Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Psicologos en Granada, Blog de psicologia, Terapia en Granada, Qualia, Psicologia, Salud Emocional, Terapia Gestalt, Salud Emocional, Bienestar, La escuchaEscucha, la puerta al mundo exterior e interior. Sólo aquel que es capaz de estar, ante el discurrir cotidiano, con una actitud diáfana logrará maravillarse con la infinidad de matices que guarda la Vida. 
Por Jose Chamorro
Blog > Escucha, la puerta al mundo exterior e interior
Psicologos en Granada, Blog de psicologia, Terapia en Granada, Qualia, Psicologia, Salud Emocional, Terapia Gestalt, Salud Emocional, Bienestar, La escucha

Escucha, la puerta al mundo exterior e interior

Publicado el 18/03/2013 por Jose Chamorro

Psicologos en Granada, Blog de psicologia, Terapia en Granada, Qualia, Psicologia, Salud Emocional, Terapia Gestalt, Salud Emocional, Bienestar, La escucha

Si tuviéramos que señalar el canal que abre a la persona al mundo no podríamos dudar de que la escucha es una de las respuestas más interesantes que se pueden dar. Escuchar no tiene que ver exclusivamente con nuestra competencia para oír, esto es, con nuestros oídos sino que abarca otra multitud de aspectos que debemos de considerar siempre.

Escuchar lleva implícita la capacidad para abrirnos a la realidad. Ya no sólo a una realidad exterior con la que interactuamos permanentemente sino con el ámbito interno del que nos hemos alejado y al que, recientemente, se le está devolviendo el valor perdido que siempre tuvo. Escuchar nos hace permeables a los acontecimientos, a los sentimientos y a nuestros pensamientos. Sólo desde ahí es posible captar íntegramente lo que entra por nuestro sentido.

   

La escucha una actitud frente a la vida

En nuestros días, además, la escucha es un talento aletargado que hemos desplazado a un segundo plano en beneficio, sobre todo, de la vista. Las imágenes penetran en la interioridad de la persona sin filtro alguno dejándonos, en la mayoría de los casos, absortos con una realidad de ficción que se preocupa casi de modo exclusivo de generar necesidades insistentemente y, cuando nuestra libertad se ve mermada, entonces perdemos la posibilidad de seleccionar y discriminar aquello que más nos aporta.

Se hace necesario que rescatemos la escucha ya no como una mera capacidad sino como una actitud frente a los acontecimientos, las personas y la vida en general. Sólo desde aquí podemos decir que verdaderamente estamos presentes en los encuentros, pues está claro que, en la mayoría de los casos, cuando estamos frente a algo o alguien estamos más pendientes de nuestra conversación mental que de lo que se nos está contando. Además, en lo que respecta al mundo interior, en este sentido podemos decir que estamos sordos pues obviamos frecuentemente todo lo que brota de nuestros adentros. Reconocer nuestras necesidades o dar nombre a los sentimientos o emociones que transitan por nuestro mundo interno se convierte en una tarea para la que no hemos sido preparados.

Psicologos en Granada, Blog de psicologia, Terapia en Granada, Qualia, Psicologia, Salud Emocional, Terapia Gestalt, Salud Emocional, Bienestar, La escucha

     

Conclusión

De este modo, y por concretar, podemos decir que las personas tenemos tres tipos de escucha. Una externa mediante la cual somos testigos o actores de lo que tiene lugar en nuestra vida y mediante la cual nos hacemos conscientes de todo lo que entra por nuestros sentidos. Una que usualmente es denominada intermedia que se pone de manifiesto cada vez que nos damos cuenta de nuestros pensamientos y, por último, una escucha interna mediante la que nos percatamos de nuestros sentimientos así como de las sensaciones corporales. El ejercicio de cada una de ellas nos hace más receptivos, nos abre a la realidad.

Cuando somos capaces de llevar a la práctica las tres nos hacemos testigos de nuestra propia vida y estamos en condiciones de sorprendernos de la profundidad inherente que hay hasta en lo más sencillo del día a día.

    

Fotografía de Jose Chamorro

Jose Chamorro

Diplomado en Magisterio de Educación Especial, Licenciado en Pedagogía, Instructor de Yoga, Terapeuta Gestalt, ha realizado además la formación en Psicoterapia Integrativa. Autor de dos libros: "Las Estaciones del silencio. Inspiraciones reflexiones y ensayo desde la profundidad de lo cotidiano" y "Hojas de otoño". En la actualidad trabaja como maestro de apoyo y es colaborador del periódico regional Diario Jaén.

CategoríasTerapia Gestalt, La escucha

Publicar un comentario

Comentarios

  • (13/11/2013 - 13:51h.) Leticia Torres

    Creo que de las tres escuchas que existen es en la interna donde reside la auténtica verdad, lo que es, lo que sucede aquí y ahora.
    Y como señales de aviso, están sin duda la respiración y nuestro propio cuerpo. Es cuando nos damos cuenta de la reacción de nuestro cuerpo ante determinada información o acontecimiento cuando, volviendo a la respiración y permaneciendo ahí, estamos preparados para emitir una respuesta coherente y auténtica ante dicha información.
    Si la escucha externa del otro me produce miedo, mi respiración se agita y mi estómago se encoge y, desde ahí, puedo entender el miedo que él siente.
    Si al contestar a una pregunta, comienzo a sudar y me tiembla la voz, practicando la escucha interna desde la respiración, puedo descubrir en qué medida esa pregunta o comentario me ha "tocado".
    Por tanto, la escucha interna es la mejor herramienta para el autoconocimiento y la percepción de lo que me rodea.
    Para ello encuentro que es imprescindible dar el gran salto, el que a mí más me cuesta, desde la escucha intermedia a la interna para no quedarnos anclados en los pensamientos "rumiantes y enfermizos" que únicamente nos devuelven a nuestro ego y nos desconectan de nosotros mismos y del momento presente.

  • (13/11/2013 - 17:46h.) Andrés

    Lo que más me ha llamado la atención es la idea de que la escucha no es una mera capacidad sino una actitud frente a la vida en general. Después del taller me he dado cuenta que uno puede llevar esa actitud de escucha a cualquier momento, incluso cuando se está solo o paseando por la calle, y no solamente cuando se conversa con alguien. Sin embargo me resulta dificil mantener esa actitud, aunque supongo que será una cuestión de práctica. De momento con lo que más me quedo es con la importancia de la respiración consciente.

  • (14/11/2013 - 11:09h.) Carmen Ferrer Cortés

    Comprendo este artículo y todo lo que trabajamos el fin de semana pasado en el taller de la escucha aunque estoy en proceso de interiorizarlo verdaderamente y practicarlo de esta manera, me cuesta pero me propongo alcanzarla. Cuando escucho a alguna persona o a cualquier elemento del exterior, mi mente no deja de producir pensamientos, ideas y juicios acerca de lo que escucho siendo también entrometida parte de mi persona y mis experiencias, aún no soy capaz de calmar y mantener en paz esa parte para ser consciente de mi interior de forma pura, sentirme, ser consciente de mi respiración junto a las emociones únicamente presentes en tal lugar y así conocer el exterior verdadero. Quiero consegirlo y estoy en ello.

  • (16/11/2013 - 20:39h.) Pablo Sabucedo

    A mi me parece que lo sano está en el equilibrio entre los tres puntos de escucha. Nosotros lo estamos enfocando desde el bienestar emocional y la terapia, y está claro que tener bloqueada nuestra escucha interna crea mucho sufrimiento, pero también los otros tipos de escucha son fundamentales: hay verdad en todos ellos.

    Los pensamientos son un problema cuando las emociones están bloqueadas, y entonces son rumiativos. Pero también las emociones sin pensamiento son preocupantes: tanto la razón como la emoción son fundamentales para nuestra supervivencia. Nuestra cultura pone muy el punto de vista en lo racional, y la Gestalt intenta contrarrestar eso, pero sería un error pasar al punto opuesto y ensalzar la emoción, me parece a mí.

  • (17/11/2013 - 19:34h.) Ainara Febles Bolaños

    Si la cuestión es la creación de una relación comunicativa honesta, la escucha interna y la escucha externa no puedes estar desligadas.

    Para escuchar al otro es importante atender a su comunicación no verbal más allá de lo que exprese verbalmente y atender el impacto que esa persona con su discurso tiene en mí. Aquí la escucha interna me va a permitir estar presente de forma honesta en la comunicación.

    De esta forma podré sentir conmoción, si lo que me dice me conmueve, emoción si me emociona, compasión si me veo identificado en lo que el otro dice y siento que puedo acompañarle en su sentimiento, incluso podré confrontar y devolver que lo que me cuenta no me concuerda con lo que sus gestos me dice o lo que siento al escucharle.

    La escucha interna nos permite dar al otro un espacio nuevo, un espacio en el que la escucha es activa, es honesta y a nosotros nos da la oportunidad de ser activos y descubrirnos honestos en nuestras relaciones de comunicación. Para mí, lo más importante de todo es estar atentos a lo que hay.

  • (19/11/2013 - 20:21h.) Haydée

    Primero nace o descubro un deseode conocerme, y, desde aquí, me escucho , mis sensaciones físicas, mis emociones, mis pensamientos...Desde este yo, me dirijo al Tú, al mundo exterior, en un ritmo armónico y equilibrado que va de dentro afuera...Inspiro y me voy a mi, expiro y me voy a ti... Yo-tú, yo-tú, tic, tac... Este ir y venir me parece básico, pues si sólo me miro a mi me pierdo lo de fuera y si sólo miro lo de fuera, me pierdo a mi. La capacidad de escuchar dentro y fuera...Desde luego, si no estoy en mi...lo único que puedo percibir es un ronroneo mental que me impide ver y conectarme con lo/s demás. El encuentro no es posible desde este lugar, ni tampoco el darme cuenta..Sí, cuando estas tres escuchas están activas, funcionando al unísono.

  • (19/11/2013 - 20:47h.) Haydée

    De alguna manera conecto la escucha con recibir y dar: tic, tac, tic, tac, yo-tú,yo-tú, recibir y dar...

  • (20/11/2013 - 17:58h.) Ingrid Amigo Domínguez

    Voy a expresar lo que es la escucha para mí desde la no experiencia personal del último taller donde no estuve para aprender e interactuar con mis compañeros sobre el tema de la escucha. Entiendo el concepto de la escucha interna y del a escucha externa pero no entiendo el concepto de la escucha intermedia.
    Cuando escucho me doy cuenta que no soy objetiva y no dejo que las palabras del orador lleguen a mí sin más para generar en mí sensaciones y sentimientos, intento casi siempre emitir juicios de valores que estan muy acorde con mi experiencia y mi estado de animo, por lo que reconozco que me cuesta la escucha externa.
    Me pierdo en los pensamientos y me centro en mí y en la necesidad de tener que opinar sobre lo escuchado, tambien es cierto que desde que soy más consciente y estoy más presente con mi respiración me doy cuenta de mi actuación y solo el hecho de haberme dado cuenta me sirve para verlo desde otro punto de vista con aceptación.
    Más complicada es para mí la escucha interna, aquí aparecen las dudas y los miedos; los "no lo sé", los "será lo que realmente quiero", " será el ego quien habla"....... y eso me agota, no me deja saber quien soy en realidad. Para eso estoy aquí, para darme cuenta cuales son mis enemigos del aprendizaje y aprender a escuchar.

  • (21/11/2013 - 09:08h.) Berta

    La propuesta de llevar a la práctica los tres tipos de escucha, externa, intermedia e interna, poniendo conciencia, me parece un ejercicio interesante que puede facilitarnos el conocernos mejor (que no es poca cosa) y puede también aportar muchos matices diferentes a nuestra relación con los demás. Ser testigos de lo que ocurre fuera (externa), observar los pensamientos rumiantes (intermedia) y atender lo que sentimos a través del cuerpo (interna) y desde ahí relacionarme con el mundo con mayor libertad.

  • (24/11/2013 - 12:52h.) María Gil

    Lo que más me ha gustado del texto en sin duda la frase que dice: La escucha, una actitud frente a la vida.
    Estoy de acuerdo con esta afirmación totalmente. En los tiempos que corren, es decir, en el mundo actual, vivimos deprisa, con prisas.. cuanto menos para pararnos a escuchar que nos dice nuestro cuerpo y nuestra mente del entorno exterior y de nosotros mismos. Una escucha profunda y reflexiva de nosotros/as mismos nos puede abrir puerta a un mundo interior que todavía desconocemos. En todos estos talleres nos aproximamos a ello...

  • (24/11/2013 - 18:45h.) Ataly

    Esta lectura me lleva a pensar en la poca o nula consciencia que tenemos acerca de nosotros mismos y del mundo que nos rodea.

    Realmente no sabemos escuchar, nos quedamos en esa escucha externa, que es la que nos permite "estar" en este mundo, pero no "conectar" con él. Y es que vivimos en un ajetreado día a día, inmersos en preocupaciones y quehaceres, donde nada más tiene cabida.

    Lo que a mí se me plantea con todo esto y a lo me invita a reflexionar e que si todos y cada uno de nosotros, todos los seres que hoy habitan el planeta, tuviéramos este contacto interno (y a la vez externo), ¿cambiaríamos nuestra sociedad?

    Me lleva a pensar que sí...

  • (25/11/2013 - 16:21h.) Mar Ibañez

    Lo que a mí más me ha llamado la atención es quello de que la escucha nos abre la puerta al mundo exterior. Nunca había reparado en ello probablemente porque he vivido minusvalorando esta capacidad de conexión con la que contamos.

    La escucha interior la entiendo más con el hecho de estar conectado con uno mismo, con las emociones propias, los sentimientos, los pensamientos, asi como con todos los mensajes que nos emite nuetro cuerpo. Es decir, sintiéndose presente y consciente en cada momento. Y de esta forma, más autentico.

    Es un equilibrio importante el estar conectado con uno mismo y el poder estar conectado y sintiendo lo que los demás nos dicen o lo que nos quieren decir.

    Me parece interesante la definición que el autor hace de la escucha intermedia, que en realidad es para mí un tipo de escucha interna, quizás la que nos resulta más accesible y se nos hace más presente en nuestro nivel de comunicación con el otro. Con frecuencia los pensamientos resultan más accesibles para nosotros que las emociones y los sentimientos, pero el ser consciente de los pensamientos que nos limitan o nos condicionan en nuestra comunicación con los demás no es necesariamente sencillo, ni resulta accesible para la mayoría de las personas.

    Escuchar lleva implícita la capacidad para abrirnos a la realidad. Y yo añado, a la realidad subjetiva del otro. A nuestra propia realidad subjetiva...

  • (27/11/2013 - 17:45h.) isabel maria torrico torrico

    Estoy muy de acuerdo en esto de que la escucha es una actitud, y necesito entrenarla en mi día a día. La sensación que me da es: la de que ahora esa parte de información que puedo observar conscientemente es procesada por mi corazón desde el amor y no por mi mente, mi corazón no interpreta me permite sentirme y sentir al otro como una unidad, me acuerdo de una frase de Josefina, "donde mejor se está es en casa, y la llave es nuestra respiración, y si no estoy en casa cómo voy a recibir a nadie" así que en el momento que me doy cuenta vuelvo a casa y allí todo es paz, lo que me permite estar en sintonía con lo que me rodea y en otros casos me permite observar emociones negativas frente a aspectos de mí que no he aceptado a través de mi reflejo en el otro, por lo que la escucha interna me permite también digerir emociones desde mi cuerpo hacia el corazón después hacia la mente y por último a través del lenguaje.
    Cada mañana a levantarme me digo, sólo por hoy...

  • (27/11/2013 - 19:01h.) Mercedes Arrebola

    En mi opinión, lo que en gran parte nos dificulta que realicemos una buena escucha externa e intermedia, son nuestros prejuicios. Según quien nos hable, según la relación que tengamos con esa persona, según la circunstancia, etc..., escucharemos unas cosas u otras. Es decir, escuchamos lo que queremos oír o lo que queremos ver de la realidad del otro o de la nuestra propia: cuantas veces me habre equivocado pensando que lo que me dijo una persona fue con una intención o hasta un contenido totalmente diferente al que realmente era.

    En general, las tres escuchas son fundamentales para vivir en coherencia. Creo que las escuchas externa e intermedia nos pueden ayudar a llegar a la interna, aunque la mayoría de veces quedamos atrapados en ellas y no nos permitimos avanzar a la interior, muchas veces porque nos conformamos y otras, pienso, que por miedo a escucharnos realmente, por remover lo que realmente sentimos.

  • (28/11/2013 - 13:49h.) Samuel

    A mi también me ha gustado la idea de la escucha como una actitud frente a los acontecimientos, las personas y la vida en general y lo que mas me ha sorprendido es que aparte de para conocer mas plenamente a los que nos rodean, la escucha tal y como se plantea en el texto y se planteo en el ultimo taller es una herramienta para conocernos a nosotros mismos. En mi opinión prestar atención a la escucha interna, nos hace ver de una forma mas consciente como reaccionamos emocionalmente ante los demas y combinado con la escucha intermedia podemos ver que pensamientos se asocian con esas emociones.

    Pero en el plano de utilizar la escucha para conocer a los demás, creo que muchas personas tienen un gran problema, o al menos yo lo tengo, tenemos prejuicios y juzgamos todo el tiempo a los demás y prestamos demasiada atención a esos juicios, de manera que no podemos captar lo que realmente nos quieren comunicar y las emociones que sentimos no están relacionadas con lo que le ocurre a esa persona, sino con nuestros prejuicios. en mio opinión puede que este problema este relacionado con la autoaceptacion plena, si no nos aceptamos a nosotros mismos tal y como somos, con nuestros males, no podremos aceptar a los demás con los suyos y por tanto tampoco podremos escucharlos plenamente.

    Por tanto creo que para poder alcanzar un equilibrio en la escucha (externa, intermedia, interna) y realizar esa escucha de una manera plena, un paso previo importante es la autoaceptacion.

  • (29/11/2013 - 14:05h.) virtudes

    En estos momentos para mí, los tres tipos de escucha son importantes e interdependientes, a veces me funcionan como una reacción en cadena, si he podido abrirme sin ningun prejuicio a mi realidad externa, parar y serenar con la respiración mi cabeza y dejarme sentir donde me toque.
    Me ha gustado el artículo, sobretodo porque ha hecho diana
    en mi sordera externa e interna....es un buen entrenamiento para una actitud de vida.

    Estoy de acuerdo con Josefina que para escuchar con los sentidos hay que quitarse la cabeza.

  • (26/12/2013 - 21:41h.) Celia Facundo

    Mientras leo el articulo, voy dándome cuenta de lo importante que es estar en uno mismo, de lo importante de las tres fases de el escuchar.
    Normalmente, vamos por la vida ``oyendo todo`` y no escuchando nada o casi nada.
    Si, cada vez más voy dándome cuenta de la importancia de escuchar al otro y a mi, poco a poco, iré teniendo conciencia no solo de mis pensamientos (y procurar no quedarme en ellos) sino de mis emociones (escucha interna) y así poder escuchar al otro.

    Respirar, me permite volver a mi interior, contactar conmigo. La practica frecuente (tarea nada fácil por ahora para mi) nos permitirá, a su vez, escuchar al otro, entender al otro, estar con el otro...

  • (30/12/2013 - 14:10h.) gracia

    Me ha gustado mucho el articulo, y la verdad me ha venido estupendamente, navidad, sin niños solita, problemas en la empresa y un sin fin sin atender, con lo cuál me he dedicado a escuchar pacientemente al otro sin dejar de estar en mi, y me sorprendo cuando dejo la cabeza quieta ( aunque me cuesta ) para dar paso al otro y que entre en mi... ahora entiendo cuando mis hijos me dicen: " pero mama no me estás escuchando", y yo les digo que sí repitiendo la ultima frase que han dicho , pero realmente no le escuchaba con la emoción, asi, que este año me pediré a mi misma para los reyes paciencia para escuchar con atención al otro y para escuchar mi interior que tambien es muy importante...

  • (31/12/2013 - 15:12h.) Cristina torres

    Me ha gustado el artículo y en particular, la división de la escucha en tres partes. Sin duda la externa es la más utilizada y cuando nos paramos a ser conscientes de la escucha, generalmente, nños damos cuenta de la intermedia... Ese aluvión de pensamientos que nos viene tras darnos cuenta de lo que el otro dice y lo que queremos o necesitamos decirle. Sin embargo, la tercera, la escucha interna, es la clave para el cambio. Para darnos cuenta y poder centrarnos en el aqui y ahora y poder escuchar y asimilar la realidad de lo que esta aconteciendo en el otro y en mi.

  • (07/01/2014 - 17:11h.) M. Iluminada Madrid Gómez

    Me parece que la escucha interna es fundamental para que las "otras dos escuchas" se puedan hacer en profundidad. Si parto de lo que yo necesito, deseo, anhelo.. puedo entender mejor el discurso del otro y no juzgar tanto con esa escucha intermedia que tanto daño puede hacer. Es por eso que si somos capaces de escuchar al otro desde nuestro propio centro, nuestra relación será más auténtica y, a la vez, podré dejar de interpretar y juzgar las palabras o hechos de los demás. Tarea difícil, hay que reconocerlo, aunque merece la pena intentarlo.

  • (07/01/2014 - 20:29h.) Vanesa Caballero Ruiz

    Sin escucha interna es imposible poder escuchar al otro, estar disponible a los que nos rodean.
    Escucharnos, conocernos y aceptar (y aceptarnos).
    Creo que es la única manera para que se produzca un encuentro auténtico entre dos personas.

  • (08/01/2014 - 08:07h.) Cristina Herreros

    Ser conscientes de lo que nos esta pasando ante un acontecimiento, escuchar la reacción de nuestro cuerpo, lo que nos mueve por dentro, nos ayuda a conocernos y a ser auténticos con nosotros mismos, y con el otro es fundamental para crecer como personas.

  • (09/01/2014 - 10:38h.) Luisa Maria de la Casa Romera

    Me parece muy importante no "identificarnos" con nuestra "conversación mental" y creer que estamos escuchando al otro o que en eso consiste escucharnos a nosotros mismos. La escucha implica una actitud de observacion de lo que ocurre y nos ocurre.

  • (09/01/2014 - 10:41h.) Rocío González Lerma

    Debemos tener mas presente nuestra escucha interna ante cualquier situación que nos rodea y las personas que están a nuestro alrededor, ya que es la clave para poder percibir lo que nos dicen nuestros sentimientos y nuestras reacciones corporales, y ser consciente de cómo evitamos o nos comportamos con determinados acontecimientos de nuestra vida o con lo que nos esta contando la persona para poder ser más sinceros con nosotros mismos, conocernos de una manera más autentica y aceptarnos, evitando juzgar al otro o interpretar lo que nos esta contando.

  • (09/01/2014 - 20:52h.) Ana Gálvez Rubio

    Poner en marcha la escucha es conocimiento de uno mismo (en las tres fases) y de lo que acontece a tu alrededor (los demás). Todo eso es lo que nos hace seres humanos vivos con nuestras emociones y sentimientos y que nos diferencia de los seres de cartón. ¡QUE ENRIQUECEDORA Y NECESARIA ES LA ESCUCHA!

  • (09/02/2014 - 15:30h.) Poly Valverde Linares

    A veces cuando estoy en casa, resisto la tentación de encender la tele o la radio; no hago nada "especial", la rutinilla de todos los días, pero esta vez escuchando mi propio sonido; cómo suenan mis pasos, abrir un cajón, cortar una zanahoria, abrir una ventana o cerrarla.
    Algo así sucede cuando somos capaces de realizar una escucha de verdad, hay tantos ruidos a nuestro alrededor que nos hemos quedado sordos para reconocer nuestros propios sonidos y los de los demás.

  • (21/02/2014 - 18:31h.) Cristina Gabriela Dumitrache

    Después de leer el artículo me he dado cuenta de lo difícil que es que se de la auténtica escucha.

    Hasta ahora pensaba que la escucha externa no me suponía un problema. Hasta que descubrí las proyecciones y me acordé de los prejuicios.

    Para que para que se de la verdadera escucha del otro y para permitir que los acontecimientos penetren es necesaria cierta apertura a la experiencia y escuchar al otro sin prejuicios y sin el filtro de la propia experiencia.

    La escucha intermedia también puede ser complicada, sobre todo por la rapidez con la que van sugiriendo los pensamientos.

    Pero la que me parece verdaderamente complicada es la escucha interna. Requiere un profundo conocimiento de uno mismo para así detectar las emociones y las vivencias, las sensaciones corporales y también requiere vivir en el momento presente.

  • (25/02/2014 - 17:38h.) Yolanda

    Desde mi punto de vista, la división de los tres tipos de escucha en cuanto a analítica es muy clara, creo que es importante esa diferenciación, pues fundir una en otra o confundir una con otra dificultaría nuestra apertura a la comunicación auténtica. Esto ocurriría, en mi opinión, si tomo por ejemplo por escucha interna con aquello que me llega del exterior, confluyendo en diversas sensaciones (me llega dolor, cuánto dolor siento) sin darme un momento a atender que brota o qué se remueve en mi interior.

    Para mí, una escucha auténtica tiene que ver con cómo fluyen los tres tipos de escucha en función de lo que llega, de cómo me doy cuenta de lo que me digo, y cómo siento realmente.

  • (22/03/2014 - 01:09h.) mercedes garcia perez

    Quitar el piloto automático de escuchar desde la parte intermedia me hace tomar conciencia de mi cuerpo. Esto me ha ocurrido a partir de un problema de oido en el que no podía escuchar algunos sonidos.Me ha obligado a pararme y escucharme.Pararme y escucharme desde lo corporal. Reconcozco que para escuchar al otro he de centrarme en mí, conectada conmigo y con lo que hay. Ardua tarea.

  • (26/03/2014 - 17:02h.) Bárbara Bibiloni

    " La escucha como una actitud frente a la vida". Creo que es un concepto importantísimo en el conocimiento de uno mismo y todo lo que nos rodea.
    Desde mi punto de vista las tres escuchas son importantes y necesarias, ambas nos dan la oportunidad de vivir, sentir y movernos en nuestra vida con conciencia siendo dueños de cada paso que damos, aprendiendo día a día . Para mi ahora que estoy entrando poco a poco en esa escucha interna es importante el escuchar al otro y a mi misma sin juicios.

  • (13/04/2014 - 18:45h.) Eva del Río Ferrés

    La verdad es que esta forma de definir la escucha me recuerda mucho, o para mí es lo mismo que un nivel alto de consciencia o presencia, lo que ocurre cuando dejamos de hablar con nosotros mismos y nos convertimos en uno: alerta y despierto, en paz y equilibrio. Un alto estado de consciencia, como el que se consigue al meditar, al centrarse en la respiración, ciertamente es lo más parecido a una escucha, y al mismo tiempo a los tres tipos de escucha: interna, externa e intermedia. Para mí es algo novedoso el ver una relación tan directa entre dos ámbitos que no había relacionado, y me ayuda a identificar la escucha de una manera más completa, y esta reflexión me ha ayudado a ello.

  • (18/04/2014 - 15:58h.) Jesús

    Solo la escucha te puede poner en contacto contigo mismo. Solo la escucha te puede poner en contacto con los demás. Solo la escucha te puede poner en contacto con la realidad, las circunstancias y te permite adaptarte al mundo cambiante.

    En mi práctica como psicólogo la escucha no solo es la base para saber qué le pasa al otro, sino que es una potente herramienta para ofrecer comprensión, ayudar al otro a darse cuenta de lo que le pasa, enfocar los problemas y confrontar.

    En mi vida he pasado mucho tiempo sin escuchar (a mi ni a los demás) y haciendo las cosas automáticamente como me parecía (movido por mis patrones).

    Cuanto más me escucho a mi mismo más me doy cuneta de mis necesidades
    Cuanto más escucho a los demás y al entorno más lo disfruto.
    Cuanto más escucho a las circunstancias más responsable me siento de mi conducta

  • (20/04/2014 - 19:44h.) Isabel Jiménez

    Ambos talleres de la escucha en estos dos años han sido para mí muy fuertes, los dos me han tocado de lleno y ambos me dado cuenta en camino que me queda por recorrer, y lo despacio que avanzo.
    La escucha no es solo una capacidad, el desarrollo de un sentido no es lo mismo oir que escuchar en el sentido mas amplio. Me ha vuelto a impactar reconocer que, a veces, no escuchamos sino que nos guiamos por los sentidos de oir y ver pero no desarrollamos las capacidades para desarrollar la actitud de la escucha, hacia la vida en general.
    Tristemente cuando he leido el articulo me he vuelto a dar cuenta de que oigo más que escucho y ahí esta mi fracaso entre comillas porque también esta mi esfuerzo, por un darme cuenta, pues reconozco tener esa deficiencia, lo cual también significa un triunfo entre comillas para mi camino de autoconocimiento de conocimiento.
    De los tres tipos de escucha que existen, en la escucha interna es donde reside la autentica escucha. Y es esta escucha una de las mejores herramientas que tenemos para llegar a nuestra conciencia y a nuestro conocimiento, por eso este tipo de escucha es el tipo de escucha más díficil, por lo menos a mi me resulta más díficil.
    En la lectura del artículo me sugiere que es importante conocer los tres tipos de escucha y practicarlos ambos según el acontecimiento, lo importante saber utilizarlo y esto se consigue con la practica, como con todo en la vida.
    La escucha es importante para conocerse a uno mismo y a los demás. "QUE INSTRUMENTO TAN PRECISO PARA LOS HUMANOS". Aunque si me apuras para cualquier ser vivo.

  • (21/04/2014 - 10:15h.) Ana Moreno Tirado

    Lo que más me ha calado de este artículo es considerar la escucha como una nueva actitud ante la vida, ya que aprender a escuchar al otro y a mí misma hace percibir la realidad de una forma más completa, poniendo toda nuestra atención en cada momento. Es decir, aprender a detectar mis sentimientos, mis emociones, qué pasa por mi cuerpo cuando atiendo al otro, qué se mueve en mi interior cuando atiendo mi mundo externo e interno, qué pasa cuando estoy verdaderamente en mí, cuando estoy presente, cuando escucho.
    Que difícil tarea la de la escucha tanto interna como externa. Creo que ésta difícultad radica en el miedo y en la falta de práctica que tenemos de vernos a nosotros mismos, tal y como somos, y de sostener y aceptar nuestras verdaderas emociones y sentimientos. Y digo falta de práctica, porque no nos han enseñado o no estamos acostumbrados a escuchar de ésta forma tan especial. Por tanto, ese miedo o falta de entrenamiento en la escucha nos lleva a estar sordos de nuestras emociones y sensaciones y nos impide un conocimiento pleno de nosotros mismos. Cuando dejemos de estar sordos a nuestro mundo interno, y empecemos a conectar con nuestras emociones y sentimientos y atendamos las señales de nuestro cuerpo, empezaremos a escuchar verdaderamente a los demás. Es entoces cuando empieza una nueva actitud que nos abre un mundo más rico al percibir más autenticamente, y estar más en el aquí y ahora.

  • (25/04/2014 - 00:34h.) Rafa Aragón

    Compruebo como la escucha constituye un aspecto fundamental en la vida, por lo que aprender a escuchar considero que es algo imprescindible para nuestro desarrollo personal.

    La escucha es mucho más de lo que yo imaginaba, y de eso me doy cuenta, del aprendizaje que aún me queda por hacer y todo lo que tengo por descubrir conforme vaya siguiendo este proceso.

    Lo importante es que me he podido dar cuenta, y por ello procuro cultivar cada día esta escucha; de lo que me rodea, de mis pensamientos, de mis sensaciones y emociones, lo cual conforma un todo necesario de equilibrar, puesto que el conflicto surge de la descompensación.

  • (25/04/2014 - 20:05h.) Penélope López

    Me resulta clara la clasificación que se hace en este artículo sobre los tres tipos de escucha y estoy de acuerdo con la importancia de la escucha intermedia e interna, ya que a través de ellas podremos conocernos a nosotros mismos. También porque la escucha externa no será buena si no hay una buena escucha intermedia e interna para saber desde dónde estamos escuchando, desde qué pensamientos, desde qué sentimientos que son los nuestros, siendo conscientes de éstos y de cómo influyen en nosotros, proyectando e interpretando.

  • (25/04/2014 - 20:50h.) Amparo Martín Romera

    Siempre me han gustado los matices, las diferentes miradas, las posibilidades y lo complejo del ser humano; sin embargo en la escucha, quiza por deformación profesional primaba el intento de neutralidad ante la escucha del otro para no proyectar cuestiones personales y poder ayudar desde las necesidades de ese otro y no de uno mismo.
    Descubrir la riqueza de la escucha interna, de la introspección, de lo que me pasa a mi mientras escucho a otro, ha sido toda una sorpresa:darse permiso para sentir en uno lo que otro te comunica es algo muy diferente a intentar que esto " no interfiera" ; así como poder ponerlo al servicio de la comunicación entre dos personas.
    Suelo huir de maximas y fanatismos como "esto es lo mejor ... o esto es lo que hay que hacer... prefiero la flexibilidad y el poder de adaptarnos a una situación, a la persona, a sus necesidades; por eso me ha gustado poder experimentar en el último Taller la escucha en sus componentes parciales, en su versatilidad:la escucha como solo presencia, lo que se dice: lo explicito, lo implícito, lo que comunican nuestros gestos y lo no verbal..., lo que se omit, tergiversa, lo que eso tiene que ver con uno mismo.
    Poder estar en uno mismo mientras escucha y muestra interés por otro, considero que es una herramienta poderosisima que enriquece la escucha por lo que aporta a uno y a otro. Hay también autenticidad en la escucha: mi escucha no es igual que la escucha del otro, porque la forma de escuchar de cada uno habla de cada uno.

  • (25/04/2014 - 22:16h.) Gabriel Romero Marín

    Totalmente de acuerdo con el artículo y las conclusiones que de él se extraen. Quizás sería útil también hacer una propuesta para los más legos en el tema de cómo, de manera sencilla, se puede empezar a profundizar en cada tipo de escucha. La meditación se hace dueña de un espacio esencial aquí.
    Es indudable el valor que tienen en nuestras vidas los tres tipos de escucha y el papel tan crucial que desempeñan.

  • (26/04/2014 - 11:12h.) Nelia- Reyes García Fernández

    Blog: La Escucha,

    La doble dirección de la escucha hacia dentro y hacia fuera, que hace “toc-toc” en el cuerpo, en la mente y que deja un impacto entre ambos a través de la emoción, me proporciona las mejores pistas, no solo para el contacto sino también para la retirada.
    Lo que decimos y cómo lo hacemos. Aquello que tiene que ver conmigo y se lo coloco al otro. Aclaraciones en el pie de página de nuestra vida, que ayudan a mejorar el texto, el relato de lo que somos y cómo nos relacionamos.
    Comunicar se convierte en una forma de estar en el otro y de dejar entrar a otro ser en mí. La alusión al cuerpo: sentir lo que me pasa y advertir las señales de quien tengo en frente, se convierten entonces en una forma de atención.
    Si “Amor es atención” tomando las palabras prestadas del monje budista Thich Nhat Hanh, escuchar desde esta orientación, implica amor a mí y amor al otro.

  • (27/04/2014 - 00:19h.) Lorena García

    Entiendo que cuando escuche a otra persona, no debo limitarme a hacerlo con mi mente, sino a escucharla con todo mi cuerpo. Ser consciente de mis sensaciones internas para poder dar espacio a la otra persona de poder ser.
    Llegar a ser capaz de integrar las tres formas de escucha en una sola requiere un enorme trabajo personal que sin duda, me llevará a descubrir la verdadera esencia de la persona debajo de sus palabras. Descubrir su verdadero Ser sintiendo mi propio ser.

  • (27/04/2014 - 20:32h.) Sofía Rodríguez Hernández

    A mí se me olvida mucho escuchar. Es como un estado ideal, para mí, en el que estoy muchas veces pero fácilmente me dejo llevar por corrientes que me desconectan y no recuerdo tan fácil que el camino de vuelta es a través de la escucha y observación de mí misma. A veces siento que lo quiero todo ya aunque si lo tuviera no sabría que hacer con ello. Mantener una actitud constante de apertura y escucha sin esperar algo fascinante de la vida, tan sólo el hecho de existir, lo veo como un ideal no una realidad presente, sin embargo sé que es mi potencialidad y estoy en el camino. Practicar la escucha de esta manera pues se me hace el medio, que ahora quiero poner en práctica.

  • (28/04/2014 - 11:53h.) Raquel Solís

    Me parece muy claro y resumido este documento y me ayuda mucho a poder centrarme en cada nivel para escuchar mejor.

    Me he sentido identificada con lo de la vista, que le damos demasiada importancia, igual que a la mente parlanchina...yo me he `propuesto un trabajo sensorial y sensual desde hace un tiempo: me centro y conecto en algunos momentos del dia con mi olfato, mi piel y mis tripas, y cada vez mas con el oido...de verdad que la realidad que me rodea es muy muy rica y profunda...me encanta!

    Me ha gustado mucho la conexión entre la falta de escucha y el estado de necesidad constante, por tanto angustioso, que nos crea la sociedad actual.

    Cuando me escucho con atención y cariño, detecto siempre las mismas necesidades básicas...reales, pesadas...pero a mi alcance...cuando las satisfago, aunque sea un poco, de verdad me hacen estar en calma y satisfecha, es una postura que me ayuda a alimentarme de lo importante.

  • (29/04/2014 - 17:02h.) Nuria Garcia

    En el articulo sobretodo me ha resonado lo de que la escucha es una talento aletargado, creo que en la sociedad está mejor valorado el hablar que escuchar en general. No sólo es cierto que nuestra escucha no es completa y contaminada por nuestros pensamientos, sino que además existe la tendencia a hablar en lugar de escuchar.

    A partir de ahora, pondré mi atención en las conversaciones para procurar practicar estos tres tipos de escucha, sobretodo la interna que es la que tengo menos entrenada.

  • (09/05/2014 - 13:55h.) Dolores Cano

    Nuestro fin como humanos es aprender, y una vez que aprendemos reducir la energía que otorgamos a cada ejercicio que se nos plantee. Asi pues cuando echamos la mirada al mundo rapidamente nuestra escucha pasa al foco mental, interpretando a través de ligeros síntomas, saltandose por completo la realidad, idealizandola, la realidad es ya una idea, dá igual si suena una melodía durante 3 minutos, que si la reconocemos en los primeros tres segundos la melodía, el sonido real y presente, será reemplazado por la idea y el título, el autor o epoca de esa melodía, cerrando la percepción de la misma, comenzando tal vez desde ahí, desde esa idea e interpretación a través de recuerdos o asociaciones sentimientos o emociones. Noto como esta búsqueda de asociaciones en mi mente me roba energía para seguir escuchando lo de afuera e incluso manipula mis sentimientos, orientandolos casi siempre en una misma dirección, la del pensamiento, como si fuese él quien genera mis sensaciones y sentimientos, como sin pasar por el pensamiento, sin analizar lo que escucho de afuera o dentro la experiencia no tuviese validez y la archivase como vacía, e invalida. Cargo de valor a la idea y poco a poco en ligeras ocasiones observo como al salir de ella mi escucha no se desvanece, no desaparece, sino que se vuelve distinta, ligeramente voy perdiendo el miedo al vacío que me deja el silencio de pensamiento, aunque rara vez ocurra.

  • (13/05/2014 - 16:54h.) Amanda Inés Martínez

    Desde que la escucha se me desveló como una actitud de mi ser completo, como una interacción rica y llena de posibilidades que me pedía estar presente y consciente de esos tres niveles, interno, externo e intermedio, que se dan continuamente en mí de todos modos, empecé a tener la posibilidad de ser mucho más que una prisionera de mi mente, una subalterna que no se atrevía a descarrilarse mucho cuando una emoción o una necesidad afloraban. Claro, que para ello ponía en juego una gran cantidad de energía o atención que ahora uso al servicio de lo que está sucediendo, con lo que me puedo permitir existir plenamente, igual que de pronto aparecen los demás con un brillo inesperado.
    Y este baile de la atención de dentro afuera, de fuera a la mente, de la mente adentro, y todas sus posibilidades, se me antoja a veces tan difícil como conducir cuando aprendía a hacerlo, hasta que me sorprendo en un momento acompasándolo con la respiración sin pensarlo y me doy cuenta del tiempo que hace ya que empecé a sacarme el carné.

    Desde hace un tiempo le doy también especial importancia al hecho que alude el artículo de que nuestra sociedad se haya tornado tan visual, y por tanto volcada en lo externo, así como tan dada a aceptar necesidades creadas desde fuera por el mercado, por la manipulación de otros, por la nuestra propia... A todo lo que suplante una verdadera necesidad. Pues la vida tiene otro color cuando éstas se satisfacen, y la escucha es la herramienta que tenemos incorporada para encontrarlas.

  • (17/05/2014 - 11:06h.) Lorena Quesada

    Vivir en plenitud implica vivir siendo consciente de lo que estás viviendo. Y si, La escucha es la puerta que abre tal camino, es la pastilla roja que Morfeo dio a probar a Neo. Escuchando y escuchándonos llegaremos a la realidad, a la consciencia plena de nosotros mismos y de lo que nos rodea.

    Aún esclava de mi misma, de mis pensamientos, oyendo no escuchando, años de sordera absoluta, donde el cuerpo y las emociones son dominadas por la zona intermedia, y donde el egoísmo se ve reflejado a la hora de escuchar el exterior, siempre interviene el juicio.

    Si bien es sabido que las relaciones nutre al ser humano, y que para llegar a una optima comunicación es necesario este proceso me pregunto una y otra vez, ¿Qué clases de relaciones he mantenido estos años?, me siento totalmente desnutrida. Agarrar fuerte con las manos cada una de las interferencias es uno de mis mayores propósitos.

  • (21/05/2014 - 19:04h.) Marga Díaz

    Al escucharme a mí misma escucho al otro. Cuando me escucho puedo estar en mí y permito al otro que pase, de la misma manera que puedo ver al otro y comprender. Me hago cargo de mí, me siento, detecto mis cargas y mis alivios, mis necesidades y carencias, mis fortalezas... Al escucharme me concedo espacio y me amo sin duda, me cuido. Todo esto invertido hacia fuera facilita así mismo mi amor hacia el otro. Conseguir verme y conseguir ver al de enfrente. Tarea en constante camino.

  • (30/05/2014 - 13:03h.) Leticia Comino

    Es necesario desarrollar este tipo de escucha para llegar a vivir de forma equilibrada y en conexión con nuestras emociones, una escucha libre de juicios, y sincera respecto a nuestras emociones.
    Es fundamental ver la escucha como una actitud enriquecedora en la viiones.da que nos permita abrirnos a los demás, pero también desarrollar una escucha activa y sincera de nuestras propias emc

  • (11/06/2014 - 12:58h.) Belén González

    Para escuchar con claridad hemos de vaciarnos de ruido. Despertar nuestros sentidos de la sordera del pensamiento y respirar la belleza que nos rodea y de la que formamos parte.

    Quisiera compartir el enlace de una escena de la película iraní "el sabor de las cerezas" porque "una mora puede salvarte la vida"

    https://www.youtube.com/watch?v=qsyC2b5Ujps

  • (11/06/2014 - 18:53h.) LEONOR

    La escucha es una actitud, frente a la vida. Poder ser conscientes de la escucha interna, intermedia e interna para mis significa que puedo relacionarme con el otro de forma más sincera, más genuina. Prestar atención a lo que acontece, a nuestros sentimientos, a nuestro cuerpo, a nuestras necesidades, es todo un proceso.

  • (10/02/2015 - 01:12h.) Pepe Martinez

    Después de leer el artículo, lo primero que se me ha ocurrido ha sido pararme a pensar cual es mi actitud en la escucha. He podido comprobar cómo y con qué facilidad me sitúo en la “zona intermedia”. En esa zona me he podido identificar haciendo una preparación de lo que iba a ser la devolución a mi interlocutor de algo que no escuchaba porque mi pensamiento estaba en la devolución, y en otras ocasiones haciendo juicio que me impedian la escucha. Me puedo dar cuenta de la limitación que supone prescindir de lo que me dicen y la nula reacción de mi organismo al no percatarse del estimulo.
    Desde el aprendizaje de la escucha, a mí personalmente se me ha abierto la capacidad de ser consciente del momento que vivo, de hacerme cargo a la vez de lo que en ese momento estoy percibiendo y cual es el efecto que produce en mi cuerpo, incluso hacer un examen identificativo y a la vez poder manipularlo sin que la conversación pierda autenticidad. Hay momento en los que efectivamente mi comunicación la hago desde las tres posiciones de la escucha y, es en ese momento cuando me pillo a fin a mi entorno, disfrutando de una realizadas enriquecedora en pleno uso de todos mis sentidos en armónica sintonía con un entorno de satisfacción.
    El artículo es una clara invitación a tomar la escucha como una actitud que nos haga vivir la vida desde la identificación y satisfacción con plena conciencia de nosotros mismos.
    Personalmente he hecho de la escucha externa una fuente de sabiduría que produce en mi organismo un estado de observación tranquila y consciente.

  • (23/03/2015 - 11:40h.) Noelia Morillo

    Bueno, puedo solo decir que despues de leer el articulo y haber realizado el taller sobre este mismo tema, se derrumba la presuntuosa respuesta que hubiera dado hace unos dias ante la pregunta: ¿sabes escuchar?
    NOOOOOOOOOOO, no se, y pensar que llevo toda una vida, pensando que si.
    Pero que bonito, ¿no?, de repente se abre un mundo, que no sabia ni que existiera y la gran posibilidad de trabajar en el y con el.
    Bienvenida sea la escucha, la de verdad.

  • (24/03/2015 - 18:46h.) Maribel

    De todo éste artículo y del contenido del taller, la conclusión más evidente es que no sé escuchar, sobre todo la escucha interna, esa es la que, incluso cuando ha querido decirme algo la he mandado callar, esa, la mas sabia, la que nos posiciona en la vida.... Es la que nunca si quiera he dejado hablar....

    A la escucha intermedia la acabo de conocer....

    Y la externa pensaba que sabía.... pero creo que siempre estoy mas concertrada en lo que voy a decir que en escuchar.

    Supngo y espero que después de tomar conciencia de todo esto, consiga ponerlo en práctica y las conversaciones sean de verdad..... incluso conmigo misma....

  • (24/03/2015 - 20:05h.) Tania

    Bueno pues a mi personalmente me gustó mucho la escucha interna, jamás la había echo pero relacioné con facilidad lo omitido con mi vida y le he encontré sentido. La intermedia es la que más me costó puesto que me desconcentro con tanto estimulo, que si visual, que si emocional, que si auditivo... Me parece super complicado hacer tanta cosa a la vez.
    Pero vamos a por ella!

  • (27/03/2015 - 00:25h.) Simeon

    Interesante articulo que nos enseña a vivir de una manera más intensa y realista. Personalmente paso más tiempo escuchando mi dialogo interno que lo que mi cuerpo intenta decirme o lo que esta ocurriendo a mi alrededor, y para los breves momentos que tengo de lucidez y me quedo atento a la escucha interna o externa parece como mi mente quisiera sabotear el momento y me bombardea con pensamientos. Y aquí, en el camino de la meditación, sigo con curiosidad de que cosas podré escuchar el día que silencie mi mente.

  • (28/03/2015 - 20:32h.) Gema Estibaliz

    Sabía que cuando escuchaba tenía que tener cuidado con mis prejuicios porque si no eso me llevaría a un sesgo.
    Ahora, veo más claro, que es todo más amplio, y que aprender a escuchar en este sentido tan extenso te da una preciosa posibilidad de de ESTAR en el presente contigo y con l@s demás. Es escucharte conforme escuchas a la otra persona, dando paso a todo lo que viene, es plenitud.

  • (30/03/2015 - 10:28h.) Magui

    siento que la escucha es una actitud con la que somos capaces de acceder a un vademécum .
    Siento que es una puerta con doble visagra desde la cual abre hacia un abanico de opciones respecto a la experiencia humana,y hacia el otro lado a la experiencia de como resuenan en mi esas palabras que escucho.
    Escucho recibo.
    luego siento que pasa en mi,eso me acerca mas a la comprensión

    luego considero que la parte intermedia no corresponde a la forma de escuchar correcta ,esa la relevaría por la herramienta final desde donde podremos buscar la forma de transmitir con palabras esclarecedoras,desde donde podríamos tratar de aportar algo de claridad o luz(apoyo) a la persona en la que nos inspiramos,(a la que escuchamos)y a la vez escuchar con claridad lo que ha pasado en nosotros mismos
    A travez la escucha correcta siento que se produce la inspiración

  • (31/03/2015 - 23:37h.) Lorenzo

    Despues de leer este articulo me doy cuenta que mi escucha intermedia a sido la que a predominado mi vida frente a los demas y frente al querer sentir todo lo que me rodea..siempre y sin poder evitarlo sabia lo que me pasaba...sabia que me hablaba diciendome ...escuchate....disfruta de todo lo que te rodea y mi subconsciente no era capaz de callar....despues de este taller me siento mas capaz de superar ese lenguaje intermedio e interior...estoy aprendiendo sin parar y abriendo los ojos...

  • (07/04/2015 - 22:28h.) Rosa Barriento

    Este enfoque de escucha y auto-observación me proporciona un mapa bastante fiel de aquellas áreas en las que encuentro facilidad y dificultad para la escucha.

    Puedo decir que he observado con el taller del fin de semana y con la lectura de José Chamorro que La Escucha es una verdadera actitud y a la vez, un talento que hay que tener para hacer frente ante los acontecimientos de la vida y para las personas que nos rodean.

    A lo largo de mi vida, he experimentado distintas actitudes frente a la escucha. Unas veces no escuchaba y enseguida interpretaba y proponía, otras escuchaba bien al otro pero me olvidaba de mi, otras tenia demasiado en cuenta ideas y sentimientos y desatendía la realidad.

    En la medida en que uno se da cuenta de lo que le falta, está en mejores condiciones de ponerle remedio.

  • (14/04/2015 - 23:45h.) Susana Lozano

    Muy interesante y complicado este tema,siempre creyendo que la escucha consistía en oír y no tiene nada que ver. Que simple parece dejarte escuchar y actuar ante ello y que difícil es en realidad. Con que me quedo,pues que carezco de escucha interna, bueno no carecer si que esta pero no la dejo salir,no la asimilo y acepto

  • (16/04/2015 - 14:14h.) Emilia Galisteo

    A mí lo que más me ha sorprendido de este taller, ha sido el descubrimiento de cómo el subconsciente me ha estado gritando cosas que me he negado a escuchar todo este tiempo, me ha permitido escucharme internamente. Lo cual, me ha ayudado a tomar decisiones importantes sobre las que tenía dudas. Sólo puedo agradeceros a todos y todas vuestra ayuda como grupo (aunque como veis, soy de efecto retardado) y a Loly por conectarme con mi escucha interna.
    En cuanto al texto, sólo reconocer que la escucha es mucho más compleja de lo que pensaba, cuando afirmaba que no me podía escuchar, que no obtenía respuesta si me preguntaba, daba por sentado que esto no era tan difícil de conseguir y sí que lo es. Ahora soy consciente de que al relacionarme con el entorno si mi atención sólo se pone en lo que veo, esto puede ser importante (antes pensaba que me distraía con facilidad); también si en una conversación me siento identificada con lo que dicen, u obvio cosas, lo cual me pasa muy a menudo, por lo que muchos me dicen que no les escucho, esto también nos da mucha información de qué es lo que no queremos escuchar y por qué; al igual que la observación interna, lo que siento cuando interacciono con el exterior, también me informa.
    Demasiadas cosas a las que atender de repente, yo sólo puedo estar atenta a una de ellas y a veces ni eso. Sólo espero que como nos dijo Loly, aprender a escuchar sea como aprender a conducir, llegará un momento en que lo haga de forma automática.

  • (20/04/2015 - 11:17h.) Maika

    Entiendo la escucha como una acción, es dejar a un lado nuestro parloteo mental, nuestra percepción, para profundizar en nosotros y en la otra persona y así empatizar con ella para entender lo que nos quiere comunicar y ver el mundo a través de sus ojos.

  • (20/04/2015 - 13:37h.) Irene Estepa

    Este artículo me hace sentir la necesidad de aprender a escucharme por medio de los demás como medio de cultivar la paz y de ganar profundidad vital a nivel personal y social.
    Hace poco hablaba con una chica adolescente y pensaba continuamente que tenía que ser un ejemplo para ella y que tenía que entender que no estaba bien esto y aquello y que tenía que aprender que lo que hacía estaba mal... Realmente estaba preocupada por lo que le decía y mi cabeza iba a mil por hora buscando las palabras adecuadas.
    El caso es que estuve tan preocupada por lo que pensar y decirle que no creo que a la chica le sirviera demasiado mi monólogo.
    Cuando terminé de hablarle tuve la sensación de que me había estado hablando a mí misma en voz alta, reafirmando posturas...
    Quizás hubiese sido mejor estar en silencio o no, pero desde un sentimiento profundo ydesde una exploración más personal hubiese ganado paz y contenido mi mensaje, y hubiera habido un diálogo real.

  • (20/04/2015 - 22:23h.) Carolina Bueno

    Bueno, tantos años pensando que escuchaba con toda la atención y ahora resulta que estoy más sorda que una tapia!! La escucha intermedia y la interior...menudo trabajo me queda por delante . Que bueno estar en el camino.

  • (22/04/2015 - 20:22h.) Inmaculada Martínez

    Después de leer el artículo reflexiono sobre como la escucha es un vehículo que nos lleva a tomar conciencia del aquí y el ahora, de la realidad. En mi caso la escucha interna es cada día más importante y cómplice, me hace llegar a lugares que no podría acceder de otra forma pero también me doy cuenta como me manipulo y hago oídos sordos para no ver y aceptar lo que me produce emociones o sentimientos no agradables.
    La escucha como una actitud ante la vida y una forma de estar en el mundo abierta, consciente y de forma responsable.

  • (24/04/2015 - 18:51h.) Ceci

    De las tres escuchas enumeradas en el artículo hay dos con las que convivimos las veinticuatro horas del día y nos acompañan en todas nuestras acciones, la escucha intermedia y la escucha interna. Sin embargo, por lo general, son las que menos entrenadas tenemos. Asociamos la escucha al sentido del oído, cuando la verdadera escucha implica tanto el sonido, las palabras, el ruido que proviene del exterior como el mundo interior del receptor.
    Si no le prestamos atención a la escucha interna, esta nos reclamará haciéndose presente de alguna forma, ya sean síntomas corporales, emocionales, o mentales, si no nos entrenamos para conocer y escuchar lo que brota de nuestro interior, es como no identificar el ruido que hace interferencia.
    En mi opinión la escucha intermedia es más fácil de identificar, los pensamientos están siempre, a veces más calmos y otras son maremotos pero están. Escuchar lo que nos dicen, los juicios que emiten, lo debes o no debes delimita el lugar desde dónde escuchamos.
    Si nos entrenamos en las dos escuchas anteriores, sospecho que la escucha externa se dará fácilmente y seremos capaces de estar/escuchar al otro de un modo auténtico, de abrirnos a la realidad, de estar presente en el mundo, de sorprendernos ante las cosas sencillas.

  • (10/06/2015 - 16:16h.) Desirée Xyke

    Recuerdo en mis primeros trabajos de escucha cómo realmente escuchaba lo que quería, digamos que intentaba más darle coherencia a lo que me estaban contando, a analizar la información fríamente, que pararme a sentir y comprender a la otra persona, lo que realmente nos lleva al entendimiento.
    Quiero seguir ampliando mis capacidades de escucha, en todos los niveles y formas posibles, tenemos mucho que decirnos, y sin escucha no se pueden construir puentes.

  • (01/10/2015 - 13:06h.) Johanna Fröhlich Z.

    Leo el texto, una vez; otra vez; una tercera vez...como ejercicio de escucha en el sentido amplio. Como una propuesta conceptual llevada a la práctica. Leo, respiro, escucho. Lo escrito, mi interpretación de lo intencionado por Jose Chamorro, lo que provoca en mi... y me doy cuenta de mi dispersión. La atención y el esfuerzo al querer captar las 3 maneras de escuchar, las 3 maneras a la vez. Por más sencillo que me pareció la lectura del texto en un principio; experimenté que no es sencillo. Y a la vez, ahora -después de leerlo con atención - resulta más sencillo de lo que pensaba cuando lo leí por primera vez.
    Así, la atención me lleva a una presencia que me permite leer el texto. Leer escuchando, escuchar leyendo.

  • (14/10/2015 - 10:42h.) Cristina

    Este nuevo concepto de escucha es como una clave descodificadora de mi misma, un punto más a revisar. La acción de escuchar va más allá de atender lo que otros nos cuentan, y pienso... La de veces que me he escuchado en lo que yo creía que eran palabras de otros.

  • (03/12/2015 - 22:20h.) Dolores Encarnación Rodríguez Rodriguez

    El taller de la escucha me ha ayudado a tomar más conciencia de dejar más silencios, parar y observar. La escucha la veo como una actitud ante la vida, empezando a trabajar la interna para poder desarrollar la intermedia e interna.

  • (05/12/2015 - 14:04h.) Maxi

    Lo que más me llama la atención del texto es la reseña de que no estemos preparados para "reconocer nuestras necesidades o dar nombre a los sentimientos o emociones que transitan por nuestro mundo interno". Supongo que al igual que ocurre con cualquier actividad física para la cual no estamos preparados, la escucha externa requiere de un entrenamiento, ya que la primera vez que uno la realiza de forma consciente, puede llegar a ser agotadora, y representa realmente un esfuerzo al que al menos yo no estoy habituado. Sin embargo, no se si por lo novedoso del tema, me llama enormemente la atención y me gustaría poder practicarla con más asiduidad.

  • (05/12/2015 - 16:58h.) Anna Maria Penu

    La escucha es imprescindible, es vital y sin embargo, apenas sabemos escuchar. Y no digo solo a los demás, sino y sobre todo a nosotros mismos. Cerrar los ojos, respirar y ver. Así se escucha. Así se está presente.
    La escucha no es fácil, pero merece la pena practicarla siempre y bien, con tiempo, sin prisas, sin metas ni exigencias. Porque, como dice el artículo, es una actitud ante la vida, una manera de estar en el mundo y como tal nos enriquece, nos apoya, nos ayuda.

  • (07/12/2015 - 11:22h.) Ana Cendrero

    La escucha interior es para mi la más difícil de realizar. El darnos cuenta de los sentimientos y emociones que tenemos en cada momento, es algo que precisa de una atención especial. Hay que entrenarlo. Desarrollando esta habilidad es como realmente nos abrimos al mundo, pero, sobre todo, a nosotros mismos.

  • (11/12/2015 - 15:06h.) mammen rosi

    Descubro horizontes nuevos.
    Mi mapa queda otra vez perfilado mucho más allá de lo que me es familiar, de lo que reconozco como propio. Nuevos confines, nuevas formas ….. ”mi nueva escucha: una nueva dimensión”
    escondida, anulada, olvidada y silenciada bajo un montón de ruido, obsceno y consentido, acumulado tras el paso de los años.

    La escucha. La toma de conciencia de lo que pasa dentro y fuera de mi. Lo que acontece en el otro y, que sin embargo, retumba en mi interior.
    Lo que yo siento en mí y sin embargo, le está sucediendo al otro.

    Aún sin buscarme me encuentro en otros.
    Siento, en mi , lo que otro no menciona.

    Ésta es la verdadera magia de la escucha, la llave a un imperio de emociones que existen dentro y fuera de mi.

  • (15/12/2015 - 13:13h.) Patricia

    Dice el texto: La escucha como una actitud frente a la vida. Frase que suena tan contraria a nuestro comportamiento diario en conversaciones con los demás, en donde prima la visión que genera una realidad de ficción y nuestra propia conversación mental. “Nuestro peor problema de comunicación es que no escuchamos para entender, sino que escuchamos para contestar”.
    Por ello hablemos de escucha en un sentido mas amplio. Se trata de poder percibir, con el oído y también con los demás sentidos, a lo que nos pasa dentro y también a lo de fuera. Atender a lo externo, lo interno, lo verbal, no verbal, a lo emocional y así llegaremos a entender la escucha como una actitud de verdadero interés, libre de necesidades.

  • (15/12/2015 - 17:27h.) Laura Mas

    Abrirnos al mundo, a la realidad de la vida. Atender a que lo que ocurre, a lo que pensamos y a lo que sentimos y a cómo todo esto interactúa, se mezcla, se diluye y se conforma en una actitud íntegra y presente en el encuentro que acontece ahora. Ser capaz de apreciar y amar la sencillez de lo cotidiano gracias a la receptividad que nos proporciona el saber y el querer atender a lo que viene de dentro, de fuera, y de en medio. Es la Escucha.

  • (15/12/2015 - 20:19h.) Irene Cruz

    El artículo me ha parecido muy interesante. Que diferente es oir que escuchar, eso ya lo sabía, pero tras el taller, para mí la escucha tiene otro significado. El distinguir escucha interna, escucha externa, poner nombre a las emociones, despertar los sentidos,el estar presente, sintiendo. Es, cómo bien dice el artículo, una actitud frente a la vida.
    Quiero practicarlo, ya que me resulta esencial para estar presentes, hoy por hoy me resulta bastante difícil, ya que me salta el automático de cómo venía funcionando.
    Cómo bien dice el artículo con una buena escucha, con atención diáfana emerge la maravilla que guardamos en nuestro interior la belleza que hay en nuestro alrededor.

  • (01/01/2016 - 23:39h.) Basma Belcaid

    Los seres humanos tenemos unas capacidades increíbles hasta olvidarla o dejarla en desuso, por alguna razón, la capacidad de escuchar es esencial en los encuentros, nos hace más presentes y más activos, nos dice mucho de nosotros mismos, personalmente practicar los tres tipos de escucha me resulta difícil por el momento, acabo concentrándome en alguna mas que las otras. Tengo ganas de mejorar mi escucha y estar mas presente en mis encuentros.

  • (02/01/2016 - 23:19h.) Elena V

    La escucha en la forma que la Gestalt la entiende ha supuesto para mí una gran sorpresa. Supone el esfuerzo de abandonar viejas ideas, costumbres muy consolidadas y hábitos que ofrecen un tipo de escucha que ahora siento incompleta. La entrega absoluta al discurso del otro diluyéndome en sus palabras hasta desaparecer, escuchar selectivamente aquellos conceptos que disparan una respuesta en mi interior, escuchar dentro de mí no lo que siento sino lo que quiero responder, forzarme a intentar sentir lo que creo que siente el otro, con la pretensión de entenderle mejor. Son ejemplos de una forma de escuchar elaborada con el propósito de ser fructífera, pero sin haber tenido nunca en cuenta la novedad que ahora supone el estar presente y prestar atención a lo que sucede en mi interior mientras escucho. Es todo un reto llevarlo a la práctica pues en el día a día no siempre estoy predispuesta a captar la profundidad de los acontecimientos, de los demás, o de mí misma. Es fácil caer en no escuchar si quiera o en hacerlo a la vieja usanza, perdiendo así una parte preciosa de la escucha. Una parte, que a la larga es capaz de regalarte paz, sabiduría y claridad. Eso es lo que a mí me han transmitido hasta el momento las personas que me están enseñando a escuchar desde la presencia. Y siento que en su práctica está el secreto para convertirlo en actitud.

  • (29/01/2016 - 18:01h.) Ana Martinez

    Antes del taller yo veía la escucha importante pero a un nivel más superficial y a veces difícil de realizar, porque mis pensamientos se apoderaban de mí, no dejando que tuviese una plena atención del otro ni de mí misma.
    A parte de lo interesante que es la escucha en sus tres formas y del objetivo final de practicarla en todos sus ámbitos, me ha llamado la atención el cómo sin darnos cuenta la hemos relegado a un segundo plano, dejándonos llevar por el teatro de la vida y perdiendo así nuestra conexión con nuestro yo más profundo.
    Me gusta que se esté recuperando la práctica de la escucha .Yo me estoy esforzando para formar parte de esa recuperación.

  • (15/02/2016 - 22:44h.) Maria

    Las tres formas de escucha para mi han sido un descubrimiento, sobre todo cuando le das más prioridad a unas que a otras. La escucha externa voy siendo más consciente de que existen todos los sentidos, la interna cerrando los ojos y poner la atención en mi respiración empiezo a ir conociendo mis sentimientos y por último la intermedia en la zona que más tiempo le dedico al día, mis pensamientos, aunque ya voy comprendiendo la importancia de ir dedicando el espacio o tiempo a cada una de ellas en mi vida.

  • (22/03/2016 - 11:23h.) Rosario Ocón Molina

    Para mi, según entiendo de este artículo, la escucha intermedia es en la que en principio más tengo que trabajar; evitar que esos pensamiento rumiantes bloqueen mis emociones y actitud ante las demás escuchas. Para poder conseguir relajar un poco esta escucha intermedia tengo que prestar mas tiempo a respirar profundamente y así poder meditar y conectar con mi escucha interna y es a través de ella como podré concentrarme en la escucha externa. En definitiva para conseguir un equilibrio entre los tres tipos de escucha me falta camino por recorrer y es cuestión de paciencia el alcanzarlo. Me doy permiso para no agobiarme en en este camino que estoy transitando y aunque me caiga varias veces no por ello voy a desanimarme.

  • (22/03/2016 - 17:18h.) Mª Cruz Molero

    Me parece fascinante el tema de la escucha. Después del taller me di cuenta que sabía escuchar bien poco.
    Me siento identificada en este artículo cuando nos habla de que cuando escuchamos estamos más pendientes de nuestra conversación mental, pero ésta no es una conversación sana, sino una forma de distraer lo que siento interiormente. Me doy cuenta de que no me escucho, no escucho lo que dice mi cuerpo o lo que dicen mis sentimientos, camino por inercia en la vida, escucho porque nos han enseñado a que hay que escuchar, pero no de la manera adecuada. Ahora que sé o por lo menos soy mas consciente de algunos matices importantes para mí, tengo muchas ganas de ponerlos en práctica, la verdad que para quien sepa escuchar de verdad tiene que ser una sensación increible. El hecho de saber conectar con tu interior cuando estas escuchando de verdad, y saber que sensaciones estas viviendo es una forma de motivación que tengo porque quiero sentirlo de verdad. Hay que trabajar mucho pero la recompensa merecerá la pena.

  • (22/03/2016 - 20:59h.) Patricia Megías García

    Me pregunto cómo algo tan útil no forma parte de nuestra educación desde la infancia. Me parece que de ser así, el desarrollo de esta actitud daría lugar a seres más responsables (a través de la escucha interna de sus propios estados emocionales y pensamientos) y más respetuosos (a través de la escucha externa).
    A nivel profesional, me interesa de la escucha externa cómo la palabra y lo no-verbal se muestran incongruentes en algunas ocasiones y cómo se puede rescatar desde lo espontáneo casi inherente a lo no-verbal una verdad sobre lo que ocurre dentro de la persona.

  • (25/03/2016 - 18:47h.) Francisco Javier Moya Pérez

    Tras varias lecturas del artículo, y después de haber podido practicar el proceso de escucha, o al menos haberlo intentado, me ha quedado claro que no sólo es un proceso para recibir correctamente la información exterior y no tergiversarla a nuestro antojo (consciente o inconscientemente), sino que puede servir como una herramienta de medición del estado interior, un proceso que convierte cada conversación en una oportunidad única de crecimiento y auto-conocimiento. También, como parte importante en cualquier comunicación, entiendo que una escucha completa va a permitirme ser auténtico en lo que transmita, por voz y expresión corporal.
    Desafortunadamente, la premura de la sociedad actual no permite una correcta práctica de la escucha, donde incluso en algunas partes los silencios no están bien vistos. Precisamente por esto, considero de suma importancia mejorar el proceso de la escucha.
    Sin ser todavía consciente del todo de lo mucho que puedo ganar con una buena escucha, de lo que sí me doy cuenta es de lo mucho que he perdido, o que no he ganado.

  • (27/03/2016 - 16:08h.) Hebe González

    Conseguir ese balance entre las diferentes escuchas creo que es el requisito indispensable para que exista una comunicación real entre nosotros y el mundo. Sin embargo, pasamos la mayor parte del tiempo sin escuchar, ni a nosotros mismos, ni a lo que sucede a nuestro al rededor. Creo que cuando empezamos a escuchar se abre una puerta a un mundo increíble, podemos por fin entender y atender nuestras necesidades, además de poder navegar por la vida y los acontecimientos a los que nos lleva con mayor serenidad y sencillez

  • (27/03/2016 - 21:37h.) Kika

    Me ha gustado mucho el epígrafe del artículo que dice"la escucha, una actitud frente a la vida", porque creo que es fundamental el reflexionar sobre la manera en la que escuchamos y aprender a escuchar de otra manera. La escucha es el primer medio que tenemos para interactuar con los demás y el modo en que lo hacemos nos permite ver en el punto de la vida en el que nos encontramos. Mejorar la forma en la que escuchamos a los demás es mejorar nuestra relación con el mundo, con el resto de seres humanos. Aprender a escuchar y a escucharnos puede realmente cambiar nuestro modo de sentir y ver al otro, de tener una unión verdadera y sincera.

  • (27/03/2016 - 23:31h.) Oscar Cervilla

    Uno se puede conformar con unas gafas de realidad que dejen pasar exclusivamente unos tonos agrisados y opacos, o más bien, podemos ponernos a trabajar para añadir colores y luces. No estamos acostumbrados a escuchar de verdad, muchas personas ni siquiera consideran su importancia. Quizá la sociedad no favorezca una actitud de escucha adecuada, probablemente vivimos demasiado rápido como para pararnos a sentir, demasiado distraídos con nuestros asuntos y esto nos acaba desconectando, alejando los unos de los otros. Haber experimentado o al menos intentado qué es lo que la escucha, en todas sus vertientes, nos transmite, quizá sea un aliciente suficiente para intentar hacerlo más a menudo, creo que esto nos va a acercar a lo que nos rodea, va a orientarnos de manera especial, nos va a hacer más partícipes de nuestra realidad y de lo que vivimos. Hay cosas que nos negamos a escuchar de nosotros mismos y de los demás, quizá tengamos que hacer hincapié en lo importante que es atender a lo que no queremos escuchar y a lo que no queremos sentir mientras escuchamos, ya que, creo que esto nos ayudará a madurar y a crecer.

  • (28/03/2016 - 18:47h.) Mª José López

    Es verdad que la escucha es una actitud, pero qué poco se trabaja algo tan valioso e importante para con los demás y, sobre todo, para una misma. Yo siempre me quedo en esa escucha intermedia, en los pensamientos. Entrar en la escucha interna es algo más complicado, intento ponerlo en práctica, pero me cuesta. Está claro que para conocerme de verdad y conocer y reconocer a las demás personas el primer paso es aprender a escuchar.

  • (07/04/2016 - 13:01h.) Rosa Jódar

    Qué se puede decir. El concepto de la escucha interna es un mundo nuevo para mi. Una idea que no había barajado antes y que abre un mundo de posibilidades. El concepto de escucha como actitud supone un impacto en mi modo de vida. Mucho dará que hablar este tema.

  • (15/04/2016 - 21:10h.) Luisa Estremera

    Siento que la escucha activa o "buena" escucha es uno de los mecanismos imprescindibles para la convivencia armoniosa con nuestro entorno, y que, en realidad, se da muy poco. La escucha externa es la más habitual y todos estamos entrenados para ello (nos han formado en escuelas para escuchar), aunque no se da al nivel deseable en la mayoría de los casos, en mi opinión. La intermedia es una escucha más consciente siempre que estemos atentos a nuestros pensamientos y podamos discriminarlos de lo que estamos escuchando (y no se nos vaya la atención a otras cosas) y te hace saber adaptarte mejor al medio quizás, pero la escucha interna es algo casi desconocido, pienso, al menos para mi. En los ejercicios de clase fue evidente en mi experiencia lo tremendamente dificil de mantener el equilibrio entre lo que estaba escuchando y tratar de escuchar lo que me estaba pasando a mi. Me parece todo un descubrimiento y creo que debemos trabajar más en ello, porque quizás el fracaso de la comunicación que nos condiciona relaciones laborales, de pareja, familiares.. resida más primariamente en esa escucha que no hacemos que en la expresión de nuestros lugares comunes con los que siempre nos justificamos todos. Escuchar bien es abrirse a la posibilidad de entender al otro, y requiere ante todo una enorme empatía, ése es el otro ingrediente fundamental. Mientras yo no escuche desde "fuera de mi", no me ponga en el lugar del otro cuando lo escucho, y no sea capaz de saber todo lo que me provoca lo que escucho, ser consciente y poner en marcha los mecanismos más apropiados para sentirme y hacer sentir bien en esa situación no hay escucha ni encuentro posible que valga. Así que brindo por el descubrimiento de la escucha interna!Lo adopto como ejercicio a partir de ahora ;)

  • (24/04/2016 - 10:47h.) Pepi Rodríguez Rodríguez

    Tras leer el articulo de la escucha junto al taller , siento que es un trabajo constante de estar presente con la escucha interna, para luego desarrollar con actitud de la escucha externa e intermedia. Un abrazo de corazón.

  • (24/04/2016 - 20:52h.) Luis

    Estoy haciendo este comentario después de haber cumplimentado el del tercer taller ("darse cuenta") y me siento confuso porque en definitiva la escucha, tanto externa como intermedia como interna, me parece que tiene que ver con el darme cuenta. Es verdad que la escucha hace hincapié en el otro (a quien no solo oigo sino que debo realmente escuchar) pero estar atento a todo lo que me pasa interna y externamente es darme cuenta. Voy a fijarme en mi respiración a ver si después de desconectar de mí un rato (reseteo), comprendo algo más.

  • (25/04/2016 - 21:28h.) Olga Román

    El artículo me ha parecido un claro y preciso esquema de lo que supone la escucha como APERTURA a la REALIDAD. La profunda Realidad que brota de nuestros adentros, que se nos ofrece de los demás, que nos circunda desde la vida. Creo que es un camino real hacia la comun-unión. El ponernos en contacto profundo con nosotros mismos nos lleva a un diálogo reconciliado entre nuestro cuerpo, nuestras emociones, nuestros pensamientos, nuestro espíritu, nuestra alma, que nos unifica y pacifica. Desde ahí se facilitan los canales de conexión con los demás ya que tenemos mayor consciencia de lo que puede de nosotros mismos impedir una acogida sin interferencias del otro y a la vez nos abre a una atención más libre de prejuicios y por lo tanto más real de lo que de sí manifiesta el otro. Al mundo nos hace -como bellamente dice el artículo- "permeables". Nos abre a una Esencial Comunión que nos enseña el Respeto fundamental por todo y nos abre a una forma de disfrute de la Belleza que de él emana y que se llama Emoción. Pienso en la Naturaleza, pero también el el mundo que vivimos. Con sus luces y sus sombras, como los demás, como nosotros, pero -para mí- esencialmente Bello.

  • (26/04/2016 - 13:14h.) Sergio Rodrigues Morales

    Soy cociente que me es muy difícil el tema de la escucha, he vivido siempre mas en mi isla en lo que acontecía a mi alrededor, desde hace unas semanas, vengo esforzándome en escuchar a otras persona, siendo consciente desde sentimiento me hablan, y viendo en mi que causan, que producen y me doy perfecta cuenta de cuantas veces me voy a mi isla sin entender nada, y sin saber muy bien de que me hablan. en fin supongo que poco a poco iré aprendiendo a escuchar y estar presente en las palabras.

  • (30/06/2016 - 10:30h.) ALEJANDRO BALLESTEROS BARNIE

    La frase que me ha resultado más reveladora ha sido la de entender la escucha no solo como una mera capacidad sino también concebirla como una actitud ante la vida.

    Esa actitud de apertura, de disponibilidad y de acogida a todo lo que viene como un regalo perfecto en nuestra vida. Del mismo modo que la comprensión de que nosotros también estamos frente al "otro" (ante el mundo) en esa misma condición, de manera que ambos somos dignificados y es reconocido nuestro valor.

    Gracias por la oportunidad de reflexión.

  • (30/06/2016 - 15:02h.) Ruth

    La escucha... aprender de uno mismo escuchando al otro, oír nuestro cuerpo estremecer, cuando brotan sentimientos y emociones de los que habitualmente estamos sordos... hacerse cargo de ellos, sentir con esa actitud de escucha, como me arraigo al aquí y al ahora, ir a lo interno, lo que me aporta el otro, y mi presencia de ese momento, ante la vida. De no dejar pasar la vida ante sólo los ojos, sino apreciar cada momento presente.

  • (04/07/2016 - 20:05h.) antoniobeas

    La escucha es para mi algo tan difícil que cuando consigo parar
    me conecto con la otra persona y entonces es cuando no necesito pensar la respuesta adecuada.

  • (09/07/2016 - 21:09h.) Merce

    Escuchar una realidad exterior con la que interactuamos y una interior de la que nos hemos alejado y que, ahora cada vez más, se es consciente y se le está devolviendo el valor que tuvo. Tenemos que reivindicarlo sobre todo en la escuela, como base de la Educación. Escuchar nos hace darnos cuenta de nuestros sentimientos y pensamientos y no perdernos la posibilidad de seleccionar lo que más nos aporta. En este mundo visual-tecnológico en donde todo vale y nadie es responsable de nada, exige llevarlo a la práctica en nuestro propio día a día.

  • (12/07/2016 - 15:12h.) Carlos Sánchez

    José Chamorro, gracias por tus sabias palabras.
    Según mi experiencia, el problema para abrirse a la realidad es que primero tiene uno que haberse cerrado a ella, yo siento que lo he conseguido gracias a la calma que me da limpiar mis neuras y las necesidades, emociones, "deberías" y "tengo que" asociados y que surgen en la permanente interacción con los demás y con uno mismo (contaminación acústica).
    Es desde la calma que puedo aprovecharme de la práctica de la escucha, ser permeable y emocionarme, dejarme impactar, sorprenderme de la maravilla que guardamos dentro y de la belleza de fuera.

  • (26/08/2016 - 02:42h.) Ana Requena

    Yo reconozco que la escucha intermedia y la interna las tengo poco desarrolladas. Las atiendo cada vez más pero es como la meditación, hay que seguir practicando. En ello estoy.

  • (07/10/2016 - 18:24h.) Raluca Trujillo

    Es muy complicado y mas con gente que tiene TDA pero todo es poco a poco y paciencia como se hace aqui y en la china :)

  • (12/10/2016 - 11:25h.) Marina Gutiérrez Fernández

    Entrenar la escucha, para mi un aspecto crucial de nuestra vida, nada fácil, por cierto, pero al fin y al cabo para ser más consciente de nosotros mismos, de nuestras necesidades y nuestros deseos. Muchas veces me sorprendo a mi misma sin escuchar, preparada para contestar ante una conversación del día a día, me cuesta escuchar y escucharme aún más, pues poco a poco con la práctica de la meditación y junto con terapia, logro que poco a poco me vaya costando menos... Queda camino por andar, y el camino se hace paso a paso.

  • (28/10/2016 - 01:04h.) Yolanda Martínez

    Me encanta la idea de la escucha como actitud en la vida!!... Una escucha verdadera a lo que acontece alrededor de nosotros. Para poder hacer una escucha interna, estando presente con el otro y de forma genuina, pienso al igual que otros compañeros que debemos de poder estar en contacto con nosotros mismos.

    Me he llevado mucho tiempo creyendo que vivía escuchando al otro, pero no me había dado cuenta que hasta que no me escuchará a mí misma, dejando ese diálogo interior, no podía escuchar al otro. Que si no estoy conectada y reconociendo corporalmente lo que me está pasando al escuchar al otro, no puedo estar presente. En eso andamos todos!!! Gracias

  • (01/12/2016 - 21:01h.) Alicia Jiménez Romero

    Yo disfruto como una enana cuando me entrego de verdad a la escucha, cuando soy consciente de que estoy entregada por completo a la escucha de otra persona, y de lo que me hace sentir, sin ocuparme de mi propio parloteo mental, o de qué voy a decir yo a continuación. Es una sensación maravillosa que estoy tratando de sentir el máximo de veces posible, aunque no siempre es fácil.

  • (03/12/2016 - 13:21h.) Elena Cano

    Es cierto que la escucha es una actitud fundamental frente a la vida, lo que pasa es que esa escucha tal y como nos la enseñan, es muy perjudicial ya que está enfocada siempre hacia el exterior obviando la que nos hace crecer cómo personas y que es esa escucha hacia nuestro interior, hacia nuestras emociones, sentimientos,.......hacia esos aspectos de nosotros que nos dan miedo, nos hacen sentir culpables y preferimos no escuchar.
    Somos personas con fisuras, sesgadas y escondiendo aspectos nuestros para aparentar lo que no somos.
    Esto hace que nos bloqueemos y que no seamos capaces de gestionar de manera saludable nuestras emociones, de sentirlas de permitir que salgan y no reprimirlas.
    Tenemos que desaprender lo aprendido y saber escucharnos desde la quietud, la calma y el amor hacia uno mismo.

  • (05/12/2016 - 18:04h.) Almudena Amorós

    Hacia mi practica nunca me pare a aprender a realizar una escucha integra hacia los demás y desmembrada hacia mi misma. La escucha interna después del taller me parece mayoritariamente fundamental para abordarme y entenderme.
    De este post lo mas significativo y a lo que voy a empezar a darle un gran sentido es:
    "Reconocer nuestras necesidades o dar nombre a los sentimientos o emociones que transitan por nuestro mundo interno se convierte en una tarea para la que no hemos sido preparados".

  • (06/12/2016 - 08:38h.) Mª Carmen Pegalajar Jiménez

    Una gran enseñanza tanto el taller como el post. En mi caso hace plantearme que aún me queda mucho por aprender, sobre todo a nivel interno. Este crecimiento en escucha interna, me hará posteriormente escuchar a otro de manera más fácil y correcta, clara, transparente y sin interferencias. Para estar presente en el aquí y en el ahora, es fundamental la escucha interior que tantas veces nos pasa desapercibida. Todo un reto para mí el poder hacer converger y ser consciente de las tres escuchas: exterior (observador), intermedia (pensamientos) e interna (sentimientos y sensaciones corporales) en una ÚNICA escucha, mi "voz interior", que tanto me dice y tan poco escucho. Gracias!

  • (07/12/2016 - 13:40h.) Eva Montes

    Es triste observar que vivimos en una sociedad con "hambre de palabras" donde prevalece nuestra charla mental(con obligatoria contestación) por encima de la escucha hacia la persona que tenemos de frente, No tengo muy claro si esto sucede así porque no nos han educado como es debido o por nuestro propio ego,más bien optaría por una mezcla de las dos. Con respecto a la escucha interna considero que es totalmente necesaria en cada uno de nosotros y pienso que la sincronización cuerpo,mente y alma puede ser el inicio del camino.
    Buen articulo,me ha gustado leerlo.

  • (09/12/2016 - 13:30h.) Virginia Olid

    Me ha llamado la atención que haya tres tipos de escucha. Para mí esto es algo nuevo que estoy descubriendo ahora. Sabía por supuesto de la escucha externa y un poco de la intermedia, pero para mí estas dos eran las únicas existentes en mi percepción. En cambio estoy empezando a prestar atención a lo que me dice mi cuerpo (al mundo de las sensaciones) algo que no había aprendido, ni practicado prácticamente nada... y que al final creo que es la escucha más importante, la que te hace consciente de lo que te sienta bien, lo que necesitas y lo que no.

  • (09/12/2016 - 14:37h.) Marisol

    Después del taller y de leer el articulo, me doy cuenta de lo deficitaria que es mi actitud de escucha en todos sus niveles. Lejos de desanimarme, creo que me merece la pena el esfuerzo y compromiso de tomarme mas en serio desarrollar esta capacidad para así mejorar el conocimiento de mi misma, de mi entorno y de la comunicación autentica.

  • (09/12/2016 - 20:09h.) Rocío Morales

    Estoy completamente de acuerdo con el artículo. Al ponernos delante del otro solemos prestar más atención a nosotros que al otro.

    Además, la escucha interna, por la que somos conscientes de nosotros mismos y nuestros sentimientos es la más complicada. Hay tanto ruido y tanto estímulo externo que no nos paramos a escucharnos a nosotros mismos. Creo que esa escucha es clave para un desarrollo personal y un mejor desarrollo como persona.

  • (12/12/2016 - 18:37h.) Carlos Vilchez

    Sin duda tapo mi escucha interna cuando trata emociones que me incomodan, la escucha externa se mantiene sesgada por las experiencias de vida y costumbres o patrones adquiridos. Ser consciente de las escuchas, dejarlas correr sin interferencias ni prejuicios me llevará a la libertad emocional.

  • (13/12/2016 - 01:24h.) Ana Cabello Urbano

    En el post explica los tipos de escucha los tres tipos son importantes.
    La Interna es la que menos utilizamos esta nos ayuda a escuchar nuestro cuerpo.
    La externa es la que utilizamos con los sentidos
    La intermedia es en la que mas a menudo nos encontramos, por lo tanto a la hora de escuchar debemos utilizar las tres.
    El taller aprendí lo importante que es poder escuchar desde las diferentes escuchas y así poder llevarlo a la practica.
    La interior es la que menos usamos y la que mas nos puede aportar a nuestra vida.Gracias por este aprendizaje.

  • (13/12/2016 - 12:11h.) José Antonio

    "Escuchar" nos hace mas libres, ya que nos da muchos más criterios, para elegir lo que queremos.
    El escuchar es un sentido que tengo que entrenar; estoy acostumbrado a ser "mecánico" y no prestar atención a todo lo que pasa a mi alrededor. Me pierdo muchos acontecimientos que ocurren a mi alrededor y no me "calan" por no "escucharlos".
    No me gusta escuchar a mi cuerpo decir "estoy cansado", "para ya"...debo prestar atención para "Sentir".
    Los tres tipos de escuchas son muy importantes: la externa para oir lo que pasa en el mundo exterior y que no "me atropelle" un camión. La intermedia: para darme cuenta de lo que pasa por mi cabeza, y ver lo "maravilloso" o "tirano" que soy conmigo mismo. Y la interna: para ver que si estoy sudando, con fiebre o mis músculos están tensos, hacerles caso y dejarlos descansar, y si estoy triste, permitirme llorar o dar un paseo sin rumbo y disfrutar de él.
    Si soy capaz de entrenar la escucha externa, intermedia e interna, tendré más conciencia de mi mismo y del mundo que me rodea....Seré mejor persona.

  • (14/12/2016 - 18:59h.) María Avendaño

    Me sorprende darme cuenta de que tengo la escucha externa más atrofiada de lo que creía. Creo que este punto puede mejorar a medida que preciso en la escucha interna, es decir, no sólo vagar por ese limbo que establece la intermedia, donde percibo que mi cabeza no para de dar vueltas en torno a pensamientos distintos, sino el hilar fino en lo que respecta a las sensaciones y emociones concretas en una determinada situación. Opino que esto puede darme la tranquilidad metal para prestar atención plena a lo que ocurre, a lo que estoy recibiendo del contexto. De este modo, escuchando con exactitud lo que recibo, haciendo ese esfuerzo día a día, podría llegar a responder con verdadera empatía y claridad, pudiendo atender al prensente y disfrutarlo

  • (02/01/2017 - 16:11h.) Mª Eugenia Navarro

    Muy interesante reflexión sobre la escucha... Para mí, sin duda mi parte a trabajar, el escuchar desde las tres zonas y no dejarme llevar por una, la de mi mente y sus conclusiones adelantadas. Me quedo con esta frase: "en lo que respecta al mundo interior, en este sentido podemos decir que estamos sordos pues obviamos frecuentemente todo lo que brota de nuestros adentros. Reconocer nuestras necesidades o dar nombre a los sentimientos o emociones que transitan por nuestro mundo interno se convierte en una tarea para la que no hemos sido preparados."
    Me estoy entrenando en esto todos los días y con conciencia activa.

  • (28/02/2017 - 14:59h.) Bea Carazo

    sin duda la escucha conciente de lo externo, nuestros pensamientos y sensaciones nos hace estar por completo en cada instante siendo una experiencia plena. Los momentos que somos capaces de coenctar por completo, parece que todo fluye con coherencia, ya que , en mi experiencia, la zona intermedia interfiere mucho y ni deja percibir por completo lo que ocurre fuera ni hacemos caso a lo interno, por lo que con frecuencia lleva al caos.
    Un buen entrenamiento en escucha es indispensable para una vida plena.

  • (22/03/2017 - 23:55h.) Mª Carmen Román

    Hemos de rescatar la escucha como una actitud ante la vida.
    Esta es sin duda la idea que más me ha impactado. Hemos de realizar una escucha activa en la que se debe dar una triple combinación. Hemos de escuchar el ruido la vida pasar...., realizar una escucha que nos permita percatarnos de nuestros pensamientos y una" tercera escucha" QUE NOS AYUDE A CONOCER NUESTROS SENTIMIENTOS Y SENSACIONES CORPORALES.
    La teoría está muy clara , así que ahora viene lo complicado. Pondré manos a la obra e intentaré seguir esta senda.

  • (27/04/2017 - 16:10h.) RUBEN FERNANDEZ MORANTE

    Si tenemos en cuenta que lo que vemos ahí afuera no es mas que una interpretación de nuestra mente del mundo, nos hacemos un flaco favor construyendo nuestra realidad casi exclusivamente por lo que percibimos visualmente. La escucha real va mas allá, obviamente el parloteo mental hace que esta se contamine ejerciendo su enfermizo juicio, quedándose con una interpretación que en ocasiones dicta de lo que realmente es. Por lo que debemos agudizar nuestra capacidad de escucha, silenciar nuestra mente y crear una escucha activa, genuina, generando un verdadero canal entre el emisor y el receptor lejos de interpretaciones egoicas, opiniones anticipadas, juicios de valor...así como una propia escucha de lo que sucede dentro de nosotros, siendo responsables de la misma.

  • (10/05/2017 - 23:01h.) john calapucha

    la presencia en que el mundo esta rodeado de virtudes en la sociedad esto puede definir que la parte de la seguridad humana es saber donde estoy yo y entonce yo mismo soy el que pude saber en la duda diria que la virtud es una rehamientas que supera la vida humana a ser lo alto que debe multiplicarse del exterior e interior esta en nosotros mismo la exterioridad e interioridad del ser moral del valor propia de la actitud depende de cada uno es referente a la que debe ser algo primordiales de la base de la naturaleza auque el mundo sea inversa todo supone que es larealidad del mismo interpretacion humana de lo que el ser humano cultiva su mayor accion ymenor accion en tener la utilidad tener algo sastifactorio para elmismo o para nosotros mismos

  • (06/07/2017 - 23:38h.) Estrella Garcimartin

    Me doy cuenta de esa importancia de la escucha que no se queda solo en el oír, esa escucha plena.

    Me doy cuenta de que cuando estoy escuchando a alguien, estoy más pendiente de cual va a ser mi devolución, incluso tengo tanta necesidad de hacer esa devolución, de responder, que intervengo antes de que el otro acabe de exponer y mucho antes de darme cuenta de lo que brota de mis adentros, de mis sentimientos y emociones, es decir, me quedo en la escucha intermedia.

    Me doy cuenta de que de esta manera no estoy presente, no estoy conectada y la devolución tiene menos valor.

    Me doy cuenta, me resulta difícil esa escucha externa, intermedia e interna, pero creo que ese darme cuenta, me hace estar alerta, y empezar a escuchar de otra manera.

    Me gusta la idea de que escuchar nos hace permeables y la de la escucha como una actitud.

  • (24/11/2017 - 10:45h.) Estibaliz Gonzalez Berrio

    Me parece un texto muy interesante,
    el tema de la escucha está muy presente en mi día a día.
    Hace algún tiempo, me di cuenta de que cuando conversaba, muchas veces estaba más pendiente de lo que yo iba a decir y no escuchaba al otr@.Ahora intentento hacer el ejercicio de escuchar a la otra persona y estar más presente en lo que percibo.Cuando consigo permanecer en esta escucha más profunda,mi interes aumenta y me siento más motivada por compartir y observo que esto es reciproco.Noto que el encuentro adquiere sentido,como si estuviésemos disfrutando de construir algo junt@s en ese momento.

  • (15/10/2018 - 14:06h.) Olivia McFly

    Después de estar en relación con Wilson durante siete años, él rompió conmigo, hice todo lo posible para traerlo de vuelta, pero todo fue en vano, lo quería tanto por el amor que tengo por él, le rogué con todo. , Hice promesas pero él se negó. Le expliqué mi problema a alguien en línea y ella me sugirió que me contactara con un lanzador de hechizos que pudiera ayudarme a lanzar un hechizo para recuperarlo, pero soy del tipo que no creía en el hechizo, no tenía más remedio que intentarlo. Me refería a un lanzador de hechizos llamado Dr. Zuma zuk y le envié un correo electrónico, y él me dijo que no había problema de que todo estará bien antes de tres días, que mi ex volverá a recibirme antes de tres días, lanzó el hechizo y sorprendentemente en el El segundo día, fue alrededor de las 4pm. Mi ex me llamó, estaba tan sorprendido, respondí a la llamada y todo lo que dijo fue que sentía mucho lo que había sucedido, que quería que volviera a él, que me quiere tanto. Estaba tan feliz y fui a verlo, así fue como empezamos a vivir felices juntos de nuevo. Desde entonces, he prometido a cualquier persona que conozco que tiene un problema de relación. Sería de gran ayuda para esa persona refiriéndole al único lanzador de hechizos real y poderoso que me ayudó con mi propio problema y que es diferente de Todos los falsos por ahí. Cualquiera podría necesitar la ayuda del lanzador de hechizos, su correo electrónico: spiritualherbalisthealing@gmail.com o llámelo al +2348164728160. Puede enviarlo por correo electrónico si necesita ayuda en su relación o cualquier otra cosa. PÓNGASE EN CONTACTO CON EL AHORA PARA SOLUCIONAR TODOS SUS PROBLEMAS

  • (12/12/2018 - 07:23h.) Katherina Davidson

    Sono Katrina Davidson di Stoccolma, mio ??marito ha divorziato da me due anni dopo un enorme litigio e litigato, si è trasferito con un'altra donna che vive in città, piangevo lo pregavo di perdonarmi e prego ogni giorno di farlo ritornare a casa da me ed i nostri due bambini lo mancavano di più a causa dell'amore che ho per mio marito così tanto e abbiamo una bambina e un ragazzo di 9 anni e 12 anni rispettivamente. Condivido il mio dolore al cuore con un'amica Micky, mi ha presentato un potente incantatore d'amore chiamato Dr.oduduwa da nazioni afrikan tropiche, che ha un potere magico nero che cancella ogni malvagio incantesimo che copre e
    distruggendo il mio destino coniugale e rianimato un incantesimo d'amore per riportare a casa il mio amore. Oduduwa mi ha detto che mio marito era vittima di un malefatto di un'altra donna che ha costretto mio marito a divorziare da me. mi ha assicurato che tornerà a casa entro sette giorni dall'attivazione delle preghiere ortografiche, quindi ho creduto e spero di aver aspettato fino a due giorni fa che ho ricevuto una telefonata ed ecco che stava chiamando per scusarsi e ha detto che tornerà a casa immediatamente.
    Mio marito è tornato ieri a casa piangendo che è molto dispiaciuto di avermi ferito e si scusa anche con i nostri figli, si è pentito e ha detto che non era in buoni rapporti per uscire di casa. questo è vero, mio ??marito era sotto l'incantesimo malvagio di un'altra donna perché l'altra signora sosteneva che mio marito uscisse anni prima di sposarsi con me. Dr.oduduwa è un potente incantatore reale che funziona, in 7 giorni mi aiuta a ripristinare il mio amore coniugale e fidarmi di me. in questo momento sto avendo un buon appuntamento per la cena con mio marito. sono molto felice di averlo di nuovo a casa.
    Consiglio vivamente Dr.Oduduwa a tutti coloro che cercano un ricongiungimento e un rapporto d'amore, se si hanno problemi coniugali simili, si prega di contattare questo grande uomo per aiuto e non ve ne pentirete di sicuro.
    Oduduwa risolve anche problemi come il seguente ...
    - Riporta l'ex incantesimo d'amore
    - Poteri degli incantesimi per smettere di imbrogliare e smettere di mentire in una relazione
    - Poteri d'incantesimo d'amore per ripristinare la fiducia nella tua relazione
    - vuoi dare alla luce il tuo bambino
    - Stop Divorce / Seperation Spell.
    - Poteri degli incantesimi per ottenere denaro da persone che ti devono.
    - Incantesimo di Goog-luck (successo nel mondo del business Talisma-ring)
    - Incantesimo per ottenere la promessa presso l'ufficio di lavoro, Esame di successo Incantesimo. Contatta l'indirizzo di posta personale Oduduwa:
     (Dr.oduduwaspellcaster@gmail.com)

  • (09/01/2019 - 19:25h.) Antonio Puertas Manzano

    Interesante artículo, que para mí deja en evidencia esa tercera escucha, de la que tanto nos olvidamos, a la que tanto cuesta dar espacio. Y no sólo eso, sino lo difícil y a la vez necesaria para que se dé una escucha activa, que conecte de una manera más profunda y auténtica, con nosotros y con el otro. Me encanta!!!

 

Identificación

Si quieres, puedes utilizar tus datos de Qualia, Facebook o Twitter, de forma que aparecerá tufoto junto a tu comentario, y no será necesario que vuelvas a introducir tus datos en futuros comentarios.

 

Nuevo comentario

(Tu e-mail no será visible por el resto de visitantes.)