Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Blog "Terapia Gestalt, un proceso para lograr el apoyo de uno mismo" de Paulina Ramírez colaboradora de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada."Terapia Gestalt, un proceso para lograr el apoyo de uno mismo" 

Aprendemos a caminar de la mano de alguien para luego soltarnos y aventurarnos 

Por Paulina Ramírez
Blog > Terapia Gestalt, un proceso para lograr el apoyo de uno mismo
Blog "Terapia Gestalt, un proceso para lograr el apoyo de uno mismo" de Paulina Ramírez colaboradora de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada.

Terapia Gestalt, un proceso para lograr el apoyo de uno mismo

Publicado el 12/03/2012 por Paulina Ramírez

El cambio que buscamos en nuestra vida, la mayoría de las veces, es un susurro que viene andando por un camino en penumbra y que tiene la apariencia de un amigo de antaño. El cambio, desdiciendo a Sabina, es “volver al lugar” donde alguna vez hemos sido felices, es volver a la Comala o al Macondo interior, sitios que se nos hacen familiares apenas los avistamos en el horizonte y que olvidamos con frecuencia que son parte nuestra a la que recurrir para sentirnos mejor. Tanto Macondo (en Cien años de Soledad de Gabriel García Márquez) como Comala (en Pedro Páramo de Juan Rulfo) son ciudades de novelas que están insertas dentro del estilo narrativo llamado realismo mágico y también son lugares de los que el lector puede entender más internos que geográficos.

En el pueblo de Macondo -cuenta García Márquez- tras la peste del insomnio, los lugareños tuvieron que utilizar distintas técnicas para recordar. En nuestro “Macondo interior” cada uno de nosotros tenemos a un Melquíades y a nuestra propia poción mágica para recordar qué es lo que nos hace estar mejor con nosotros mismos, y con ello abrir la puerta para el cambio personal. En Comala, “un pueblo muerto, poblado sólo de voces gastadas, ecos, murmullos, fantasmas y sombras”, es la transformación la que se nos anuncia como proceso necesario para el cambio. Encontrar y “vivir” en el “Comala interior” nos da posibilidad de morir y de nacer a una forma más creativa y sana de vivir.

Para “entrar” a nuestro Comala o Macondo tenemos que romper con hábitos y rigideces. Para “vivir” en ellos, aceptar y tomar consciencia, son requisitos indispensables. Para cambiar en ellos, estar atentos, ser creativos y tener fe, ayudarán a reescribir nuestra propia novela interior.  

 

No damos crédito de nuestras herramientas

Hemos sido felices en esos “sitios” no porque alguien nos ha facilitado las cosas, sino porque precisamente “ahí” es donde de verdad hemos atendido a nuestras necesidades y las hemos satisfecho nosotros mismos o hemos sido capaces de pedir ayuda sin manipular a nadie. Mi sobrino de dos años grita, sin ninguna timidez, “¡ayuya!” cada vez que no alcanza el juguete que él quiere. Cuando niños lo sabemos, ahora de adultos sólo hay que recordarlo y poner un ingrediente más: la responsabilidad de satisfacernos con las consecuencias que se den. 

La responsabilidad de satisfacernos y cambiar

Somos responsables absolutos de nuestro propio bienestar. La responsabilidad no es culpa ni victimismo -ninguna de estas dos últimas aceptan las consecuencias- sino hacerme cargo de lo que soy y de lo que esto implica. La mayoría de nuestras insatisfacciones parten desde el minuto en que decidimos no hacer frente a algo que nos incomoda sólo por el hecho de no generar un conflicto: sacamos el conflicto del ambiente externo y lo metemos en el interno, lo que se traduce en que tragamos sin masticar. Cuando incorporamos las consecuencias a nuestro proceso de cambio, aceptamos el hecho de que no siempre vamos a gustar o ser aceptados. 

Autoapoyo en Terapia Gestalt

En Terapia Gestalt la invitación es a mirar hacia adentro, sin perder de vista el entorno, dejando que nuestro organismo -en su totalidad- actúe como una brújula más que como un plan concebido de antemano (carácter). Que el contacto con la situación y con las personas sea un encuentro de sensibilidades y no de rigideces, que la frontera o el límite no se convierta siempre en un conflicto. Para la Terapia Gestalt el autoapoyo es un proceso de búsqueda interna, de la mano de alguien que ya conoce el camino, y del cual salimos conociendo a nuestros ángeles y demonios en condiciones de hacernos responsables y de utilizar nuestros pies para echar el ancla y poder mirar al cielo sin marearnos

Reseñas

De Casso P., (2009). Gestalt, Terapia de la autenticidad. Barcelona: Kairós.

García G., (1967). Cien años de soledad. Barcelona: Círculo de lectores. 

Fotografía de Paulina Ramírez

Paulina Ramírez

Psicóloga Especialista en Terapia Gestalt, miembro de la Asociación Española de Terapia Gestalt y miembro del Equipo Terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional. Formada en Teatro Terapéutico. Finalizando la Formación en Psicoterapia Integrativa.

CategoríasTerapia Gestalt

Publicar un comentario

Comentarios

  • (13/03/2012 - 12:09h.) Teodoro Sanromán Rodríguez

    Me ha encantado esta entrada de blog. La recomiendo.

    Además de encontrar descripciones interesantes de aspectos clave de la Terapia Gestalt -como manipulación, responsabilidad y autoapoyo- enunciados de un modo muy particular y casi poético, siento haberme ilustrado y reducido mi incultura acerca de obras literarias relevantes e imprescindibles.

    A partir de ahora no pondré cara de extrañeza cuando lea u oiga a alguien referirse a Comala o Macondo.

    Gracias Paulina.

  • (14/03/2012 - 21:45h.) Paulina Ramírez

    Descubrir el verdadero sentido de los conceptos de manipulación, responsabilidad y autoapoyo han sido de vital importancia en mi proceso de autoconocimineto. Gracias a ti Teo.

  • (17/03/2012 - 20:48h.) Gala

    Hola!

    Me ha fascinado esta entrada.
    Gracias por invitarnos a interiorizar y conectar con lo esencial.
    Pasearé a menudo por este espacio para enriquecerme con vuestras reflexiones :)

    Una sonrisa y hasta pronto,
    Gala
    http://galahoogstraten.blogspot.com

  • (19/03/2012 - 10:46h.) Paulina Ramírez

    Gracias Gala por tu sonrisa y por tu visita

  • (02/04/2012 - 01:23h.) Fernando Alcina

    Regresar al lugar en el que un día fuimos felices: regresar a la infancia en la que aun no estábamos tan contaminados de prejuicios ni habíamos alienado tantas partes de nuestra esencia. Va a ser que el camino no es de "crecimiento" sino de "decrecimiento" personal.
    Gracias Pau por compartir tus ideas.

  • (13/04/2012 - 21:21h.) Efrain Flores

    Felicitaciones por el artículo,es lo que siempre he deseado leer cuando busco algo de Gestalt,por dos motivos: 1. Relacionas la Gestalt con la literatura (que es arte) 2. Te apoyas en la esencia del enfoque y no en la filosofia neo- oscurantista de algunos despitados que en vez de profundizar en temas claves,prefieren usar los "arcanos",eneagramas,"vidas pasadas",la psicología del "más allá" y esas cosas que echan a perder las posibilidades reales del enfoque.
    Un abrazo desde Lima - Perú

  • (16/04/2012 - 11:25h.) paulina ramirez

    Las prosibilidades de explorar al ser humano son ilimitadas Efrain, la transitar un camino no una idea del camino.
    Muchas gracias por tu comentario desde tu ciudad milenaria.

  • (16/04/2012 - 11:26h.) paulina ramirez

    Las posibilidades de explorar al ser humano son ilimitadas Efrain, la idea es transitar un camino, no una idea del camino.
    Muchas gracias por tu comentario desde tu ciudad milenaria

 

Identificación

Si quieres, puedes utilizar tus datos de Qualia, Facebook o Twitter, de forma que aparecerá tufoto junto a tu comentario, y no será necesario que vuelvas a introducir tus datos en futuros comentarios.

 

Nuevo comentario

(Tu e-mail no será visible por el resto de visitantes.)