Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Blog "¿Qué hacer con la ansiedad?" creado por Paulina Ramírez psicóloga y terapeuta integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada"¿Qué hacer con la ansiedad?"

Taquicardia, sudoración excesiva, falta de aire, temblores, náuseas, insomnio, debilidad o rigidez muscular, pensamientos negativos y obsesivos y poco o mucho apetito.


Por Paulina Ramírez  
Blog > ¿Qué hacer con la ansiedad?
Blog "¿Qué hacer con la ansiedad?" creado por Paulina Ramírez psicóloga y terapeuta integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada

¿Qué hacer con la ansiedad?

Publicado el 05/07/2012 por Paulina Ramírez

El miedo del ansioso es un lobo domesticado

Reacciones

La mayoría de los ansiosos reaccionamos de forma distintas. Algunos no comemos y otros comen mucho, algunos nos tensamos, otros se quedan casi sin tonicidad muscular. A la base de estas variadas reacciones vive el miedo. Pero el miedo de un ansioso no es cualquier miedo. Los ansiosos tenemos muy bien alimentado a nuestro miedo, le mimamos con esmero y le dedicamos gran parte de nuestro día. Convertimos a esta emoción básica en un monstruo de ochenta cabezas y nos hacemos un daño muy grande, porque al gastar enormes cantidades de energía en evitar una emoción, nos perdemos muchas cosas buenas de la vida. 

Evitación del miedo real

La ansiedad es una muralla china, me impide ver y tomar contacto con la otra mitad de mí. Por distintas razones, aprendimos a temer y a evitar sentir nuestras verdaderas emociones y para ello generamos un sistema evitativo de grandes proporciones. Una vez que yo fui capaz de sentir el miedo real, el monstruo de ochenta cabezas desapareció, entre otras cosas, porque lo real tiene su ciclo, no es eterno. El miedo real comienza y termina y eso es infinitamente más vivible que el producir contínuamente ansiedad para no sentirlo. El contacto con una emoción real genera un nuevo aprendizaje porque atravesar la muralla china nos derrumba la fantasía catastrófica de que vamos a morir en el intento. 

Imagen que ilustra el blog "¿Qué hacer con la ansiedad?" creado por Paulina Ramírez psicóloga y terapeuta integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada

Terapia Gestalt y Ansiedad

En mi experiencia personal, mi miedo estaba solo al otro lado de la muralla y cuando por fin lo fui a visitar junto con mi terapeuta, me di cuenta que yo tenía herramientas para pasar por esa experiencia y que además, mi cuerpo lo agradecía. Aprendí a descansar, a comer tranquila y con gusto, dejé de fumar por ansiedad y aprendí a quedarme en los sitios y con las personas por más tiempo. Éste último, ha sido el regalo más precioso tras darme permiso de sentir mi miedo: las personas. Los ansiosos no tomamos contactos más que con nuestro monstruo de ochenta cabezas, nos perdemos de todo lo demás. En terapia comencé a desdramatizar mis emociones y entendí que atravesar una emoción real – agradable o desagradable – no mata a nadie, por el contrario, me hizo estar más viva que nunca.

Yo sigo hipereaccionando a muchas cosas, la Terapia Gestalt no es magia, la maravilla es que al no perder el contacto conmigo, la ansiedad no se dispara. 

Tomar contacto

La ansiedad, paradójicamente, es un mecanismo para evitar sentir. Le tememos al miedo y lo evitamos ahogándonos, sudando en exceso, fumando, comiéndonos las uñas, moviéndonos sin destino y un largo etc.

Tomar contacto con nosotros mismos nos calma, es cogernos en brazos como a un niño y acunarnos. Esto me lo enseñó mi sobrino de tres años cierta vez que se asustó con uno de mis perros. Corrió a mi lado, me cogió la mano y me dijo que Lobo lo había asustado. Pasado el susto inicial, me soltó la mano y se fue alejando de mi con cautela. Así de simple: reconocer la emoción, tomar contacto con ella y dejarla ir

Reseña

Vera, M. y Roldán G., (2009). Ansiedad Social. Manual práctico para superar el miedo. Madrid: Pirámide.
 

Fotografía de Paulina Ramírez

Paulina Ramírez

Psicóloga Especialista en Terapia Gestalt, miembro de la Asociación Española de Terapia Gestalt y miembro del Equipo Terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional. Formada en Teatro Terapéutico. Finalizando la Formación en Psicoterapia Integrativa.

CategoríasTerapia Gestalt

Publicar un comentario

Comentarios

  • (06/07/2012 - 09:07h.) Mar Souto Ramírez

    Bonito proceso Pau, sé que todavía no he atravesado la muralla de buen hormigón aunque he atravesado otras más chiquitillas, siento que el momento se va acercando y este blog me tranquiliza un poco para cuando eso ocurra.
    Buen día Pau. Gracias

  • (06/07/2012 - 11:16h.) Berta

    Que video tal genial Paulina, me he sentido muy identificada. Gracias por colgarlo y por tu artículo sobre los miedos, muy claro y cercano.

  • (10/07/2012 - 22:36h.) Paulina Ramírez

    Me alegro que te haya tranquilizado Mar, es lo que más necesitamos las personas ansiosas.

  • (10/07/2012 - 22:36h.) Paulina Ramírez

    Berta, a mí también me gusta mucho este video. Gracias por tu comentario.

  • (13/07/2012 - 23:57h.) Teodoro Sanromán

    El vídeo me ha impresionado. ¡Buenísimo!

    Qué lástima que en tantas ocasiones nos conformemos con el alivio de evitar la dificultad en lugar de disfrutar de la inmensa alegría de atravesarlas.

  • (16/07/2012 - 13:07h.) Laura Egholm Floccari

    Que bonito escrito Paulina!
    Personalmente cuando empecé a encontrar momentos en los que me acompañaba interiormente, hallé también una fuerza para así vivir muchas emociones que antes evitaba sentir. Emociones de las cuales huía.
    Una de ellas era (y sigue siendo de vez en cuando) la Ansiedad. Una ansiedad que solía disfrazar al miedo. Con lo cual no sentía el miedo sino la ansiedad que lo oculta.
    Como tu dices, Paulina, mi miedo también estaba al otro lado de la muralla, pues no era consciente del mismo y por lo tanto no lo sentía. No existía para mi.
    Cuando me doy cuenta de que siento ansiedad se enciende una luz en mi mente y me hago la pregunta : ¿Qué emoción estoy evitando?
    increíblemente la Respuesta me lleva a nuevos mundos que aunque no siempre son fáciles de transitar en un principio, tras unos pasitos más, siempre me llevan a una mayor calma interior. Es mágico! Solo que como tu dices... La terapia Gestalt no es magia... en mi opinión, esto es un proceso que nos acompaña para volver a conectarnos con nosotros mismos y nuestros procesos de sanación internos que cuando nos implicamos en ellos, son mágicos.
    Un Abrazo !

  • (17/07/2012 - 12:37h.) Paulina Ramírez

    Ciertamente, Laura, cuando nos implicamos en nuestros procesos sin evitarlos y sin construir murallas chinas a su alrededor, ocurre algo mágico. Algunas veces la magia no es más que tomarnos de la mano a nosotros mismos y sacarnos a pasear.

  • (13/08/2012 - 13:07h.) adriana panichelli

    ,,la ansiedad,el miedo y el panico lo siento todos los dias cuando voy a mi trabajo,soy docentey hace 17 años que doy clases,los ultimos 2años son casi una tortura diaria,,,sentir todos los sintomas,,,,,,,,hago terapia gestaltica,me ayuda un monton pero estoy en una lucha diaria con la ansiedad,,,,,adriana,,,,,quizas la palabra "lucha" sea el problema,,,

  • (18/06/2013 - 15:44h.) Laura Egholm Floccari

    si paulina! desde luego sin cogerme a mi misma de la mano , me es difícil dejarme acompañar...

    Adriana, en mi experiencia personal la lucha no solo a acrecentado mis "síntomas" sino que me aleja de mi misma acrecentando un sentimiento de soledad... rendirme en mi caso a lo que hay y abrirme a soltarlo en vez de quedarme cogida a ello es la clave de poder seguir caminando sin peso... no se si te sirve....

  • (28/11/2014 - 04:31h.) yudis fernandez

    yo sufro de ansiedad y es una tortura diaria pero tengo fe de salir de todo

  • (28/11/2014 - 08:25h.) Paulina Ramírez

    No te quepa duda que se puede salir Yudis. Yo misma he sido muy ansiosa y te entiendo cuando dices que es una tortura.

 

Identificación

Si quieres, puedes utilizar tus datos de Qualia, Facebook o Twitter, de forma que aparecerá tufoto junto a tu comentario, y no será necesario que vuelvas a introducir tus datos en futuros comentarios.

 

Nuevo comentario

(Tu e-mail no será visible por el resto de visitantes.)