Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Blog "Psicología de la manipulación" por Teodoro Sanromán, Psicólogo y director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada."Psicología de la manipulación

¿Y tú manipulas a tu pareja? ¿A tus amigos? ¿Quizás a algún compañero de trabajo?


Por Teodoro Sanromán
Blog > Psicología de la manipulación
Blog "Psicología de la manipulación" por Teodoro Sanromán, Psicólogo y director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada.

Psicología de la manipulación

Publicado el 10/04/2012 por Teodoro Sanromán

Todos experimentamos malestar en diferentes situaciones de nuestra vida cotidiana. Y cuando digo vida cotidiana me refiero a hoy, a ayer, a mañana, a todos los días. Sí, a todos los días. ¿Te parece una exageración? Pues piénsalo por un instante en este momento. Haz la prueba contigo mismo. ¿Has tenido momentos desagradables en los últimos días? Piénsalo, no sigas leyendo.

¿Has recordado algún momento de malestar reciente? Seguramente sí lo has hecho.

¡Ah! ¿No? Pues te doy algunas pistas. ¿Tu pareja hizo algo inadecuado? ¿Algún amigo no te tuvo en cuenta? ¿Al realizar alguna gestión no fuiste tratado adecuadamente? ¿Has accedido a hacer algo por alguien sin apetecerte? ¿Algún compañero criticó tu trabajo? ¿Percibiste alguna mirada crítica con tu físico de alguna persona?
 

 

Ahora sí has recordado algún malestar. ¿No es cierto?

Claro, desgraciadamente para la inmensa mayoría de los seres humanos el malestar es omnipresente.

¿Y cómo has reaccionado?

Si tu pareja hizo algo inadecuado posiblemente te enfadaste, dejaste de hablarle un tiempo y le pusiste mala cara para que comprenda que no debe actuar de ese modo. Si algún amigo no te tuvo en cuenta quizás te sentiste triste y elaboraste algún plan mental para devolvérsela de manera que así entienda lo que se siente y no te olvide la próxima ocasión. Si no fuiste bien tratado al realizar alguna gestión posiblemente, con enfado, pensaste en qué irrespetuosa fue la persona que te atendió, qué poca consideración tuvo hacia ti y cuánto merece presentarle una reclamación para que se le bajen los humos y entonces atienda como es debido. Si accediste a hacer algo por alguien sin apetecerte posiblemente pensaste que cómo no se dio cuenta de lo absurda o inoportuna que fue su petición, haciendo además caso omiso a todas tus insinuaciones en ese sentido, y con resignación tuviste que reprimir tu malestar diciéndote que no siempre es posible hacer lo que a uno le apetece, que en ocasiones es necesario pasar por la piedra, o bien, pudiste convencerte de que hiciste lo que no te apetecía como demostración de tu buen corazón. Si algún compañero criticó tu trabajo quizás te sentiste avergonzado y probablemente recordaste en ese momento todos sus defectos pudiéndole expresar alguno de ellos para que pueda darse cuenta de que siempre salta un cojo. Si notaste alguna mirada crítica hacia tu físico quizás avergonzado pensaste en lo poco discreta que fue la mirada que con tanta habilidad pudiste ignorar con un gesto de desdén y, a continuación, decidiste que no te volvería a ocurrir otra vez imponiéndote la disciplina de tomar menos cena e ir ya, de una vez por todas, al gimnasio regularmente.

Conclusión

Pues bien, si reaccionaste así, o en esta línea, entonces eres un manipulador. Pero, no te enfades por lo que te digo. Tranquilo, por favor. Nos pasa a todos. Pero no entiendas que ahora te llamo tonto. Por aquello de mal de muchos consuelo de tontos. En absoluto. Más bien te estoy haciendo un favor al contarte esto. Aunque nos pasa a todos muy pocos lo saben. Además, de los pocos que lo saben aún menos son los que hacen algo para evitarlo. Por tanto, considérate privilegiado si comprendes lo que trato de explicarte. Podría ser el inicio del fin de tu sufrimiento cotidiano. ¡Ojo! El inicio. El fin se puede demorar.

Te aclaro un poco más. Si consideras que tu malestar es causado por otros como tu pareja, algún amigo, quien te atiende, quien te ocupa, un compañero de trabajo o quien te mira y reaccionas actuando en la dirección de conseguir que dejen de causarte dicho malestar entonces estás manipulándoles y no haciéndote cargo de tu experiencia.

En definitiva, manipulas cuando al experimentar algún tipo de malestar consideras que es el otro quien te lo produce y, sin hacerte cargo de tu malestar, actúas para que el otro modifique su comportamiento, se acomode a tu gusto y, de este modo, no experimentes dicho malestar.

El problema es que el otro, generalmente, puede no aceptar comportarse como tú necesitas en aspectos importantes para él, por lo cual, no te queda más remedio que emplearte más a fondo para convencerle. Y, en este emplearte más a fondo, puedes no ser muy considerado e incluso quizás hiriente, iniciando así una batalla de difícil final. Además, el mundo está lleno de otros. Sin embargo, tú sólo eres uno. Si durante toda tu vida has empleado el recurso de la manipulación para conseguir ser más feliz y aún no te ha dado resultado quizás es el momento de probar otra estrategia. ¿A ver si va a resultar que tu malestar es fruto de tu sensibilidad y no de las acciones de los otros? Por ejemplo, ni las más afectuosas palmaditas en la espalda serán bien recibidas por aquel que llega de la playa con la espalda bien roja.

Entonces, lo que toca es saber a qué somos sensibles y cómo cuidarnos de tal sensibilidad. Pero esto será ya tema de futuros artículos.
 

Fotografía de Teodoro Sanromán

Teodoro Sanromán

Psicólogo Especialista en Terapia Gestalt e Integrativa, postgraduado en Psicología de la Salud, Evaluación y Tratamientos Psicológicos. Director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, y editor de la Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional.

Premio Nacional de los Estudios de Psicología y Premio Extraordinario de Licenciatura de la Universidad de Granada.

CategoríasPsicología

Publicar un comentario

Comentarios

  • (13/04/2012 - 14:16h.) Lüca

    Me parece muy acertado Teodoro, si no te importa, lo cuelgo en mi página de facebook...

    Saludos.

  • (13/04/2012 - 15:55h.) Teodoro Sanromán Rodríguez

    Claro que no me importa que lo cuelgues en tu página Lüca. Al contrario, me siento agradecido.

    Un saludo.

  • (14/04/2012 - 11:41h.) Rosa Alonso Raya

    Justo estoy leyendo esto:
    "Usamos nuestro lenguaje de muchas formas diferentes para engañarnos a nosotros mismos al creer que nuestros sentimientos son el resultado de lo que otros hacen:

    Me pones furioso...
    Me hiere que hagas eso...

    LO QUE HACEN LOS DEMÁS NO PUEDE SER NUNCA LA CAUSA DE LO QUE SENTIMOS"

    Es buenísimo, exactamente lo que tú explicas. Es del libro Non-violent communication de Marshall Rosenberg y pone un ejemplo muy claro:
    Si alguien llega tarde a una cita:
    -Nos enfadamos, pero en realidad nos sentimos heridos porque necesitamos la reafirmación de se preocupa por nosotros o
    -nos sentimos agradecidos por su tardanza porque necesitábamos 30 minutos de plácida soledad.

    Bueno, que qué bueno, Teo

  • (18/04/2012 - 00:15h.) Teodoro Sanromán Rodríguez

    Gracias Rosa por tu comentario que apoya la idea básica de mi artículo, complementándolo con ejemplos claros y, sobre todo, con una muy interesante referencia bibliográfica.

    Ojalá que cada vez más personas comprendan y pongan en práctica este saber para mejorar sus vidas y las de aquellos con los que se relacionan.

  • (29/04/2012 - 16:02h.) Mar Souto Ramírez

    A mí después de leer este artículo y el de "Psicología de la insoportabilidad" lo primero que me viene a la mente es una relación muy importante para muchos de nosotros: la relación entre padres e hijos ¿educamos o manipulamos? Pongo un pequeño ejemplo: ¿qué hay detrás de ese enfado cuando los niños no nos obedecen? Observarlo y seguramente os asombrará lo que podéis encontrar.

  • (26/05/2012 - 10:35h.) Teodoro Sanromán

    En relación a lo que planteas Mar, no tengo dudas, educamos manipulando. La manipulación está profundamente arraigada y justificada en nuestro comportamiento. Sin darnos cuenta, en modo automático y encubierto, manipulamos a quienes nos rodean en lugar de hacernos cargo de nuestra experiencia. En este sentido, cualquier actividad que emprendemos se ve afectada por ésta. La educación de nuestros hijos no es ninguna excepción. Y, en consecuencia, puesto que nuestros hijos aprenden no lo que les decimos que deben aprender sino lo que nos ven hacer rápidamente incorporan la estrategia de la manipulación a su repertorio de comportamiento.

  • (04/09/2012 - 11:08h.) Vicente J. Martínez

    Psicología de la manipulación sutil, laboriosamente enmascarada desde la trastienda, disfrazada de buenas intenciones, de caras seductoras, con su condicionalidad y su acuse de recibo. fuente de rencores e iras, de faltas, de carencias, de insatisfacciones, de distancias, malentendidos, broncas, fuente de sufrimiento y desnutrición. Una guerra constantemente perdida, un objetivo constantemente frustrado. La manipulación para la conciencia es como el aceite para el agua.
    El antídoto es siempre el mismo, conciencia, hacerse cargo, responsabilizarse, Teo nos dice ". lo que toca es saber a qué somos sensibles y cómo cuidarnos de tal sensibilidad". Y añado, y también hacernos cargo y responsabilizarnos de nuestra "alimentación".
    Muchísimas gracias Teo!

  • (12/09/2012 - 09:43h.) Esther Azorín

    Yo llevo un tiempo con este tema, y me parece importante lo que menciona Teo de que darnos cuenta de nuestra manipulación es el principio del camino. Y el camino es largo, porque supone el darse cuenta en cada interacción de cómo soy yo, y sólo yo, responsable de lo que siento. Y la tendencia automática es ir para el otro lado, al de la acusación o el victimismo, y está tan arraigada que exige un esfuerzo constante de atención. Hay que pararse, parar el automático, y volver a uno mismo para hacerse cargo, una y otra vez. Hasta que finalmente, esperemos, esto se convierta en lo automático.

  • (14/09/2012 - 22:05h.) Reyes Sánchez Tallón

    Gracias por tu texto Teo. Para mí lo explicas muy bien. Esta idea de la manipulación me conecta directamente con la no responsabilización de mí misma. Es super-fácil no responsabilizarse!!! Es a lo que estamos acostumbrados.
    Cuando descubro en mi misma la manipulación me doy cuenta como es para evitar el dolor, es un intento de no volver a sentir ese dolor en otra ocasión. Para mí el primer paso es hacerme cargo de mi emoción. Darme cuenta que es mía y la causa soy yo y no el otro. No culpabilizar al otro y verme con más claridad me hacen sentirme mejor. El tortuoso camino hacia la autorresponsabilidad es larguísimo

  • (21/09/2012 - 18:04h.) Ana Jiménez Rodríguez

    Táctica y estrategia para no sentir malestar.
    Recordando al poeta Benedetti en su poema "Táctica y Estrategia" me sirve para ver como las personas, incluyéndome a mí, hemos aprendido la manipulación como mecanismo de defensa para no sentir malestar.
    El doctorado especializado en tácticas para no vernos ni sentirnos y sí culpabilizar al otro de mí malestar, hace de nosotros ser esclavos de nuestra propia mentira.... con conciencia o sin ella.
    Porque como dices Teo, la estrategia que usamos no tiene que ser muy buena ya que la felicidad no llega ya que el regusto a amargura ronda por nuestro ser. Por lo tanto el cuento que nos contamos de pequeños (y de mayores) no funciona.

    Entonces ¿que hacemos? ¿cambiamos de estrategia? ¿integramos el malestar como una parte más de nuestra vida? ¿ampliamos la conciencia de ser yo el responsable de lo que siento y vivo? Vamos a descubrirlo..

  • (23/09/2012 - 21:41h.) Alejandro Rodríguez

    A mi me ha dado tranquilidad poder desapegarme del otro un poquito en cuanto a lo que se trata en el artículo. Siento que con mucho trabajo he ido consiguiendo comprender lo que siento e intentar comprender lo que siente el otro (ambas cosas muy complejas para mí).
    El otro día una compañera colgó un vídeo de Krishnamurti en el que habla sobre ellos y se lo explica a niños de una forma muy sencilla.
    Siento que he de recorrer un camino amplio aún para poder responsabilizarme de lo mío y que lo del otro no me interrumpa. Una amiga que conocí en el desierto me comentaba que ella utilizaba la campana, como poner un campo de fuerza alrededor de sí en el que entrara lo que ella quisiera.

    Os dejo el enlace para el vídeo el cual siento muy nutritivo

    http://www.youtube.com/watch?v=2fEfALnrm8k&feature=BFa&list=UUY3dcr6Y1YM9py9G1I-FfPQ

  • (26/09/2012 - 13:14h.) Rafael Goicoechea

    ¡Qué fácil es pensar yo ya no estoy ahí, reconocer claramente esa actitud en momentos de la historia personal ya pasados! ¡Yo ya sé que mi malestar es fruto de mi sensibilidad, yo ya empecé a cambiar de estrategia! Pero sigo experimentando malestar todos los días. Me gustaría pensar que ya no manipulo pero lo cierto es que me pillo haciéndolo, o a toro pasado, unas cuántas veces. ¡Cuántos automatismos, qué largo trabajo quitárselos de encima, qué sutiles los autoengaños de la mente como en el ejemplo que pone del que hace algo que no quiere y se 'convence' de que no siempre es posible hacer lo que a uno le apetece, que en ocasiones es necesario pasar por la piedra, o bien, de que hizo lo que no le apetecía como demostración de su buen corazón! Como bien dice Teo, ¡ojo! el inicio del fin del sufrimiento cotidiano. El camino es largo. Eso sí, cada día es más llevadero. El placer de hacerse cargo de uno mismo (y de sus malestares).

  • (27/09/2012 - 13:58h.) Alberto González Hidalgo

    Hace ya tiempo conocí una historia sobre un psiquiatra hawaiano que había "curado" un pabellón mental entero sin ver a los pacientes.
    Toda su filosofía se basaba en entender las relaciones personales como permitidas por si mismo. La idea entonces era retomar la responsabilidad de los "síntomas" que había en los demás.
    El método consistía en leer las historias clínicas de los pacientes, y cuando encontraba algo que no le gustaba, decia 4 palabras:

    Lo siento, perdona, gracias, te quiero.

    Lo siento pues no tengo ni idea de como solucionarlo.
    Perdona por haberte creado un síntoma para darme cuenta de mi "karma"
    Gracias por darme la oportunidad de liberar esto.
    Te quiero ya que lo que no me gusta de ti sólo es mi propia inconsciencia.

    A veces cuando entro en batallas manipulativas. Intento meditar sobre estas palabras. La verdad es que no sabría decir si solucionan el problema externo (a veces si y a veces no) pero siento que retomo el control de mis emociones y mis actos.

    Si alguien le interesa se llama Hooponopono y hay muchos sitios en internet con información o preguntarme por aqui.

    Saludos.

  • (27/09/2012 - 17:35h.) José Manuel Corbacho Lobato

    Una vez más la Gestalt me recuerda que no nos hace daño quien quiere sino quien puede. Y aquí juega un papel muy importante el responsabilizarnos de lo que sentimos ante los estímulos externos y tomar las riendas de nuestra vida, no para cambiar y manipular al otro, sino para sostener nuestras emociones, hacernos cargo de ellas e integrarlas para luego traspasarlas...

    Sin hacer mucho esfuerzo puedo recordar que hace escasamente dos días manipulé o intenté manipular a mi pareja para que deje de hacer algo que me molesta por mi supuesta sensibilidad ¡Y yo que siempre he presumido del valor incalculable que tenía mi sensibilidad!, incluso me he llegado a sentir orgulloso de ella en infinidad de ocasiones. No me da vergüenza admitirlo, soy un manipulador y aunque tomo conciencia de muchas de mis estrategias para manipular mi ambiente, reconozco que todavía me queda mucho camino que recorrer, pero hoy me voy a permitir descansar, estoy agotado.

  • (01/10/2012 - 21:55h.) Toñi Quintana

    Sí, efectivamente todos manipulamos, y lo hacemos desde que nacemos. Ya desde niños actuamos como le gusta a los demás, a las personas que nos importan, para obtener lo que queremos.
    Pero el tema principal está en cómo nos afecta lo que dicen o hacen las personas que nos rodean. Cada uno tenemos unas gafas con las que miramos la vida, y todas las gafas son diferentes. Cada persona tiene su mapa de la realidad, pero ningún mapa es la realidad misma. Siempre hacemos interpretaciones subjetivas de todo y de todos los que nos rodean, y, en la medida que podamos comprender y aceptar que eso es nuestro y no de los demás, que lo que yo siento es debido a mi mapa, a mis gafas, a la mirada con la que yo veo la vida, mi esfuerzo estará en cambiar yo para sentirme mejor, y no en hacer cambiar, en manipular a los demás para conseguirlo.
    Al final el trabajo es siempre personal, y conseguir la serenidad, la felicidad interna, depende sólo de nosotros mismos.

  • (02/10/2012 - 12:12h.) Fernando Alcina

    Efectivamente girar la escopeta para dejar de apuntar a los otros y apuntarnos a nosotros mismos (a nuestros prejuicios, a nuestros miedos y vergüenzas, a nuestra hipersensibilidad al rechazo o a la humillación, a nuestra incapacidad para poner límites o para encajar que no podemos gustarle a todo el mundo, entre otros aspectos a trabajarnos) es el único modo de recuperar el control de nuestro bienestar ya que de esta manera podemos hacer algo al respecto en lugar de dejarlo en manos de la "mala suerte" o de "la culpa de los otros".

  • (02/10/2012 - 22:29h.) Flaco

    Creo que genero varias manipulaciones cada hora a lo largo de un día normal en mi vida. Grandes, pequeñas, celebradas, vergonzosas, inconscientes, automáticas, asfixiantes, liberadoras, incontroladas, planificadas, en fin, de todos los tipos imaginables. Incorporadas en mi día a día para esquivar el sin fin de situaciones que no deseo consciente o inconscientemente sentir.

    De todas formas, a pesar de mi uso intensivo de la manipulación, también reconozco el efecto liberador que puede tener no hacer uso de ellas. A mí me permiten relaciones más fáciles, simples y auténticas, donde verdaderamente pueden fluir mucho mejor las respuestas a mis necesidades, sin tener la sensación de manos manchadas.

    Ojalá pueda seguir viendo algunas de mis manipulaciones y tener el valor de dejar de utilizarlas como "palanca" en manos de mis miedos y evitaciones.

  • (02/10/2012 - 22:22h.) Estefanía Martel

    "SOMOS RESPONSABLES DE ABSOLUTAMENTE TODO LO QUE SENTIMOS". Al leer esta entrada, no puedo evitar que me venga a la cabeza esta afirmación defendida por Teo en uno de los talleres de la formación.

    Qué duro eso de asumir que nosotros, y sólo nosotros, somos responsables de cómo nos sentimos, ¿no? Y qué liberador a la vez. Porque como dice Teo, aunque no se trate de una cuestión cuantitativa, los demás son tantos que echaríamos a perder toda nuestra vida intentando cambiarles. En cambio, nosotros sólo somos Uno, lo que a priori parece más sencillo de cambiar, o cuanto menos, más probable...

    Yo también estoy en el camino de descubrir a qué soy sensible y cómo cuidarme en ello, en lugar de culpar y responsabilizar a los demás de mi malestar.

  • (03/10/2012 - 17:53h.) Ainara Febles Bolaños

    La manipulación está al orden del día, al orden de mi vida y al orden de los tiempos que corren. En mi caso, el miedo a ser rechazada, a mostrarme tal y como soy, ha mostrar que no sé, son los motivos por los que empleo la manipulación, mostrando un imagen de mí un tanto adulterada y sazonada con espectáculo y magia en función del espectador del "show".

    Tomar conciencia de lo agotador que es estar manipulando dos tercios del día, con la familia, amigos, en la universidad, con esa potencial futura pareja (que aún no sabe que lo será, "pero que lo será") me han permitido decidir y dejar de manipular en función de mi interés personal.

    Mostrarme como soy, disfrutar de mis juegos de manipulación tomando las características que son importantes en una entrevista de trabajo, potenciando mi seguridad personal, o dejarme llevar por un juego de seducción entre un desconocido por el simple hecho de disfrutar de la comunicación no verbal con un extraño, son aspectos positivos que ahora puedo desarrollar y ponerlos en práctica en mi vida cotidiana, una vez que decidí responsabilizarme de mi sentir, mis creencias y de mi realidad, liberando a los demás de la carga de hacerles responsables de mí situación interna. Así como sintiendo la libertad de no querer hacerme cargo de la sensibilidad de otras y otros, ya que sólo soy responsable únicamente de mi y de nadie más.

  • (04/10/2012 - 12:31h.) Berta

    "¿A ver si va a resultar que tu malestar...?" Me quedo con esta cuestión porque un tema importante para mí este verano ha sido darme cuenta de que aquello que más me ha cabreado, esa frustración... enfado...decepción... por "culpa" de los otros, me lleva a algo que no acepto en mí. Ha sido como tirar del hilo de una madeja hasta llegar a ese punto, cada cabreo curiosamente me llevaba de nuevo a mí, no a los demás. Me ha servido mucho, porque algún cabreo posterior ya me olía más a teatro o huída que a otra cosa, no sé, ya no me identificaba tanto con esa persona que se mostraba tan irascible.

  • (06/10/2012 - 11:21h.) Balbina Tirado Reyes

    Al leer tu articulo y coincidir con una crisis importante en mi vida, afloran a mis ojos las lagrimas que expresan el dolor profundo de mi alma y el que durante toda mi vida he causado a los demás, ya hiciste referencia a esto en el ultimo taller que compartimos.Me asomo a mi interior y veo un pozo profundo y un vacio que me aterra y tambien sé, siento (aunque mi mente trata de confundirme), que este es el camino y que tengo que respirar mi dolor para dejar de autoengañarme,para ver mi veradedra esencia,creer en mi y fluir con lo que la vida me propone,comprender que el exterior viene a enseñarme algo de mi que aún no me he dado cuenta,por tanto manipularlo,sea una relación ó una situación,alargará este proceso y perpetuará el sufrimiento.Este es el verdadero sentido de la vida,al escribir esto surge en mi la esperanza y recuerdo la frase de Antonio Machado "Caminante no hay camino se hace camino al andar".Gracias Teo

  • (06/10/2012 - 19:01h.) Paulina Ramírez

    En el acto físico de apuntar hacia otra persona con el dedo índice, los otros dedos -corazón, anular y meñique- apuntan hacia uno mismo. Leí esta frase, con su correspondiente imagen, en alguna parte que no recuerdo y me ha quedado rondando por su simpleza y por su potencia. La manipulación puede dar un resultado superficial y momentáneo, pero cuando nos damos cuenta de nuestro corazón, anular y meñique, nos encontramos con lo que realmente necesitamos y no pedimos directamente. Pretendemos obtener del otro y con la creencia absoluta de que sólo el necesitarlo nos da la garantía de que el otro nos lo satisfará.
    La manipulación es una trampa. Para saber dónde ha enterrado su red, el trampero pone mucha atención en lo que hace. Estar ATENTOS a nuestra manipulación es lo que he escuchado mil veces de Teo decir , como remedio a la misma.

  • (06/10/2012 - 21:10h.) JLI

    La manipulación forma parte de mi vida a cada instante, en este momento mientras estoy leyendo este articulo para hacer un comentario*, siento la manipulación que me estoy haciendo, estoy maquinando todo el tiempo y me digo a mi mismo, no voy a hacer el comentario pues no entiendo nada lo que estoy leyendo, en este mismo momento me doy cuenta de la manipulación que me hago, siento taquicardia, mucha ansiedad y nerviosismo, que tragedia me he descubierto, no tengo esa escusa perfecta que me estaba elaborando, para mi es algo necesario para poder pasar por muchas experiencias, de lo contrario sería un trauma sostener eso que me hace tanto daño que es mío, pero si lo pongo fuera me alivia un poco el dolor que me produce. La manipulación es el antídoto al dolor inconsciente.


    *Hacer el comentario forma parte de un trabajo que tengo que hacer.

  • (08/10/2012 - 09:48h.) Sandra C.

    Es duro leer esto. Aunque , despues de todos estos años de comenzar esta andadura del darme cuenta, todo esto esta muy claro: el sentirme asi, de tal o cual manera es mi responsabilidad,yo soy quien me siento asi, nadie por mí se siente asi, ni me hace sentir asi. Ni las circunstancias que me rodean , ni las demás personas pueden ni tienen la capacidad de hacerme sentir de una manera u otra,,,,y aun así, es un entrenamiento tan largo el de la vida, desde que nacemos y antes, que es casi,casi natural el ver,que como yo me siento, es responsabilidad de las personas que me rodean y /o de las circunstancias.
    Y es complicado y dificil ir deshaciendose de esas creencias, que desde niñas y niños nos tragamos. Me vienen ahora algunas imágenes que he presenciado a veces, cuando algún pequeño o pequeña se da un golpe en una mesa, y el padre o la madre, le dice, "la mesa es mala, dale un golpe tú a la mesa....",es fácil inculcar la creencia de que Como yo me siento, no depende de mi, si no de lo que me pase "de puertas para afuera " de mi.
    Ahora, en este tiempo de crisis, de pocos recursos laborales, menos recursos económicos que antes, en algunas ocasiones, me viene el miedo, por tener menos trabajo, y un poco de tristeza, y pienso,,,,,es mi circunstancia,,,,y aun asi, se que hay otras personas que esas mismas circunstancias, al contrario, están felices,,,a lo mejor han podido definitivamente dejar un trabajo que no les gustaba,,,un trabajo en el que se sentían sumamente estresadas y con poca salud, etc,,,,
    se que como uno/a se siente,,,depende de una/o,,,pero también me planteo día , a día: ¿como puedo o podemos hacer,( en este momento actual, crisis económica, despidos, desahucios,,,con menos recursos económicos que antes) para poder seguir con calma, sin que nos dejemos arrastrar por estas circunstancias externas a sentimientos de depresión, ansiedad, indefensión, y seguir haciéndonos responsables de cómo nos sentimos en cada momento, intentando que todo el desequilibrio social no nos invada, si es que aun no nos ha invadido? Siento que el desequilibrio externo es un reflejo del desequilibrio interno, y aun así, a veces puedo sentir que las circunstancias que ahora imperan me arrastran a estados de ánimo, o influyen sobre estos con más poder del que creo que en realidad tienen. A mi me ayuda pensar en ese continuo entre la realidad externa y la propia interna. Sigo investigando y practicando como mantener mi salud mental en buenas condiciones cuando las circunstancias sociales van cambiando a estados de crisis global.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Alicia Blasco

    Soy un Tratado de Tretas (frase que oí a Alfonso de no se quién).
    ¿Cuántas veces he hecho sentir culpable a alguien porque me dolió lo que hizo? Pude expresarme, hacerme cargo de mi dolor pero...
    ¿Cuántas veces por no poner un límite a tiempo he guardado rencor y de alguna forma he conseguido que le duela al otro?
    ¿Cuántas veces he hecho cosas que no me apetecen y luego me molesta que la otra persona no las haga por mí y la veo como mala persona y sutilmente se lo he hecho sentir?
    Esto se me ocurre así de momento.
    Tenemos muchas formas de manipular y cada expresión auténtica es un aprendizaje a actuar de otra forma, dando opción al contacto real entre personas que tanta falta nos hace.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Gabriel Romero Marín

    Manipulación, miedos, máscaras son partes de esas capas que componen la cebolla y resulta que la cebolla soy yo. Soy cada parte de mis manipulaciones y de mis dificultades pero detrás de ellas, en mí, reconozco el miedo; miedo a la valoración negativa del otro, buscar el reconocimiento, aparentar... hasta el punto de olvidarme de mí, de llegar a creer que no tengo herramientas para dirigir mi vida. Gracias que hace tiempo entré en esto de la Gestalt; algo de luz pasa ya por mis párpados, cerrados durante tanto tiempo. Ahora para seguir abriéndolos no me cabe otra que seguir haciendome responsable de mí mismo, de mi sentir, de mis dificultades y de mis cualidades porque incluso manipulamos, yo manipulo, para no mostrar mi valía a modo de falsa modestia.
    Es sensacional poder leer esta clase de artículos con todos sus comentarios. Ayudan a aliviar los miedos y a tomar un poquito más de responsabilidad.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Remedios Palacios

    Hace unos días que leí este artículo, y me identifiqué con todo lo que allí pone. Antes de escribir estas lineas he estado atenta a qué me pasaba cuando alguien me trataba de forma que no considero correcta. Al darme cuenta, en lugar de ponerme ha hacer lo de siempre, he procurado conectar "con qué me pasa a mi con lo que el otro hace o dice". En un porcentaje alto de ocasiones he llegado a la conclusión de mi necesidad de qué me apoye el ambiente, ya que yo no puedo hacerlo. Necesito que todo esté fuera como yo deseo para poder sentirme bien. Si no es asi, si el ambiente no me apoya, me siento muy mal.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Nicky

    Dejar de manipular es asumir mi responsabilidad.
    Me cuesta, me veo enredada en estrategias instauradas , enraizadas con gran fuerza, que surgen constantemente... Estoy viéndolas, queriéndome con ellas, y sintiendo el placer de ver cómo de vez en cuando soy capaz de librarme de ellas.
    Disfrutar de una relación desde la libertad y no desde la manipulación , eso es lo que me motiva.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) María Jesús García

    Este articulo me pone frente a un espejo,veo mis manipulaciones. Cuando me siento dañada, tratada mal, con que facilidad culpo y me olvido que yo soy responsable de esa emoción. Y es ahí donde esta todo,en hacerme cargo de mi experiencia. El darme cuenta de esto, el hacerme responsable, cambia por completo mis relaciones con los demás. Muchas gracias Teo, me ha encantado.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Lidiana Amorós

    Qué fácil es culpar a los demás de nuestro malestar, evitando responsabilizarnos de nuestros actos, de nuestro dolor, de aquello que más nos duele.

    Me considero experta en responsabilizar al otro de mi sufrimiento, y me doy cuenta de que lo que más miedo me da es ser responsable de mí misma.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Mariposa Azul

    Pues si, echando la vista atrás puedo recordar infinidad de manipulaciones y siempre iban dirigidas a que yo me sintiese bien.Pero actuando así me daba cuenta que no estaba todo lo satisfecha que esperaba y no entendía la razón.

    Hoy ya puedo hacerme cargo de " casi todo lo que acontece en mi vida" y lo que no puedo, por lo menos soy consciente de que no puedo y que en ese momento estoy manipulando a la persona en cuestión. Me doy cuenta que en ese momento no puedo hacer otra cosa y si es con mi pareja se lo digo.

    Un ejemplo para mi importante, ha ocurrido hoy. Es feria aquí en Jaén , y todos los años mis compañeras/os van a la feria. Todos los años he ido sin ganas, pues no me gusta, no lo he pasado del todo mal, pero estaba allí por no hacerme cargo de mi malestar , al decir no quiero ir y sentir que podía molestar a mis compis . Hoy he expresado lo que sentía , sin tener que recurrir a excusas y manipulaciones de los demás para yo sentirme bien. Me he sorprendido lo fácil que ha sido y los compis no me han insistido han respetado mi decisión. Estoy en casa la mar de a gusto , esto va funcionando

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Salva Benítez Haro

    Aunque en un principio, manipular genere una sensación de cierto alivio, siempre resulta ser un hábito condenado al fracaso, por toda la insatisfacción y el sufrimiento al que el manipulador, se ve arrastrado.
    Todas las formas de automanipularse y de manipular el ambiente o al otro, no dejan de ser pactos con la ceguera en donde no se puede ejercer responsabilidad alguna sobre la experiencia, a menos que uno se de cuenta y descubra cuál es la naturaleza de las causas que promueven dichas manipulaciones.
    Entonces..., cabría formularse una questión: ¿Qué es lo que se está evitando cuando se hace uso de la manipulación?
    En mi caso concreto, he de confesar que la manipulación es un recurso que he utilizado muy a menudo y que aún sigo haciendo uso de el (a pesar del precio que por ello se paga), con el que boicoteo la más mínima posibilidad de entrar en contacto con situaciones en las que se da "algo" que me duele, me incomoda o no soporto y ante lo cual yo experimento una especial sensibilidad, como puede ser mi miedo al rechazo, el sentirme no-valorado, el no ser visto, el no ser tenido en cuenta, el sentirme humillado o caer en el automatismo de compararme con los demás, por nombrar algunos puntos ciegos y oscuros, de mi carácter.
    Con la manipulación, siempre se evita enfrentarse a un dolor primario que se instaló tiempo atrás en nuestro interior y del que uno aún, no se ha hecho cargo, ni se ha responsabilizado de el ( motivo por el cual se sigue manipulando), lo que me hace pensar y llegar a la siguiente conclusión: la manipulación es un refinado y sofisticado mecanismo defensivo y neurótico de evitación, que no genera nada más que MAL-ESTAR.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Ana María

    No dejo de darle vueltas a la idea de ser manipulado por otro... y tras un largo rato, caer en la cuenta de que la reacción ante lo que el otro hace o dice, y el sentimiento mío de sentirme manipulada, es una trampa en la que continuamente pico el anzuelo y me lleva a colocar el punto de mira en el otro, y hacerle responsable de mi malestar, cuando en realidad el asunto está solamente en mis manos y en la conciencia que ponga para entrar al trapo o dejarlo pasar.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Rasolgi

    Totalmente en consonancia este artículo con el editado posteriormente, psicología de la insoportabilidad. En él creo que expresas muy bien PARA QUÉ llevamos a cabo la psicologia de la manipulación: "Por insoportabilidad no me refiero a una situación, ninguna situación es en sí misma insoportable. Lo que realmente ocurre es que la persona no puede soportar la situación" Esa insoportabilidad le llevará una y otra vez a manipular el ambiente para evitar estar en contacto con aquello que le molesta.
    ¿Es posible convivir sin manipular?
    Se me hace harto dificil encontrar situaciones en las que de una manera u otra no haya manipulado para convivir.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Pilar Dieguez

    Este artículo de Teo me recuerda a la Oración de la Gestalt de F Perls cuando dice: "tú no estás en este mundo para cumplir mis expectativas.falto de amor a ti, cuando intento que seas como yo quiero."
    Aceptar que en sí mismo nada es causa de malestar, que el malestar lo construyo yo, que es sólo mi realidad interna, subjetiva. Hacerme responsable de lo que acontece en mi vida, sin necesidad de manipular, hacerme responsable de lo que siento y aprender a traspasarlo sin hacer uso del otro. No me canso de leerlo ni de escucharlo.
    Para mí el verdadero reto no está en llegar a una mera comprensión intelectual de esta idea, sino en poder llegar a encarnarla. De momento, comprenderla, ponerle atención en mi vida cotidiana, y descubrirme evitando sentir y manipulando, es algo que me aporta tranquilidad y la esperanza de que puede ser el punto de partida para ir cambiando mis malos hábitos.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Amaya Villalonga Alba

    Creo que una parte importante del proceso en el que estamos inmersos, de crecimiento y desarrollo de nuestras potencialidades, es el ir siendo consciente de esta parte nuestra menos madura y mas neurótica, que reacciona manipulando el entorno frente al sufrimiento.
    Creo, segun mi experiencia, que los intentos manipulativos para gestionar el malestar, la frustración, el aburrimiento... se basan en creencias erróneas e interpretaciones poco afortunadas, ya sea de nosotros o de los otros. Y desconocimiento sobre nuestra gama de acciónes y recursos frente a la situación.
    En mi vida cotidiana, con las personas que comparto mi vida y lazos intimos, ha sido de gran ayuda el ir desenmascarándome: diciendo en situaciones donde sospecho que estoy poniendo en juego esa parte manipulativa el cómo me siento, cómo interpreto y cómo reacciono frente al otro y la situación. Me sirve para contrastar mi subjetividad con la del otro, abrir la comunicación y el encuentro; y en afortunadas ocasiones tocar esa pompa de jabón en la que a veces habito.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) María del Mar García Marqués

    "Somos completamente responsables de lo que sentimos, de lo que vivimos" estas sencillas palabras tienen un peso muy profundo para mí y soy consciente de que intento vivirlas, pero con frecuencia sobre todo en la relación con los más cercanos me cuesta, me sorprendo enfadada o dándole vueltas a la cabeza a los acontecimientos, quitándome de la responsabilidad de lo que siento. La parte positiva es que cuando soy consciente vuelvo a mí y esto me reconforta. Es como si pusiese claridad a los hechos y a los sentimientos, lo que me permite una forma diferente de actuar.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Obdulia

    Estoy en Sevilla. Comparto en voz alta este artículo y algunos de vuestros comentarios, con mi amiga y su hijo de 17 años. "Quiero ese artículo, quiero ese comentario" me ha dicho el muchacho.
    "Me responsabilizo de lo que siento", "estoy manipulando y no haciéndome cargo de mi experiencia". El percibir cómo esta idea, cuando llega a oidos nuevos, da luz a la conciencia y ayuda a abrir una nueva forma de estar, sentir y percibir, me reafirma en el trabajo personal que llevo haciendo estos últimos años. No es fácil, una y otra vez el dolor parece estar fuera, la desigualdad parece estar fuera, la crisis, la injustica, los desaucios están fuera, el abandono amoroso está fuera, la mirada enjuiciadora y crítica está fuera... Y mi responsabilidad está en mi, mi piel está en mi, mi conciencia, mi sensibilidad, mi mirada, mi juicio, las quemaduras de mi espalda están en mi. En mi está la acción, el movimiento, la protección, la exposición, la escucha, la mirada, el paso y el pie desnudo o calzado que pongo en el camino. No olvidaré el taller que tuvimos con Teo en el que escuché con rotundidad y sin lugar a equívocos: "soy responsable de todo lo que siento". Y me cayó en el vacío de mi ser como una piedra potente, como una lanza, como una certeza sin sombras. ¿Habrá sentido esto mismo este muchacho maravilloso que tengo a mi lado, esta madre curiosa y comprometida que es mi amiga?

  • (04/12/2012 - 16:01h.) María Graciela Cabello

    Ésta, es una de mis piedras, esas que cuando miro hacia atrás, veo repetidas una, dos, y mi veces. Piedras que han modificado mi vida, mi relación con los demás. Quizás por eso, a pesar de "verlo", me haya costado tantísimo trabajo poner en práctica, eso de que "soy responsable de cómo me siento" y venciendo los mecanismos automáticos que me llevan a menudo por otros caminos, buscar esa respuesta creativa "para mí", de tomar eses riendas de mi responsabilidad. Ahora, pienso es esas dos veces, que ahora recuerdo, que fui consciente de lo que me estaba pasando en ese preciso instante y me dejé estar en esa presencia mía, y en esa responsabilidad.
    La mirada ajena y reprobatoria, desapareció, sencillamente, no estaba, estaba yo.
    Para mí, han sido momentos que trato de recordar, y tener presente la sensación de bienestar inmenso que sentí al ver que era posible. Que yo podía hacerlo, que podía centrarme en ese eje invisible que me permitía atravesar el alambre flojo del equilibrista. Sentir que el suelo que estaba pisando, era "seguro", más allá, mucho más allá del resultado que obtuviese.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) María Graciela Cabello

    Quiero hacer una acotación al margen y decir que mi comentario, fue hecho al volver de una caminata al aire libre, y, al leer tu escrito Teo, he conectado con todo ésto, que está dentro mío, y que tú me ayudaste a recordar. Gracias a éstos pequeños "trabajos" que me dan la oportunidad de volver a esa deseada conciencia.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Toñi

    De forma natural y exquisita ante nuestra insoportable insoportabilidad, ponemos en marcha nuestro antídoto: la manipulación, intentando no sentirnos.
    Que hago esto lo sé. Que lo hacen los demás también. Lo curioso es que a los otros los pillo con más facilidad que a mí.
    Por lo tanto lo que toca ahora es mirarme, estar atenta a cómo lo hago y para que, de qué quiero librarme.
    Quedarme con mi insoportabilidad mirando hacia mi ombligo y tratando de descubrir que emoción, dolor, enfado, miedo, vergüenza,. o lo que sea que me pone ese mal cuerpo, acaba de emerger.
    Manipular es lo natural, lo aprendido, lo que sabemos hacer estupendamente. Al menos yo y eso que nos dice Teo de " hacernos cargo de nosotros mismos y cuidarnos para sanar" es lo desconocido, lo que no aprendimos, lo que no sale de forma natural...
    Hacerme cargo de mi misma y cuidarme para sanar. Me gusta claro; igual que no manipular y responsabilizarme. En ello estoy. Un saludo.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Inma Loes

    Pues sí, qué difícil es no manipular, aún cuando eres consciente de que lo haces.
    Qué duro me resulta ser consciente de mi manipulación y aún así estar haciéndola porque no me sale otra cosa.
    Sí, es el principio de un largo camino en el que ya veo los recodos, pero todavía sigo caminando por ellos...

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Mariposa Azul

    El artículo relata perfectamente la forma de actuar, que ha sido la norma en mi vida durante mucho tiempo y como la frustración y la tristeza se anclaban en mi cuando no era posible la manipulación.

    Ahora soy consciente en ciertas situaciones de mis manipulaciones , de lo que hago para obtener lo que quiero y no me puedo hacer cargo. Algo va cambiando en mi , pero como dice Otto , para mi lo difícil es darme cuenta de que estoy manipulando y no poder dejar de hacerlo pues siento que todavía no me puedo hacer cargo de mi, porque será insoportable lo que voy a sentir. Me identifico mucho con el caso de Leonor y ahí estoy en el camino .

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Mariposa Azul

    Os dejo algo que leí en una página web y me gusto mucho y que está relacionada con el tema.

    Una persona se agota cuando la consideramos un recurso o un espejo. Se agota cuando nos aferramos, cuando compramos su libertad a cambio de amor. Se agota cuando se cansa de cargar con nuestras expectativas, cuando se harta de simular para caber en su rol, cuando ya no puede ser espontánea con nosotros porque está tratando de acomodarse.

    Agotamos cuando nuestro amor o nuestro odio es intenso pero mezquino, cuando ese amor o ese odio quiere "todas las perdices", no se contenta con la única perdiz, la necesaria y la suficiente. Pasa que abusamos de la gente, eso es agotarlos.

    Agotamos a una persona cuando la tenemos prisionera de un afecto, cuando especulamos, cuando usamos la lógica del comerciante, cuando llevamos una libreta donde apuntamos todas sus faltas y luego vamos, como infames recaudadores, a cobrárselas.

    Agotamos si celamos, pero también si descuidamos al otro. Agotamos a una persona querida cuando nuestro querer está repleto de exigencias, cuando hemos hecho contratos, cuando estamos llenos de promesas incumplidas y cuando la volvemos a atar a una nueva promesa. Agotamos cuando lo que amamos en el otro es el amor que nos tiene. Una persona se agota si nosotros, como parte de su historia personal, le infringimos cautiverio, la arrinconamos a su pasado, no la dejamos ser por nuestros prejuicios, creemos saber todo de ella y la damos por sentada, despreciamos sus intentos de cambio.

    Un guerrero si ama, no agota a su amado. Porque trata siempre de tener ojos nuevos para la relación, porque hace que fluya creativamente, porque hace ofrendas y no exige, ni corrige, ni tolera, ni simula, ni amenaza. Un guerrero cuando ama se da, pero no da lo que no puede, lo que es ilegítimo dar en una relación de poder: su libertad.


    Fuente: www.animalespiritual.com

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Sonia

    Qué importante tomar conciencia de "nuestra manipulación", la usamos constantemente para no sentir malestar como forma de defensa, creyendo ilusamente que el problema está fuera, y que es lo de alrededor lo que debe cambiar para nosotros sentirnos bien.sin duda mucho desgaste de energía y lo hacemos todos los días!!!! Me ayuda mucho haber leído este artículo, como siempre conozco más de mí. Realmente, actuamos como hemos aprendido, y lo tenemos muy incrustado y automatizado; me quedo con la idea de la autorresponsabilidad de lo que sentimos, estar atentos a qué somos sensibles y ver cómo hay posibilidad de manejar lo que nos ocurre desde otro lado..para mí es una nueva puerta que se abre!!!. MUCHAS GRACIAS POR EL TEXTO, sin duda muy revelador!!

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Montse

    Al leer este articulo más que manipulación, lo veo relacionado con las defensas que utilizamos para sobrevivir y que creemos que son las más adecuadas, probablemente porque las aprendimos de nuestros padres y entorno cuando éramos pequeños. Cuando actuamos así es porque nos sentimos heridos y hemos aprendido que son los otros los que tienen la culpa de nuestro dolor, porque nos tocan en nuestra autoestima que no se ha construido lo suficientemente fuerte. A mi manipulación me suena a algo más consciente y creo que cuando tenemos este tipo de reacciones nos movemos desde cierta inconsciencia. Creo que en realidad se trata de lo que en gestalt Perl llamó proyecciones, es decir no hacernos cargo de lo no nos gusta de nosotros y depositarlo en los otros. Y el camino va por apropiarnos de todas nuestras facetas en la medida que podamos asumirlas, y darnos cuenta de que nuestras emociones ante lo que nos sucede están más relacionadas con nuestros miedos y resistencias.

  • (04/12/2012 - 16:01h.) PsicoBook

    Creo que todos somos un poco manipuladores, en algunas situaciones o con determinadas personas. Es casi, casi inevitable, casi todos nosotros ejercemos algún grado de manipulación sobre algunas personas que tenemos cerca.
    Pero quiero compartir con ustedes un artículo sobre diferentes tipos de manipulación y chantaje emocional, seguro que algunos también se sentirán identificados, como el chantajeador o el chantajeado.
    http://www.psicobook.com/article/conoces-a-las-personas-daninas/
    Saludos para todos!

  • (04/12/2012 - 16:01h.) Susi Bodenshon

    Creo que no me importa tanto que yo sea manipuladora (aquí se puede aplicar lo mismo que en el caso de 'dañar', no manipula quien quiere sino quien puede y mas de una vez he visto mis intentos de manipular fracasar y por lo tanto he tenido que enfrentarme al malestar del cual quería escapar). Sin embargo, el hecho de dejarme manipular por otros me pesa bastante más. Hacerme consciente de lo que yo siento y quiero en cada momento y actuar acorde con ello es para mi la clave para ni dejarme manipular ni manipular a otros.

  • (14/12/2012 - 12:09h.) Suría

    Creo que es lógico escandalizarse y ofenderse la primera vez que uno lee una cosa como esta: yo me enfadé la primera vez: "¡Tú me estás acusando de manipuladora!"
    Vivo en una sociedad en la que el amor está contaminado de manipulación continua: somos educados en la manipulación por familias y maestros. Yo, desde que me di cuenta de lo que siginificaba todo esto, de la maquinaria que pone en marcha mi soberbia y algunos pecados más vivo mucho más libre: ya no me siento tan culpable por no cumplir las espectativas de los demás durante cada hora del día y procuro reirme a carcajadas de mí misma cuando me pillo actuando, cuánta compasión y cuánta responsabilidad me regala la conciencia!

  • (20/03/2013 - 13:05h.) Antonia Redondo

    Siempre fui una experta manipuladora, siendo algunas de mis manipulaciones dignas de admiración. Uno de mis peores despertares fue aquel en el que fui capaz (o no me quedó más remedio) que mirar de frente esta conciencia. En un chasquido de dedos había pasado de sentirme (más bien creerme) ser una mujer inteligente y de éxito a convertirme en la bruja de Blancanieves, todo el día elaborando complicadas pócimas y hechizos para conseguir o bien cosas que en ocasiones no servían para satisfacer la necesidad que yo pensaba, o bien habría podido conseguirlas simplemente pidiéndolas. Me costó integrar a la bruja, a diario intento pactar con ella, a diario pillo la pócima al vuelo y evito un nuevo mejunge y también a diario miro para otro lado y me hago la descuidada... Y ahí ando.

  • (25/03/2013 - 06:59h.) Karla

    Creo que es muy acertado, aquí pones cómo identificar si eres manipulador, pero que es lo que se puede hacer contra esto?

  • (12/04/2013 - 13:13h.) Asun Torres

    Estoy alucinando, verás hace tiempo que estoy intentando hacer este comentario y por miles de razones no lo he conseguido y acabo de descubrir que habia una barrera en mí con respecto al tema de la manipulación. Esta mañana, por esas cosas raras de la vida, me he topado con el video de Teo sobre autenticidad y responsabilidad, y lo he visto todo tan claro!!!!! que estoy eso, alucinandoooooo
    Va todo tan tan hilado, el asumir responsabilidad, con la autenticidad, y por fin llegar a lo que no queria llegar a la MANIPULACION. No entendia el asumir la responsablidad de lo que siento a nivel práctico, pues como teoria es excelente, porque efectivamente ahi estaba lo que no queria ver.........
    Muchas gracias Teo, una vez más, por ayudarme a ver tantas cosas en mí y aprovecho para decirte que eres un gran profesional ( nada de peloteo ehhh jajajajajajaja)
    Gracias a la escuela y a todos l@s que la componen.

  • (14/07/2014 - 12:30h.) Conchi González

    Cuando me aflora el mal estar, la herida abierta, el sentirme mal tratada, empiezo a vivirlo como una oportunidad para investigar y conocerme, darme cuenta de cuales son los patrones, los mecanismos que utilizo para engañarme pretendiendo sentirme mejor. Teo nos propone un cambio en el punto de mira, hacia mi, no hacia el otro. Ir apropiándonos de estas partes negadas, evitadas e integrarlas. Es el camino del autoconocimiento y la responsabilidad de lo que somos.

  • (11/11/2014 - 18:04h.) Fran Serrano

    Manipulador experto soy, unas veces consciente y otras no tanto. Darme cuenta de ello, de como lo hago y en qué situaciones, me ha dado muchas pistas para llegar a uno de los puntos negros nucleares de mi historia. Me di cuenta de que cada vez que manipulaba lo hacía para conseguir siempre el mismo objetivo, utilizaba mil y una estrategias, pero el fin siempre era el mismo...

    Hoy sigo manipulando, pero mi ratio de manipulaciones conscientes ha aumentado y eso para mi es un logro, sigo trabajando en ello...

  • (15/11/2014 - 13:47h.) Karolain

    Estas palabras de Teo sobre la manipulación , me remiten siempre a la "idea y concepto del ego", pues es este entendimiento y profunda comprensión la que me hace más consciente de mis propias manipulaciones, claro está, en aquellas de las que puedo darme cuenta.. cómo la imagen que yo tengo de mí misma es la que me "juega malas pasadas", para no ser auténtica, para no estar en lo que soy o siento , sino en los que debería ser o sentir, y en cómo eso nos quita casi siempre de poder ver al otro, también tal y como es, como siente, sin intentar cambiarlo....

  • (01/12/2014 - 07:43h.) madam rose

    Es Dr.EBHOSE usted puede email él si necesita su ayuda en su relación en ebhodaghespell@gmail.com, I
    prometen you.Your problemas se resuelven de inmediato. Después de estar en
    relación con él durante siete años, él me dejó, yo hice todo
    posible traerlo de vuelta atrás, pero todo fue en vano. Quería volver a él
    por el amor que siento por él, le suplicó, pero él se negó hasta que
    explicado mi problema con alguien en línea y ella me sugirió que debería
    más bien por correo un lanzador de hechizos que podrían ayudarme a un hechizo que le trajera
    espalda, pero yo soy el tipo que nunca cree en hechizos, no tuve más remedio que
    Pruébalo, envié el lanzador de hechizos, me dijo que no había problema que
    todo va a estar bien antes de tres días, que mi ex volverá a mí
    antes de los tres días, se lanzó el hechizo y, sorprendentemente, en el segundo día,
    que era alrededor de las 4:00 pm. Mi ex me llamó, yo estaba tan sorprendido, me contestó el
    llaman y todo lo que dijo fue que estaba tan mal por todo lo que pasó,
    que quería volver a mí, que me encanta tanto. Yo estaba tan feliz y
    sorprendido. Desde entonces, he hecho una promesa de que todos los que conozco lo hará
    nunca tienen un problema de relación, que me voy a referir a la hechizo
    lanzador para ayudarlos. Cualquiera podría necesitar la ayuda del lanzador de hechizos, su
    email ebhodaghespell@gmail.com
    Él también puso tantos sortílega,

    (1) quiere que su ex atrás.
    (2) Usted siempre tiene pesadillas.
    (3) Para ser promovido en su oficina
    (4) ¿Quieres un niño.
    (5) ¿Quieres ser rico.
    (6) quieren mantener su esposo / esposa para ser sólo suya para siempre.
    (7) la necesidad de asistencia financiera.
    8) ¿Quieres estar en control de que el matrimonio
    9) ¿Desea usted ser atraído a la gente
    10) La falta de hijos
    11) ¿NECESITA UN MARIDO / ESPOSA
    13) Cómo ganar su LOTERÍA
    14) HECHIZO DE PROMOCIÓN
    15) HECHIZO DE PROTECCIÓN
    16) HECHIZO DE NEGOCIO
    17) HECHIZO DE TRABAJO BIEN
    18) cura para cualquier enfermedad / H.I.V.
    Póngase en contacto con él hoy en: ebhodaghespell@gmail.com

 

Identificación

Si quieres, puedes utilizar tus datos de Qualia, Facebook o Twitter, de forma que aparecerá tufoto junto a tu comentario, y no será necesario que vuelvas a introducir tus datos en futuros comentarios.

 

Nuevo comentario

(Tu e-mail no será visible por el resto de visitantes.)