Object reference not set to an instance of an object.
Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Blog "Terapia Bioenergética" creado por Vicente J. Martínez psicólogo especialista en Terapia Gestalt, integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en GranadaTerapia Bioenergética

Una disciplina, que aborda con mucho sentido, las tensiones corporales que impiden la expresión del Ser


Por Vicente J. Martínez 
Blog > Terapia Bioenergética
Blog "Terapia Bioenergética" creado por Vicente J. Martínez psicólogo especialista en Terapia Gestalt, integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada

Terapia Bioenergética

Publicado el 24/09/2012 por Vicente J. Martínez

Me gustaría mencionar al menos dos de los tantos fundamentos de la Terapia Bioenergética de una manera muy breve, y lo hago así con la confianza de poder transmitir a grosso modo en qué consiste el trabajo bioenergético.

Uno de ellos trata sobre el flujo vital de energía, que vendría a ser la pulsación del organismo, el impulso de vida, el impulso unitario, el Ser, el Tao del Taoísmo. El otro fundamento es que la persona es su cuerpo, con él nos expresamos y nos relacionamos con el mundo, es en el cuerpo donde ocurre el impulso de vida y esta energía es expresada a través de la musculatura. 

Imagen que ilustra el blog "Terapia Bioenergética" creado por Vicente J. Martínez psicólogo especialista en Terapia Gestalt, integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada

El flujo vital de energía

El flujo vital de energía vendría a ser un movimiento interno que se expresa a través de las sensaciones, de las emociones, daría cuenta de nuestro estado interno para posteriormente poder hacer algo al respecto, ejemplos; tengo sed, voy a por agua y vuelvo al estado de relajación. Siento dolor, lo expreso emocionado y vuelta a la relajación. Me siento alegre y sonrío, pasada la alegría el grupo muscular implicado en su expresión se relaja.

Todos estos ejemplos darían cuenta de un organismo sano y sin corazas. 
      

Coraza muscular

La ansiedad o la angustia aparecen cuando la energía se estanca, cuando es retenida por tensiones musculares, cuando el impulso vital no fluye y es aquí donde interviene la Bioenergética. Un ejemplo nos ayudará a comprenderlo mejor. Un niño que se siente humillado, probablemente llore, si además se le prohíbe el llanto porque llorar es de cobardes, porque los hombres no lloran, o porque el castigo o la amenaza serán aún mayores, aprenderá a no llorar y reprimirá el llanto, es una respuesta legítima de autorregulación organísmica. Para esto tensará las mandíbulas, cortará su respiración, se dará la orden de que no llorará más, etc. todos estos datos serían objeto de atención y abordaje bioenergético.

Si bien llorar ante el sentimiento de humillación es legítimo y natural, una expresión de la personalidad, la represión o la interrupción del llanto sería más bien una expresión del carácter, y las tensiones musculares que lo impiden formarían la coraza caracterial. Esta coraza se va formando durante la infancia, un periodo crucial en la formación del carácter, y lo es así porque es en ella cuando hay más dependencia y más se necesita del entorno para el desarrollo evolutivo, también cuando menos recursos hay para hacer frente a la vida y cuando los canales sensitivos están más abiertos.

La coraza muscular del carácter vendría a ser la suma de todas aquellas tensiones con la que nos protegemos de nosotros mismos y del entorno, con la que también acotamos nuestro rango de emociones permitidas y disminuimos la movilidad natural del organismo, su vitalidad, empobreciendo la sensación de estar vivo.  
    

El trabajo bioenergético en terapia

La Terapia Bioenergética trabaja directamente sobre la coraza muscular es decir, con las tensiones que impiden la expresión del Ser, y lo hace no solo desde la intervención corporal, sino que también desde el análisis a través del cual se le va dando sentido al carácter. Al fin y al cabo el carácter nos salvó la vida, una vida que por hoy seguimos salvando cuando el peligro ya pasó… aunque sigue vivo en la tensión crónica del músculo.  
    

Reseñas

Lowen A., (1977). Bioenergética. México: Editorial Diana.

Wilhem R., (1967). Análisis del Carácter. Barcelona: Paidós. 

Publicar un comentario

Comentarios

  • (24/09/2012 - 15:08h.) Teodoro Sanromán

    Me gusta este estilo de blog breve y claro que aporta conceptos clave.

  • (26/09/2012 - 15:48h.) Carmen

    Enhorabuena Vicente, con la tensión que acumulamos al cabo del día no vendría mal disfrutar de una terapia Bioenergética. ¿Hay sesiones en Almeria?

  • (21/02/2013 - 16:07h.) Psicologo

    Me ha parecido muy interesante

  • (26/04/2013 - 14:23h.) Rachel Rosse Same

    Deja aquí tu comentario...

  • (13/09/2013 - 21:13h.) tere

    me gustaría hacer esta terapia,

    podrían informarme donde debo dirigirme.

    Vivo en Tlaxcala, México

    favor de enviarme toda la información por e-mail

  • (08/07/2014 - 18:40h.) M. Iluminada Madrid Gómez

    Para mí, la Bioenergética, supone trabajar con la memoria corporal. De lo primero que me di cuenta es de lo olvidado que tenía mi cuerpo. Estaba al servicio de mi mente y cuanto más exigía mi mente más "tiranizaba" mi cuerpo. Eran, y siguen siendo (aunque cada vez menos), dos ritmos completamente diferentes. El hacer estaba en la cabeza, el sentir en el cuerpo. Escuchar ese ritmo corporal que me pide lentitud me ayuda a observarme desde esa "coraza muscularl" de la que habla Vicente. Así todo cobra más sentido, se ralentizan los procesos y se desentumecen los músculos. A mi me parece como una liberación, como volver a mirarme e integrar cuerpo/corazón y cabeza. Gracias Vicente por introducirme en este mundo tan sensitivo.

  • (08/07/2014 - 21:16h.) Vanesa Caballero Ruiz

    Al leer esta entrada del Blog, se me ha venido a la mente la frase “el cuerpo grita lo que la boca calla”.
    Me resulta realmente sorprendente cómo todas las huellas que van dejando en nosotros cada una de las experiencias vividas, van condicionando nuestro carácter, contrayendo nuestra musculatura y enfermando física y psicológicamente. Por ello, estoy totalmente convencida de que todas las enfermedades tienen un origen emocional.
    Asimismo, al incidir esta terapia en esa coraza muscular, me parece muy interesante cómo a través de este trabajo se consigue expresar el Ser, conquistando nuevamente la autenticidad y la espontaneidad que perdimos hace mucho tiempo.

  • (15/07/2014 - 09:35h.) Cristina torres

    Para mi la bioenergetica es un antes y un después, además de ayudar a liberar emociones reprimidas en los musculos te hace estar más presente y en contacto con tu cuerpo.
    A traves del trabajo con Bioenergetica se empieza a desbloquear ese dialogo entre el cuerpo y tu, ese dialogo que se bloqueo en la infancia para subsistir pero que a día de hoy dificulta el fluir por la vida.

  • (16/07/2014 - 08:30h.) Cristina Herreros

    " Al fin y al cabo el carácter nos salvó la vida, una vida que por hoy seguimos salvando cuando el peligro ya pasó… aunque sigue vivo en la tensión crónica del músculo. "

    Me sobrecogen estas palabras, es cierto como nuestro cuerpo responde a las emociones, nos protege, de aquello que....., y seguimos haciéndolo pase el tiempo que pase.
    Es triste lo que nos hacemos a nosotros mismos, por campear aquello que nos asusta o nos incomoda, seguir manteniendo una tortura que a veces dura demasiado.

  • (16/07/2014 - 20:26h.) gracia

    Me parece muy interesante este blog así como la terapia de la que tenia un conocimiento mínimo y no muy acertado, sin embargo al experimentarla en mi propio cuerpo y en propio ser la cosa cambia , el pensamiento cambia y el cuerpo cambia de actitud, mi experiencia ha sido muy positiva y enriquecedora dándome cuenta de mi cuerpo y de las emociones que transmito a través de él...

  • (19/07/2014 - 20:25h.) Rocío González Lerma

    Poder escuchar lo que nos dice y expresa nuestro cuerpo, es todo un lujo que me estoy permitiendo ahora. Tengo más conciencia de mi cuerpo y de la relación que existe con las emociones.
    La coraza o escudo, que durante un tiempo nos protegió, ahora nos hace sufrir y nos impide ser más auténticos.
    Con la bioenergética rompemos esa coraza y nos libreamos de parte de nuestro sufrimiento.

  • (08/02/2015 - 12:12h.) Mercedes García Pérez

    Durante muchos años mi mente ha estado dominando lo que mi cuerpo demandaba. Entrar en la escucha de mi cuerpo ha sido a través de las enfermedades. Al descubrí las clases de bioenergética voy permitiendo darme la oportunidad de atenderme desde lo corporal y dejarme temblar para suavizar mi coraza muscular. Descubro que con el desbloqueo corporal se movilizan tensiones y emociones contenidas, prisioneras y puedo dejar salir aspectos de mi niñez que me impiden vivirme auténtica. Poco a poco, las fibras se destensan y después del dolor viene la sanación.

  • (10/06/2015 - 16:34h.) Desirée Xyke

    Un giro fundamental para mí fue precisamente el relacionado con lo corporal. Cómo empecé a dejar de quejarme por las molestias que sufría mi cuerpo para empezar a comprender qué me estaba queriendo decir mi propia sabiduría interior, a la que no me paraba a escuchar. Sanarnos pasa sin duda por tener una buena relación con nuestro vehículo vital, el cuerpo, y es un beneficio en sí mismo cuidar, respetar y nutrir nuestro cuerpo con cariño y dedicación, las sensaciones que vienen a continuación son maravillosas.

  • (13/07/2015 - 08:51h.) Carmen Ferrer Cortés

    Me resulta sorprendete lo que el cuerpo es capaz de decir, de contarnos en qué estamos o qué tensiones acumulamos. Me alegra que hayan terapias como ésta que den tal importancia al cuerpo.

    Después de esta lectura y del taller de este fin de semana, me ha parecido fascinante el mundo de la bioenergética, cómo es capaz de desbloquear, de destensar esa coraza muscular creada por el cúmulo de retenciones.

    Muy interesante el artículo.

  • (01/08/2015 - 12:49h.) Samuel

    Me ha gustado mucho el articulo, claro y conciso.

    Me recuerda lo importante que es hacernos conscientes de como a veces retenemos las emociones no dejando fluir nuestra energia, sintiendonos menos vivos y creando una coraza muscular con todos los efectos secundarios negativos que ello conlleva. Dejemos fluir nuestras emociones y tomemos contacto con ellas para que nuestra vida fluya como un rio. Hacer lo contrario, retenerlas, seria como dejar que el agua de nuestra vida se estanque y empiece a corromperse.

    La duda que me queda es que hacer con emociones como la rabia, que no siempre se puede dejar libre en cualquier situacion. Tendre que aprender a canalizarla de alguna manera para que no acabe afectándome.

  • (05/08/2015 - 12:27h.) Celia Facundo

    Tanto el taller como el artículo de Vicente me han permitido conocer qué es la terapia bioenergética. NO sabía nada al respecto.

    Darnos cuenta de cómo reacciona nuestro cuerpo, que sensaciones y emociones genera en nuestro cuerpo y nuestro ser, nos ayuda a conocernos más.

    Normalmente, todas vamos por la vida con nuestra coraza muscular como mecanismo de protección de nuestras emociones...tanto que olvidamos que sentirlas y expresarlas en su canal respectivo es sano.

  • (17/08/2015 - 21:24h.) Ana Moreno Tirado

    No sabía nada de bioenergética, éste artículo y el taller que impartió Vicente han hecho que me interese muchísimo el tema. Quiero saber más al respecto, me parece importantísimo el trabajo corporal en terapia, ya que nuestro cuerpo tiene mucha historia que contar sobre nosotros. El cuerpo es nuestro armazón, nuestra carcasa, nuestro escudo protector, y así como los anillos de los ärboles en el tronco nos indican la vida y edad de estos, nuestro cuerpo refleja nuestra forma de vivir y de presentarnos al mundo que nos rodea. Nuestra postura corporal, las arrugas de la cara, la forma de movernos, nuestros gestos faciales y corporales todo... lo que refleja nuestro cuerpo dice de nosotros.
    Concretamente con la bioenergética nos damos cuenta de las tensiones que acumula nuestro cuerpo cuando retenemos nuetras emociones, cuando no les damos salida. Nos ayuda a abrir esa coraza corporal que se ha ido formando desde nuestra infancia, para que podamos canalizar la energia vital de forma más sana. Además la bioenergética también nos permite conocernos, saber de nuestro carácter.
    Estoy fascinada con este tema y me gustaría tener más información.

  • (14/09/2015 - 22:33h.) Obdulia

    La persona es su cuerpo...en el taller de bioenergética con Vicente, hemos comprendido cómo puede quedar bloqueada la energía vital por una experiencia vivida, por un control represivo de emociones, por la carcasa del caracter....y cómo el trabajo de desbloqueo nos da conciencia y nos devuelve la energía que habita y fluye en nosotros. Qué importante devolverle al organismo toda su capacidad de vida!!!
    Estoy totalmente de acuerdo en que el trabajo corporal es fundamental en gestalt!!!

  • (20/09/2015 - 20:43h.) Amparo Martín Romera

    Uno de los aspectos más relevantes en los que me ha hecho reparar la T. Gestalt es en la importancia de tener en cuenta lo corporal.
    A veces, pensamos en el cuerpo con un continente, un recipiente, en el que vivimos; no como un libro donde se escribe nuestra historia y quedan impresas las tensiones, los bloqueos, también el placer, ...
    Intervenir sobre la coraza corporal, liberar nuestra energía, escuchar lo que nos dice nuestro cuerpo, lo que necesita, confiando en él, etc. estaremos más cerca de encontrar una homeostasis que haga que vivamos y nos adueñemos de nuestro cuerpo y no sólo que vivamos en él.

  • (25/09/2015 - 21:12h.) Beatriz Regalado Leyva

    Potente.

    Me quedo pensando en lo más práctico, en cómo esas cargas dibujan nuestras facciones y gritan en nuestra postura, en nuestra forma de andar, en nuestras dolencias y qué fácil parece trabajarlas desde el recipiente.

    Me quedo también pensando todas esas tensiones que se acumulan en el día a día, sobretodo en el trabajo, los que se engarrotan, los que aprietan la boca, los que sufren lumbalgias, los que sufren migrañas y cómo la mayoría se sienten obligados a cortar su reacción natural para preservar sus empleos... tal cual lo explicas, resulta evidente.

    Y no veo ejemplo más simple e indiscutible, para demostrar que funciona y sin llegar ni a rozar la riqueza de la bioenergética, que el efecto de un sencillo estiramiento, de un abrazo o de un simple masaje en una persona con cargas musculares producidas por el estrés.
    Nos cambia el estado de ánimo, el punto de vista, la sensación de estar dentro de uno mismo, la percepción, el pensamiento y hasta la emoción.

  • (18/10/2015 - 18:16h.) Haydée Mesa

    Me ha encantado la posibilidad de poder trabajar la coraza segmento a segmento, de hacerla temblar. Este training, me fascina. Sostener el temblor y descargar esas tensiones acumuladas desde tiempos ancestrales.
    Realmente, desde este taller, mi cuerpo tuvo una gran descarga. Tanto, que no recordaba una manera de andar tan liviana, desde que era niña. Mi cuerpo ha ido cambiando con la terapia Gestalt de forma paulatina, descargándose más y más y, sin embargo, para él, existe un antes y un después del trabajo con la coraza, pues la expulsión de tensiones fue drástica.

  • (18/10/2015 - 18:21h.) Haydée Mesa

    Un fin de semana temblando...¡qué gran alivio! Cómo me gustaría hacerlo con regularidad, profundizar en este aprendizaje, dominar los conceptos y la técnica y poder practicarlo con continuidad...Siento mucho agradecimiento por haber probado esta maravilla. Gracias a Qualia y a Viente y a Wilhelm Reich y a Lowen y a todo aquel que esté implicado.

  • (18/10/2015 - 18:25h.) Haydée Mesa

    ¡Viva la Bioenergética! (Lo siento,no he conseguido hasta ahora escribir un mensaje de golpe. La inspiración me va y me viene por momentos y a veces, se suma también el fallo técnico de dar sin querer con el dedito al botón de publicar antes de haber terminado de escribir. En fin, "poco a poco", "Zamora no se conquistó en una hora"...

  • (20/10/2015 - 13:00h.) Teresa Naranjo

    Tanto el artículo como el Taller con Vicente me han gustado de manera especial, llegué a él sin saber que era la Bioenergética y salí maravillada, la razón, pues me cuesta muchísimo estar en el cuerpo, tomar conciencia de él y escucharlo, y ver como temblaba!!!!! y toda la energía que tengo dentro, cambió la forma de mirarlo, ahora le presto mucha más atención.
    Gracias.

  • (18/11/2015 - 21:40h.) ataly

    Me parece fascinante que el cuerpo sea un reflejo de nuestra mente, de todos aquellos mandatos o introyectos que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida, sumado y unido a nuestro carácter.

    La posibilidad de trabajar a través del cuerpo todos los posibles bloqueos energéticos me llama muchísimo la atención, y leer este artículo hace que me sienta todavía más atraída por el trabajo corporal a través de la bioenergética.

    No haber podido realizar este taller me deja algo pendiente. Siento la necesidad de trabajar corporalmente, de forma individual, como parte del proceso terapéutico...

  • (02/02/2016 - 13:11h.) María Gil

    ¡Qué grade Vicente! Me encantó mi experiencia en el Taller de Corporal y sigo trabajando en esto de habitar el cuerpo, no ser carne. ESTAR Y SER. Entonces cuando uno se habita toma conciencia de la experiencia pura y toda la energía fluye. Nos hacemos auténticos.

  • (07/02/2016 - 21:12h.) Simeon Morato

    Que bueno Vicente eso de saber que nuestras experiencias no resueltas quedan registradas allí en forma de tensiones musculares. Estas tensiones, que se comienzan a crear cuando somos niños y con el tiempo se convierten en "coraza muscular" que determina nuestra manera de de estar en el mundo y de contactar con los demás, es decir: nuestro carácter. Y mas bueno aun saber de la terapia bioenergetica que puede ayudarnos a quitar esa coraza.

  • (01/04/2016 - 14:37h.) Merce

    He tenido la suerte, una vez más, de contactar con la Bioenergética y cada vez estoy más convencida de la importancia de esta carrera terapéutica (pues son cinco años).He comprobado que el desbloqueo corporal es salud. Quita la ansiedad y te libera de la enfermedad. Fluye la energía,te quitas un peso de encima, muy relajada. Con los ejercicios corporales, puedes tomar conciencia de qué esta pasando y resolverlo con la mente.Quitando más coraza y siendo más auténticos, para vivir una vida mas plena y satisfactoria.

  • (01/04/2016 - 16:36h.) Ruth

    Maravilloso el primer contacto, en el taller de Vicente, con la Bioenergética, sintiendo los bloqueos en el cuerpo, haciéndolos temblar, ablandarse, hasta salir del cuerpo, en forma de llanto, quitando tensiones... respirando amplia mente... QUIERO MÁS!!

  • (04/04/2016 - 10:57h.) Mª Carmen Román

    Si la energía se define como el movimiento interno expresado a través de las emociones para poder hacer algo al respecto. Supongo que esto no solo se refiere a acciones físicas únicamente, reír, beber, besar.. sino que también se expresa mediante nuestro estado de ánimo . Por eso , una persona deprimida no tiene fuerza ni para levantarse o comer. Esto es su estado no es sano . Necesitaría desbloquear su energía contenida. En ese aspecto la es un "remedio" maravilloso. Ojala yo pudiese disfrutar de ella.

  • (04/04/2016 - 10:59h.) Mª Carmen Román

    La bioenergética es un remedio maravilloso.

  • (04/04/2016 - 21:43h.) Ana

    Me supo a poco el taller de bioenergética y creo que puede que la coraza sea de una resistencia que necesito una semana de bioenergética seguida. De momento el yoga es lo que me hace que no me fosilice. Gracias Vicente

  • (07/04/2016 - 17:24h.) Bea Carazo

    Somos nuestro cuerpo y me resulta alucinante entender como nuestro cuerpo habla aunque nuestra mente no sea conciente.ya en yoga hace tiempo vi esa estrecha relación cuando en mitad de la primera clase rompí a llorar.no sabía porque,pero algo se desbloqueo.me resultaría muy interesante saber más acerca de la bioenergetica para a través del cuerpo trabajar aquello que nuestra mente aún no está preparada para afrontar.aunque sí que sin duda observó mucho más aquello que tensamos y veo más en mí y en los demás ese impulso que intentamos contener.

  • (08/04/2016 - 19:44h.) Ana García

    Después de leer el artículo me queda bastante claro en qué consiste la Bioenergética. Vicente lo expone con mucha claridad y concisión. Me quedo con las ultimas líneas, donde dice: "El carácter nos salvó la vida, una vida que por hoy seguimos salvando cuando el peligro ya pasó. aunque sigue vivo en la tensión crónica del músculo".

  • (09/04/2016 - 00:55h.) Antonio Olmos Beas

    Apenas descubrí la bioenergetica y ya encontraré la utilidad para mi vida.
    Soy de las personas que se activan con la acción, con ejercicios me es más fácil conectar.
    Si hago deporte no es por mejorar mi cuerpo ,sino que pretendo callar mi cabeza.

  • (11/04/2016 - 18:35h.) Marina Gutiérrez Fernández

    Fin de semana intenso, temblando y poniendo atención en el "darse cuenta" del cuerpo, en las tensiones que tengo en la espalda, en el dolor y cómo impide que el flujo vital circule libremente. Mi cuerpo está hablando, la bioenergética me ha dado la clave, necesitando incluso un taller más largo sobre esta temática, se me hizo muy corto, me encantó cómo lo llevó a la práctica Vicente.
    Un saludo. Me ha encantado el artículo, sin duda me compraré algún libro de Alexander Lowen para completar! Gracias!

  • (12/04/2016 - 14:42h.) ALEJANDRO BALLESTEROS BARNIE

    Lo que me resuena de esta lectura es cuánta es la sabiduría de nuestro cuerpo.

    Estoy aprendiendo a escucharlo, aceptarlo, sentirlo... aprendiendo el lenguaje de las emociones y de su reflejo en nuestra dimensión física.

    Tal y como lo entendía hasta hace un momento, "yo no soy mi cuerpo". Lo que me decía era que si mi cuerpo enferma, o si mi cuerpo se duele, yo no soy ese dolor o esa enfermedad. Sin embargo, sí que puedo sentir ese dolor o experimentar plenamente tener esa enfermedad. Si yo SOY el dolor y me identifico con eso, no puedo dejarlo ir, porque si deja de estar también desaparece ese sentido de identidad.

    Esa era mi reflexión hasta antes de entender las palabras de Vicente. Que finalmente entiendo que hablan de eso mismo. Mi SER lo constituye (entre otras cosas) un cuerpo. Yo soy ese cuerpo, y a través de ese cuerpo puedo experimentar el mundo (el amor, alegría, dolor, tristeza...).

  • (20/04/2016 - 19:30h.) Ferazulino

    Primera realidad aceptada y admitida en mi ser: yo soy mi cuerpo, fue como una pieza encajada de manera natural, Vicente y sus prácticas de bioenergia en nuestro grupo me han permitido sentir que yo soy mi cuerpo.
    El adormilamiento producido por no dejarme ser yo, va llegando a su fin con este descubrimiento, soy mi cuerpo, empiezo a escucharme y me interesa lo que tengo que decirme, la retención de mis emociones no me permite el fluir de la energía, necesito pues indagar sobre cómo poder atenderme.

  • (27/04/2016 - 17:59h.) I.H.L.

    Parece mentira la relación tan estrecha que hay entre las emociones y el cuerpo, aunque a menudo no nos percatemos de ello. Desde el taller de bioenergética estoy intentando escuchar más los mensajes que me da mi cuerpo y en los que muchas veces mi cabeza no había reparado de forma consciente.

    El cuerpo nos duele cuando bloqueamos emociones que no queremos soltar o expresar porque no nos damos permiso. Me quedo con la frase "La angustia aparece cuando la energía se estanca y es retenida por tensiones musculares". Cuantas veces he sentido angustia, presión en el pecho o un dolor agudo de estómago sin saber por qué y sin poder remediarlo! Hacemos ejercicio para desentumecer los músculos pero no nos paramos a desbloquear nuestras emociones, a permitirnos sentir cosas que teníamos vetadas y que impiden la expresión verdadera de nosotros mismos. El cuerpo grita lo que la boca calla y si lo escuchamos puede ser un gran "Darse cuenta".

  • (02/05/2016 - 20:02h.) Yolanda Martínez

    Poniéndole voz a nuestro cuerpo durante el finde del taller!!! Después del taller he comprendido algunas cosas, y algunos bloqueos físicos que sentía y que no le ponía nombre.

    Me parece fundamental trabajar el cuerpo/ lo físico paralelamente con lo emocional. Que sabio es nuestro cuerpo y capacidad para defenderse tiene cuando somos pequeños, no podía reaccionar de otra manera, ya que estamos tan abiertos...

    Me encanta la idea de trabajar con la coraza muscular para dejar que fluya la energía de nuestro ser!!!. Muchas gracias Vicente

  • (08/05/2016 - 12:46h.) Gloria Bárzana

    Que claridad, Vicente! Y qué terapia tan interesante el romper nuestras barreras emocionales a través del trabajo con el cuerpo!
    Es tan evidente que todo nuestro carácter se expresa en nuestro cuerpo que se hace obvio que con el trabajo emocional se libera la tensión física... y sin embargo olvidamos el sentido inverso! Cuerpo y Ser son lo mismo, hemos aprendido a separarlo desde nuestra educación y cultura, y nos hacemos tanto daño con ello...
    Gracias por esta lección, Vicente.

  • (24/05/2016 - 20:32h.) Carlos Sánchez

    Estaría bien tener buena práctica con la escucha activa que me permitiera darme cuenta de en qué estado se encuentra mi cuerpo en cada momento y poder expresar de forma espontánea (sin miedo) ese impulso vital, lo que sería tener una sana personalidad y espontaneidad. De modo que con esa práctica diaria se pueda ir superando los rapidísimos/inconscientes mecanismos del carácter que inhiben la expresión de ese impulso vital con juicios o emociones como la vergüenza de llorar en público, así, si por ejemplo experimento una incipiente sensación de orgulloso por un trabajo bien realizado poder sacar esa alegría levantando los brazos y notando como la felicidad se me escapa por una tremenda sonrisa de satisfacción esbozada en mi cara, antes de que los automatismos la bloqueen.
    Muchas veces me he sentido emotivo y entonces me emociono con cualquier cosa, comentario o simplemente mirando a alguien a los ojos. Muchas veces estoy emotivo y noto como me sube la emoción y de repente se frena, un freno automático que cuando quieres darte cuenta ya es demasiado tarde para quitarlo; a veces algo impide que el freno actúe, un abrazo, un descuido, una distracción y se produce de manera sorpresiva y espontánea el llanto profundo, descontrolado, me gusta llamarlo el desbordamiento catártico.

  • (26/05/2016 - 14:33h.) Rocio Osuna Rico

    Al leer el blog me he acordado de algo que me dijo un terapeuta en un taller: que no me había movido en todo el día. Tantas horas sin cambiar la postura...

    Si algo valioso saqué del taller de bioenergética es que vuelco mucha exigencia sobre mi cuerpo, sobre una parte concreta de mi cuerpo.

    Pienso en la importancia de hacer consciente mis sentimientos y de poder expresarlos para que fluya libremente mi energía.

    Creo que me vendría muy bien trabajar con mi cuerpo las tensiones. Relajar las tensiones para conectar mejor con la emoción. Conocer las defensas psíquicas que las provocan. Observar cómo me muevo o dejo de hacerlo y para qué y con qué emociones ocurre. Cómo pongo en juego mi energía...

    Qué interesante eso de que la persona es su cuerpo, una unidad en la que cuerpo y mente se influyen de manera continua.

  • (07/07/2016 - 12:42h.) Leticia Comino

    Artículo muy interesante que me lleva a reflexionar sobre la importancia de buscar en lo corporal la autenticidad del Ser; para ello es fundamental esta ruptura de nuestra propia coraza muscular de la que Vicente hace en esta entrada una perfecta y clara síntesis, llevándome al encuentro de mis propias restricciones corporales que merman mi impulso vital y encierran en miedos mi propia autenticidad.

  • (08/02/2017 - 10:52h.) Patricia

    Mi experiencia con la bioenergética es lo que reconozco como terapia integrativa, se trabajan los tres centros (cuerpo, mente, emoción) para llegar a una coherencia entre lo que estoy sintiendo, estoy haciendo y estoy diciendo aquí y ahora. Mi cuerpo es una puerta de entrada a mi ser.

  • (08/02/2017 - 21:06h.) Carolina Bueno

    Gracias Vicente. Me ha quedado muy claro en que consiste la terapia bioenergética. Seguiré investigando, a ver si logro romper con esa coraza.

  • (09/02/2017 - 12:49h.) Irene Cruz

    Somos cuerpo y mente, podría poner numerosos ejemplos donde claramente se puede ver esa interconexión, pero en muchas ocasiones no somos conscientes, de tensiones, de movimientos automáticos .....Me parece muy importante e interesante este trabajo desde lo corporal para id rompiendo esa coraza.

  • (10/02/2017 - 13:55h.) Johanna Fröhlich Z.

    Muy interesante, lamento mucho no haber estado en el taller de Bioenergética con Vicente! Al leer el artículo me puse a leer unos artículos sobre la Bioenergética y enseguida encargué un libro, no sé nada del método. En mis (pocas) secciones de terapia individual no he tenido todavía la oportunidad de trabajar con la técnica pero me llama mucho la atención y me atrae un montón! Tu blog y los demás artículos que has escrito sobre Bioenergética me despiertan mucho interés!

  • (10/02/2017 - 17:43h.) Laura Mas

    Me parece muy acertado el término "flujo vital" para entender ese impulso de vida que fluye. Que fluye de manera natural hasta que la coraza muscular impide el movimiento. Me ha sorprendido la facilidad con la que, a través del vaivén de tensión y distensión, puedo disolver esa armadura y penetrar en la emoción que se ha visto interrumpida o evitada.

  • (16/02/2017 - 15:27h.) Yolanda Castellote

    Cada vez tengo más claro y puedo objetivar en mi experiencia clínica, que la separación cartesiana de cuerpo y mente es un completo error desde el punto de vista terapéutico.
    No tiene mucho sentido cerrar los ojos a cuánto mueve la emoción el manejo de lo físico y los cambios que se producen en el cuerpo cuando cambia la emoción.
    La bioenergética me parece una herramienta de trabajo muy interesante en ese sentido, como complemento a otros abordajes.

  • (24/02/2017 - 12:16h.) mammen rosi

    Pude comprobar, en el taller, la potencia de la Bioenergética a través de las dinámicas propuestas por Vicente J. Martinez.

    Si entre aquello que pensamos, sentimos y expresamos no hay una coincidencia..... no hay coherencia, nuestras emociones nos pasan facturas que se acusan o evidencian en nuestro cuerpo.

    La Bioenergética proporciona numerosas posibilidades para restaurar el equilibrio alterado.

    Impresionante cómo nuestro cuerpo sabe más de nuestras emociones que nuestra propia memoria.

  • (26/02/2017 - 11:55h.) Maria

    La bioenergética me parece fundamental para el conocimiento de mi interior, desbloqueando memorias corporales que me hacían el camino más difícil. Ahora está integrado. Gracias

  • (01/03/2017 - 21:14h.) Ana Martinez

    La bioenergética me parece muy interesante, me hace reflexionar en la relación que tiene y cómo se relaciona nuestro cuerpo físico con nuestras experiencias de vida emocionales desde que nacemos. El ser humano va construyéndose su coraza muscular a lo largo de su infancia, ésta impide que el flujo vital de energía circule por el cuerpo correctamente. Esto sin darnos cuenta nos va limitando física y emocionalmente, impidiéndonos dar todo nuestro potencial. Tenemos guardada tanta energía estancada sin saberlo. (No pesa, no se ve, no tiene forma). Obviamos nuestro cuerpo y achacamos su estado a que es así, sin pararnos a pensar que está dentro de nosotros el por qué y la solución.

  • (13/03/2017 - 17:09h.) Ruben Fernandez

    Desde que decidí abordar mi viaje hacia el interior y ser mas consciente de quien soy, como soy y que pretendo de mi experiencia de vida, comencé a hacerlo desde un trabajo plenamente mental, localizando como eran mis pensamientos, de que estaban hechos, los porque pienso así, para que...poco a poco conseguí adquirir mas conciencia, dando paso a desarrollar mas mi yo capaz de observar al yo pensador. Cuanto mas conseguía desidentificarme de mis pensamientos mas me adentraba en mi cuerpo y este hasta ahora estaba abandonado. A través de ejercicios de bioenergética, preste mas atención al cuerpo, entendiendo que muchas emociones pasadas se quedan ancladas en nuestros músculos, en nuestras vísceras y una vez que conectas con ello, se libera una información muy valiosa.

  • (16/06/2017 - 20:26h.) Estrella Garcimartin

    Este taller se me hizo corto, me hubiera gustado tener tiempo para hacer más ejercicios, darme cuenta de esa conexión entre la emoción y el cuerpo.
    Muy clara la exposición de Vicente, los conceptos de:
    Flujo vital de vida, sensaciones, emociones.
    El cuerpo es donde ocurre ese impulso de vida
    La coraza muscular del carácter.
    Voy aprendiendo a observar mi cuerpo y sus reacciones, ese agujero en el estómago, el ahogo, cuando tengo dificultad para tragar, sin duda son emociones que no permito.
    EL trabajo físico que hicimos en el taller, buscando el temblor, me resulto muy liberador y curioso, comprobar como desde el cuerpo se llega a una emoción, como desde el temblor se libera la tensión acumulada y ese fluir del impulso vital a través del cuerpo.

 

Identificación

Si quieres, puedes utilizar tus datos de Qualia, Facebook o Twitter, de forma que aparecerá tufoto junto a tu comentario, y no será necesario que vuelvas a introducir tus datos en futuros comentarios.

 

Nuevo comentario

(Tu e-mail no será visible por el resto de visitantes.)