cada uno contiene elementos del otro.” En su libro “Yo hambre y agresión” Perls dijo:”es más difícil percibir en principio de autorregulación al fijarnos en funciones menos manifiestas; pero por ser un principio general, tiene aplicación a cada sistema, a cada órgano, tejido y a cada célula particular. Sin autorregulación no habría atrofia ni hipertrofia…el bostezo y el suspiro son síntomas de autorregulación. En la ansiedad, la autorregulación no trabaja correctamente”

El Seitai y la Terapia Gestalt son dos prácticas, con teorías diferentes que confluyen en el punto de confiar en la sabiduría del organismo y en la autorregulación, potenciando esto se puede vivir de forma más saludable psíquica y físicamente.

        

Conclusiones a partir de mi experiencia

Después de practicar, me sentí, con energía, con un estado de ánimo diferente, más resolutivo, la sensación de que todo estaba en su lugar, la respiración más amplia, habitando más mi cuerpo, muy conectada conmigo, corporalmente flexible. Dispuesta para encarar el día con alegría y hasta creatividad, que me inspiró para escribir sobre lo vivido.

Esta experiencia de conexión conmigo misma y de autorregulación, todos la podemos practicar si le dedicamos tiempo, pudiéndola introducir en nuestra vida diaria, ya que si estamos conectados con nosotros mismos, con nuestro cuerpo-mente, flexible, permitiendo el deseo de movernos espontáneamente… esto se reflejara en nuestro entorno, teniendo más capacidad de sentir y más flexibilidad a la hora de enfrentar la vida. 

Aumenta nuestro contacto con lo instintivo y el poder movernos con más facilidad hacia lo que deseamos, como diríamos los gestálticos, poder ser más consciente de nuestra necesidad y satisfacerla.(cerrar la gestalt). Este movimiento corporal espontáneo, al sentirlo y vivirlo, nos puede ayudar a que pongamos esa espontaneidad en la vida cotidiana y ser más auténticos en nuestro entorno.

Nuestro cuerpo es sabio, mueve lo que necesita mover, incluso movimientos que no haríamos desde la voluntad, movimientos internos que podemos percibir o no. Por eso es importante una actitud de observar qué quiere nuestro organismo mover y con la mente meditativa dejar que surja lo que tenga que salir.

Si somos capaces en lo cotidiano de bostezar, estirarnos, toser, rascarnos, temblar, llorar, reír, enfadarnos, movernos cuando lo necesitemos, expresarnos…. Eso es permitirnos ser nosotros mismos, estar en contacto con lo espontaneo y la autorregulación que se produce cuando podemos darnos cuenta de nuestra necesidad y realizarla.

Cuando escuchamos lo que nos dice el cuerpo, a través de dolores, tensiones musculares, enfermedades, malestar, ansiedad …..y lo dejamos mover (katsugen)… el organismo tiende a estar en la vida, a resolver, a “poner el cuerpo en orden” como dice Noguchi o como dice Perls, a “autorregularse”

Para la psicoterapia gestalt, puede ser una buena ayuda el katsugen, apoyando la autorregulación del cliente desde lo corporal, y poner conciencia en lo que sucede desde lo fenomenológico, los “darse cuenta” en ese momento y como lo interactúa con el medio en que vive.

En las sesiones de terapia individual, en muchos casos (en especial de ansiedad) enseño a practicarlo, para que la persona conecte consigo misma y entre en el mundo de las sensaciones en el aquí y ahora. Y en lo que su organismo tenga que resolver desde lo corporal. Potenciando su autorregulación organísmica desde el movimiento involuntario, ¡solo el cuerpo sabe lo que necesita mover, confiemos en él!

“Siempre podemos tener un ratito para conectar con lo que se mueve desde dentro de nosotros y experimentar mayor bienestar en nuestra vida”

 

      

Reseñas

Noguchi, H., (1984). El cuerpo su estado y la espontaneidad. Zensei publising company Tokio-Japón: Akiko Noguchi

Mamine, K., (2014). Movimiento vital. Barcelona: Ed. Icaria Milenrama

Perls, F. (1985).Yo hambre y agresión. México D.F. Fondo de cultura económica 

Perls, F., (1976). El enfoque gestáltico. Chile: Cuatro Vientos. 

 

Fotografía de Lola Alberola

Lola Alberola

Psicóloga Especialista en Terapia Gestalt e Integrativa, miembro de la Asociación Española de Terapia Gestalt y miembro del Equipo Terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional.

Interesada en las técnicas psicocorporales: taichí, seitai, movimiento expresivo, psicomotricidad y danza-teatro.

CategoríasTerapia corporal

Publicar un comentario

Comentarios

Aún no se han dejado comentarios sobre esta entrada. Puedes ser el primero en dejar un comentario utilizando el apartado situado bajo estas líneas.

 

Identificación

Si quieres, puedes utilizar tus datos de Qualia, Facebook o Twitter, de forma que aparecerá tufoto junto a tu comentario, y no será necesario que vuelvas a introducir tus datos en futuros comentarios.

 

Nuevo comentario

(Tu e-mail no será visible por el resto de visitantes.)