Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Blog "Emociones adictivas. Ejemplo de un tratamiento en Terapia Gestalt" por Fernando Alcina colaboradora de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada."Emociones adictivas. Ejemplo de un tratamiento en Terapia Gestalt"

Conquista lo bueno por conocer 


Por Fernando Alcina 
Blog > Emociones adictivas. Ejemplo de un tratamiento en Terapia Gestalt
Blog "Emociones adictivas. Ejemplo de un tratamiento en Terapia Gestalt" por Fernando Alcina colaboradora de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada.

Emociones adictivas. Ejemplo de un tratamiento en Terapia Gestalt

Publicado el 02/04/2012 por Fernando Alcina

Todos hemos oído alguna vez aquello de más vale malo conocido que bueno por conocer, y generalmente lo que se quiere decir con esto es que lo novedoso es potencialmente peligroso. Si no cuestionamos esta afirmación queda más que justificada la conducta de permanecer en lo malo conocido. Lamentablemente esto implica aceptar vivir insatisfechos.

La conducta aprendida

Lo cierto es que lo malo conocido puede permanecer muchos años sin causarnos ninguna molestia, pero generalmente la vida nos acaba poniendo ante situaciones en las que nuestros automatismos (nuestros patrones, nuestros “malos conocidos”) no sólo no nos sirven sino que nos abocan irremediablemente al sufrimiento. Un claro ejemplo de esto lo protagonizó el señor P, que creció viendo como sus padres sólo le dedicaban una cálida sonrisa si le veían esforzándose, de forma que, entre otras cosas, siempre le acariciaban la cabeza cuando le veían estudiando, le llevaban siempre encantados a los duros entrenamientos y le abrazaban cuando traía buenas notas a casa. Sin embargo cuando consideraban que estaba perdiendo el tiempo sus miradas eran fulminantes y se sentía aterrado. En esos momentos ya no sentía la seguridad de saberse querido y le inundaba el miedo al desamor. El señor P tuvo que aprender, como todos, a comportarse de forma que su supervivencia quedase garantizada.

Obviamente este aprendizaje tiene que ver con que durante la mayor parte de nuestra historia evolutiva sólo sobrevivían los que no causaban muchos problemas a sus padres, y no con una intencionalidad consciente durante la infancia.

Así es que con este caldo de cultivo el señor P se ha convertido en un adulto adicto al trabajo que se enorgullece mucho de ello, critica duramente a los holgazanes como ya hicieran sus padres y la sensación de seguridad (y como consecuencia la ausencia de amenaza) le inunda a lo largo de sus eternas jornadas de trabajo. En realidad no es adicto al trabajo sino a las sustancias que segrega su propio organismo al trabajar (las mismas que segregaba cuando sus padres le sonreían). Es adicto a ese patrón de actividad cerebral y a la emoción que la acompaña.

Cuando la conducta aprendida te hace sufrir

Y es fácil suponer que comportarse así le habrá procurado al señor P mucho éxito económico y que ni por asomo se le habrá ocurrido nunca pensar que tiene un problema. Nunca hasta una triste mañana de hace cuatro meses en la que recibió una llamada de su mujer diciéndole que quiere el divorcio, que no puede más y que para estar siempre sola prefiere conocer a otra persona, que incluso al viaje de su luna de miel se llevó trabajo y tuvo ella que bajar todos los días sola a la playa y que, si no consigue cambiar y prestar más atención a su familia, se marchará junto a la hija de ambos para siempre.

En los segundos posteriores a esa llamada el señor P experimentó una gran activación corporal. Sintió miedo y confusión durante unos segundos pero rápido se refugió en la rabia. No podía entender a su mujer, con lo responsable que él había sido siempre…

Paradójicamente aquel patrón que tuvo que aprender para sentirse amado le estaba ahora conduciendo a la tan temida experiencia de desamor.

La toma de conciencia

El señor P se victimizó durante varios días culpando a su mujer de su desasosiego hasta que, finalmente, asesorado por uno de sus hermanos que ya no podía soportar más sus quejas por lo injusta que era la vida, acudió a terapia.

Tras tres meses de tratamiento hemos tenido una sesión en la que el Señor P ha experimentado un gran alivio al tomar conciencia de que, lejos de ser su mujer, es él mismo quien se genera todo ese sufrimiento. En esta sesión el señor P comenzó hablando de lo mal que se había sentido el día anterior por tomarse la tarde libre. Lo hizo para acompañar a su mujer a una reunión de padres en el colegio de su hija, y la situación estaba siendo soportable para él hasta que, tras la reunión, su mujer le sugirió que fueran a tomar un café antes de regresar a casa. Fue allí, en la cafetería, donde comenzó a sentir tensión en casi todos sus músculos, se le secó la garganta y notó que le sudaban las manos. Llegó a asustarse y estuvo a punto de llamarme para preguntarme qué podía hacer. Le pedí que cerrase sus ojos y que describiese la escena en primera persona y en presente, y al hacerlo el señor P comenzó a revivir esas sensaciones desagradables que se fueron intensificando hasta que comenzaron a caer lágrimas de sus ojos cerrados. En ese punto le pregunté que qué estaba sintiendo y me dijo que culpabilidad y mucha vergüenza, y acto seguido me dijo que hacía muchísimos años que no tenía estas sensaciones y que se estaba acordando de la única vez que suspendió una asignatura. Aquel día sus padres miraron las notas y no le dijeron absolutamente nada, ni una palabra. Él quiso explicarles pero ellos no le escucharon, ni siquiera le miraron. Aquello duró varios días y fue para él horrible. Le pedí entonces que describiese esa escena del momento en que sus padres vieron su suspenso como si estuviese sucediendo en el momento y entonces su voz se suavizó y comenzó a hablar como el niño que fue, su llanto se multiplicó y le sugerí que imaginase a sus padres delante de él y que les hablase, que les dijese lo que necesitase y entonces el señor P (o mejor dicho el niño P) gritó enfadado y les dijo a sus padres imaginarios que no era justo que le retiraran el cariño de esa manera, que siempre se estaba esforzando por contentarles y que él necesitaba que le quisieran siempre y no solo cuando cubría sus expectativas. Acto seguido le pedí que girase su cuerpo 90 grados y que observase a ese niño que acababa de hablar. Su rostro cambió y el enfado dio paso a la compasión, a la auto-compasión, y de nuevo le sugerí que aprovechase la ocasión para hablarle a ese niño. Apenas pude escuchar un susurro en el que le decía que no tenía por qué sentirse culpable y espontáneamente hizo el gesto de abrazar a aquel niño. La escena era preciosa: el señor P se estaba dando a sí mismo aquello que no recibió, y parecía estar completando el ciclo de una necesidad frustrada (no por sus padres, que sin duda hicieron lo que pudieron de la mejor manera que supieron, sino por él mismo al reprimir su queja, al contener toda la tensión generada en su cuerpo).
 

Conclusión

Le pedí finalmente que regresara a la escena de la cafetería con su mujer y el señor P pudo revivir ese momento de ocio desde esta nueva actitud, sintiéndose protegido, auto-protegido y relajado, y descubriendo que el acontecimiento neutro “tomar café con su mujer” había sido pintado por él con los colores de la culpabilidad y la vergüenza, influido por sus experiencias previas. Y que, afortunadamente, es posible disfrutar en el descanso.

Esta experiencia por sí sola no eliminará un patrón tan fortalecido durante años y, sin duda, el señor P seguirá por mucho tiempo experimentando malestar durante los primeros segundos de su tiempo de ocio. No obstante ya sabe, ya es consciente de que es posible vivir de otro modo lo bueno por conocer.
Tras la experiencia le pedí que fuese poco a poco abriendo sus ojos y regresando al encuentro conmigo.
 

Fotografía de Fernando Alcina

Fernando Alcina

Psicólogo Especialista en Terapia Gestalt e Integrativa, miembro de la Asociación Española de Terapia Gestalt y miembro del Equipo Terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional. Formado en Teatro Terapéutico y Técnico Superior en Animación Sociocultural.

CategoríasTerapia Gestalt, Relaciones de Pareja

Publicar un comentario

Comentarios

  • (03/04/2012 - 11:14h.) Teodoro Sanromán Rodríguez

    Magnífico artículo.

    Desde mi punto de vista presenta todos los ingredientes clave del proceso terapéutico: 1) aprendizajes implícitos durante el desarrollo que se traducen en hábitos de comportamiento generadores de malestar en la vida adulta; 2) la necesidad de hacer explícitos los aprendizajes implícitos a través de la observación de los hábitos de comportamiento en el momento presente; 3) cómo los comportamientos de hoy que nos hacen sufrir implican la evitación de una experiencia desagradable sin darnos cuenta; 4) la necesidad de entregarnos a esa experiencia desagradable evitada como forma de desactivar los hábitos de comportamiento; 5) dejar de considerarar que la causa del malestar propio en el momento presente tiene su origen en el comportamiento hacia uno mismo de otra persona; y finalmente, e importantísimo, 6) no crear falsas expectativas acerca de las posibilidades del proceso terapéutico entendiéndolo como un nuevo proceso de aprendizaje que necesita su tiempo.

    Gracias Fernando.

  • (03/04/2012 - 17:34h.) paulina ramirez

    "Lo bueno por conocer", ese fantasma que nos hace quedarnos donde estamos y al que de vez en cuando miramos de frente y vemos que no es real.
    Menos mal que en la vida existen circunstancias que nos obligan a enfrentarlos, o personas que nos remecen los simientos. Gracias a su mujer, el señor P desperto de la "hipnosis" de su fantasma.
    Me ha encantado tu blog Fernando, me ha dejado claro cómo un proceso terapéutico es una herramienta valiosísima.

  • (25/04/2012 - 01:02h.) Fernando Alcina

    Muchas gracias por vuestros comentarios. Me alegro mucho de que os guste el artículo.

  • (10/06/2012 - 09:50h.) Mercedes García Pérez

    gracias Fernando por el artículo. Yó siempre me he sentido con la misma sensación de que no estoy haciendo bien las cosas y no merezco que me quieran si no me esfuerzo continuamente y trabajo a reventar para sentirme una persona válida .Me cuesta divertirme porque creo que eso es perder el tiempo y en realidad es que no me permito ser feliz.Necesito cuidar a esa niña, quererla y permitirle disfrutar. un besote.

  • (10/06/2012 - 11:24h.) Fernando Alcina

    Muchas gracias a ti,Merche. Te deseo una magnífica relacion con esa niña que fuiste. Un abrazo!

  • (28/04/2013 - 21:25h.) María del Mar García Marqués

    Es buenísimo Fernando, me veo muy reflejada en esas situaciones, yo recibí una educación llena de normas que me han calado hasta lo más hondo de mi ser, la mayoría que yo recuerde de mi padre al que adoro. Poco a poco he ido tomando conciencia de qué conductas me causaban sufrimiento y como evitaba para no entrar en el dolor. Cambiar es duro, pero cuanto más consciente soy de mi misma, más me permito actuar de forma diferente. Me veo a veces y no me reconozco, como si no fuese yo misma del todo. Después me llega una sonrisa de gratitud hacia la vida y hacia los que me acompañáis en este proceso. Mar

  • (30/04/2013 - 12:51h.) Estefanía Martel

    Muy buen artículo Fernando, y muy bien explicado a través del ejemplo del paciente.

    A cuántas emociones no seremos adictos sin darnos cuenta. En cuantos "no me sale" ser de otra manera no habrá escondido detrás un enganche al bienestar (o simple alivio) que nos causó comportarnos así cuando éramos niños, y no encontramos otra manera de sobrevivir...

    Yo soy la primera que me reconozco en ello. Creo que hasta que no he andado por el camino que me ha ofrecido la terapia Gestalt no he podido llegar a ser realmente consciente del daño que me pudo hacer recibir incluso tan sólo una mirada o escuchar un elogio a través de terceros, tan sólo cuando hacía algo extraordinario, y cómo estaba tan hambrienta de eso que era suficiente para mantenerme viva durante meses.

    Supongo que mi tarea está en encontrar nuevas y más saludables maneras de nutrirme.

  • (30/04/2013 - 13:40h.) Ainara Febles Bolaños

    La toma de conciencia de nuestros automatismos nos permite desarrollar respuestas alternativas en circunstancias que nos pueden estar causando sufrimiento. A base de tropezar sobre la misma piedra una y otra vez, he aprendido de qué manera me precipito hacia la piedra y de qué hay otras formas de vivir el camino.

    En este proceso es importante, acompañarnos con nuestros automatismos. Reconocer que nosotros somos los responsables de ese sufrimiento y que lo hemos estado haciendo como forma aprendida para conseguir cariño, amor, comprensión, reconocimiento... Y desarrollar nuestro cuidado, nuestra auto-compasión. Creo que desde este punto de cariño y comprensión podemos empezar a permitirnos nuevas respuestas que estén más en consonancia con nuestras necesidades y que nos provoquen menos sufrimiento. Y de las que nosotros también somos los responsables y agentes del cambio.

    Este último hecho nos permite continuar durante el proceso del cambio, recordando y confiando en nosotros mismos y en nuestra capacidad para contribuir en nuestro bienestar.

  • (02/05/2013 - 21:26h.) Obdulia

    Fernando, tu artículo, es en gran medida, el recorrido que llevo hecho en estos años de Gestalt. Siempre he dicho SI a todas las demandas familiares, laborales o de amigas. Decir "NO" supone sostener la decepción de los otros y eso pesa tanto...¿En la infancia? Claro, ante los ojos de mi madre, de mis tías, de mis maestros, quizá también ante el ojo ausente de mi padre...: qué maravilloso calor en el corazón, ser vista y reconocida como buena cumplidora de las expectativas ... He quitado mucho lastre a mi vida y soy algo más libre en mi quehacer y mi vivir diario. Aún me cuesta renunciar a ese "no esperaba menos de ti", y cargo con la ardua tarea de responder a las expectativas de un director, de un grupo de alumnos, de mi madre, de una amiga. Pero hace algún tiempo lo hago, me doy cuenta, y digo NO, y sostengo la decepción del otro, y descubro que no se marcha, que me sigue queriendo,y vivo más liviana, y soy más consciente y responsable de mi misma. Más auténtica.

  • (04/05/2013 - 17:56h.) JLI

    Gracias Fernando por esta joya que nos has mostrado, creo que para llegar a ese momento de darnos lo que necesitamos sin necesidad de los demás, es un paso muy importante para el bienestar, la descripción que haces del gesto de comprensión y auto-compasión hacia su niño y sobre todo el abrazo, me han llegado muy dentro y me he emocionado mucho, creo que esa es mi necesidad, comprenderme, quererme, aceptarme y darme mucho amor, para no quedarme enganchado al otro, esperando recibir lo que necesito.

  • (28/05/2013 - 11:25h.) María Graciela Cabello

    Que buen espejo es tu artículo para mí.
    Me pesan los gestos, me pesan MIS GESTOS cargados de automatismo, de costumbre. Los he realizado durante más de media vida, lo que está claro es que "ya no sirven como antes" antes me salvaron la vida, o me ayudaron a seguir adelante. Hoy me causan malestar y en algunos casos, me enferman.
    Mucas veces no atiendo mis necesidades por el simple hecho de no estar habituada a darme el espacio que necesito para sentir mi necesidad, otras veces, me doy el tiempo, y cambia algo, algo importante, pues lo veo y me veo.
    Gracias por compartir a tu Sr. P. Me ayuda a seguir tomando conciencia.

  • (11/09/2013 - 13:10h.) Alejandro Rodríguez

    Pasar del Trabajalcoholismo a la conciencia de haber sido un niño obediente para ser amado. Enhorabuena Fernando por tu blog, me gusta leerte y seguirte en el camino, hermano.
    Propondría una segunda reflexión: poder ver a los padres del Señor P siendo niños. Es decir, para que se cierre el círculo, comprender a esos padres exigentes cómo fueron exigidos puede suponer encontrar la paz con ellos y así poder honrarlos.
    Un abrazo Qualieros!!

  • (24/09/2013 - 12:43h.) Reyes Sánchez Tallón

    Lo primero para comenzar a resolver conflictos es tomar conciencia de que soy yo misma quien genera todo ese sufrimiento manteniendo unos mecanismos que en un momento fueron valiosos para recibir amor y en cambio ahora son una fuente de conflicto y de sufrimiento. La terapia gestalt es un instrumento para empezar a sanarlos.

    El artículo de Fernando sobre Cómo trabajar una situación conflictiva describe con una gran claridad paso a paso el proceso de hacerse consciente del conflicto e incluso la posibilidad de empezar a sanarlo.

    Me ha gustado mucho además ver en su artículo tan claramente como Si la persona puede trasladarse a una situación inconclusa, puede tener la oportunidad de expresar lo no expresado hasta el momento y esto ya puede ser sanador ; y si además puede acoger con compasión a la parte que no se ha permitido expresar hasta el momento, su círculo queda cerrado y esto produce un gran alivio.

    Gracias Fernando por compartir tu experiencia tan enriquecedora.

  • (08/10/2013 - 23:35h.) Suría

    Leyendo el artículo me he sentido primero muy enfadada por la actitud del paciente y luego rabiosa por la de sus padres. Finalmente siento mucha compasión, por el señor P, por el niño P, pena por los padres. Qué miserable vivir atrapada en los mecanismos. La palabra miserable para mí es muchas veces una puerta a la compasión al ver que hacemos al fin y al cabo lo que podemos. Para mí enlaza claramente con la afirmación de Coelho, efectivamente la rutina es mortal.

  • (13/10/2013 - 12:21h.) Ana Jiménez Rodríguez

    Me emociona cuando un adulto retrocede a su infancia y recuerda aquel acontecimiento que fue doloroso que le hizo sentir culpable y no pudo sacar aquel enfado que sentía. La terapia sirve para eso. Me gusta Fer como lo pudiste acompañar ahí y como eso repara aunque repitamos nuestros automatismo. un abrazo grande grande

  • (21/12/2013 - 11:54h.) Inma López Espejo

    Me ha gustado el artículo, me he visto en él en más de una línea. Me recuerda lo bueno que me ha aportado hasta ahora la terapia gestalt, los pequeños pasos que voy dando, y lo que me queda aún por caminar.
    Me ha recordado tanto mi trabajo personal en cuanto a la relación con mis padres, que me he emocionado, de nuevo.
    Gracias Fernando por compartirlo. Y gracias por la frase "lo bueno por conocer", que a mí no se me ocurre mucho...
    Y como plantea Alejandro, reflexionar sobre lo exigidos que estuvieron mis padres, me ha ayudado mucho a aceptarlos y quererlos más aún. Y de la misma manera, a aceptarme y quererme también más a mí.

  • (21/12/2013 - 23:30h.) elcambio.coachtarot

    Realmente es cierto, todos repetimos patrones, pese a que muy pocas veces somos capaces de pararnos y pensar, quien gestiona la vida, las emociones o nosotros.

    Desapegarse de esos comportamientos necesita constancia y ganas de avanzar.

  • (27/01/2014 - 13:59h.) Katty Muriel García

    Lo primero sería la "toma de conciencia" de lo doloroso que es vivir de una manera que nos hace estar insatisfechos, ese es el paso más difícil, y, en mi caso, vino dado por un golpe fuerte que me dio la vida.
    Conozco perfectamente la "comodidad" de colocarme en comportamientos aprendidos y rutinas aceptadas, pero también ya voy tomando conciencia del mal sabor y las malas sensaciones que eso me produce (angustia, cansancio)
    Bajo mi punto de vista el trabajo terapéutico ayuda a romper con esquemas aprendidos durante años y Fernando lo describe de forma clara y sencilla en este artículo.
    Miedo y soledad son las sensaciones que he experimentado cuando me he salido de mi patrón habitual, pero también es cierto que tras la experiencia me he sentido mucho más auténtica y libre.

  • (09/04/2014 - 09:41h.) Sandra C.

    Cuando repito un patrón muy arraigado en mi vida, la sensación es que sólo se puede sentir lo que se siente ante determinadas circunstancias, situaciones, comentarios...es algo tan practicado , que no hay planteamiento de que esa vivencia es subjetiva, aunque sea la mía personal. Que clarificador es ver que lo que me inunda surge de un mecanismo, y no soy yo, y puedo cambiarlo y experimentar sensaciones completamente diferentes a lo que vengo experimentando en mi vida.

  • (14/11/2014 - 18:55h.) Fran Serrano

    Y otra vez volvemos al centro, a la niñez, allí fue todo no? Que bueno saber que ya soy adulto y puedo recogerme... Me ha emocionado esta entrada, todos somos niños heridos...

  • (19/02/2015 - 18:43h.) Antonia Redondo

    Me emociono al leer tu artículo Fernando... mientras lo hacía no retrocedí en el tiempo, no me encontré con mi niña, no apareció el reconocimiento propio... Fuí yo, la madre la que apareció, la mamá de mis dos hijos. Dudas y miedos me han invadido. ¿Qué patrón les estoy mostrando a mis hijos para que se sientan amados?

  • (16/11/2015 - 11:08h.) Alicia Martínez

    Gracias Fernando por mostrar con tanta claridad las emociones y las sensaciones a las que nos enfrentamos cuando realizamos un comportamiento nuevo, son sensaciones que llevamos evitando años y que creemos que no podemos enfrentar, nos vemos sin salida y necesitamos de un proceso respetado y una mano que nos acompañe hasta que comprobamos que no pasa nada, que no se cae el mundo, solo sostener las sensaciones desagradables que poco a poco al enfrentarlas van remidiendo.

  • (16/11/2015 - 11:46h.) Juan Miguel Agüero Escobar

    Me ha tocado mucho este artículo, prácticamente en su totalidad. Tuve problemas en mis inicios con mi pareja por un patrón similar, una fuerza “sobrenatural”, me llevaba a romper la cita con ella y asistir día tras otro a las sesiones de entrenamiento, pese a su disconformidad; allí “era válido”, me sentía pseud-protegido, a costa de poder perder la relación.
    Y así ha sido mi vida durante mucho tiempo, no entregarme al placer, a un café, solo haciendo, era sinónimo de no perder el tiempo.



    Me identifico con la historia, porque cada vez más, aunque el patrón no haya desaparecido, me doy cuenta que yo era y soy el único responsable de mi malestar

  • (16/11/2015 - 13:04h.) Jessica Sánchez

    Para adaptarnos a nuestro alrededor aprendemos conductas y las automatizamos. Pienso que esto es una gran habilidad, el problema es que todo cambia, desaprender lo aprendido nos genera inseguridad, miedo...la clave es ¿para que cambiamos nuestros automatismos?¿para seguir adaptandonos a lo que ocurre a nuestro alrededor?¿ o ser conscientes de los cambios que nos conducen a una vida más libre, ligera y auténtica desde nuestras necesidades reales?

  • (16/11/2015 - 13:17h.) Gloria Cobo

    Me ha encantado el artículo, y me ha parecido muy apropiado y explicativo a su vez el comentario de Teo sobre los ingredientes clave del proceso terapéutico.

    Después de más de cuatro años conociendo la Gestalt, puedo observar en mí cómo han ido cambiando cosas, y me parece casi milagroso. Incluso mi cuerpo reacciona de forma distinta ante la enfermedad. También puede ser porque voy haciendo implícito un nuevo hábito, que es aprender a observarme en la emoción y en la sensación. Emoción y cuerpo unidos de tal manera que el señor P o cualquiera de nosotros, expuestos a un patrón emocional determinado, generamos unas sustancias que las hacemos tan nuestras, tan comunes, que sin ellas no sabemos vivir. Y el devenir de la vida que nos va trayendo lo que necesitamos para revisar que eso precisamente no tiene por qué ser lo saludable.

    Muy honesto, también, al mostrar que los pequeños logros que facilita la toma de conciencia y el ciclo de cerrar una gestalt, que muchas veces tienen su inicio en la infancia, son sólo el principio del camino, y que lograr la autenticidad requiere constancia y autoobservación continuas.

    Recuerdo cuando era adolescente y ya se hablaba de qué queríamos ser de mayores, y una vez respondí: "yo quiero ser una persona". Ahora me viene ese recuerdo con frecuencia, y me hace sentir que estoy en el camino adecuado.

    Muy ilustrativa también la frase de Coelho. Me recuerda que la vida es cambio y que me tengo que abrazar a él. Me dice que lo que tuve que aprender de pequeña, grabado a fuego en mi memoria celular, en mi vida de adulta tengo la capacidad y casi la obligación de revisar y trascender, si no es bueno para mí y si no me hace feliz.

  • (16/11/2015 - 18:54h.) Noe

    Está claro que las rutinas nos dan, me dan seguridad, como una base donde asentarme y poder vivir lo que acontece, cuando algo nuevo ocurre o cambia, suelo sentir los mismos síntomas que el señor P, el no controlar lo que pasa, moviliza todo mi cuerpo.
    Cada vez soy más consciente, que lo único que permanece es el propio cambio, e intento aventurarme a pequeñas cosas, y dejarme llevar y fluir con el presente, sin más, muchas veces lo consigo, y he de reconocer que el disfrute ante algo inesperado es mucho mayor, así que quizá lo bueno por conocer sea más gratificante que lo ya conocido.
    Me ha gustado el artículo, porque ahora entiendo mis automatismos mejor (cuando un día de sofá sin hacer nada, me hace sentir como una vaga, y una pérdida de tiempo, aunque mi cuerpo lo necesite) y entiendo más a algunos compañeros que parece que no tienen más vida aparte del trabajo, en vez de tomarlo como un medio para poder disfrutar del tiempo libre y del descanso.

  • (07/12/2015 - 18:09h.) luisa@castellote.net

    Me siento completamente identificada con el esfuerzo , no puedo tomarme tiempo libre hasta que no está todo hecho lo mío y lo que yo creo necesitan los que conviven conmigo en terminos de comida , limpieza , en fin bienestar en el hogar . Por mucho que todos somos adultos me lo cargo yo , acaso es una necesidad mía y mi dificultad es pedir ?
    Cualquier mala cara me hace sentir culpable o responsable de lo sucedido . Y el problema es que no sé qué es lo que tengo que atravesar, si poder pedir, si acostumbrarme en mi propia cueva donde hay más gente que puede ser de otra manera ? No se estoy perdida ahí. Eso me despierta esta interesante historia , porque mi adiccion es esforzarme .

  • (19/12/2015 - 19:55h.) ÁFRICA

    La sesión que comentas aquí Fernando, me conecta con la tristeza. La mía y la de que el Sr. P no se permita el disfrute de hacer algo que no implique un esfuerzo. Desde pequeños vamos fraguando unos valores, una forma de entender la vida que nos limitan. A veces surge un detonante (cada cual el suyo) que por fortuna nos pone contra las cuerdas y empezamos a ser conscientes de cual es el verdadero motivo que nos impulsa a actuar y comportarnos de esa manera: el reconocimiento propio y de los demás.
    En mi educación cumplir con lo que se debe ha estado muy presente. La obtención de placer y disfrute sin más no eran considerados. En este momento intento plantearme el día a día considerando hacer algo para mi propio placer, que no tiene porque ser algo sofisticado (sentarme en una terraza, compartir un rato de charla, ir a la playa, al monte...) Y creo que también estoy aprendiendo a disfrutar de "las obligaciones", porque la conciencia y la intención que pongo al afrontarlas es diferente y porque estoy aprendiendo a poner un límite para no vivir mis quehaceres diarios con menos sensación de carga.

  • (03/01/2016 - 17:07h.) María Dolores Salazar Vargas

    Me ha gustado mucho tu blog Fernando, es un claro ejemplo de como los mecanismos aprendidos en la infancia, nos hacen perpetuar patrones de relación en el tiempo que nos hacen sufrir tanto.

  • (17/01/2016 - 23:10h.) Esther Cuenca

    Es muy significativo este blog para mi en estos momentos, y me han emocionado las palabras de Luisa, ya que me siento muy identificada.
    La semana pasada fue mi cumpleaños, y uno de mis propósitos para el 2016 es celebrar, así que organice una cena con unos amigos y una merienda para otros, y en ambos lo pase... regular, fui incapaz de relajarme y me juzgaba todo el rato. Sin embargo, atravese esos momentos y seguiré aprendiendo y afrontando mis dificultades a recibir y a estar de forma lúdica.
    Graciasss

  • (18/01/2016 - 16:04h.) ANGELES RODRIGUEZ MARTIN

    A mí este blog me ha ayudado a recordar lo importante que es para mí el tomar conciencia primero y no quedarme apegada después a todo aquello que me genera sufrimiento, aunque venga disfrazado de seguridad, como en mí caso es el apego a la rutina, sinónimo de seguridad pero no de felicidad.
    La toma de conciencia de nuestros automatismos nos facilitan y nos permiten el crecimiento, desarrollando respuestas alternativas en circunstancias que en otros momentos nos sirvieron, pero que en el presente nos estancan, nos congelan y nos hacen sufrir.

    Gracias Fernando por compartir esta sesión de trabajo que derrocha emoción !!!

  • (20/01/2016 - 15:20h.) Cris

    Gracias Fernando por la descripción de este caso en el que me parece que queda muy claro el modo por el que conductas que aprendimos en la infancia, y que en su momento nos ayudaron a sobrevivir, se pueden convertir en patrones rígidos de comportamiento que a lo largo de nuestra vida, y debido a su inflexibilidad, nos limitan a la hora de poder afrontar otras experiencias. Lo cual tarde o temprano, nos termina generando problemas y sufrimiento.
    También me ha gustado mucho la descripción de cómo acompañaste a esta persona a poder atravesar esa experiencia en el espacio terapéutico como primer paso para romper ese patrón de comportamiento orientado a evitar el desamor pero que paradójicamente le estaba abocando a él.

  • (03/02/2016 - 12:26h.) Cristina Herreros

    Cuando somos capaces de contactar con nuestro niño interior y retrocedemos hasta ese dolor, nuclear, primitivo, enraizado en nuestra alma, como herida que no cierra , .....conseguimos tocar y sacar enfado, ira, tristeza,.... Conseguimos reparar comprender perdonar,...cerrando esa herida pudiendo pasar a otra cosa.... cuando contactas con aquella persona que t hizo daño y consigues ver sus niño herido.. puedes comprender, perdonar y llegar a la paz...pudiendo tomar conciencia sobre tus acciones y responsabilizarte totalmente d ti.

  • (04/02/2016 - 09:59h.) Vanesa Caballero Ruiz

    Gracias Fernando. HERMOSO!! Hacerse responsable de que tú eres el causante de tu sufrimiento, conectar con la herida producida en tu niño interior y con el patrón establecido, darte a ti mismo lo que no has recibido y aventurarse a vivir y a disfrutar lo desconocido.

    Todo requiere su tiempo y esfuerzo, un entrenamiento continuo, un ponerse a prueba, ponerse en juego. Unas veces costará más que otras: sentiremos culpa, miedo, vergüenza.

    La cuestión está, bajo mi punto de vista, de agregarle a esas emociones una Y: ante esta situación desconocida, siento miedo e ilusión, siento vergüenza y esperanza, siento culpa y fuerza. y por ello me voy a atrever a hacerlo.

  • (04/02/2016 - 16:05h.) Cristina torres

    Me ha encantado el artículo la forma de explicar el proceso terapéutico a través de un caso, que a priori, cualquiera normalizaría e incluso, alabaría esa conducta en el hombre.

    El texto me hace plantear cuantos patrones tenemos arraigados que nos esclavizan y no nos dejan ser al 100% nosotros. Y como poco a poco, podemos ser más conscientes de todos ellos durante la terapia.

    Creo firmemente que el cuerpo es nuestro aliado, y va a expresar a través de síntomas todo aquello que uno no se ha parado a ver, y por ello, el proceso psicológico terapéutico es esencial para coayudar en los procesos de salud y enfermedad del ser humano.

  • (04/02/2016 - 17:39h.) M. Iluminada Madrid Gómez

    Como bien indica Fernando en este blog tan interesante, el primer paso para sanar patrones es revivir y acunar esos comportamientos infantiles fijados y que hoy en día siguen haciéndonos daño. Revivirlos para acunarlos y que así podamos hacernos cargo de lo que supone mantenerlos en el presente. Esa revisión constante es la forma en que nuestra vida se hace más sana y productiva.

  • (08/02/2016 - 11:26h.) Rocío González Lerma

    Nuestros patrones de conducta aprendidos y automatizados de una forma inconsciente, nos hacen manejarnos y sobrevivir sin darnos cuenta del sufrimiento y las limitaciones que nos traen en nuestro día a día. Cuando el dolor se hace presente es cuando tomamos la conciencia y revivimos situaciones que nos hicieron daño para poder transitarlas, acogerlas y sostenerlas en nuestro presente y caminar hacia el cambio para una vida más sana y productiva con nosotros mismos y los demás.

  • (17/02/2016 - 20:16h.) GRACIA GARCIA

    tomo conciencia plena de los patrones de conducta que me han conducido a lo que soy o mejor a lo que era antes de empezar la formación, en esos momentos no te das cuenta del trabajo tan enorme que supone agradar para que te quieran o te necesiten, ese sufrimiento que acarreas en tu vida y que quieres que desaparezca y no sabes como, quizás cuando tomas conciencia soy capaz de hacer el cambio aunque muy poco a poco pero en todo este caminar de cambio está la maravilla y el milagro de la vida y la respuesta ...

  • (11/05/2016 - 12:55h.) Cristina Martín de Somodevilla

    Me ha encantado la frase: si la aventura te parece peligrosa, prueba la rutina. Es mortal.
    Yo opino, que cuando me quedo en lo malo conocido, es porque estoy en una "zona de confort" una zona conocida que de alguna manera me proporciona una especie de seguridad ficticia; Digo lo de ficticia porque realmente lo que siento es inseguridad, miedo, vulnerabilidad (o por lo menos fantaseo con que ello va a suceder), ante la posibilidad de abandonar lo conocido y acercarme hacia lo desconocido, porque moverme en lo desconocido, en lo nuevo, es moverme sin "poseer" el control al menos de como me comporto, y con ello la supuesta respuesta de los demás ante mis actos. Por ello muchas veces decido quedarme donde estoy, porque si avanzo hacia lo desconocido, aunque sea lo que me dicta mi organismo, siento miedo (del cual obviamente desconfío) a que mis temores se puedan cumplir, como seria el caso de que me abandonaran o me dejaran de querer.

  • (08/09/2016 - 04:17h.) sonia orozco

    buenas noches disculpen alguien me puede ayudar con un caso real donde vayan notas evolutivas de la persona donde se este usando la terapia gestal porfa necesito de su ayuda

  • (07/10/2016 - 18:29h.) Arnaldo Rmirez

    Dime sonia que es lo que sucede exactamente? Hay que tener cuidado con todo esto porque como pone en este el enlace, la palabra ADICTIVA es muy fuerte.

  • (19/05/2017 - 15:45h.) Joaquin Cervilla Martin

    AMAR LA INCERTIDUMBRE
    Nuestras heridas son nuestros tesoros, nuestros agresores, quienes nos llevan a ser mejor persona, sacan lo mejor que llevamos dentro.
    Quien te lleva a la muerte, te hace valorar la vida y la importancia de la existencia del sol, las plantas, las nubes, el mar.
    Hay que poder transformar el dolor en amor, aprendiendo al mismo tiempo alejarse de quien nos lo hace, transmite o vende de forma inconsciente, del que lo hace de forma consciente, porque en este punto, se encuentra la verdadera maestría de la felicidad. Y ya he hablado de conciencia e inconsciencia, de verdad, felicidad y maestría. Deseo para cada uno, el ojo para ver. y aquí hablo de sabiduría.
    Cuidado!! Si gusta la rutina... No se quiere la incertidumbre.
    Desde aquí, comenzará... Una lucha, con el objetivo de no transformar, no traspasar, con el riesgo de quedarse pegado a lo que no.
    En muchas ocasiones se da... Y no se ve, lo que se da...
    Para ver, hay que adentrarse internamente... ¿Que era antes?¿Que soy ahora?
    Aceptar y amar, Amor y confianza.

  • (15/10/2018 - 14:21h.) Olivia McFly

    Después de estar en relación con Wilson durante siete años, él rompió conmigo, hice todo lo posible para traerlo de vuelta, pero todo fue en vano, lo quería tanto por el amor que tengo por él, le rogué con todo. , Hice promesas pero él se negó. Le expliqué mi problema a alguien en línea y ella me sugirió que me contactara con un lanzador de hechizos que pudiera ayudarme a lanzar un hechizo para recuperarlo, pero soy del tipo que no creía en el hechizo, no tenía más remedio que intentarlo. Me refería a un lanzador de hechizos llamado Dr. Zuma zuk y le envié un correo electrónico, y él me dijo que no había problema de que todo estará bien antes de tres días, que mi ex volverá a recibirme antes de tres días, lanzó el hechizo y sorprendentemente en el El segundo día, fue alrededor de las 4pm. Mi ex me llamó, estaba tan sorprendido, respondí a la llamada y todo lo que dijo fue que sentía mucho lo que había sucedido, que quería que volviera a él, que me quiere tanto. Estaba tan feliz y fui a verlo, así fue como empezamos a vivir felices juntos de nuevo. Desde entonces, he prometido a cualquier persona que conozco que tiene un problema de relación. Sería de gran ayuda para esa persona refiriéndole al único lanzador de hechizos real y poderoso que me ayudó con mi propio problema y que es diferente de Todos los falsos por ahí. Cualquiera podría necesitar la ayuda del lanzador de hechizos, su correo electrónico: spiritualherbalisthealing@gmail.com o llámelo al +2348164728160. Puede enviarlo por correo electrónico si necesita ayuda en su relación o cualquier otra cosa. PÓNGASE EN CONTACTO CON EL AHORA PARA SOLUCIONAR TODOS SUS PROBLEMAS

  • (12/12/2018 - 06:02h.) Andrea Maria

    ciao ragazzi, saluti di stagione a tutti voi. mi chiamo Andrea Maria, di San Marino. Qualche giorno fa ho letto il commento postato online su un blog di consulenza relazionale a proposito di una signora di Napoli-Campania, che ha rivelato come lei stesse guarendo da paria la sua malattia al seno entro tre settimane da quando il marito era uscito di casa, abbandonando lei e i bambini a causa della sua malattia continua a leggere la sua storia, ha detto ... l'uomo che l'ha aiutata con le erbe medicinali per curare il cancro al seno si chiama Dr.Oduduwa dalla nazione afrikana con doti di spelling e medicina tradizionale a base di erbe per curare tutti i tipi di malattie del sangue. Sono stato molto fortunato a copiare l'indirizzo di contatto (dr.oduduwaspellcaster@gmail.com) in modo da poter essere in grado di comunicare personalmente con lo stesso Dr.Oduduwa per ottenere aiuto nel ripristinare il mio amore a casa.
    Invio messaggi di posta elettronica per comunicare con lo stesso Dr.Oduduwa a causa delle mie sfide nella vita matrimoniale. Avevo bisogno di aiuto così disperatamente per riportare il mio ex marito a casa perché avevamo figli insieme e non posso sopportare lo stress da solo.
    Pochi mesi fa abbiamo litigato e litigato con mio marito, mi guardò dritto negli occhi; e ha detto che era finito tra di noi che ha finito, ha preso le sue borse e viaggiato per il nostro paese per vivere in Spagna con un'altra signora, da allora ho cercato di chiamare e mandargli dei messaggi attraverso i telefoni e la mediana sociale piattaforma, ma ha completamente estinto la mia linea di raggiungere lui, ero così frustrato e aveva bisogno di aiuto per arrivare almeno a parlare con lui, sono stato letto per scusarmi anche dopo che mi ha fatto del male, più di sette mesi senza parole o lettere da lui . questa situazione mi stava uccidendo ogni giorno ero depresso e ho disperatamente bisogno di aiuto urgente e soluzione per risolvere questo problema, quindi contatto l'indirizzo email di Oduduwa come credo che possa essere solo speranza di aiutarmi a riportare mio marito a casa. L'amore dell'incantatore del dottor Oduduwa mi ha assicurato che può aiutarmi a ritornare mio marito entro 7 giorni, ho aspettato pazientemente, obbedisco e seguo tutte le sue istruzioni passo dopo passo fino a quando tutte le preghiere di ortografia dell'amore finale sono finite. Due giorni dopo che Dr.oduduwa ha detto che l'incantesimo d'incantesimo d'amore finale è stato attivato nella sua tempia, l'ortografia di tutti gli sposi è stata fatta per mio conto, non ho fatto nulla, ho solo fornito gli elementi richiesti. La stessa notte incantesimo d'amore è stato rilasciato in aria, l'uomo di mio marito mi ha chiamato al cellulare, ha parlato con me per scusarmi simpatia sentirsi così dispiaciuti per tutto ciò che ha fatto per farmi del male. Mio marito torna a casa ieri per incontrare me e nostro figlio Felix, siamo molto contenti che la mia famiglia sia tornata ad amarsi più che mai. Apprezzerò per sempre e sarò grato al dottor Odiduwa, potente amore che scrive le preghiere che riuniscono me e mio marito. Prometto di condividere la mia testimonianza di buona notizia a tutti i miei amici e tutti qui. ho capito che sarebbe stato bello condividere qui perché credo che ispirerà anche gli altri, come ho scoperto in me stesso di recente, sono un testimone vivente e testimonianza al dottor Odiduwa dell'amore che i poteri di ortografia al lavoro sono reali e veri, ritorno di mio marito torna a casa entro sette giorni, è difficile da credere, questo è un miracolo che funziona come una magia.
    Ci si può fidare di Dr.Oduduwa, è come un padre e un mentore. può risolvere i seguenti problemi come; Love Spell to Win-Back partner di Ex-love, * Incantesimo di successo e promozione, * risoluzione della maledizione, purificazione spirituale da cattivo spirito.
    * Radici tradizionali e Herbals per curare la malattia, curare la malattia del cancro, curare l'erezione debole, curare l'ipertensione, la magia della fertilità - dare alla luce i propri figli.
    * decreto magico, ortografia magica per ottenere la tua eredità. Incantesimo d'amore per sottomissione narcisista.
    Funziona meglio se solo tu sei abbastanza disperato in cerca di una soluzione urgente e permanente a tutte le crisi di relazioni amorose e ristabilendo un partner d'amore perduto e costruendo una relazione d'amore felice. Sono una testimonianza vivente di questo potere d'incantesimo d'amore che è efficace e che lavora di conseguenza per pianificare entro pochi giorni dall'attivazione, sono felice di aver realizzato tutto il mio desiderio di cuore. Vi auguro buona fortuna e una felice festa di Natale felice. dr.oduduwaspellcaster@gmail.com

  • (12/12/2018 - 06:54h.) Alessandro Rose

    Il mio nome è Alessandro Rose, di Roma, ho avuto problemi coniugali dall'ultima volta che ho dato alla luce il mio secondo figlio Felix, mio ??marito è stato così amorevole e premuroso fin dall'inizio, ma improvvisamente ha cambiato il suo atteggiamento nei miei confronti e i nostri bambini dorme fuori e qualche volta torna a casa a tarda notte e il suo vestito odora il profumo della signora. discuteremo tutta la notte eppure continua a darmi per scontato. e di recente smette di tornare a casa e dorme fuori con un'altra donna, mi lamento su un blog come questo su Internet e un amico mi ha presentato un erborista afrikan chiamato Dr.Herbalist con la sua email dr.oduduwaspellcaster@gmail.com non credo mai funzionerà perché rimarrà così lontano da dove vivo qui negli Stati Uniti, ma tutte le speranze sono andate perse, così l'ho contattato e lui mi ha detto che tornerà da me che un'altra donna ha già fatto un incantesimo su di lui per portarlo via da me. ero così sorpresa e gli ho detto che farò qualsiasi cosa solo per riavere il mio uomo e mi ha dato una lista di oggetti spirituali per fare il rosso per le preghiere di ortografia. Ho comprato gli oggetti e spedito all'indirizzo del Dr.Oduduwa Temple nella nazione africana, Dr.Oduduwa ha lanciato l'attivazione dei poteri di ortografia dell'amore a mio nome, non devo fare nulla, ha fatto tutto il lavoro al suo Tempio e ho aspettato pazientemente che il mio risultato entro 7 giorni il mio ex-marito marito tornare a casa, prima mi ha chiamato al telefono per scusarsi, mi è stato come bene vediamo cosa domani tiene. esattamente come ha detto il dottor Oduduwa,
    La mattina presto mio marito bussa alla porta ed ero così ansioso di vedere che era Antonio, mio ??marito, ero così felice di riaverlo per amarmi e nostro figlio felice. Questo è come se il mio sogno diventasse realtà. ero confuso ho detto che andava bene e si scusa con me e fino ad ora è ancora qui con me amorevole e premuroso più che mai. voglio solo condividere questa piccola esperienza nel caso in cui qualcuno stia passando attraverso questo tipo di casino nella sua / sua relazione, non c'è tempo da perdere online più semplicemente messaggio per aiutarvi nel suo indirizzo di contatto personale. Ti auguro buona fortuna cari amici. Sono così felice oggi il mio matrimonio è stato restaurato e ho indietro il mio amore. se hai problemi coniugali simili, contatta Dr.Oduduwa (dr.oduduwaspellcaster@gmail.com) per una soluzione immediata e eterna ai problemi matrimoniali.

 

Identificación

Si quieres, puedes utilizar tus datos de Qualia, Facebook o Twitter, de forma que aparecerá tufoto junto a tu comentario, y no será necesario que vuelvas a introducir tus datos en futuros comentarios.

 

Nuevo comentario

(Tu e-mail no será visible por el resto de visitantes.)