Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Entrada de blog "Un encuentro con autenticidad" por Teodoro Sanromán, miembro del equipo terapéutico y director de Qualia, Psicología y Salud Emocional."Un encuentro con autenticidad"

Descubre a través de uno de los episodios de House el potencial de salud que surge cuando dos personas se encuentran de un modo auténtico. 

Por Teodoro Sanromán 
Blog > Un encuentro con autenticidad
Entrada de blog "Un encuentro con autenticidad" por Teodoro Sanromán, miembro del equipo terapéutico y director de Qualia, Psicología y Salud Emocional.

Un encuentro con autenticidad

Publicado el 29/06/2011 por Teodoro Sanromán

En las diversas charlas y talleres que he impartido, en algunas facultades de Psicología, he pretendido ilustrar el concepto de autenticidad, un pilar fundamental en el enfoque de la Terapia Gestalt, y el inmenso potencial de salud disponible para las personas que se encuentran con autenticidad. Lo he hecho a través de un extracto de un episodio de la famosa serie de televisión Hosue, titulado “Un día, una habitación”. A continuación voy a comentarte qué sucede en este episodio y por qué lo relaciono con la autenticidad.
   

¿Quiere hablar?

House es el personaje central de la serie. Es médico y trabaja en un hospital como jefe del servicio de diagnóstico. En este episodio House acude a atender a una paciente. Al aproximarse a ella ésta reacciona de un modo extraño. House, sorprendentemente, advierte que ha sido violada. Entonces rehúsa atenderla y quiere derivarla a psiquiatría. Sin embargo ella ha percibido algo en el encuentro con House que le impulsa a querer ser tratada por él.

A regañadientes, forzado por la dirección del hospital, House acepta atenderla. Pero no sabe cómo hacerlo. Consulta con algunos de sus colegas y ningún consejo de éstos le parece satisfactorio. Sin saber qué hacer la visita. House entra incómodo en la habitación de ella. Le pregunta si quiere hablar de lo que le ocurrió. Ella, que parece percibir la incomodidad de House, también se incomoda y le responde que no. Entonces House se molesta aún más y le pregunta si quiere hablar sobre el tratamiento para la enfermedad venérea que ha contraído en la violación. Ella también le responde que no. House irónicamente le pregunta entonces si de lo que quiere hablar es del tiempo. Y, sorprendentemente, aunque con clara resignación contesta que sí. Momento en el que House aprovecha para negarse diciéndole que no es el hombre del tiempo. Se dirige a ella para tomarle el pulso y ella le retira enfadada el brazo. El encuentro de ambos termina en desencuentro.
  

Entrada de blog "Un encuentro con autenticidad" por Teodoro Sanromán, miembro del equipo terapéutico y director de Qualia, Psicología y Salud Emocional.

      

Un día, una habitación

Un tiempo después Hosue vuelve a visitarla. Ella duerme. De un modo brusco House le pide que se despierte. Sin esperar a que lo haga completamente comienza a contarle una historia personal de abusos. Ella se interesa. House le cuenta que cuando sus padres le dejaban con su abuela ella abusaba de él. Nada más terminar de contarle la historia House le exige que ahora ella se sincere con él. Pero ella no parece muy motivada a ello, parece extrañada. Y le pregunta cómo continuó llamando a su abuela después de aquello. A lo que House responde irónicamente que siguió haciéndolo del mismo modo. Ella no le cree. No le parece posible. Se enfada. Se siente engañada y se lo dice. House se siente descubierto aunque se resiste a confesarlo y enfadado se defiende con los argumentos que puede.

House le expresa que no puede creer cómo su vida va a depender de lo que alguien pueda contarle. Ella se emociona. Implícitamente, House ha revelado su profunda desconfianza en los seres humanos y su necesidad defensiva de evitar depender de alguien. Así se descubre para qué House siempre actúa buscando poner en evidencia a todos aquellos con los que se relaciona, confrontándoles con su falta de inocencia. Tiene que demostrarse a sí mismo que no debe confiar. Lo que más miedo le da y lo que más necesita.

Ella, en contraste con House, muestra su confianza en que nuestras vidas, y por supuesto la suya, dependen y se configuran con cada encuentro en el momento presente. Algo que deja a House en silencio.
    

¿Qué le pasó a usted?

En el siguiente encuentro, al aire libre, ella se acerca a House. Apoyándose en una sensación de saber que a él también le pasó algo, ella le expresa que su dolor es haber sido violada. Y, sin dar opción a negativa alguna, le pregunta qué le pasó a él. La verdad de ella le pone a él en contacto con la suya y no puede mantenerle la mirada. House baja la cabeza. Un gesto que en sí mismo es ya un reconocimiento de que ella tiene razón. Él también tiene un profundo dolor.

Entrada de blog "Un encuentro con autenticidad" por Teodoro Sanromán, miembro del equipo terapéutico y director de Qualia, Psicología y Salud Emocional.

Ahora sí me gustaría contarle

Finalmente, en la última escena del extracto del episodio, que es continuación de la anterior, House a raíz de la pregunta de ella está más en contacto con su propio dolor y desde ahí le dice que le importa lo que ella siente —yo me imagino que él se pregunta si como ella se siente es como él se siente— y ella se conmueve. Él le pregunta por qué le eligió. Ella llora y le responde que sintió que él también había sufrido. Nuevamente House no puede sostenerle la mirada y se gira agachando su cabeza. Entonces él conectado con su dolor le confiesa que la historia que le contó era cierta pero que quien realmente abusó de él no fue su abuela sino su propio padre. Al expresarle esto House queda sobrecogido. Ella se emociona y le expresa que ahora sí desea contarle lo que le pasó. House con voz profunda le dice que le gustaría oírla. Ella empieza a contarle su historia. En ese momento la cámara comienza a alejarse de ellos. La música empieza a sonar, con mayor volumen cada vez, al tiempo que apaga poco a poco las palabras de ella que, finalmente, dejan de oírse. Ya no importa cómo fue, los detalles, el encuentro auténtico entre los dos se produce. Su salud comienza ya a restablecerse, en el momento en que ella siente que él sinceramente desea escucharla y que, además, realmente puede comprender cómo se siente pues no está a la defensiva sino, que por el contrario está en completa sincronía y coherencia emocional con ella.

Entrada de blog "Un encuentro con autenticidad" por Teodoro Sanromán, miembro del equipo terapéutico y director de Qualia, Psicología y Salud Emocional.
              

Conclusión

Para mí la historia que acabo de contarte refleja muy bien varios aspectos relacionados con la autenticidad.

En primer lugar que la resistencia a la autenticidad dificulta el encuentro entre dos personas.

En segundo lugar que la autenticidad favorece encuentros íntimos que catalizan procesos mutuos de salud. Cuando la autenticidad está presente en el encuentro entre dos personas éstas alcanzan un nivel de intimidad imposible de alcanzar mediante la manipulación que supone la ocultación de sí mismo y la proyección de una imagen falsa. Nivel de intimidad que, por otra parte, favorece procesos de salud para ambos.

Y, en tercer lugar, que la autenticidad de uno puede conducir a otro hacia su propia autenticidad.

Recomendación

No te conformes con la descripción que te he hecho de la historia. Te recomiendo que veas el episodio. Por una parte, la historia está magistralmente interpretada por los actores. Y, por otra parte, los planos de las cámaras, para acentuar una mirada, para enfatizar un gesto, para mantener un silencio, para llevar la atención a un personaje en detrimento del otro, etc. son geniales. De esta forma, tan magnífica interpretación y tan buenas tomas, te permiten apreciar los detalles más sutiles relacionados con la comunicación no verbal que tiene lugar entre los personajes. Y, este aspecto, el de la comunicación no verbal, es crucial para que comprendas aún más profundamente, desde la perspectiva de la Terapia Gestalt, qué es la autenticidad.
 

Reseñas

Universal Estudios (Productora). (2007). House M. D. [Video]. Los Ángeles: Universal Estudios.

Episodio "Un día, una habitación", disco 3 de la temporada 3:
(1) Extracto: del 19' 10'' al 19' 26'', ¿Quiere hablar?.
(2) Extracto: del 26' 24'' al 29' 10'', Un día una habitación.
(3) Extracto: del 36' 24'' al 36' 40'', ¿Qué le pasó a usted?.
(4) Extracto: del 37' 20'' al 39' 35'', Ahora si me gustaría contarle.
 

Fotografía de Teodoro Sanromán

Teodoro Sanromán

Psicólogo Especialista en Terapia Gestalt e Integrativa, postgraduado en Psicología de la Salud, Evaluación y Tratamientos Psicológicos. Director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, y editor de la Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional.

Premio Nacional de los Estudios de Psicología y Premio Extraordinario de Licenciatura de la Universidad de Granada.

CategoríasAutenticidad, Psicología

Publicar un comentario

Comentarios

  • (06/11/2012 - 19:05h.) M. Iluminada Madrid Gómez

    Para mí lo importante es contar y escuchar desde la experiencia.

    Recuerdo ese episodio de la serie y lo que me llamó más la atención fue el "juego de House" y como la paciente lo descubre. Verlo desde el punto de vista de la autenticidad hace que lo lleve al "lenguaje corporal" implícito en cualquier intercambio.

    Y es que mi experiencia me dice que, tanto si cuento algo, como si lo escucho y resueno con eso, establezco una complicidad, corporal y liguística, que me hace sentir comprendida por el otro. En ambos casos es un regalo. Cuando soy yo la que cuento, la actitud del oyente me ayuda a aclarar las ideas y si soy la que escucho tengo la oportunidad de ver "lo mío de nuevo" y trabajarlo o sanarlo si es necesario.

    Gracdias Teo. Siempre es bueno contar y escuchar

  • (06/11/2012 - 23:28h.) Vicente J. Martínez

    Cuando se produce un encuentro con autenticidad las almas se tocan, hay que vivirlo. Me quedo sin palabras porque Teo lo cuenta todo clarito en el blog. Quizás añadir que independientemente del rol profesional del encuadre, médico - paciente por ejemplo, respetando la jerarquía y la experiencia y conocimientos del profesional, cuando el encuentro es auténtico el médico es mejor médico. Dejamos de relacionarnos con las máscaras de uno y otro y la verdad... me fascina cómo desde un encuentro con autenticidad se produce un proceso de auto-regulación en uno y otro, y me fascina porque no lo entiendo!! y sin embargo ocurre, vaya que si ocurre. Es como si en estos lares, el Ser expresara y compartiera lo que está necesitando expresar para sanar, no sé... el caso es que me fascina insisto!

  • (07/11/2012 - 19:18h.) Luisa Maria de la Casa Romera

    En la primera parte del capítulo, House muestra pensamientos y emociones que dificultan tener un encuentro auténtico con el otro: hacerlo desde la obligación, desde la incomodidad por no saberme manejar, el miedo cuando algo me supera... Otros pensamientos que lo dificultadn es la necesidad de quedar bien, de decir lo que creemos que es apropiado o correcto.
    Entiendo que la autenticidad implica estar en contacto conmigo mismo en el encuentro con el otro ,y desde ahí mostrarme en la medida en que pueda. Supone asumir ciertos riesgos y conlleva una ganancia: libertad.

  • (07/11/2012 - 23:34h.) Matilde Álvarez

    Encuentro esta lectura como un regalo, una lección para el desarrollo de mi profesión, totalmente de acuerdo con Vicente, independientemente del rol profesional del encuadre, cuando existe autenticidad en el encuentro todo fluye, esa autenticidad pienso que muchas veces está más en el lenguaje no verbal, en el lenguaje corporal que en las palabras que utilizas, algo que me hace llegar a esta reflexión es recordar los tratamientos a bebés, cómo ellos ,algunos con apenas un mes de vida, ya entienden ese lenguaje, ya captan esa autenticidad, y en función de ello permiten que los trates, confían en tí, y a su manera muestran su autenticidad también.

  • (08/11/2012 - 08:45h.) Cristina

    ¿Qué es la autenticidad? ¿Es posible hoy en día, en las condiciones en las que vivimos, alcanzar ese estado de autenticidad?
    Desde pequeños nos enseñan a "blindarnos", no mostrar ciertas emociones por que te hacen ser vulnerables. Con el paso del tiempo, tienes una "mochila" repleta de puzzles, algunos crees que habías conseguido montar, otros lo has intentado pero han resultado imposibles de encajar, y otros simplemente, te das por derrotado antes de empezar.
    Una "mochila" que un día entiendes que debes aligerar, por que su peso te hace caminar con dificultad, y entonces,.... ahora, ¿qué? ó ¿quién? cuando encuentras ese momento, esa persona, esa situación para abrirte y sentirte tú, sin importar presiones, o desconfianzas, es un momento LIBERADOR.
    Aprender a hacerlo siempre así, respetandoté, dandoté permiso para ello, y a escuchar desde la sinceridad, esa es para mi la base de la autenticidad.

  • (08/11/2012 - 11:04h.) Yolanda

    El encuentro entre los dos personajes parece transcurrir como un baile. Ella deseaba mostrarse, y le eligió a él aun cuando éste demostraba no tener el más mínimo interés. Cuando House la abordó bruscamente para conocer su problema ella no se sintió cómoda, probablemente porque ella sintió una complicidad con el doctor pero éste no se le acercó sin máscara. Finalmente él la sorprende contándole los abusos que sufría de pequeño sin que ella se lo pidiera.
    Según mi opinión, un encuentro en autenticidad nace de una predisposición entre ambas partes de que se produzca este encuentro, aunque a veces el impulso llegue de una de ellas. Ahí interviene el lenguaje o expresión gestual. Ella quería que él le atendiera y aunque rehusó a mostrarse en autenticidad en un primer momento, algo había en ellos que mostraba esa predisposición. Esta predisposición nace de la paciente y, el doctor, la sigue.
    Creo que no es cuestión de quien empiece a mostrarse, sino de si ambos están dispuestos para ellos. Está claro que si House no hubiera querido encontrarse con ella con autenticidad no lo hubiera hecho. Seguramente House esperaba a que alguien "tocara a su puerta" para hacerlo.
    Estos encuentros, desde mi punto de vista, se producen como una danza condicionada por el momento, por un presente. La gente no va por ahí sintiéndose en complicidad con todo el que se cruza, ni siquiera todos están dispuestos a mostrarse con autenticidad con cualquiera o no tan cualquiera, en todo momento. Simplemente es una grata casualidad, un encuentro donde ambos se miran más allá de lo superficial y acogen ese gesto o predisposición, un momento de tanteo, pues cuánto miedo hay en mostrarnos.
    Ciertamente, momentos como estos, son regalos.

  • (08/11/2012 - 19:29h.) José Salama Benatar

    pues...... la verdad es que es un tema complejo. Por un lado es verdad que la autenticidad es un pilar fundamental no solo de la gestalt sino deberia serr de las relaciones humanas. De hecho la existencia de nuestra mascara ya dice que eso es utopico; por supuesto que en matera de terapia es fundamental en la relacion terapeuta-paciente pero fuera de ella tengo mis dudas.... a mi me preocupa mucho la gestion de la intimidad; abrirse tanto tanto; para ser autentico; quedarse sin intimidad....es arriesgado y no siempre entendible y aceptado por el otro; o por el entorno...Opino como Yolanda; lo condiciona el momento; el entorno; de hecho eso es la magia de los talleres vivenciales Gestalticos; la creacion de esa magia que predispone a ser autentico pero dentro de esa burbuja....

  • (10/11/2012 - 04:27h.) César del Castillo

    Opino que la autenticidad es importante en toda relación e interacción pero por diversas experiencias vividas y enseñanzas recibidas, uno tiende a actuar de una forma. Por ejemplo, uno puede ser abierto o espontáneo en un contexto determinado o, por el contrario, mostrarse desconfiado y a la defensiva. Cuando dos personas se muestran transparentes y sin barreras entre ambas, la comunicación se vuelve más profunda y rica y el lenguaje corporal adquiere un rol mucho más activo e intenso, como se ve en este capítulo de House cuando ambos traspasan la barrera doctor-paciente y se muestran tal y cómo son: dos personas que han tenido una experiencia dolorosa y ese dolor resonó uno con otro.

    Como dije, nuestras experiencias y educación hacen que actuemos de una forma con los demás. Creo que depende de la situación, el momento y las personas involucradas y uno tiende a ser más auténtico con algunos y guardar las apariencias con otros pero alcanzar una absoluta autenticidad con alguien puede ser algo difícil, especialmente si la otra persona no está dispuesta a llegar a ese nivel.

    En cualquier caso, hay que intentar mostrarse tal y como uno es, auténtico, aunque pueda resultar tortuoso y uno se incline a ser más reticente a hacerlo incluso inconscientemente, para que de ese modo las relaciones que tengamos sean mucho más vivas, puras y enriquecedoras.

  • (11/11/2012 - 10:26h.) GRACIA GARCIA

    En situaciones como esta la autenticidad cuesta, lo primero por el dolor de ella de haber sido violada, con l,o cuál cada uno tiene su tiempo para recomponerse de nuevo, no es tan fácil, es bueno ser autentico pero pienso que para ser autentico con los demás primero hay que serlo con uno mismo y desde ahi desde tu ser yo autentico conmigo serlo con los demás, yo estoy en estos momentos en ese punto en ser honesta y autentica conmigo y hay dias que me cuesta pero sigo avanzando y no lo dejo, es una necesidad de saber que el no hablar , el no aclarar tus sentimientos te lleba a la oscuridad de la persona a la sombra del mundo y me siento responsable conmigo para los demás ... asi que un voto honesto para la autenticidad

  • (11/11/2012 - 20:19h.) Cintia Romero Barroso

    Para mí la autenticidad es lo que siempre he denominado como "conexion entre las personas"...es curioso porque es algo que he sentido siempre y que jamás he sabido explicar el por qué se dá con personas concretas...
    Ahora, tras leer esta entrada, me hace reflexionar y creo que es justo por esto...la autenticidad con la que nos encontramos con personas concretas en momentos concretos nos hace conectar... y efectivamente se percibe como una complicidad que en mi caso me hace sentir cómoda y tranquila...y hace que sienta que he encontrado justo lo que buscaba...un espacio donde poder ser tu misma...

  • (12/11/2012 - 19:29h.) Vanesa Caballero Ruiz

    La autenticidad es una cualidad que nos regalan cuando nacemos y que vamos perdiendo con el transcurso de los años, de acuerdo con nuestras relaciones y experiencias que tengamos. Por eso creo que debemos trabajar nuestro mundo interior, para así poder quitarnos todas esas máscaras que ocultan nuestro yo y poder conectar con nuestra esencia, con nuestro centro emocional; de esta manera, dejaremos de sentirnos atrapados a todas aquellas vivencias que nos han marcado negativamente y que no hemos aceptado.
    Por otro lado, también creo que la autenticidad está condicionada a las personas y a las situaciones; por eso con unas personas intentamos aparentar lo que no somos y nos cuesta desvelar nuestra esencia, y en cambio, con otras llegamos a mostrarnos tal cual somos, nuestra autenticidad, produciéndose así un bonito e inolvidable encuentro.
    El hecho de que no podamos mostrar esa autenticidad ante ciertas personas o en determinadas situaciones, dice mucho de nosotros mismos; de ahí que debemos estar atentos, observar y escuchar nuestro cuerpo, cuando se den esas situaciones, para que a partir de ahí, tomemos conciencia de nuestros problemas y de nuestros miedos, y podamos llegar a disfrutar de un encuentro con autenticidad con los demás.

  • (13/11/2012 - 00:56h.) LEONOR

    Al principio del encuentro entre House y la paciente hay obstáculos desde el rol del médico que el ejerce, el personaje que hemos ido forjando durante nuestra vida, desde la máscara que llevamos puesta, y que nos impide mirar hacia nuestro interior y ver que nuestro dolor es similar al que vive la otra persona. Cuando puedo darme cuenta de ello, permito un acercamiento con el otro desde lo auténtico que hay en mi, sin traicionarme con mi automático, estando en conexión verdadera con el otro, obteniendo finalmente mucha paz.

  • (13/11/2012 - 07:23h.) Ascensión Rueda Valdivia

    El miedo y los prejuicios nos hacen no mostrarnos auténticos.Estoy de acuerdo en que esto se capta a través del lenguaje corporal.Cuando uno lo siente(el miedo,la incomodidad) y el otro lo capta ya vibramos con la energía de la desconfianza y no hay comunicación verdadera.Cuando las
    dos personas estan en la misma onda de confianza y comunicación auténtica esto es curativo para ambos.Es más,me atrevería a decir que la felicidad para mí consisiría en tener cada vez momentos más auténticos.Sin autenticidad la vida , las relaciones no se disfrutan igual.

  • (13/11/2012 - 21:52h.) Victoria Tena

    Entiendo que para que se de la autenticidad se deben dar otras condiciones previas en uno mismo. Confianza, seguridad, y amor entendido como ausencia de miedo. Con uno mismo, antes de nada y sobre todo.
    Cuando esto existe en uno, puede ser más o menos manejable un encuentro con otro, y hasta se puede alcanzar ese encuentro con la autenticidad del otro. Pero pienso que, si uno mismo no se encuentra en ésas condiciones, la resistencia será fuerte y el encuentro desencuentro. Pero ya empezó el desencuentro en uno mismo para sí mismo.en forma de distancia con mi ser, con mi Yo Actual.
    Entonces, desde mi punto de vista, trabajar la autenticidad tiene sentido conforme puedo conectar con mi centro, mi núcleo, con mi esencia natural, aceptándola y valorando como es sin juicios (ni más ni menos, ni mejor ni peor), y sin creerme o considerarme todos esos mecanismos que por educación, experiencia o malos aprendizajes, terminamos haciendo nuestros considerando que somos eso. Y no somos lo que hacemos, lo que mostramos o dejamos de mostrar, somos mucho más que eso y no nos enseñaron a valorarlo, así es que parece que no tiene valor ni sentido.
    Esto me lleva a pensar que también se hace necesario el vivir desde, y en, el momento presente, permitiendo ser nosotros mismos y permitiéndonos de igual manera el cambio, la evolución, pues no somos los que fuimos ayer ni hace un rato, ¿porqué entonces nos parece "confortable", "seguro", mantener una máscara que no corresponde e incluso nos aleja de nuestro propio aliento?

  • (14/11/2012 - 21:07h.) Belén González

    "1 dia 1 habitacion" encierra una profunda metáfora: "La vida es una serie de habitaciones y las personas con quienes estamos en esas habitaciones son las sumas de nuestra existencia" "No quiero salir de la habitación" (afirma la chica en una de sus intervenciones).
    Necesitamos salir de nuestras habitaciones y observar "nuestra verdad" desde la AUTENTICIDAD.
    Cuando el Dr House confiesa " no se como responder a estas preguntas", algunos de sus compañeros insisten "dile la verdad"y alguien dice "no hay respuesta errónea, no hay respuesta correcta" a lo que yo añadiria " no hay verdad absoluta" solo tu verdad, tu AUTENTICIDAD.
    La chica quería continuar con House porque guiada por su intuición veía la herida del doctor como la suya propia y sentía la necesidad de sanarla arrojandole luz a su conciencia.
    "¿Tu historia (la de la abuela)es cierta?"pregunta la chica."Lo es para alguien"contesta House. Volviendo a la metáfora de 1 dia 1 habitación, House a pesar de su coraza, su hermetismo y sus resistencias, me lleva a la siguiente reflexión: podemos cambiar nuestro pasado, tenemos la capacidad de transformar y de crear en el PRESENTE. Ante acontecimientos dolorosos del pasado podemos salirnos de nuestra habitación y preguntarnos: " ¿es cierto este dolor AQUÍ Y AHORA"? y respondernos "Lo es para alguien del PASADO"

  • (15/11/2012 - 10:23h.) Emilio Vela

    Es curioso,... tenemos tantos encuentros a lo largo del día y pasa por nuestra cara tanta gente que, después de leer vuestros comentarios y pensar en como suelo vivir yo los encuentros, me da la sensación que más que gente, lo que pasa, son imágenes.
    Me parece realmente interesante la necesidad de plantear los encuentros con "autenticidad". Si es verdad, que habitualmente y en el ritmo frenético diario que llevamos todos y todas, es muy difícil, al menos para mí, sentir con autenticidad tales encuentros, predisponerse hacia ellos; ya que bajo mi punto de vista, necesitan una buena dosis de receptividad (en el que escucha), motivación ( el el que habla), confianza e intimidad(en ambos). También que es necesario que dicho encuentro se de "entre iguales", creo.
    Pero cuando esto ocurre...¿no es verdad que merece la pena?

  • (16/11/2012 - 13:17h.) ANGELA BENITO MENENDEZ

    Creo que para que realmente se dé el encuentro es necesaria esa autenticidad en las personas que se encuentran, así como la predisposición y la idoneidad del momento. Sin estos factores, el encuentro no ocurriría, no sería encuentro sino ¿"innencuentro"?.
    A mi, ser consciente de que existen los "inencuentros" (y mucho más frecuentes que los encuentros) me hace disfrutar más de los encuentros, de lo especial y lo mágico de poder compartir con alguien de una forma real y sincera.
    Por otra parte, veo la dificultad de mostrarse uno mismo, de mostrarse con esa autenticidad de la que hablamos, los miedos, la ecuación, inseguridades. en fin, existen muchos factores que nos dificultan esa autenticidad, y quizás hasta que no consigamos mostrarnos primero a nosotros mismos con esa autenticidad, seremos incapaces de hacerlo con los demás.

  • (16/11/2012 - 17:30h.) Desirée Xyke

    Comparto vuestras opiniones y agradezco la oportunidad brindada de reflexionar sobre un tema que creo que muchas personas no se plantean.
    "¿Para qué voy a contarle nada, si no me va a entender?"
    Esta frase, que pone de manifiesto el miedo a no ser comprendidos por los demás, podría, además, incluír una falta de autenticidad con uno mismo, y es realmente complicado, sino imposible, comprender al otro si no se comprende uno mismo.
    Reconozco que me encantan las citas célebres, incluyo algunas de las que he considerado válidas para expresar mejor lo que me hace sentir y pensar el tema de la autenticidad.

    "A ti mismo sé fiel... y así con nadie podrás ser falso." (Shakespeare)
    Y es que el autoengaño impide un encuentro con autenticidad.

    "La sencillez y la naturalidad son el supremo y último fin de la cultura." (Nietzsche)
    Reconozco que, cada vez más, prefiero el silencio a una conversación vana, superficial o forzada.

    "Lo que se deja expresar debe ser dicho de forma clara." (Wittgenstein)
    Muchas veces tenemos la oportunidad de expresarnos con total libertad, y somos nosotros mismos los que censuramos aquello que necesitamos comunicar.

    "Imaginar un lenguaje significa imaginar una forma de vida." (Wittgenstein)
    Además, dice Claudio Naranjo que la terapia gestalt es una forma de estar en la vida. Yo imagino y elijo que mi vida sea auténtica en todas sus áreas, también, por supuesto, en el lenguaje y la comunicación con los demás y conmigo.

    "Toda la ciencia del hombre consiste en saber decir lo que conviene decir, y callar lo que es necesario callar." (Plutarco)
    Esta frase me lleva a preguntarme: ¿Cómo saber en cada momento lo que es necesario callar? ¿También callar es parte de la autenticidad?

    "No basta escuchar lo que cada cual dice, sino que es preciso descubrir lo que piensa y por qué lo piensa. (Cicerón)
    En esta tarea me veo inmersa cada día, es una de mis motivaciones intrínsecas.

    "Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación." (Proverbio árabe)
    De hecho, durante una conversación, nuestro cerebro procesa mucha más información no verbal que de las propias palabras.

    "Justifica tus limitaciones, y ciertamente las tendrás." (Richard Bach)
    Debemos dejar de "alimentar" todo aquello que nos dificulte comunicarnos eficazmente. De nada nos servirán la vergüenza o el orgullo para nuestro propósito de autenticidad.

    "La palabra es mitad de quien la pronuncia y mitad de quien la escucha." (Montaigne)
    La escucha activa es fundamental.

    Por último, una frase motivadora:

    "El grosor de los muros es menos importante que la voluntad de conquistarlos." (Tucídides)

  • (17/11/2012 - 00:08h.) ester

    Increíble la maravilla de la vida como nos trae lo necesario ,en oportunidades de ser auténticos .
    El en un principio rechaza por miedo esas resistencias y mecanismos que todos podemos reconocer en nosotros.
    Maravilloso de que manera se va disolviendo esa resistencias para poder conectar con ese reconocimiento y permiso de ser uno mismo .
    La autenticidad es algo que va en nosotros cuando nacemos y que hemos ido olvidando ,este episodio explica un proceso de como vamos reconectando con nosotros mismo y puede producirse ese ser autentico sintiendo armonía y un estado de fluidez con la vida.

  • (17/11/2012 - 01:24h.) Mercedes Martínez

    Cuando se da el primer encuentro en la habitación, ella siente que hay algo que lo conecta con él, no sabe qué, él a su vez siente que no quiere tratarla porque descubre que ha sido violada. Ella siente que no está sola. Sin embargo House trata de disuadirla contándole el episodio de su abuela, episodio que se hace increíble, algo tan íntimo no se cuenta de esa manera. Su cuerpo habla de la huida, apenas la mira, mueve la cabeza de un lado a otro y está continuamente moviéndose, tenso. Sin embargo está obligado a tratarla, hecho que facilita una sucesión de encuentros. Ya fuera del Hospital, lejos de las presiones, se produce el encuentro auténtico. Hay algo que se mueve, algo que no se puede explicar pero se puede expresar: En la mirada, en la actitud, en el ritmo en el que ocurren los acontecimientos, en la intimidad que surge. Para mi significa estar con la esencia de la persona y, aceptarla.

  • (17/11/2012 - 13:31h.) Cristina Gabriela Dumitrache

    A mí el tema de este post me ha resultado muy revelador, en muchas ocasiones sentí que no podía ser auténtica con personas cercanas, es como esconderse detrás de la mascara, decimos y hacemos cosas que están aceptadas pero muchas veces las mascaras, las palabras dichas de la manera aceptada nos alejan de las personas, nos encierran en nosotros mismos y nos dejan incomunicados. Me ha resonado mucho el post de Desirée, porque al leer sus palabras he recordado el miedo que tenemos todos de que no nos comprendan, de que nos juzguen, de "no estar a la altura", y también el miedo que sentimos todos nostoros a no saber qué hacer, qué decir, como recibir los miedos, los dolores y las viviencias de los demás, el miedo que nos invade al no saber cómo reaccionar, cuando creemos que tenemos que dar soluciones,recetas...cuando nos comportamos como de la manera en la que creemos que estamos cumpliendo las expectativas de la persona que tenemos delante. Estos momentos me impiden ser autentica. Cada vez me resulta más claro, que los pocos momentos y las pocas personas con los que realmente he conseguido ser auténtica, cuando deje de tener miedo a bajar la mascara, revelarme, hablar de mis miedos, de mis faltas, de mis vivencias me han acercado a las personas, me han ayudado a entenderme. Cuando eres capaz de decir en voz alta que tienes miedo, que ha lago te ha dolido, te ha herido, que has sufrido, es cuando comienza a dejar de doler y cuando realmente puedes aportar algo a los demás, cuando consigues esa conexión que comenta Teo.

    Estoy de acuerdo con Ascención, la falta de autenticidad nos impide ser felices, y a pesar de ello nos lo han enseñado desde pequeños, como dice Cristina nos han enseñado "a blindarnos", para evitar el sufrimiento, como si dejando de hablar o pensar en el sufrimiento, lo hiciera desaparecer de verdad...

  • (17/11/2012 - 15:41h.) ANTONIO CARDONA

    Seguí la serie de House la primera temporada, su sinceridad, creatividad, mente privilegiada, su ironía me llamaron la atención del personaje, los guionistas habían hecho un buen trabajo.
    También sentí que en el fondo era un personaje atormentado, son los que atraen más a la audiencia. Algo terrible le había pasado en su vida.
    Creo que el tomar conciencia de nuestras emociones a diario me da pistas para saber que voy sintiendo y que va pasando conmigo y en mi relación con el otro.
    Las personas nos hermanos cuando conectamos desde esas emociones que se muestran sin miedo, sin tapujos, sin máscara. Hasta llegar a esa toma de conciencia, requiere de un camino de vida, un camino de trabajo.
    El hermanamiento viene muchas veces desde el dolor, la tristeza, la amargura, las tragedias que la vida nos depara. en ese momento es cuando dos deciden que pueda aparecer lo auténtico. De hecho la famosa frase: podrás olvidar a persona con las que has reído pero nunca con las que has llorado. El dolor de House y el de la paciente hacen que se hermanen para encontrarse. O hace que se encuentren para que se hermanen.
    Pero yo creo que House y las personas somos muchos más que eso.
    Siento sinceramente que existen otros hermanamientos que pueden llevarnos a un encuentro auténtico con el otro. Así: compartir una carcajada profunda con alguien, destornillarse de risa desde el corazón, compartir un amanecer, nadar en la playa con alguien compartiendo ese esfuerzo común, dar una caricia sincera, bailar una música sintiendo, mirar sin miedo.
    Coincido en lo que dice Luisa: Supone asumir ciertos riesgos y conlleva una ganancia: libertad. Y supone además vencer nuestros miedos. La libertad no es gratis hay que trabajársela a diario. Nada es gratis.
    Siempre me gustó lo que dice Gílbran: porque ni el roble crece bajo la sombra del ciprés, ni el ciprés bajo la del roble. Quizás ambos CREEN sombra común y cada uno desde la maravilla que somos como persona, en eso encuentro único e irrepetible no encontremos desde esa verdad.
    Siento que lo auténtico trasciende más allá del dolor.
    Quiero apostar que lo auténtico puede ser VIDA, maravillosa VIDA.

  • (18/11/2012 - 21:40h.) Vicente Morató Sanfélix

    Un encuentro con autenticidad:
    Vicente Morató Sanfélix:

    No estoy familiarizado con este concepto desde el punto de vista de la Gestalt. Intentaré describir lo que la "autenticidad" es para mí en este momento.

    Para mi hablar de autenticidad es hablar de "Ser Autentico", para ser autentico es indispensable estar en contacto con tu propia historia, reconociéndote en todos los instantes. Este contacto es fruto de un camino de autoconocimiento. Trabajo personal, para eliminar esas finas capas del inconsciente que ocultan historias que no queremos reconocer.

    Para ser autentico, es necesario mostrarte tal como eres, con tus fortalezas y tus debilidades. Este camino que podría parecer fácil, está lleno de nuestros propios obstáculos y temores. Obstáculos y temores que vienen de nuestro inconsciente, soluciones del pasado que ahora dificultan o ocultan quien soy en realidad.

    Para ser autentico es necesario saber quién eres en el instante presente.

    Una parte de nosotros está en contacto con este estado, lo que se convierte en un anhelo, perseguido y pocas veces alcanzado.

    Desde un punto de vista terapéutico, este estado, permite en el encuentro acceder a los resentires de la persona, para desbloquear los conflictos ocultos, verdaderos responsables del conjunto de creencias y valores que no nos permiten entrar en contacto con la felicidad en el presente.

    Saludos.

    Granada, 15 de noviembre de 2012.

  • (20/11/2012 - 13:09h.) Jesús

    En la entrada al blog se habla de un encuentro AUTENTICO entre dos personas y su poderoso efecto sanador en ambas.

    Yo quiero pararme en el efecto que produce en la persona este encuentro, según lo que he vivido (y curiosamente también leído) esta ultima semana. Normalmente andamos con nuestras mascaras, nuestra manera de estar en sociedad y cuando tomamos contacto con nuestro sentir autentico habitualmente hay cierta "conmoción", un dolor y soledad únicos al invadirse por sentimientos que estaban ahí pero no habían sido atendidos y expresados.

    No obstante, este dolor suele interpretarse con una sensación general positiva. Te sientes más libre y más valiente a la vez de frágil y necesitado de los otros. Una extraña sensación de dolor y poder personal. Lágrimas que te limpian los ojos para ver el mundo (y a ti) con más claridad

  • (20/11/2012 - 22:10h.) Ana Gálvez Rubio

    Las personas vamos por la vida poniéndonos una máscara a la situación que estamos viviendo. Nos han inculcado desde pequeños, que nadie te va a solucionar nada, y/o incluso que se pueden alegrar o reir de tus problemas, por el dolor que supone y por miedo a ser juzgado, no te muestras y te ocultas detrás de una imagen falsa, guardandotelos para tí. Pero si se da la circunstacia, que te encuentras con alguién que resulta que tiene algún dolor similar al tuyo, eso hace identificarte con esa persona y fluye esa AUTENTICIDAD, tan necesitada y tan deseada para ambos, sin máscaras y sin falsas actuaciones.

  • (24/11/2012 - 12:22h.) Ada Román Lorenzo

    Esto me ha hecho reflexionar sobre cuántos encuentros "auténticos" con otras personas he tenido a lo largo de mi vida... y la verdad, no son muchos. Pienso que dichos encuentros están condicionados por roles, espectativas de cada uno, automatismos, normas sociales pero sobre todo miedo. En mi caso, miedo a no ser aceptada tal como soy.
    Pero sigo reflexionando y pienso:¿cuántas veces me permito ser "auténtica" conmigo misma? Y me doy cuenta de que no mucho...
    Soy yo la que no se acepta tal como es y la que no se da valor, así que partiendo de esta base la Autenticidad con otras personas es bastante difícil.
    Lo bueno que tiene darte cuenta de esto es que lo puedes cambiar, puedes experimentar y mostrarte a alguien sin miedo a ser juzgado y sin juzgarte tu mismo, atendiendo y dando valor a tus sentimientos a ver que pasa... Claro yo cuento con un buen espacio donde hacer esto (gracias grupo) ,y aunque no es fácil, sí que puedo decir que la sensación es maravillosa.

  • (24/11/2012 - 20:45h.) Poly Valverde

    Creo que la desconfianza es un gran obstáculo para llegar a la autenticidad. A medida que pasan los años se hace más difícil confiar plenamente. Cuando te sientes decepcionado o traicionado por alguien cercano te duele, y el recuerdo de ese dolor hace que vayamos construyendo muros defensivos alrededor de nuestras emociones. Puede ser que nos proporcionen cierta seguridad, pero a la larga se convierten en una trampa; por un lado nos resguardan del dolor y por otro impiden que salga el dolor que habita dentro de nosotros.
    Los muros son incompatibles con la autenticidad.
    Lo que me hace recordar una de las citas que Desirée ha puesto en blog: "El grosor de los muros es menos importante que la voluntad de conquistarlos"

  • (26/11/2012 - 23:36h.) María Alonso

    Es evidente que la autenticidad facilita encuentros íntimos y de corazón, claro!!!!!!. Y ¿quién es la/(el) valiente que se quita la máscara? Y ¿qué hay de aquellas máscaras de las que ni siquiera soy consciente?
    Tocar el fantasma de los miedos, prejuicios, limitaciones...
    Llevada de la mano de la intuición, del sentir que en ese momento puedo confiar en esa persona, en esa situación, en mi. Confiar que es mejor la desnudez, la apertura, .....y permitir la conexión.
    LLEGA LA PAZ

  • (27/11/2012 - 09:00h.) Raúl Castro

    Al igual que house, no todos percibimos la realidad del mismo modo y vemos los encuentros entre personas desde la misma emocion. En este encuentro, mucho mas delicado, si tenemos más miedo a expresarnos y ser nosotros mismos, con muestras creencias, miedos y forma automaticas de actuar en la sociedad y en nuestro entorno, pero lo mas curioso es cuando ese miedo a expresar todo lo anterior desaparece cuando lo hacemos, volvemos a caer en la misma trampa hecha por nosotros. Al hablar auténticamente desaparece ese miedo a hacernos daño o a que no nos comprendan, pero ya sabemos que es la forma, aunque no sé porque se no olvida constantemente.

  • (27/11/2012 - 10:09h.) Mercedes García Pérez

    Necesitamos la coraza (como House) para protegernos del dolor del pasado.Pero un día, surge un encuentro inesperado que te hace conectar con la otra persona, con su dolor, con sus vivencias y entonces te permites dejar caer la coraza que te ha acompañado durante tantos años para sobrevivir. Y la mente controladora desaparece, surge el sentido de lo auténtico, el compartir experiencias sin muros, la intuición, las sensaciones, el acompañar y sentirte acompañada. Y son estos momentos de plenitud los que hacen que tu vida siga valiendo la pena ser vivida y grabar en tu interior :"yo quiero más de eso".

  • (27/11/2012 - 22:25h.) Inés Cañamero

    "Un encuentro con la autenticidad"

    Viendo el capítulo, lo primero que aprecie, fue la intuición de la chica, el no saber porque quería que la atendiera él, eso ya me parece algo mágico, esas señales a la cuales normalmente no solemos hacer ni caso, creo que por miedo a equivocarnos.
    Al final del capítulo es cuando se produce esa autenticidad, en la que dos personas son sinceras la una con la otra, ambas luchan en un principio con sus distintas máscaras, de la manera que han aprendido durante toda su vida, uno con el truco de la abuela y la otra con que es católica, ect. para que por fin se dé el encuentro en el que ambos dejan de ponerse mascaras y optan por la autentica verdad, se muestran el uno al otro.

    Para mí, la autenticidad depende de muchas circunstancias como por ejemplo el lugar, el momento emocional en el que se encuentren las personas implicadas, ect.

    Yo antes de leer los comentarios no sabía bien como explicar la autenticidad, ahora mismo creo que los encuentros de autenticidad son unos minutos en los que tienes luz, conectas contigo mismo ( no ves ni miedos, ni prejuicios, ect ..) y te ves y te sientes tal como eres.

  • (28/11/2012 - 08:28h.) Cristina Torres

    la autenticidad, sin duda, es la clave para una comunicación de calidad, tanto con uno mismo como con el prójimo. Cuando uno es auténtico permite que el otro también sea auténtico, dando lugar a grandes conversaciones que hacen crecer a ambos, al reencontrarse con sus vivencias y emociones. Si uno esta preparado para ser sincero con uno mismo, va a poder dar pie a conversaciones sinceras y auténticas con la gente que este preparada y se cruce en su camino.

  • (04/12/2012 - 23:43h.) Paula Paloma

    Cierto es que la autenticidad es lo ideal pero creo que una cosa es ser auténtico (todos los somos) y otra mostrarlo (aunque a veces no nos lo mostramos ni a nosotros mismos), ¿CON QUIÉN PUEDO MOSTRARME REALMENTE AUTÉNTICA? House le cuenta la historia que el vivió porque piensa que para que ella le exprese lo que le pasó tiene que sentir que ha pasado por algo parecido, cuando le cuenta la verdad es entonces cuando ella se decide a contarle lo ocurrido.
    Lo hace porque se ve identificada con su historia y con su dolor sincerandose con el, siente que puede ser auténtica ya que siente que será comprendida y no juzgada. Pienso que todos tenemos nuestras diferentes máscaras, nuestras estrategias para no ser dañados, como house, tenemos que sentirnos protegidos, sin miedo, sin prejuicios, con confianza tanto en uno mismo como en la otra persona para poder mostrarnos auténticos, tal y como realmente somos, estos momentos no son muy usuales pero cuando se dan los vives intensamente y te sientes libre, en paz contigo mismo y en armonía con la otra persona con la que compartes vivencias.

  • (05/12/2012 - 12:57h.) Rocío González Lerma

    La autenticidad en las personas es la sinceridad que se tiene con uno mismo, así como la aceptación de los miedos, dudas,..etc que todos tenemos; y cuando en el encuentro entre las personas se produce lo que todos conocemos como una química o un "buen rollo" de complicidad emocional, corporal e incluso verbal es cuando surge la autenticidad, sin que existan mecanismos de defensa o de protección permitiéndonos mostrarnos tal y como somos.
    Por ello, cuando en un encuentro dos personas resuenan con una alegría, una pena, un dolor,...etc lo que se experiementa es reconfortante.

  • (09/12/2012 - 10:58h.) Mariola Fernández

    Lo de ser auténtico es algo que últimamente se escucha mucho. Pienso que hace referencia particularmente al mundo de las emociones, a mostrar lo que se siente ante una determinada situación, a no reprimir lo que se cuece en tu fuero interno, aun a sabiendas de que puede no gustar a los demás.
    A veces creemos que abriéndonos a los demás conseguiremos también su apertura inmediata, pero, no contamos con que cada corazón se protege a sí mismo con velos más o menos tupidos (algunos son telones de acero) por lo que habrá que esperar el tiempo necesario, y aún así, habrá visillos que no se descorran del todo.
    De cualquier forma actuar como House, contando la verdad, despojarse de las telas de araña que cubren nuestros rincones más escondidos, aunque nos vuelve vulnerables, lo cierto es que suele provocar el efecto de empatía en el otro, lo cual facilita su apertura. Basamos nuestra fortaleza en ocultar nuestros miedos y nuestros traumas, y muchas veces es la desnudez, la que nos hace más fuertes.

  • (09/12/2012 - 17:11h.) Carlos Hernández

    Las ideologias nos separan, los debates político,económicos, sociales. La autenticidad creo que para mi, a día de hoy, es un premio a conseguir, a recordar, mas allá de la felicidad, lo que ocurre inmediatamente es que como toda decisión donde la libertad conlleva responsabilidad, como bien decís, en un mundo de mascaras quien se la quita es diferente, muchas veces olvidado, muchas veces excluido, otras tantas tu ser autentico es comercializado ( para ello ver, el segundo capitulo de la miniserie Black Mirror, recomendabilisima) , admirado, pisoteado y insultado. Grandes figuras de la humanidad que fueron autenticas, fueron asesinadas... Martin Luther King, Gandhi, Salvador Allende ( con un largo etc, lamentablemente). La autenticidad, cambiando la frase que decía al principio de Spiderman, conlleva una gran responsabilidad. Acepto y lo he sentido que sufrir y ser feliz siendo autentico es mas putada y mas agradable, aunque duela mas.

  • (09/12/2012 - 17:28h.) Carlos Hernández

    Como decia Eduardo Galeano: "Estamos en plena cultura del envase: el contrato de matrimonio importa más que el amor, el funeral más que el muerto, la ropa más que el cuerpo, y la misa más que Dios".

  • (13/12/2012 - 13:13h.) Marga Díaz

    Es emocionante este capítulo de House visto desde este enfoque. ¿Cuántas veces no he deseado que alguien sea auténtico conmigo, en realidad sólo para poder serlo yo también? Sin embargo, me doy cuenta de que a lo largo de mi vida son muchas las personas que han sido auténticas conmigo, que han abierto su corazón y me han hablado con el alma. Sin embargo, y aunque yo también he podido hacerlo en ciertos momentos, siempre siento un cierto temor, sobre todo a escucharme. Pero sé que estoy cerca.

    Cuánto miedo podemos llegar a tenernos a nosotros mismos, a nuestras reacciones, a nuestros anhelos, a descubrir aquello que realmente queremos en la vida..., que nos excusamos tras una máscara y avanza el día a día.
    Cuando yo he compartido encuentros de autenticidad, que los he tenido, los recuerdo como de las mejores cosas que me han pasado. Se siente liberación.

  • (13/12/2012 - 16:13h.) Isabel Jiménez

    PARA MI LA AUTENTICIDAD ES QUITARSE LAS MASCARAS PROTECTORAS Y DEJAR FLUIR LAS EMOCIONES IDENTIFICACION CON EL OTRO/A, PERMITIRSE SER EMOTIVO
    SABER EXPRESAR TANTO LO QUE TE HACE FELIZ COMO LO DOLOROSO. SABER DARSE CUENTA, ASIMILARLO Y TRANSMITIRLO.

  • (15/12/2012 - 00:02h.) Lina Martín Martín

    Recientemente han habido un par de situaciones en las que he tomado consciencia de que el mayor problema con algunas personas es debido a la falta de autenticidad, provocando una difícil comunicación y desequilibrios en la relación. La percepción de falta de sinceridad impide que fluya la comunicación entre dos personas, igual que le ocurre a la chica con house.

    La escucha de la persona que cuenta remueve algo en el que escucha; supone atenderse a sí mismo, escucharse, revivir emociones que no siempre le damos permiso para ello, negándolas, poniéndonos una máscara que dificulta la relación con el otro y me protejo a mí mismo. La persona que desvela algo de sí, tiene su momento para ello; igual que la que escucha.

  • (03/01/2013 - 23:17h.) Sofía Rodríguez Hernández

    Si mostramos nuestro dolor, mostramos nuestra vulnerabilidad. Y muchas veces preferimos hacernos los fuertes, aun cuando quedamos solos tras un muro. A veces me pregunto porqué nos cuesta tanto estar con una persona que llora, por ejemplo, o porqué nos cuesta tanto llorar en presencia de alguien. A mí al menos me cuesta y muchas veces ante una reacción demasiado emotiva la termino diciendo: qué boba soy. Se siente bien cuando encuentras a una persona con la que no tienes que sonreír y si haces algo que no es de verdad te sientes estúpido. Aunque se compartan pocas palabras, sientes que fueron compartidas de verdad.

  • (04/01/2013 - 20:15h.) Raquel Solís

    Yo, como House, durante años he pensado y sentido que lo autentico que hay dentro de mi era algo vergonzoso, o frágil, o peligroso (según ante quién estuviera, pero sin duda lo quería dejar atrás)...

    ...y me he tratado de forma exigente, juzgadora y castigadora para mantenerlo a raya...para vivir con las demás personas me he creado una mascara de independencia, de dureza, tajante...

    Esto me ha hecho sufrir mucha inseguridad, inestabilidad e impulsividad, por lo que he andado por ahí como una cabra a la carrera...agotada y desorientada he caido y me he abandonado...

    Ahora, tirada en el suelo, agotada y rendida, por suerte solo me queda lo mas sencillo y simple, lo que me gusta y me hace sentir bien...que relax los momentos que le dejo estar aqui conmigo!!!...mi Raquelita autentica...de la que no me avergüenzo tanto porque estoy experimentando que gracias a todo lo vivido y pasado soy quién soy, y empiezo a disfrutar recordandolo y compartiendolo...

    Cuanto me cuesta dejar de juzgarlo y manipularlo!!! a cada momento tengo que defenderla y recordarla...estoy aprendiendo a convivir con ella y con la Raquel enmascarada...

  • (25/01/2013 - 16:40h.) Noelia Pérez

    A mi parecer, el capítulo realza con exactitud la resistencia y la dificultad que puede suponer mostrarse tal y como somos, sin tapujos ni máscaras de tipo alguno. No obstante, preferimos bailar enmascarados en algunas ocasiones, donde no somos vulnerables ni puedan hacernos daño fuertemente.
    Sin embargo, la auténtica conexión es aquella que nos confronta en algún aspecto, que nos llega de algún modo y nos hace comprender a la persona a la que escuchamos.
    Pocas veces o con pocas personas recuerdo tal conexión o se produce ese vínculo, quizás sea más sencillo de la otra manera, pero cuando se produce esos encuentros y puedo hablar con toda la naturalidad posible, es inevitable sentirse liberada y más cómoda de lo que pudiera imaginarme.
    Encontrar la autenticidad en uno mismo es un camino que debe recorrerse.

  • (11/02/2013 - 17:33h.) Luis Rovirosa

    Comparto la opinión de que relacionarse desde la autenticidad facilita el encuentro entre dos personas, porque nunca hay una pregunta que te pone al descubierto, puesto que ya estás mostrando las cartas.

    Lo que para mí no es suficiente el actuar desde la autenticidad pues el otro puede no creerlo.

    Desde mi punto de vista puede ser debido a que no sea realmente auténtico (aunque el otro lo viva como que sí) o porque el otro no ha sentido nunca así y no puede creer que el otro le cuenta.

  • (15/02/2013 - 12:06h.) Joaquin Cervilla Martin

    Desde el observador que soy, he aprendido que el ser autentico y relacionarse en ese campo con otras personas, facilita el aprendizaje, siempre que se esté dispuesto a el... porque como bien dice Teo, y se deduce de las escenas, hay momentos donde el funcionamiento de defensa salta como un resorte dificultando la expresión verdadera de lo que en profundidad acontece... Lo importante que he aprendido, es estar consciente de este resorte... si puedo ser consciente de esto, puedo elegir y no dejarme llevar... puede que este en un entorno donde el abrirme sea perjudicial, y por eso he creado este modo de defensa, este modo de guardar mi intimidad, pero siendo consciente, puedo sentir que estoy en un espacio donde puedo exponerme... Confianza... Algo que los niños poseen y le facilita aprender... por eso, la importancia de ser un buen Padre... Aprenden en silencio, lo que es verdad en mi y también lo que es mentira, de mi... una asignatura pendiente, que gracias a la autenticidad de otros, he logrado destapar y empezar a enfrentar desde otro lugar muy distinto, mas real... Muchas gracias por el espacio, y la atención.

  • (16/02/2013 - 11:35h.) Arturo Fernández

    La comunicación abierta y sincera tanto hacia uno mismo como hacia los demás, depende de nuestra capacidad para ser conscientes de de qué manera nos estamos relacionando. Ya que, si no soy consciente de que me estoy impidiendo tal comunicación, ¿Cómo podré llegar a comunicarme de tal manera?

    Por otro lado, además de ser conscientes de si nos estamos relacionando desde una perpectiva de autenticidad, es importante que la persona esté motivada para enfrentarse a sus miedos, rompa con sus mecanismos y sepa ponerlo en práctica. Cosa que sólo sucederá si la persona tiene el autoapoyo suficiente como para exponerse, y aprender a relacionarse desde ahí.

  • (20/02/2013 - 12:02h.) Jessica Sánchez

    Escuchar, sentir, respetar y dejar fluir, conllevan a la autenticidad contigo misma y a la aceptación del otro.
    Ser auténtica sin duda es salud, es una aventura para descubrir quiénes somos.

    Desde la autenticidad transformamos todo nuestro alrededor, porque si somos personas autenticas amaremos, odiaremos, abandonaremos, acogeremos, reiremos, lloraremos... pero indudablemente SERemos y dejaremos SER.
    Y es entonces cuando ocurrirán las relaciones verdaderas en toda su plenitud y color.

  • (20/02/2013 - 18:30h.) Trini Olmos

    Este fragmento o episodio de la serie de House me conecta con la honestidad emocional y con las máscaras o personajes que vamos representando en nuestro día a día según el escenario.
    Cuando en nuestras relaciones con el otro nos olvidamos de nuestras emociones, creamos relaciones superficiales, que carecen de sentido, que carecen de verdad, y que te llenan de vacío interior.
    Por todo ello nos hemos convertido en autómatas, en máquinas que imitamos la figura y el movimiento de seres animados. Nos hemos convertido en seres perdidos, en seres vacios. Nos hemos convertido en hombres de hojalatas atrapados en la tierra de Oz en busca de un corazón que nos haga sentir, que nos haga estar vivos. Sin darnos cuenta que ese sentir no está fuera sino dentro de nosotros. Que ese corazón en búsqueda lleva toda la vida latiendo dentro de nuestro ser y que se encuentra carente de uso y ansioso por sentir y fluir.
    Mi reflexión ante todo esto es que nuestras relaciones con el otro serían más fáciles y más auténticas si dichas relaciones nacieran y se alimentaran de nuestro interior, sin mentiras, sin máscaras, sin ocultar nuestras emociones sólo dejándonos ser y sentir sin censuras.

  • (22/02/2013 - 01:11h.) Gloria Cobo

    Ser auténtico. Liberarse de las corazas. Sin duda, es un destino deseable, un objetivo goloso, casi un sueño por cumplir. Mientras tanto, la vida nos ofrece encuentros, donde la fisura en mi coraza se mira con la fisura de la coraza del otro, y surge la magia. Otras veces puede ser vivido como el encaje de las piezas de un puzzle. Son momentos que se imprimen en la retina, y que cuando son evocados, dejan un sabor de eternidad en la boca.
    Vivir en la autenticidad... complicado en este nuestro mundo. Trabajar en ello, sin duda nuestra labor.

  • (23/02/2013 - 20:25h.) África Haro

    Para mi la dificultad mayor en relación a la autenticidad está en conectar antes con "mis sentires". Para mi ese es el punto de partida. No te puedo mostrar el dolor que siento, si yo antes no he sido capaz de sentirlo y reconocerlo como tal.
    Os dejo un poema de Mario Benedetti que se llama "estados de ánimo" que para mí refleja muy bien el conectar con el sentir, que para mi es la puerta a la autenticidad.

    Unas veces me siento
    como pobre colina
    y otras como montaña
    de cumbres repetidas.

    Unas veces me siento
    como un acantilado
    y en otras como un cielo
    azul pero lejano.

    A veces uno es
    manantial entre rocas
    y otras veces un árbol
    con las últimas hojas.
    Pero hoy me siento apenas
    como laguna insomne
    con un embarcadero
    ya sin embarcaciones
    una laguna verde
    inmóvil y paciente
    conforme con sus algas
    sus musgos y sus peces,
    sereno en mi confianza
    confiando en que una tarde
    te acerques y te mires,
    te mires al mirarme.

  • (23/02/2013 - 21:13h.) Cris

    El encuentro que sucede en este capítulo entre House y su paciente sencillamente me emociona.
    Me hace reflexionar sobre como nos comportamos en nuestra vida la mayor parte de nuestro tiempo.
    Me conecta con como me comporto yo en mi vida, en mis encuentros con los otros. Como una autómata. O como en un baile de máscaras. Intentando evitar por todos los medios contactar con mis emociones, con mi sufrimiento.
    Y cómo eso me complica la vida...

  • (24/02/2013 - 19:18h.) Maria Salazar

    Qué duda cabe que las experiencias vitales de ambos personajes, posibilitan un encuentro entre ellos desde la autenticidad. Que esto pase y pueda pasar es maravilloso, ya que nos coloca en un lugar, donde la relación se vuelve verdadera en toda su dimensión y permite la expresión de lo que sucede desde su verdadero sentimiento, sin miedo al rechazo. Tengo la sensación, que vivimos en una sociedad, donde este tipo de encuentros son muy difíciles ya que las relaciones están demasiado robotizadas y sujetas a un juego de roles, donde los papeles están muy fijados a un guión. En mí, esto lo único que consigue es despersonalizarme y perder el contacto conmigo misma y dificultarme el encuentro con el otro. Por ello, salirme del guion me posibilita, probarme en otro registro y comprobar todo lo que me aporta. Concretamente en mi trabajo, cuando acojo a personas, que están pasando por una circunstancia vital parecida a la que pase yo hace años, lejos de soltarles de entrada, toda la lista de recursos y actividades que puede ofrecer la asociación para la que trabajo, hablo con ellas desde mi propia experiencia y como yo digo: con el corazón en la mano y curiosamente el encuentro se da sin más, con lo que hay: dolor, pena, alegría, rabia. Hace dos días, acogí a una persona, que en su expresión de dolor comenzó a llorar y su inmediata reacción fue pedir perdón. A mí esto me dice una vez más, cuanto necesitados de expresar estamos y cuanto más, aun no nos han permitido, ni nos permitimos, ser y sentir.

  • (26/02/2013 - 07:36h.) RicK Arrufat Bertrán

    A priori, una persona que vive sola y alejada de la gran ciudad, no parece la mas indicada para escribir sobre encuentros humanos. Los seres vivos que en mi habitat abundan, demuestran, o asi lo contemplo yo, un estar genuino, no blanden falsedad, son en si autenticos, algunos son centenarios...
    Aunque sus copas esten separadas, siguen en contacto traves sus raizes"
    Doy a entender, por mucho que evites tu verdad, las cuerdas tejedoras del destino te llevaran ahi donde intentas no mirar. Compartiendo el dolor se desvanece o eso me gustaria creer. Atravesar tal experiencia tiene la salud como meta. Convencido que House es mas mejor medico en el siguiente capitulo.

  • (26/02/2013 - 13:22h.) Dolores Cano

    En esta historia pienso que ella tenia una ventaja frente a él, que su dolor estaba fresco, que aún le hacía daño integramente, y eso le aportaba autenticidad y sensibilidad, lo que le hizo reconocerse en la mirada de él, la razon para elegirle, porque sabía instintivamente que si se daba la oportunidad la conexion sería mucho más intima que cualquier otro ser...

  • (26/02/2013 - 17:20h.) Juan Miguel Agüero Escobar

    Con este relato, pienso que para que un encuentro sea autentico, como al final de la historia, tiene que haber el mismo riesgo de "perdida", tanto para uno, como para el otro. Si uno presiente que el otro se guarda un as en la manga, la desconfianza y la fantasía se encarga de hacer el resto y el encuentro no llega a darse plenamente.
    Opino, que para que se pueda llegar a lograr ese estado de autenticidad, hay que estar anclado al momento presente y estar disponible para el otro. La respiración es una herramienta fundamental para sentirse, ya que la mayoría de las veces, estamos solo en cuerpo frente al otro.
    Si conseguimos tener la mayor parte de los encuentros de esta manera, es una posibilidad que se nos brinda, de poder trabajar nuestra neurosis, a través de la resonancia con el otro.
    Pese a lo difícil que es lograr esa autenticidad la sociedad en que vivimos, tuve una grata experiencia con mi jefe, cuando una tarde, comencé a expresarle desde el corazón, la opinión que tenia, respecto al aspecto nocivo de nuestro trabajo. Tras algunos temas que nos llevaron al desacuerdo, llegó a confesarme, que su verdadera vocación, era la de cuidar ancianos en su pueblo. Actualmente es Jefe de grupo de los antidisturbios.

  • (28/02/2013 - 00:41h.) Esther

    Para mi la clave de un encuentro con autenticidad estaría en la confianza, ¿como ser sincero con el otro si hay miedo? Para ser auténtico a cada momento hay que amarse incondicionalmente sin posibilidad de sentir peligro a ser herido por el otro.
    Cuando nos acercamos a alguien y mostramos nuestra vulnerabilidad y un interés honesto por el otro, se abre el canal de autenticidad entre personas que necesitan ser escuchadas para desahogar tantas emociones reprimidas.
    Recuerdo que al ver el episodio, me quede dudando si finalmente House decía la verdad o una vez más con su inteligencia, mentía y conseguía su propósito, y es que si finges atención, respeto, confianza... hacia otro, le muestras lo que necesita para que se sienta seguro, funciona, se desahoga, y es un entrenamiento para poder sentir esa escucha verdadera, vivimos tan centrados en nosotros mismos que continuamente llevamos la atención a nuestras vivencias, nuestros espejos, sin realmente ver al otro y atenderlo.
    Ser auténtico requiere valentia y mucho amor.

  • (04/03/2013 - 19:10h.) Antonio Hernández

    Para mi la autenticidad, es algo muy personal e intimo, y solo desde la conexión con uno mismo se pude experimentar y mostrar al resto. Durante muchos años de mi vida el ser autentico, honesto, original, genuino ( para mi sinónimos), me ha supuesto una carga, al hacer casi siempre aquello que se supone que debía hacer para serlo, sin darme cuenta que mientras mas lo intentaba mas lejos estaba de conseguirlo. Creo que una vez más es una cuestión de darse cuenta, y de cambiar los auto juicios por la responsabilidad y la integración, soy quien soy con mis cosas buenas y no tan buenas. Quizás lo que mas miedo me daba y me sigue dando, sea mostrar las partes de mi mismo que menos me gustan y que creo que pueden alejar a otras personas de mí. Sin duda un encuentro con autenticidad es algo maravilloso, que se da con menor frecuencia de la deseada, ya que todos vivimos realidades que nos condicionan mas de lo que percibimos, no obstante creo que si uno es autentico con sigo mismo, poco a poco esos encuentros se dan cuando y con quien corresponde como ejemplifica el capitulo de House, mientras menos empeño pongo en ser autentico mas autentico me siento.

  • (06/03/2013 - 10:43h.) Amanda Inés Martínez

    La primera vez que me planteé en serio el asunto de las máscaras fue cuando, a nuestros veintipocos, mi pareja me dijo que valoraba sobre todo la naturalidad, y me planteó su reflexión desde una sabiduría que era aplastante por su simpleza.
    Años más tarde leí sobre esta autenticidad en el libro "Erich Fromm, una escuela de vida", con la sensación de que aparecía un Sistema Solar paralelo al nuestro, de estreno y libre para entrar en él a empezar de nuevo.
    Pero no empezaba nada, sino que seguía por donde lo había dejado. Entonces la adquisición de esta actitud se convirtió en un reto.
    En este momento me propongo para vivirla varias intenciones. La primera, la de recordarla en cada momento, puesto que la he elegido yo, consciente de lo que implica.
    La segunda, la de darle el espacio de una respiración a mis pensamientos y mis actos para que se creen desde esta actitud, y no desde la inercia de los patrones aprendidos. En esto agradezco a Teo el haberme ayudado a pasar de la teoría del respirar (parcelándola en momentos destinados a ello como meditaciones, descansos y similares) a la experiencia de hacerlo en los contactos con otros, como en cada instante, para partir de ese espacio auténtico de nosotros.
    En la tercera juego a ir conociendo mejor mis sentimientos a la vez que a hacer que se decanten como palabras, para así poder comunicárselo a mi cerebro y, llegado el caso, a quien o quienes tenga delante. Me sorprende el uso tan escaso que se hace a mi alrededor de las palabras que designan sentimientos y estados internos.
    Por último, aunque en principio me ha parecido dramática la forma de poner la verdad en bandeja en el capítulo, me doy cuenta de que éste es el juego; unas veces nos persigue, otras lo perseguimos, y muchas de ellas no sabemos cuándo es lo uno y cuándo lo otro.

  • (08/03/2013 - 21:48h.) María Jesús Maldonado Maldonado

    Este texto me ha hecho reflexionar como las personas cuando se muestran desde dentro el encuentro es mucho mas real.

  • (12/03/2013 - 16:28h.) Adrián Morón Sánchez

    Gran ejemplo de AUTENTICIDAD. Gracias Teo por esta buena aportación. Tenemos la suerte hoy día de poder ver más gente consciente de la falta de autenticidad a la hora de relacionarnos, buscando encuentros más verdaderos y espontáneos, auténticos.

    Los miedos infundados desde mi infancia me condicionaron mucho a la hora de relacionarme con la gente de mi entorno, hasta el punto de no hablar frente a la posibilidad de sentirme rechazado o de hacerlo con una "máscara-espejo" de como veía que se comportaban determinadas personas y actuar así frente a ellas; fomentando de esta manera encuentros en los que el vacío estaba presente y la incomprensión se hacía palpable sobre el mismo. Y en consecuencia una gran sensación de soledad y tristeza.

    Aprender a ser honestos con nuestras propias sensaciones y a mostrarnos como nos sentimos frente a los demás, fuera de la mente, sin manipulaciones y desde el corazón, es el motor que pone en marcha encuentros auténticos; creando y reforzando vínculos sanos con todo aquél con quien nos relacionamos (desde la persona que nos cruzamos día a día en el autobús hasta con nuestra pareja o nuestros padres), llenándonos así de la verdadera esencia de la Vida y enriqueciéndonos mutuamente.

  • (14/03/2013 - 14:13h.) Alicia Martínez

    Con pocas personas vivimos en nuestra vida encuentros con autenticidad, pero eso es algo que está en nuestra mano cambiar, cuando consigo mi auto-apoyo sé con certeza que los demás no me pueden dañar en lo profundo, solo en la superficie y entonces puedo ser más auténtica, desde ahí puedo entregarme al encuentro autentico y disfrutarlo. Cuando estos encuentros se producen son maravillosos, algo crece por dentro, que nos une y alimenta, en mí lo que surge es amor, en terapia se dan mucho estos encuentros y me emociona ese estar, ese poder acompañar cuando emerge algo tan genuino de la persona, cuando aunque con miedo se deja caer la máscara que ya no sirve para encontrarse con en otro, citando a Alfonso González "Solo puedo ayudar a que el otro aparezca si yo aparezco" para mi esa es la autenticidad.
    En el capítulo de House los protagonistas se reconocen en su dolor, solemos ver o reconocer en el otro lo que tenemos, lo que también nos pasa, aunque solo sea intuitivamente o por la comunicación no verbal las personas se han reconocido y saben que en lo profundo van a poder entenderse y aceptarse.
    Carl Roger: "Solo mostrándome tal como soy, puedo lograr que la otra persona busque con éxito su propia autenticidad".
    Cian: "Cuando mi modo de vivir, de experimentar este momento concreto, está presente también en mi conciencia y cuando lo que está presente en mi conciencia está presente en mi comunicación, entonces soy autentico y congruente".

  • (15/03/2013 - 12:42h.) ANGELES RODRIGUEZ MARTIN

    En un encuentro con autenticidad me llama la atención ese nivel de sintonía con uno mismo y con el otro, que conduce a una sincronía emocional entre ambos, donde, desde la verdadera comunicación, inician e incluso recorrerán juntos el camino hacia la "curación", a pesar de que en un primer momento haya podido haber miedos, desconfianzas, en definitiva resistencias que dificulten el encuentro, el hecho de tener la capacidad de superarlas es el mayor regalo que nos podemos hacer a nosotros mismos y que irremediablemente compartiremos con algún otro, que se encuentra con la capacidad y en disposición de hablar ese mismo idioma en ese momento; entonces es como si el universo se pusiera de acuerdo para presentarnos a ambos, dotarnos de la capacidad de entendernos e incluso de amarnos.
    El que la autenticidad sea un pilar fundamental en el enfoque de la terapia gestalt me da confianza y me parece que esto la diferencia del resto de las terapias que no tienen tanto en cuenta esa parte humana o auténtica de ambas personas: el paciente y el terapéutua, y me parece más que valioso terapeuticamente y precioso humanamente el que la autenticidad de uno pueda conducir al otro hacia su propia autenticidad y que, a su vez, ese grado de intimidad que se produce tenga un carácter tan curativo para ambos, es un acto de profunda generosidad con uno mismo y con el otro y "la verdad" de los dos es un regalo para ambos y un acto de amor entre ambos.
    ¡Qué experiencia la de encontrarse, aceptarse y respetarse a uno mismo a través de la presencia facilitadora del otro, y juntos sanar!

  • (18/03/2013 - 15:37h.) Nelia- Reyes

    Entre otras cuestiones la terapia Guestalt es conocida como la terapia de la autenticidad y de la responsabilidad. Las escenas de House, ilustran de qué hablamos cuando nos referimos a estos conceptos, cómo podemos reconocerlos en la relación, y de qué manera recurrir a ellos como instrumentos de sanación. Toda una lección terapéutica.
    House, mediatizado por el rol de médico y por una dolorosa biografía, esconde una gran desconfianza en los humanos, detrás de una enérgica apariencia. La barrera en el contacto solo podrá derribarla la autenticidad de la paciente. Podemos advertir como la resistencia dificultará el encuentro hasta que él se entrega a su verdad. La verdad dolorosa. Y es que, como House, los humanos resistimos para no entrar en el dolor y es justo al evitar cuando más sufrimos. Ya decía Perls que "la angustia es la brecha que hay entre el ahora y el después". Si evitamos lo que hay viene el sufrimiento y con el impedimos atravesar el presente y su riqueza.
    En mi vida el concepto de autenticidad está tomando un espacio nuclear y una nueva comprensión. La autenticidad me lleva inevitablemente al cuerpo: el lugar al el que el universo me entrega el aire que inhalo y al que le reclama el que exhalo; el lugar en el que habita mi ser y desde el que tomo conciencia de lo que hay. El camino de la autenticidad, en la terapia gestalt va unido al de responsabilidad, percatándose de lo que va aconteciendo en cada momento y haciéndonos cargo de nuestra vida.
    El cine y el teatro como lenguajes artísticos necesitan de la autenticidad para ser creíbles. Vivir plenamente intuyo que necesita una buena dosis de lo mismo. En ello estoy, nada más y nada menos y el encuentro con la Guestalt ha sido una de las fuentes que me ayudan a regar mi conciencia.

  • (20/03/2013 - 03:50h.) Miguel García Fernández

    Después de leer el artículo y ver las escenas de House, reflexionando, siento la autenticidad como la coherencia entre lo que se vive internamente y lo que se expresa. Y pienso en cómo se usa la palabra al hablar de una pieza de un metal o piedra preciosa. Algo que expresa sin dobleces lo que es por dentro.

    Instalarse en la autenticidad implica el reconocimiento de lo que se es y se vive, atreverse a expresarse desde la espontaneidad íntima. Y nos permite comprender que comunicarnos desde esta intimidad no nos pone en peligro ni es una falta de respeto, sino todo lo contrario: nos revitaliza y nos dignifica.

    Además esta dignidad de lo que vivo me hace más fácil y agradable el responsabilizarme de ella. Si acepto lo que soy, lo que vivo, si deja de parecerme tan malo, ya no necesito culpar al otro. Me hago cargo y me ofrezco tal cual soy.

    Siento que la autenticidad es también una expresión de autonomía, de higiene emocional y de claridad, y a la vez contagiosa. Quizás por simple simpatía, por resonancia.

  • (29/03/2013 - 09:48h.) Anuska

    Para mi el hecho de poder ver la película es ya en si, un éxito. Como que he podido sentir que es válido, que cuando ves más allá a la otra persona es bueno, aunque vea lo que tienes dentro, es bueno, porque te va a ayudar, te vas a sentir mejor, que dejarlo todo dentro, para si mismo.
    Lo de poder verla, es porque cuando empezó la serie a mi me encantaba, incluso compré alguna..pero llegó un momento, no se si era por el personaje, el actor o ambas cosas, que me sentía fatal viéndola, pensaba ¡¡¡podia dedicarse simplemente a ser médico, y dejar lo demás!!!!Porque creo que siempre buscaba lo que habia dentro, más allá de la sola enfermedad física, y me sentia como si en cualqier momento, pudiera "verme" a mi, a eso tan escondido que yo tenía dentro y que nadie sabía ni conocía. Ahora me doy cuenta que es bueno contarlo, abrirte, que el otro pueda ver lo que tu sientes, y que está bien, y si además como en el capítulo te encuentras a alguien con esa capacidad de darse cuenta es todavía mejor. AUTENTICIDAD, si sería la palabra correcta

  • (22/04/2013 - 00:06h.) cesar solano

    Por una parte el Dr. Casa es lo menos acogedor que se pueda encontrar en el ámbito hospitalario, ya de por si hostil. No quiero detenerme en lo fastidioso que me parece el personaje, cuyo comportamiento es bastante similar a muchos neurólogos y neurocirujanos que conozco, solo decir que es de lo más auténtico que he visto en el ámbito de la salud. Soberbia, es la palabra que más se adecua a este tipo de personajes que pueblan los altares de la ciencia.
    Ahora bien. Con respecto al comentario de Teo sobre el encuentro con autenticidad no me queda más que estar de acuerdo. Son pocos los momentos verdaderamente auténticos que he tenido en mi vida pues requieren de una condición necesaria y suficiente: intimidad. Pero un tipo de intimidad que va más allá de la urgencia de la piel (aunque puede darse el feliz caso), es una intimidad en donde el silencio habla, las palabras tocan y las emociones abrigan igual que un edredón de invierno en un gélido amanecer en la montaña.

    Queda el no muy cómodo asunto de la propia autenticidad que también plantea (aunque no desarrolla), Teo en su comentario. No es fácil aceptarse. Si lo fuera, las clínicas de cirugía plástica (no reconstructiva), las farmacéuticas que se dedican a la cosmética y las pasarelas no existirían. Las luces de neón permiten que se oscurezca la autenticidad durante el tiempo suficiente como para envejecer con la esperanza de engañar al tiempo.

  • (20/06/2013 - 23:48h.) María del Mar García Marqués

    La autenticidad en el encuentro, precioso tema. Antes pensaba que eso solo se podía dar en familia o amigos íntimos, pero al hacer la formación me quedo sorprendida y maravillada, la intimidad es una chispa mágica que se percibe a veces, que surge cuando uno se presenta con autenticidad hasta en el encuentro con un extraño y produce una forma para mí insólita de relación. Mi problema es que para ello he tenido que bajar mis defensas, ir como un guerrero que ha dejado su armadura porque ya le pesaba, mi problema era dejar la desconfianza, el miedo a ser engañada, el miedo a dolerme. He ido dejando tirados en el camino muchas cosas y sigo sorprendiéndome a diario de que cuando me presento tal y como soy, las personas me demuestran un cariño y una cercanía que nunca había tenido. Lo difícil para mí es arriesgarme al encuentro como se ha dicho, con escucha y comprensión donde hay sincronía emocional. Mi reto es confiar, arriesgarme a que me amen y a amar.

  • (26/06/2013 - 12:14h.) Berta

    Me quedo con la sensación de pudor que he tenido leyendo este artículo. Sensación que ha ido en aumento a medida que iba avanzando en la lectura por el progresivo grado de intimidad del contacto y el riesgo de las confesiones. Ha sido algo físico, una ebullición interior, una inquietud que aún siento y que relaciono con el deseo de ese tipo de encuentros y con mi dificultad para que esto ocurra. Me pone en contacto con lo que está en juego y con lo que aún me esfuerzo en preservar.

  • (30/06/2013 - 17:49h.) Ainara Febles Bolaños

    Cuando me expongo pongo en juego la posibilidad de crear algo auténtico, cuando me abro con la vergüenza y me he expuesto con lo que en mí se estaba dando he visto cómo en el otro se daba una recogida, una apertura, una posibilidad de encuentro auténtico.

    Esta posibilidad de mostrar lo que hay, no siempre puedo llevarla a cabo: siento miedo, enfado, resentimiento, vergüenza, censura y me enfrío, esbozo una mueca y la suelto creyendo que puedo disimular lo que me pasa por dentro para que el otro no se entere, ni enterarme yo misma.

    No sólo creamos encuentros sanos y ricos con el otro cuando nos exponemos, también los creamos con nosotros mismos, vamos haciendo cuerpo, vamos ganando en práctica y vamos descubriendo facetas nuestras que han sido menos expuestas y están mas tapadas.

    Desnudarme y conocerme desnuda, ampliarme y conocerme en otras facetas para así estar más abierta y poder crear una relación más fluida con mi entorno.

  • (30/06/2013 - 18:13h.) JLI

    Leyendo este relato me he emocionado mucho sobre todo al final cuando se produce el encuentro autentico, el reconoce que tiene un dolor profundo, que la historia era autentica y ella le dice que quiere contarle lo que le ocurrió, hay a sido cuando mi emoción a estallado con un llanto sostenido pero desgarrador, he conectado con mi dolor, al conectar con ese dolor bajo las defensas y todo lo que ocurre es autentico, no puedo disfrazarlo o esconderlo ahí me muestro al desnudo y autentico con lo que hay.

  • (30/06/2013 - 23:08h.) Estefanía Martel

    Leyendo este clarificador artículo de Teo me he sentido desnuda. Desnuda y denunciada por mí misma ante mi falta de autenticidad en muchos de los encuentros que mantengo con los demás.

    El terror que siento ante la posibilidad de que me contemplen así, desnuda, sin máscaras, es tal, que hasta mis músculos se contraen. Aprendí que sólo siendo de una determinada manera podía sobrevivir y ser valorada.

    Pero sé que esto ya no me puede servir de excusa. Soy responsable de lo que hago, de lo que siento, y en último término, de lo que soy, y pondré hasta la última gota de energía de mi ser en trabajarme para ser cada día un poquito más libre y auténtica.

  • (02/07/2013 - 13:35h.) María Luisa Torrecillas

    No me cabe la menor duda, de que la autenticidad favorece encuentros íntimos que catalizan procesos mutuos de salud.
    A veces me cuestiono qué es lo que determina poder acceder a ese estado que me puede hacer sentir tan cerca del otro y en confianza, cómo descifrar ese lenguaje sutil que pone en acción todo un complejo mecanismo íntimo.
    Solo puedo decir que cuando sucede, lo se, lo percibo, lo siento.
    Mi experiencia me dice que entrar en ese estado íntimo de contacto es, tan simple y tan complejo, como dejarme ser en lo que soy, reconocerme y habitarme.
    Poder ser, con todo lo que eso implica y desde ahí ir al mundo y poder sumergirme en procesos y alquimias.
    Desde ahí, desde lo más auténtico a lo que llego, el encuentro conmigo misma y con el otro se convierte en algo muy saludable y además en una auténtica aventura que de una manera u otra me acaba sorprendiendo.

  • (02/07/2013 - 20:41h.) María Graciela Cabello

    El ejemplo que pone Teo, es la historia con un final feliz. Pero yo me planteo lo que ocurre cuando somos auténticos y el que está enfrente, no se vuelca en esa historia casi mágica del encuentro, no puede ver el regalo que deja a un lado. El tesoro oculto.
    Muchas veces, nos jugamos"cosas" que no tienen "repuesto" por lo importantes que son en nuestras vidas y aún así, la autenticidad aflora de forma espontánea y casi suicida. Llamamos a la puerta del otro y no se abre.
    Es muy duro atravesar ese dolor de forma responsable y asumir de verdad, las consecuencias del intento fallido.
    Mi respuesta a éste dolor es, sencillamente, "seguir", seguir con la fuerza que nos da, el saber que hemos sido auténticos.
    Saber que lo seguiré intentando ya que la convicción está en mí.

  • (04/07/2013 - 18:22h.) Obdulia

    la experiencia de autenticidad puntual, sé que la vivo con mis amigas íntimas, con algún compañero de trabajo, con mis hermanas y mi hermano en algunas ocasiones, cuando comparto alguna confidencia, alguna experiencia íntima, y surge esa reciprocidad íntima de confianza, honestidad, apoyo y cariño que me ha servido tantas veces en mi vida. Pero ¿qué sucede con la autenticidad fuera de esos espacios "seguros"? Desprenderme de toda máscara, de todo mecanismo: honestidad plena para conmigo misma y con los demás. No solo en los momentos de intimidad, sino todo el día , en el trabajo, con los alumnos y compañeros, ante un posible "adversario", ante un posible"peligro": confiar en mi y en los demás: una vida liviana, generosa. Es una aventura: autenticidad conmigo misma significa autenticidad con el mundo: el riesgo es....vivir sin máscaras. Gracias por vuestra autenticidad, me ayuda a verme y entonces puedo veros

  • (06/08/2013 - 20:20h.) Luisa

    aquí al fresquito de agosto me pongo a hacer mis tareas del primer y último taller , de alguna manera creo que podría escribirlas en conjunto.
    La cosa va de autenticidad y pareja.
    La autenticidad , ser auténtico , relacionarse desde aquí , por que es difícil relacionarse sanamente con la pareja , con los demás , con uno mismo???
    Creo qué una de las palabras clave es la autenticidad.
    Primero , que difícil es ser auténtico con uno mismo y hablarse desde aquí .Ya no sólo por lo valiente que hay que ser para hacerlo , sino por el camino a recorrer hasta ver nuestras propias trampas basadas en nuestros mecanismos de defensa para ver quien somos realmente e identificar con claridad , que sentimos, que pensamos , quien somos en cada momento aunque gracias a Dios tenemos la oportunidad de cambio.
    Una vez que podemos hacer esto con nosotros mismos ,nos queda tener el coraje de hablar con el otro desde aquí porque de este modo podemos crear el clima de confianza para que el otro pueda ser auténtico con nosotros y efectivamente esta comunicación es muy gratificante , yo diría que llega al alma.
    Otra cosa muy importante para mi es que sí yo no se liberarse de mis trampas y te aseguro que me cuesta la vida darme cuenta , hago que el otro no pueda llevar a cabo su proceso con la tranquilidad suficiente para que vaya dándose cuenta de las cosas a su ritmo , no puedo confiar , pero no se qué no puedo confiar y sin confianza no hay relación posible.
    Cuando tengo confianza en mi, cuando soy valiente , y cuando puedo darme cuenta y asumir lo que soy ,estoy en condiciones de ponerme enfrente de otro y mostrarme y así manifestar lo que me pasa , lo que me paso y lo que siento , creo que esta es la manera , ya he tenido la experiencia de como son las cosas desde aquí , pero a veces es difícil y sin darme cuenta me veo otra vez haciendo cosas........ Eso si puedo ser mi observadora y bueno desde ahí creo que después los clic se hacen solos.

  • (02/09/2013 - 22:09h.) NOE

    Coincido con África y me encanta el poema de Benedetti de los estados de ánimo.
    Para poder conseguir la autenticidad con el otro y hacer posible el encuentro, primero tengo que buscarla en mí, ser honesta conmigo, aceptar mis límites, mi vulnerabilidad, así como mis dones y mi potencial.
    Yo suelo conectar con la autenticidad de las personas, tengo grandes momentos de conexión con mucha gente que me rodea y otras que me llegan por causa-lidad... cuando esos momentos se dan te duran en el tiempo, permanece esa sensación de satisfacción y placer de haber conseguido hablar hasta en silencio. Quizá ven mi la autenticidad sin yo verla aún...o más bien sin que yo confíe en ella.
    Menos mal que hay momentos de lapsus, y me olvido de gustar, me olvido de querer ser especial y entonces es cuando mejor sale todo, cuando el encuentro rueda solo y te ves sincerándote con un "extraño" antes que con tu propia familia.
    La mejor forma de ser auténtica es no pretender serlo...

  • (08/10/2013 - 23:25h.) Suría

    Hace un tiempo leyendo este artículo habría usado la palabra sinceridad como sinónimo de autenticidad por no tener muy claro el significado. Me ha llamado la atención cómo el concepto de autenticidad es para complejo a la vez que simple y llano. Es la actitud, la forma en la que yo estoy presente aquí, sin más artificios y no sólo lo que digo. Me vienen a la cabeza palabras como vergüenza y miedo a sentirme desprotegida. Qué pena creerse temeraria por ser una misma....

  • (22/10/2013 - 17:11h.) Ainara Febles Bolaños

    Lo relevante de un encuentro entre dos personas, si ese encuentro se hace desde la honestidad de saber cómo me siento en ese momento y con la exposición de ese sentimiento permite que aflore lo que en ese momento tiene que suceder.

    En este capítulo de House, vemos ejemplificado las máscaras y protecciones por parte del médico para conseguir su objetivo: que su paciente le cuente qué es lo que le pasó. También vemos que eso no le da buen resultado.

    Sólo desde la autenticidad, desde la honestidad con uno mismo, desde el respeto por uno mismo y por el otro podemos crear el espacio para que la otra persona se contagie de esa autenticidad y apueste por la honestidad y por el respeto de sí misma.

    Una elección que requiere de conciencia (saber qué es lo que me pasa) y de honestidad (poner sobre la mesa qué es lo que me pasa). Si somos capaces de elegir ser honestos con nosotros mismos podemos crear una realidad más auténtica y libre para nosotros y los demás.

  • (24/10/2013 - 17:26h.) Ataly

    Con este artículo de Teodoro he reflexionado por primera vez sobre la autenticidad en las relaciones entre las personas.

    El tipo de sociedad en la que vivimos hoy día no nos conduce a pararnos a reflexionar sobre nosotros mismos y nuestra condición en las relaciones que mantenemos. No somos conscientes de la cantidad de veces al día que manipulamos a aquellos con quienes nos relacionamos o que somos manipulados por el otro.

    Si nos paráramos a pensar y miráramos hacia adentro nos conoceríamos mejor y probablemente encontraríamos "muchas tuercas que ajustar". Es importante que seamos capaces de conocernos y comprendernos para poder mostrar al otro una imagen real y verdadera de cómo somos, que a su vez le permita a la otra persona ser honesta consigo misma y también con nosotros.

    Sólo cuando esto ocurra podremos establecer una relación auténtica y de libertad mutua, sin manipulaciones ni coacciones, que generalmente establecemos de forma automática y sin darnos cuenta.

  • (27/10/2013 - 13:39h.) Pablo Sabucedo

    Me parece que la autenticidad es sinónima a la sinceridad con uno mismo, y con los demás: cuando lo que haces, lo que sientes y lo que piensas está en sintonía.

    Pero leyendo el artículo y los comentarios no he reflexionado sobre la autenticidad, sino por su ausencia: ¿por qué no somos sinceros ante nosotros mismos? Es fácil ver el gran valor que tiene la autenticidad, pero creo que su ausencia también tiene un sentido: en momentos de gran dolor o de gran confusión, la represión de emociones, o el autoengaño, son herramientas de supervivencia. Esto es algo muy evidente en las fases del duelo. Son como corazas contra el sufrimiento: el problema es cargar con esa coraza cuando ya no nos es necesaria: nos lleva a la sobrecarga y al sufrimiento.

    En resumen: creo que es importante reconocer que incluso el dolor, la negación y el autoengaño son herramientas valiosas para sobrevivir (¿quién podría soportar una guerra, por ejemplo, sin ellas?) pero, tras superar las dificultades, es momento de recuperar nuestra autenticidad y sinceridad. Y eso es lo complicado.

  • (27/10/2013 - 19:23h.) Tamara Alarcón Campos

    Uno de los valores que más necesitamos hoy en día creo es la autenticidad, y su carencia provoca conflictos familiares,sociales,de pareja, o incluso con nosotros mismos. No tiene precio el ser fiel a uno mismo y vivir de acuerdo a lo que uno piensa y siente, te sientes más libre, y te mantienes en tu posición, con tus convicciones, sin falsedades, sin tener que copiar comportamientos de nadie.
    Cuando tienes encuentros auténticos con personas, encuentras una cierta paz contigo misma y con el otro, no se puede explicar...sólo expresar..

  • (28/10/2013 - 09:56h.) María Gil

    Tras la lectura y reflexión de este capítulo, me aproximo a mencionar que entiendo la autenticidad cómo la expresión natural y espontánea de uno mismo con el otro así como un punto de coherencia en el mismo. Ser auténtico sin ser sincero y natural no me da un sentido.

    Cuando nos dejamos sentir y transmitimos la limpieza y claridad de nuestras palabras correspondiéndose con los actos...gestos..miradas entonces damos paso a la autenticidad, bajo mi humilde punto de vista. Así, me encuentro en sintonía con lo que el compañero Pablo nos contaba ayer.

  • (30/10/2013 - 21:25h.) Haydée Mesa

    ...Ya conozco el mundo de la no autenticidad y el dolor producido por los numerosos desencuantros. La autenticidad se me antoja ahora el único camino para una completa comunicación. Siento curiosidad extrema :"¿Cómo es vivir el mundo siendo auténtica?" Y un deseo burbujeante en mi interior que sube desde el bajo vientre hasta mi pecho. Alegría y miedo; excitación y escalofríos...

    Me ha emocionado la intuición del personaje femenino de este episodio del Doctor House...la claridad de una información obtenida por "vibración", sin palabras, desde el primer encuentro de los personajes.

  • (30/10/2013 - 21:40h.) Haydée Mesa

    Observar el engranaje de obstáculos a a mi verdadera naturaleza; ser consciente de mi propia represión de la autenticidad me resulta una observación dolorosa y a la vez el único camino que encuentro hacia la compasión. La compresión me lleva a la compasión, a ser más amorosa conmigo, y, por rebote, con los demás.

  • (03/11/2013 - 21:16h.) isabel maria torrico torrico

    Un encuentro con mi propia verdad, me resisto a ella, le cierro la puerta una y otra vez, hasta que al final la luz sale, se cae el velo que había alimentado tanto tiempo y me doy cuenta que lo que rechazas del otro, lo rechazas de ti mismo que cuando desaparece la mentira no queda otro camino que la verdad, es reconocerme a mi misma y enfrentarme a las oportunidades de hacerlo en mi relaciones con los demás, sino hay autenticidad es muy difícil que se produzca el encuentro hablaremos de cualquier cosa para matar el silencio que me incomoda por miedo a mostrar mi vulnerabilidad, no dejar que los cambios fluyan sino que interfiero para que se produzcan, aunque en muchas ocasiones no se puede "empujar al río", el tiempo, la paciencia, la confianza...
    Mi propia necesidad de respuestas, de buscar el sentido de mi vida, la frase: "no puedo ayudarte" no esperar nada del otro, ni el otro de ti y adentrarme en el vacío profundo de mi propio ser sintiendo poco a poco mi propia ignorancia a veces con dolor, otras con gratitud sabiendo que no sé... Cómo dicen en el capítulo no hay una respuesta errónea, porque no hay una respuesta correcta.
    También me ha conectado con una leyenda que se llama el hilo rojo del destino que dice así:
    "Un hilo, rojo, invisible,
    conecta a todos aquellos que están
    destinados a encontrarse,
    en el transcurso de la vida,
    a pesar del tiempo,
    a pesar de las circunstancias, el hilo,
    puede tensarse,
    puede enredarse,
    pero jamás podrá romperse...

  • (04/11/2013 - 13:22h.) Leticia Torres

    En mi caso, he descubierto que el resultado de no ser auténtica en mis encuentros con otras personas, me genera ansiedad...Y ahora que estoy comenzando a observar mi cuerpo, me doy cuenta de lo importante que es que exista coherencia entre lo que se siente, lo que se dice y con quién y en qué momento se comparte. Parece que engañar a los demás está peor visto que engañarse a uno mismo, sin embargo, cuando nos engañamos a nosotros mismos y no actuamos conforme a lo que sentimos, también estamos engañando al otro y estamos creando los cimientos de una relación enferma que quizá con el tiempo nos haga enfermar a nosotros mismos.

  • (04/11/2013 - 20:11h.) ingrid

    los miedos, dudas y temores hacen tambalear el exponerme auténtico ante los demás y ante mi misma, es un trabajo muy duro que debe de comenzar desde el corazón.
    Me doy cuenta que una y otra vez me escondo, pongo barreras y obstáculos para no mostrarme tal cual soy con mis debilidades y mis miedos , sólo cuando paro y soy consciente pongo interés y esfuerzo en intentar ser auténtica y me pregunto " que pierdo" y " QUE GANO" .
    Es un trabajo duro mostrarse auténticos de verdad pero cuando eso ocurre interfiere la magia y el amor y todo fluye mucho mejor. Para mi es un trabajo que debe de comenzar desde dentro.

  • (05/11/2013 - 21:28h.) Andrés

    Hasta ahora no había reflexionado en profundidad sobre puede llegar a afectar a las relaciones entre personas y con uno mismo el ser auténtico o por el contrario actuar en función a la máscara que llevas puesta. En mi caso estoy dándome cuenta de que me condiciona más de lo que creía. He tenido alguna oportunidad desde entonces de intentar de manera consciente ser un poco más auténtico, y me ha dejado muy buena sensación. Sin embargo me cuesta mucho mantenerlo, rápidamente me vuelven a salir las máscaras, supongo que debe de ser un trabajo de tiempo, y que al menos el que nos hayamos dado cuenta ya debe de ser un paso importante.

  • (07/11/2013 - 19:33h.) Samuel

    El ultimo Taller con Teodoro ( la ultima dinámica del sábado) y esta lectura me han hecho darme cuenta de grandes cosas, yo tampoco me había parado a reflexionar en toda la importancia que tiene la autenticidad en los encuentros entre personas, sobre todo me ha sorprendido el darme cuenta de que si no me muestro como realmente soy, nunca podre llegar a conocer en profundidad a la otra persona. Pensando en las relaciones con mis conocidos, me doy cuenta de que solo con las personas con las que me muestro con autenticidad, tengo relaciones de mayor calidad y llego a conocerlos con más profundidad; también me doy cuenta de que solo con 2 o 3 de todos mis conocidos pasa esto, muy pocos, casi ninguno. Es difícil para mí mostrarme tal como soy con mis miedos mis defectos….Pero sobre todo es difícil no engañarme a mí mismo, creyendo cosas sobre mí que no son ciertas, engañándome no voy a poder mostrarme de forma autentica, no voy a poder ser autentico en mis relaciones.

  • (08/11/2013 - 10:02h.) Zane Cinciusa

    Ese tema para mi es bastante cercano. Es curioso de como a veces demandamos la autenticidad del otro y al mismo tiempo la nuestra no parece tan importante.Antes mis relaciones afectaba mucho el hecho de adaptarme a la autenticidad de otra persona, no dejando a mi autenticidad a salir. A veces sigue siendo así, aunque voy mejorando. Como una capa de protección. Con miedo de que mi autenticidad puede ser rechazada por otra persona o la otra persona la puede aprovechar. También con miedo reconocer mis propios fracasos, defectos y problemas, porque sin reconocer todo esto a mí misma no puedo pretender que la otra persona reciba mi autenticidad autentica. Yo cada vez más me doy cuenta de lo importante que es la autenticidad en la relaciones con las personas que me rodean. Cada vez más me dejo ser mi ¨yo¨ verdadera conociendo a gente nueva, dejando que surgen las emociones y interacciones que tienen que surgir. Antes era más importante caer bien a todos y ser buena para todos, ahora ya es más autentico. Con quién tengo que conectar, conecto. Si no hay ese punto de conexión y autenticidad en el momento oportuno, ya no me molesta tanto. Lo que es cierto es que desde que he tomado la dirección de autenticidad, mis relaciones son más profundas, más cercanas, más importantes para mí y las valoro más que nunca.

  • (10/11/2013 - 00:55h.) Isabel Jiménez

    Deja aquí tu comentario...

  • (10/11/2013 - 01:06h.) Isabel Jiménez

    Mi reflexión sobre el capitulo: Es el sentir el encontrar ese punto donde uno con el otro se encuentran. Siendo cada uno, uno mismo cada uno tiene su manera de pensar y de decir pero se encuentran coinciden eso es para mi lo autentico, no reprimen su sentir.
    Para mí lo asombroso de la escena es el logro del sentir tan cercano sin haber compartido nada antes. En el momento del encuentro se muestran uno del otro donde van desapareciendo las capas de chapa y pintura, para producirse ese encuentro de autenticidad.

  • (11/11/2013 - 12:10h.) Carmen Ferrer Cortés

    Ser auténtico o transparente con uno mismo y hacia el resto de personas, creo que es uno de las formas de actuar/de ser/de pensar más sanas para cualquier persona incluido por supuesto uno mismo. Es cuando las relaciones son reales, verdaderas, sanas, enriquecedoras y claras. Una de las barreras que tenemos, o tengo para llegar a actuar siempre así es la educación que he asimilado y por tanto la sociedad en la que he vivido y vivo. Ser auténticos, yo al menos, soy con mis relaciones íntimas-de mucha confianza o como es el caso de éstos dos capítulos de House, cuando dos personas comparten algo semejante y tienen necesidad total de escucharse, ser y compartirlo para sanarse. Creo que es un error muy limitante al bienestar propio y ajeno no mostrarse siempre como realmente somos o todo lo que realmente somos con nuestras características y experiencias, no tiene ningún senido guardarse o quedarse encerrado en uno mismo. Otra barrera para lograr esta actitud, entre otras muchas supongo, es que primero hemos de conocernos y ser auténticos con nosotros mismos sin autoengañarnos como queremos ser autojustificándonos incoherentemente con nuestro yo verdadero, depués creo que seremos auténticos con los demás.

  • (20/11/2013 - 19:54h.) Laure

    “Autenticidad-confianza-autoestima”. Esas tres palabras van íntimamente unidas, no podemos tener una relación de autenticidad con otra persona si no confiamos en ella, y para confiar en alguien tenemos que valorarnos y pensar que lo que le vamos contar no va a dejarnos al descubierto.
    En el capitulo vemos como él la invita a salir fuera del hospital, a un parque donde él se siente cómodo y a donde va para desconectar de su trabajo. Allí ya no tienen una relación de médico-paciente, se produce un encuentro más cercano, donde hablan de temas más íntimos y donde a él ya si le interesa y quiere que le cuente lo que le paso, donde ya si tiene confianza para abrir su corazón y contarle su sufrimiento y es aquí donde surge la autenticidad. Deja de ser un médico brillante que no se puede permitir tener debilidades y ya si puede tener un contacto autentico con otra persona con la que se siente de igual a igual.
    En la serie se da a entender que la única persona que conoce lo que le sucede a House es Wilson, siendo su verdadero amigo y la única persona a quien él respeta de verdad. Eso solo se consigue con una relación de autenticidad, donde se conocen las dos personas y donde se llegan a tener unos fuertes lazos afectivos.
    Confianza para mi es la clave, y en el plano personal es donde fallo por completo. Lo importante es no tener miedo al daño que alguien pueda causarte y saber que si te sucede, se supera.
    Mucho peor es vivir sin conectar con nadie, eso produce relaciones vacías.

  • (27/11/2013 - 18:14h.) Mercedes

    La autenticidad me parece como ese gran camino a ser para establecer relaciones sanas con los demás. Como se ha aportado en otros comentarios ser auténtico en esta sociedad es muy difícil, creo que es todo un reto, y por lo cual no creo que las personas seamos o no seamos auténticas, sino que pienso que existe un grado de continuidad en el que todos nos movemos. Que seamos más o menos auténticos dependerá de varias cuestiones: de los límites que nos pongamos en nuestras relaciones con los demás y del grado de conexión que tengamos con nosotros mismos (todo esto dependerá a su vez de una serie de automatismos que hemos adquirido a lo largo e nuestra vida, obviamente muchos son adapta ticos, como comentaban algunos compañeros).
    Por lo cual, creo que vivir en nuestras sociedad con una autenticidad plena es algo utópico, pero si que podemos lograr ser mucho más autenticos en nuestras relaciones diarias.
    Personalmente, me resulta difícil y me produce sensación de vértigo imaginarme siendo más auténtica, sensación de inseguridad y de no poder evitar pensar en la imagen que estaré proyectando fuera una vez me abra al otro. Pero a la vez me atrae porque tengo la sensación de que se me abrirían nuevas oportunidades de mantener relaciones más sanas, más fructíferas, más llenas de contenido. Sin querer aparentar, sólo siendo. En definitiva, pienso que es una nueva forma de concebir la vida y las relaciones.

  • (02/12/2013 - 19:19h.) Mar Ibañez

    "Nuestras vidas dependen y se configuran con cada encuentro en el moemnto presente"

    Me parece una enseñanza digna de ser llevada a la práctica, y que una vez incorporada a nuestro esquema para ver e interpretar el mundo, nuesto mundo, consitutye un mensaje cargado de opitimismo...pienso que yo muchas veces he tratado desacertadamente de configurar mi vida incidiendo en la dirección opuesta y siendo ajena al enorme potencial que nos brinda cada persona justo en el instante presente...

    En este texto en concreto en el que se nos ejemplifica una relación con autenticidad, creo que hay que establecer una diferencia, pues el ejemplo se nos muestra desde la descripicón de una relación en el contexto profesional, es un ejemplo de una relación terapeutica.

    En el contexto de una relación terapeutica, creo que no qeuda claramente establecido, hasta que punto sería conveniente establecer relaciones con auteinticidad en el sentido de ofrecer una confidencialidad mutua de intimidades, y circunstancias vitales dolorosas que puedan contribuir a una comunicación más efectiva.

    Lo que sí subrayo es que muchas veces es nuestro miedo personal el que realmente nos impide establecer una comunicación efectiva y fluida con el otro, y no tanto sus circunstancias vitales dolorosas, tras las que nos eswcudamso y amparamos nuestro miedo.

  • (02/12/2013 - 19:26h.) Mar Ibañez

    En la construcción de nuestras relaciones personales, sí que estoy de acuerdo y me parece un camino coherente y acertado el atender a nuestra autenticidad.

    Pero para cosntruir una relación plena y auténtica, me parece que la primera premisa necesariamente es el autoconocimiento. En la mayoría de las ocasiones no nos permitimos ser autenticos con nosotros mismos, o bien porque realmente tenemos un autoconcepto muy alejado del que los demás tienen de nosotros, o bien porque rechazamos y no nos gusta aquello de lo que sí somos conscientes y a lo que sí nos permitimos acercarnos. Es imposible mantener relaciones auténticas con los demás, si previamente no nos permitimos o no nos atrevemos a ser autenticos con nosotros mismos

  • (06/12/2013 - 21:32h.) Laura Egholm Floccari

    Vaya Teo! Como has descrito la escena... me e visto inmersa en ese encuentro tan íntimo entre ellos dos e instintivamente como un impulso me e visto con ganas de expresar mi verdad... De compartirla...
    Me viene una experiencia reciente en mi vida tras la cual viví como un corazón abierto abre a un corazón cerrado. Igualmente se puede aplicar como una actitud autentica puede generar honestidad en la otra persona.

    Y otra frase nada más empezar el texto también a mantenido mi atención: "El inmenso potencial de salud disponible para las personas que se encuentran con autenticidad". Es precioso poder experimentar esto pues puedo decir que voy sintiendo las consecuencias que tiene y puedo ver la gran verdad que hay en esa frase.
    Entre los muchos beneficios me gustaría compartir uno y aunque quizás no sea fácil de comprender no encuentro otras palabras. En la medida en la que soy más honesta conmigo y los demás me siento más en mi cuerpo. Más llena de mi, más encarnada... más presente. Y considero que no tiene nada que ver con decir mi verdad por encima de los demás o sin tener en cuenta al otro, no, para nada. Es estar en contacto conmigo, poder expresarme tal cual soy y también poder tener en cuenta a la otra persona. No es a toda costa y de cualquier manera, pues a veces en pos de la autenticidad dejamos de ver a la otra persona.

  • (26/12/2013 - 22:32h.) Celia Facundo

    No les ha ocurrido alguna vez el haber conectado con personas a las que quizá conocías de poco tiempo. A mi más de una vez. Han sido encuentros cercanos, profundos, intensos, llenos de emociones alegres y menos alegres, de risas y lágrimas, de palabras intensas , profundas, sinceras. Son momentos mágicos, pocos (lamentablemente) aunque profundas. Profundamente..... profundos. Momentos en los que ha salido mi ser.

    Y esas personas, hombre y mujeres, forman hoy parte de mi vida. A algunas las veo poco (pues viven físicamente lejos de mi) a otras las veo con mas frecuencia (aunque no lo suficiente). A esas personas les doy las gracias por permitirme ser, simplemente ser.

    Conectar con otros seres no es frecuente en nuestras vidas.

    Lamentablemente, ser auténticos, hoy por hoy, nos hace `debiles` ante los demás. La sociedad actual no nos permite `ser`. Y vamos por la vida con diferentes mascaras según los momentos que vivimos: mostrar tu pesar o malestar ante diversas situaciones o hechos no nos es permitido o no está bien visto. Y, entonces, actuamos para los demás e incluso para con nosotros mismos.

    Ser o estar el eterno dilema.

    Últimamente, procuro ser. Ser incluso aunque no se me entienda en ciertas situaciones. Y, no me es fácil.

  • (09/01/2014 - 17:51h.) Virtudes

    Entiendo la autenticidad como el hablarnos y hablar a los demás desde el corazón y la verdad, sin corazas ni defensas.
    Pensamos en demasiadas ocasiones que justo esto, nos hace más vulnerables frente a los demás o que no siempre es lo más correcto...todo lo contrario si analizamos como nos ralacionamos

  • (06/02/2014 - 19:27h.) Lorena Quesada

    Autenticidad, ¡hermosa palabra!

    En cuanto he terminado de leer el artículo me ha entrado un sentimiento de tristeza. He recordado infinidad de situaciones similares en las que la ocultación de mí misma impidieron favorecer esos encuentros íntimos de complicidad y amor con cientos de personas. También me he preguntado a cuantas personas habré impedido “dejarse ser”. La culpabilidad también se ha dejado notar, sin embargo, conforme recordaba que los recursos disponibles en ese momento eran los que eran estos sentimientos han desaparecido.
    Y es que nos rodeamos de capas que vamos elaborando para, desde mi opinión, crearnos una falsa sensación de protección frente al otro. ¿Protegerme de qué?, me pregunto ahora. Y aunque a simple vista esto parezca una tarea sencilla, desde mi corta experiencia en la formación Gestalt, esto requiere de una gran responsabilidad, compromiso y autoconocimiento capaz de deshacer la mascara que a veces parece llevemos sellada, y así sentirnos y sentir y dejar sentir al otro.

  • (27/02/2014 - 20:25h.) Rafa Aragón

    Me ha resultado fascinante, y realmente es conmovedor cuando lo experimentamos, es como la unión de dos almas en un mismo punto. Mostrarse a la otra persona, desnudarse y liberarse para que exista una mayor comprensión y sintonía.

    Es una aventura que merece la pena vivir, considero que es una muestra de respeto hacia nosotros mismos, que nos hace llegar fielmente al acompañamiento emocional con diferentes personas que se cruzan en nuestro camino.

    Tal y como yo lo vivo, cuando experimentamos un estado de sincronía con otra persona, no es necesario conocerse mucho, ni haber pasado tiempo juntos, ni tan siquiera es preciso que haya ningún tipo de vínculo. El simple hecho de mostrarse con autenticidad hace que mantengamos relaciones maravillosas, profundas que implican una conexión que nos hace estar más en contacto con nuestra propia naturaleza.

    Cuando somos coherentes con nosotros mismo podemos llegar a serlo con los demás, y de esta manera considero que se establecen vínculos asombrosos, de una calidad innegable.

  • (05/03/2014 - 12:13h.) Eva del Río Ferrés

    Al leer el artículo y ver el capítulo de House, siento que entiendo qué es autenticidad, pero cuando trato de buscar unas reglas o trato de explicarlo con mis palabras o de imaginarme una situación real donde yo sea la protagonista de un encuentro con autenticidad siento que algo se me escapa. Y no se si soy capaz ahora mismo de tener encuentros de este tipo de forma consciente e intencionada.
    Lo que se me escapa no se si es sólo porque no es lo mismo verlo que realmente incorporarlo a tu repertorio de comportamientos de forma consciente o si lo que pasa es que trato de darle una explicación “mental” cuando es algo que no lo es, que es mucho más que eso. Quiero decir, lo que me pregunto es ¿estoy preparada para tener este tipo de encuentros o estaría bien algún tipo de “entrenamiento”?

    También me hace preguntarme, ¿sólo se puede tener un encuentro con autenticidad partiendo del dolor de cada uno? ¿es sólo desde el dolor que podemos conectar de forma más auténtica con otra persona? ¿o es más bien que puesto que el dolor sale porque en la mayoría de los casos es lo que más tratamos de ocultar, algo así como nuestra tapadera mayor, y que por tanto, si la única forma de conectar auténticamente es quitar máscaras, sale el dolor? ¿algo así como que las personas que ya no “guarden” dolor porque han conseguido liberarse de él, ya no necesitan conectar de forma auténtica atravesándolo, pero los demás, los que no hemos conseguido alcanzar el estado, es la única manera?
    Si es la única manera, pensando en mi, entiendo por qué he huido de esos encuentros y muestro resistencias a la autenticidad de los encuentros, porque yo se que a mi me asusta mucho el dolor y me cuesta trabajo atravesarlo. Me cuesta mirar a los ojos a otra persona y que vea mi dolor.

    Pero cuando trato de imaginar una situación alegre, que no conecte con el dolor sino con alegría o placer, ¿es posible generar un encuentro auténtico? Ahora que me lo acabo de imaginar, siento que casi me das más miedo que conectar a través del dolor. Es como si la alegría auténtica también doliera.
    A veces me encuentro con gente, muy en contacto con terapias más humanistas o alternativas, que las siento lejos de la paz interior, y las veo muy centradas en conectar con el dolor, no se como explicarlo, que veo como un enganche al dolor, a darle vueltas, a ponerlo en un altar, y es por esto que me hago esa reflexión, por el enganche que veo en el dolor de la gente que busca en otras terapias.

  • (09/03/2014 - 19:27h.) nuria

    Muy cierta la reflexión de Teo, estoy de acuerdo en que si los encuentros con las otras personas son auténticos entonces se produce una conexión entre las personas, que va mas allá de las palabras…realmente es algo mágico. Es la energía pura trabajando a un nivel superior…que todavía no sabemos cómo pero funciona exactamente pero que nos sana. Cuando abres el corazón a alguien y esta persona lo hace a su vez entonces no hay miedo y el dolor se mitiga, y entonces aparece lo que somos de fondo, Amor.

    Pero también es cierto, que si uno siempre se entrega sin reservas, con autenticidad, más de uno no estará preparado y si no estamos suficientemente atentos, entonces bloqueará nuestra energía y puede hacernos daño…aunque creo que merece la pena correr el riesgo y ser nosotros mismos, sin trampa ni cartón.

  • (09/03/2014 - 20:39h.) Gabriel Romero Marín

    Sin duda las conclusiones extrapoladas del blog son, a mi modo de ver, muy acertadas. La autenticidad es necesaria para con uno mismo y así también lo es para con los demás. Es desde ahí donde se puede partir desde el co-razón (parafraseando a J. María Toro)

    Buen blog y sensacionales comentarios posteriores.

  • (14/03/2014 - 17:31h.) Amparo Martín

    Reflexionar sobre la autenticidad a través de esta tarea me ha recordado cómo, alguna que otra vez, cuando me siento más relajada noto cómo la intuición y la creatividad fluye para cualquier situación de mi vida cotidiana, incluido el trabajo (con personas).
    Es como si los conocimientos, la experiencia, las emociones, la comprensión sobre las cosas y la confianza en uno mismo, convergieran de modo "automático"...Te muestras auténtico. Es como si pusieras todo lo que tienes, todo lo que eres, al servicio de ese momento, de esa persona, de ese encuentro, o de ti mismo... en sintonía.

  • (18/03/2014 - 12:25h.) Teresa naranjo

    Lo más importante en esta vida es ser auténtico, sincerarse con uno mismo y con los demás . Acabo de leer el libro"El círculo de la motivación " del cardiólogo Valentín Fuster, y me encanta una reflexión que hace en referencia a la AUTENTICIDAD:

    ............Hay gente que vive en una impostura o falsedad permanente, y es una pena porque detrás de todo eso , existe una persona en potencia mucho más interesante que la máscara andante tras la cuál se oculta.

  • (20/03/2014 - 13:30h.) Johanna Fröhlich Z.

    Es la confianza que tenemos en nosotr@s mism@s y en la vida que permite el encuentro auténtico. Este encuentro que configura el momento, nuestra vida. Si hay autenticidad en el encuentro con nosotr@s mism@s podemos estar en el momento, desnud@s, fluyendo. Lo que más me fascina es que la otra persona te sigue, como hemos visto en la serie. House pierde el miedo. El miedo indefinido me parece ser lo que dificulta la autenticidad. El miedo de perder los papeles, la imagen, ...esta mascara que nos ponemos por miedo de ser rechazad@s, juzgad@s, abandonad@s,... el miedo a la libertad de ser quien somos, autentic@s, nos impide vivir libre-mente. ¿A quien, si no a nosotr@s, podemos pedir permiso de ser quien somos?, ¿En quien vamos a confiar, si no confiamos en nosotr@s?

  • (20/03/2014 - 19:55h.) María F.

    La auntenticidad es la clave del encuentro sincero entre dos personas, es algo que tengo claro, que solo desde la verdad, no siempre agradable o no siendo la que más nos gustaría, solo desde esa posición puede darse una verdadera conexión entre personas. Este pre requisito es complicado en nuestro mundo actual, donde lo que prima normalmente no coincide con la esencia de la persona, sino con la imagen, con la apariencia, con el aparentar, con el estar en sintonia con el ideal que se nos inculca. A lo largo de nuestras experiencias, vamos diseñando la mascara que nos ponemos en cada situación, cómo debemos ser y cómo nos presentamos ante los demás. Solo a medida que podamos superar estas imposiciones que hemos ido asumiendo de forma sutil, sin apenas darnos cuenta podremos ir soltando lastres, quitándonos las mascaras y mostrar lo que verdaderamente hay, sin maquillar, sin aparentar, siendo quien realmente somos. Para conseguir llegar hasta aquí será necesario superar muchos miedos y temores que son las barreras más difíciles de derribar.

  • (20/03/2014 - 20:07h.) Ana Moreno Tirado

    Son muchos los encuentros q pasan por nuestra vida desapercibidos,por no dejarnos sentir y ser nosotros mismos. Y son así porque están vacíos de autenticidad. Porque en ellos nos ponemos nuestras máscaras, aparece nuestro personaje que camufla nuestro verdadero ser y nos desconecta d lo que realmente estamos sintiendo. Nuestro afán por no salirnos de las normas sociales, por quedar bien ante los demás, por cumplir las expectativas del otro, por empeñarnos en parecer lo que no somos y muchas más locuras ( por llamarlas de alguna manera), hacen que nos desprendamos de nosotros mismos, y nos esforzamos tanto en ello, que llega un momento en que dejamos de ser lo que de verdad somos. Estamos desconectados de nuestra esencia, estamos fuera de nosotros.
    En estas condiciones no podemos esperar que un encuentro con otra persona, que, seguramente este tan desconectada de sí misma como nosotros, se de de una forma auténtica.
    Sin embargo, hay otros encuentros que son mágicos, llenos de vida, íntimos, auténticos, verdaderos.Esos momentos con otra persona que te dejan calentita el alma, que ocurren sin mas,cuando somos nosotros mismos, sin máscaras, sin personajes que nos esconden. Llegan cuando aprendemos a reconocer nuestras emociones y verdaderos sentimientos, y así mostrarselos al otro, porque ya los vemos, los dejamos salir. Y muchas veces, esto contagia al otro que acaba conectando consigo mismo, y es entonces , cuando se da la magia que da lugar a esos encuentros tan especiales , donde las almas se desnudan y conseguimos ver al otro. Son encuentros tan verdaderos que, como dice Teo, sanan, porque están exentos de manipulación y falsedad.Cargados de una energía tan positiva y auténtica que los hace únicos. Lo más maravilloso es que no sabes cuando van a aparecer ni entiendes cómo surgen, pero supongo que cuanto más auténtico sea uno, cuanto más en contacto consigo mismo esté, más aparecerán estos momentos.

  • (13/04/2014 - 22:06h.) Lorena García

    Visualizar el capitulo me hace ver al Doctor House como una persona humana con una historia real a sus espaldas. Hasta ese momento lo habia visto solo como una persona grandiosa por su conocimiento y su labor ayudando a sanar a personas mas allá de su actitud con respecto a sus pacientes o compañeros de profesión.
    Siempre me llamó la atención del personaje algo que muchas veces echamos en falta en dicha profesión, la empatia con el paciente y su historia. Supongo que es algo que en muchas ocasiones hacemos para protegernos a nosotros mismos al vernos reflejados en muchas de las historias que nos llegan dia a dia.
    Algo que quizás, sin darnos cuenta, hacemos para no senir que pasa realmente en nuestro interior. Protegernos de nuestra propia vulnerabilidad.
    Para mi ser auténtico es eso, conectar con cada sensación que habita en nuestro interior. Cada contacto con otra persona hace que "algo" se mueva dentro de nosotros, generando una oleada de recuerdos, ideas, sentimientos tanto positivas como negativas o dolorosas, segun nuestro baremo personal.
    Una conexión auténtica con alguien es increible, donde realmete puedes expresar que pasa en ti, sin miedo a ser juzgado, con la certeza de que esa persona esta entendiendo cada palabra, cada gesto... pero creo que solo se genera en un pequeño espacio de tiempo, o al menos, es la percepción que tengo de esos momentos.
    Me quedo con saber que, no importa la imagen que una persona dé de si mismo, debajo de ella, seguro que hay cosas increibles por descubrir y creo que la verdadera esencia de pa persona siempre tiende a salir.

  • (24/10/2014 - 14:39h.) Leticia Comino

    Esta entrada me hace pensar en la necesidad de ser auténticos con nosotros mismos y de cómo solo en el encuentro y la conviviencia con ella conseguiremos vivir auténticas relaciones con los demás.
    Aquí se abre un campo de trabajo personal en busca de la autenticidad con nosotros mismos.

  • (28/10/2014 - 21:56h.) Mª Carmen Román

    Después de este primer taller de inicio y, tras la lectura de este "texto" sobre la autenticidad. He llegado al auto convencimiento de la grandísima importancia de la autenticidad. Ser auténticos con los demás es un paso previo imprescindible para llegar a verdaderos encuentros y tener buena comunicación con las personas que nos rodean y, puesto que el ser sociales es una característica básica del ser humano.Ser auténticos es necesario para poder relacionarnos adecuadamente.
    Pero, si ser auténticos es necesario para unas "buenas relaciones" con los demás. Ser auténtico con un@ mism@ es el primer y fundamental paso que hemos de dar para alcanzar la verdadera felicidad.
    Si bien es verdad que es imposible que nos ocultemos a nosotros mismos "nuestra verdad". Si que es "posible" que nos pasemos toda una vida negándonos a nosotros mismos. Es necesario que reconozcamos el patrón o patrones de conducta que utilizamos para ocultarnos. De este modo, podremos trabajar para cambiar esos patrones y, así poder ir acercándonos hacía el auto conocimiento, la aceptación y, espero, la felicidad. Al menos, ese es mi parecer.

  • (31/10/2014 - 23:30h.) Elisa Sarompas Carmona

    La autenticidad es la base de la plena aceptación de nuestro verdadero "yo". Caminamos por un mundo de máscaras, donde el miedo se convierte en el guardían del sufrimiento. Vivir la vida desde la autenticidad, supone un increible compromiso ,con nosotros mismos, de alejarnos para siempre de la falsedad que hemos construído a base de dolor y rechazo. Cuando conseguimos conectar con la esencia que reside en nuestro interior , es entonces cuando el "aquí y ahora" se hace presente y sólo en el presente , sin ataduras hacia el pasado, ni temores ante el futuro, es donde podemos ser auténticos para descubrirnos desnudos ante el mundo, ante nuestro particular y único mundo. En esa conexión, en ese viaje a nuestro corazón, en esa apertura sin miedos hacia los demás y hacia nosotros mismos, es cuando se produce una alquimia capaz de derribar los miles de muros que existen entre nosotros y el resto de la humanidad. Es por ello que cuando conseguimos llegar al centro de nuestro ser y mostrarnos verdaderos ante los demás, en los demás también se produce una imperiosa necesidad de mostrarse verdaderos ante el resto. Pienso que existe algo más allá de la propia imitación, ya que el ambiente se torna seguro, se genera un clima palpable de confianza y respeto, una energía sutil y amorosa que traspasa los límites de la materia, de los cuerpos. Este escenario de dos almas en en el centro de su pureza, es el responsable de que los propios mecanismos de sanación se pongan en marcha. Por lo tanto la importancia de vivir una vida auténtica, en equilibrio y plena conexión con nuestro ser, es más que evidente para obtener relaciones en absoluta plenitud.

  • (01/11/2014 - 12:08h.) Dulce Tenorio Ruiz

    Mi encuentro con la Terapia Gestalt ha sido casuístico y, en cierta medida, providencial. Lo aprendido y recibido anteriormente a lo largo de mi existencia son todavía el sustento básico para intentar, al menos, comprender y vivenciar una "fórmula magistral" que me ayude a sanar el cuerpo. Este capítulo de la serie "House" que, por cierto, me encantaba, y que vi y disfruté al completo, me ha recordado cómo, desde no hace tanto, más o menos un año, he entendido que econtrarme con "el otro" -incluida yo- es la manera perfecta para doblegar el dolor mental y físico y lograr un equilibrio rodeado de libertad personal.
    Tampoco entiendo cómo sucede, ni es lo que más me preocupa, sólo quiero entender el resultado: los personajes de referencia y el desarrollo de su proceso comunicativo, reflejan a la perfección cualquier día de nuestras vidas, cualquier momento presente, y cuando se han encontrado de ese modo tan "auténtico" han culminado un desenlace beneficioso para ambos.¿No es precioso?

  • (01/11/2014 - 18:46h.) ALEJANDRO BALLESTEROS BARNIE

    Y así...nuestras almas quedan desnudas.
    Completamente abiertos a la experiencia del instante presente.
    Conectados desde lo más profundo del ser.
    En su estado más libre, más puro, más perfecto.

    Quedamos expuestos, vulnerables.
    Todo es belleza, descubrimiento constante, admiración profunda.
    Comienza el verdadero entendimiento.
    Verdadero conocimiento, verdadero Amor.

    Es en esa intimidad en la que encontramos Paz.
    Mas es el lenguaje de nuestras almas.
    Allí donde todo consigue fluir.
    Allí...donde somos.

    Gracias por este espacio de reflexión y de compartir.

  • (02/11/2014 - 00:39h.) Mamen Dueñas

    Entiendo la autenticidad entre dos personas después de leer la entrada, como una actitud que nos permite mostrarnos tal cual somos expresar sentimientos, emociones, ideas, pensamientos desde la realidad de cada uno, sin intentar aparentar nada o manipular situaciones. No solo centrándose en aspectos negativos o situaciones desagradables que hayamos vivido, también en el resto de aspectos de la vida, con la única finalidad de conectar abriendo nuestra "Alma" para mostrarnos al otro.
    La autenticidad se reconoce, ya que puede dejar entrever nuestra vulnerabilidad y mas, no solo hablando con palabras, también de comunicación no verbal. Cuando nos mostramos auténticos, la otra persona percibe fácilmente esta situación e invita a abrirse del mismo modo ya que entonces no hay miedo para mostrar, ambos somos iguales. Es entonces, cuando se produce ese momento de conexión al que hace referencia el episodio. Así lo percibo yo.

  • (02/11/2014 - 11:32h.) Ruth

    "Soy única, soy especial, soy diferente, soy igual al otro, no necesito imitar a nadie, me dejo ser, dejo ser, me quito las capas de mi miedo, mis máscaras, me acepto, te acepto, me atrevo a ser yo misma...me dejo ver tal como soy, me soy fiel a mi misma...soy auténtica...tengo relaciones sociales "verdaderas", bellas y sinceras, soy yo misma...me miro al espejo, me reconozco, me miro sin miedo en los ojos del otro...soy feliz"

  • (02/11/2014 - 12:29h.) Marina Gutiérrez Fernández

    La autenticidad es primordial para mantener una relación sincera no con los demás sino también contigo mismo, muchas veces intentas ponerte máscaras o no pensar en asuntos en los que sabes que has hecho mal o que te sientes vulnerable. Es importante conocerte y mostrarte tal y como eres y así poder tener unas buenas relaciones sociales.
    Con respecto al episodio es espectacular el juego de las cámaras, los planos, los silencios y sobre todo los actores que lo hacen genial plasmando una realidad bella y clara.
    La autenticidad es importantísima para aceptar tu verdadero "yo" , ojalá todos lleguemos a conocernos y vivir sin máscaras, algo utópico pero si cada uno pusiera su granito de arena para conocerse y aceptarse...

  • (03/11/2014 - 08:06h.) Antonio Puertas Manzano

    Estoy muy de acuerdo con Elisa Sanrompas, y con otros comentarios leídos aquí. Principalmente destacar que para mí, Auntenticidad es la coherencia entre lo que somos, sentimos y pensamos y lo que decimos y hacemos, y también coherencia entre lo que decimos a los demás y luego hacemos en realidad.

    Cuando uno es auténtico en el pensamiento y en la acción, deja atrás una de las peores cosas que nos tiene subyugados en las relaciones, y es el miedo a que nos descubran, el miedo a que alguien nos desmonte nuestra película, a que nos quiten la máscara con la que me escondo al mundo PARA QUE ME ACEPTEN Y ME QUIERAN. Y este es el principal síntoma de que no nos queremos a nosotros mismos...

    Somos especiales, singulares y maravillosos!!! Cómo no te van a querer si no hay nadie más como tú!!! Ser auténtico nos conecta bastante más a los demás, sin miedos y en libertad con uno mismo y el resto... Y ya se sabe, no se puede estar de acuerdo con todo el mundo, así que sé tu mismo aunque no estés de acuerdo con todas las personas que tienes cerca, no hay necesidad de agradar a todo el mundo, simplemente, no se puede... Así que, MUÉSTRATE AUTÉNTICO!

  • (05/11/2014 - 21:17h.) Carlos Sánchez

    Decía Gregorio Marañon en su libro "Vocación y ética" se curan más los pacientes de aquellos médicos que además de ser experto en las técnicas de la medicina tenían una verdadera vocación como médico, dado que los pacientes percibían dicha interés auténtico del médico vocacional y se confiaban, se ponían plenamente en las manos del médico.
    Por otra parte, decía un profesor de psicología clínica, que cuando les explicaba a sus pacientes el problema que sufrían observaba que no mejoraban porque el paciente seguía creyendo en su verdad (en su experiencia) no en lo que le decía el clínico (supongo que esto es lo que le sucede a la psiquiatra después de estar una hora hablando con la paciente en el capítulo del Dr. House).
    Estas son dos situaciones donde en función de si se había producido ese encuentro auténtico/íntimo o no así sería el efecto terapéutico del mismo.
    Por otra parte, recientemente vi en televisión un documental en el que se había estudiado la actividad cerebral de personas mientras realizaban distintas actividades (por ejemplo: varias músicos interpretando una canción, varias personas realizando complicados ejercicios acrobáticos o bien personas realizando danza clásica o coreografías) y habían observado que la actividad cerebral de dichas personas se sincronizaban mostrando exactamente el mismo patrón de ondas cerebrales, así explicaban en dicho documental que en el ejemplo de dos hermanos que hacían impresionantes ejercicios acrobáticos no sufrían caídas por que literalmente percibían las partes del cuerpo de la otra persona como si fueran de su propio cuerpo. Creo que cuando se produce un encuentro auténtica entre varias personas este se refleja a nivel fisilógico (cuerpo), a nivel de pensamientos y a nivel emocional de ahí su potencial sobre la salud.

  • (06/11/2014 - 13:10h.) Jorge Guardiola

    No he visto todavía el capítulo, pero por lo leído me resulta muy auténtico el encuentro.

    ¿Cómo poder replicar esa autenticidad en nuestras relaciones? ¿Cómo superar las barreras que suponen las máscaras? Son preguntas que se me vienen a la cabeza, e imagino que la experiencia del curso permitirá que cada uno busque sus propias respuestas. Realmente los momentos auténticos son los momentos realmente valiosos en nuestras relaciones sociales. Como muy bien expone Teo, la autenticidad empieza por uno mismo y acaba contagiando al otro. Es decir, autenticidad genera autenticidad, que a su vez es la clave de la salud, la felicidad y la armonía.

  • (11/11/2014 - 18:18h.) Juanjo Novo

    Cuando nos exponemos a mostrarnos tal y como somos desde nuestra experiencia, sin dejar que la mente " maquille" nuestro relato a los ojos del interlocutor, entra en juego la AUTENTICIDAD. Es desde ese lugar donde se facilita el verdadero ENCUENTRO con los demás. Tal y como se refleja al final del capítulo, cuando House se desnuda ante su paciente, la relación con esta cambia y se hace más IGUAL, favoreciendose el encuentro entre ambos y generándose beneficios,en términos de salud, para ambos

  • (11/11/2014 - 20:21h.) Marc Reinhardt

    Que yo la clasifique a una persona como auténtica, puede ser tanto porque me gusta la forma de ser o no de esa persona; simplemente me gusta que sea fiel a sí misma.

    Yo digo que Dr. House es único por como comunica con su entorno, aun cuando se basa en la ironía y el sarcasmo. Es su rol para comunicar.

    Cabe la pregunta de: ¿hasta qué punto la persona es auténtica o está interpretando el rol que se ha asignado para sus relaciones?

    ¿Cuándo una persona interpreta su rol social en el plano público y cuando pasa a ser una persona auténtica?

    En el caso de Dr. House la paciente ha dado en un “punto gatillo” que hace cambiar al doctor en su forma de mostrarse a ella.

    Dr. House deja de interpretar su rol y muestra sus sentimientos con autenticidad.

  • (13/11/2014 - 16:26h.) María José Gómez

    La verdad es que la inautenticidad se capta, lo que se construye sobre algo que es interesado o superficial, no llega, no conecta, se cae por su propio peso.
    Me ha gustado que cuando la autenticidad esta presente, se alcanza mayor nivel de intimidad.
    Tambien he podido observar que el dolor conecta

  • (16/11/2014 - 00:16h.) Rocío Osuna

    El capítulo me hace pensar en la importancia de seguir nuestra intuición y nuestras sensaciones, en que precisamente las situaciones que nos resultan incómodas pueden conectarnos con nuestras necesidades más profundas, con nuestro dolor, nos permiten tomar conciencia… Es curioso cómo ella detecta que House ha sufrido, que House le miente, lo hace prestando más atención al lenguaje no verbal que al verbal, al igual que éste se da cuenta de que ella ha sido violada. House alude constantemente a la racionalidad y ella, simplemente, se deja llevar… y al final del capítulo, expresa su necesidad de darle un sentido a todo aquello que sucede. Pero, ¿es recomendable ser auténtico en todas las situaciones y con todas las personas? Me lo pregunto porque pienso que no mostrarse en ciertas circunstancias puede ser una forma de protegernos, de protegerme. Por otro lado, cuando lo hago, me reafirmo, me siento satisfecha, siento que soy coherente con mis pensamientos y emociones e incluso me siento fuerte.

    Recordando el capítulo pienso además en la necesidad de aceptación social que muchas veces tenemos y en el miedo que me produce parecer vulnerable si me muestro… estoy un poco confusa…

    Hay frases (además de su actitud) que me han ilustrado muy bien esa desconfianza de House hacia el ser humano: refiere que somos “egoístas, animales básicos, y como pensamos, aspiramos a algo mejor que a la pura maldad”, “la gente puede hacer cosas buenas pero sus instintos no lo son”. Otra frase que me han gustado especialmente y que subraya el valor del momento presente y de los encuentros es “este momento va a depender de con quién estoy en esta habitación. Esa es la vida, una serie de habitaciones y las personas que están en ellas, configuran nuestras vidas”. Y House dice al final del capítulo “un día, una habitación”. Me encanta.

    Por último, pienso que cuando House muestra un verdadero interés, que nace de haber conectado consigo mismo, la comunicación simplemente fluye…

  • (16/11/2014 - 01:04h.) Amparo Guerrero Jiménez

    No he podido ver el capítulo, pero es cierto que disimulando no queriendo relacionarte claramente, es difícil conocer a la gente. Pienso que yendo con la verdad y mostrándote tal como eres es mas fácil llegar a las personas y que ellas lleguen a ti.

  • (16/11/2014 - 20:18h.) Yaiza Benítez

    Estoy totalmente de acuerdo en que la autenticidad es la clave para que las relaciones sociales sean verdaderas y sanas. Hoy día resulta complicado ser auténtico, puesto que (a mi parecer) cada vez somos menos las personas que apostamos por las relaciones, que arriesgamos cosas que nos importan por personas, que no fingimos, etc… Entonces, en un mundo donde todos llevan caretas, máscaras y disfraces… resulta difícil ir sin nada puesto, ir con la cara descubierta mostrando al mundo nuestras luces y nuestras sombras, dejándonos ser vulnerables ante el mundo.

    Es cierto que, cuando las personas están en la misma onda de confianza y comunicación auténtica se crea un atmósfera mágica, donde te siente tan bien y tan cómodo que nada te impide ser tú mismo y dejar ser al otro, y esto es curativo para ambos, porque sin autenticidad la vida y las relaciones sociales no se disfrutan igual.

  • (16/11/2014 - 20:55h.) Rosel Fernández Marín

    En pocos encuentros podemos sentir que estamos enriqueciéndonos de una conexión total, en la que dejamos ser a quien tenemos enfrente y nos estamos dejando ser a nosotras/os mismas/os. Es un gran trabajo personal el conseguirlo y el entorno educativo, laboral...no es muy favorable para que lo hagamos. Pero ciertamente cuando nos abrimos y nos mostramos tal y como somos, sin miedos, se generan relaciones muy sanadoras, porque es lo que nos da la vida, la conexión entre iguales.
    Muy a menudo asociamos debilidad a mostrar ciertas emociones, pero ¿qué sería vivir sin emoción? , es lo que realmente nos hace ser humanos.
    No sé qué parte de la evolución nos saltamos o por qué hemos llegado a estos puntos de desconexión. El tener que mostrar las caras políticamente correctas o incorrectas, pero que nos hacen ocultarnos para no hacernos daño, creo que no nos hace felices, lo que realmente nos hace felices es el apoyo entre nosotros/as, tocarnos el corazón con la mirada, la palabra o el abrazo…para mi somos todos somos uno y a su vez somos diferentes, pero formamos parte de lo mismo por lo que sería genial no avergonzarnos por desnudarnos emocionalmente, aceptarnos. Aunque sea un proceso difícil, en ello estamos y lo más impresionante de todo es que entre nosotros/as mismas/os nos desactivamos los miedos; si alguien se muestra tal cual es, deja ser a quien tiene delante, ayuda a dejar ser.

  • (16/11/2014 - 22:42h.) Bea Carazo

    En el capitulo, que aunque me ha parecido pesadisimo, si que es cierto que muestra la resistencia a la comunicacion que se genera desde las barreras o mascaras que usamos para mostrar algo que no somos. En un constante intento de protegernos del posible daño que los demas nos pueden generar, comenzamos a construir un personaje ficticio que como titiritero, nos lleva sin rumbo al antojo del publico. Guiado por las necesidades y expectativas de otros, frecuentemente nos vemos envueltos en situaciones que no deseamos vivir solo para complacer a los demas, gustar, recibir afeco, aprobacion.
    Asi la autenticidad es reconectar con esas emociones que nos advierten de si lo que realmente sentimos es amor, miedo, angustia, desesperacion...Apreciar ese puro sentir sin esperar nada a cambio. Cuando aprendemos a escuchar esas señales sutiles que el cuerpo nos manda, entonces reconectamos con la esencia de nuestro ser y nuestra mirada deja de buscar la aprobacion en la otra persona, deja fluir un libre sentir de emociones autenticas, muestra nuestra parte mas humilde y sincera, donde "lo que ves es lo que hay".

  • (17/11/2014 - 00:12h.) Yovanka Sandoval

    La comunicación con autenticidad, pienso que es vital para poder conseguir el verdadero entendimiento, partiendo por la comunicación con uno mismo y la aceptación de todos los procesos que nos hicieron ser lo que en este ahora somos, con todos sus matices y lograr proyectarnos desde adentro nos permite abrir un canal de conexión intima real, genuina, de mutua confianza, entonces constructiva y sanadora.

  • (17/11/2014 - 01:15h.) Manuel Jesus Gallardo Altamirano

    Recuerdo con total claridad este capítulo, ya que fue uno de los que más me gustaron y emocionaron. Me ha encantado el punto de vista de Teo y el jugo que le ha sacado, es un placer poder verlo desde otra perspectiva y analizarlo en detalle. En ese momento no tenía ni idea de la autenticidad pero era de las pocas veces que este hombre malhumorado, poco humano y frío lograba abrirse totalmente. Y es fascinante el poder liberador y terapéutico que tiene encontrar personas con la cual puedes ser tú mismo, sin la necesidad de poner ningún tipo de máscara.

    Para mí, la autenticidad comienza por la propia persona, el poder ser auténtico con uno mismo y a partir de aquí, ir reconociendo cuando se actúa con una máscara y para que la utilizamos. En el episodio también podemos ver lo difícil que resulta conectar con alguien cuando no lo haces desde tu ser autentico, por muy buen actor y manipulador que seas.

    Pienso que estas palabras de Fritz Perls nos alienta a seguir el camino de ser autentico con nosotros mismos, y de reivindicar nuestro ser.

    Sé como tú eres,
    De manera que puedas ver
    quién eres y cómo eres.

    Deja unos momentos
    lo que debes hacer y descubre
    lo que realmente haces.

    Arriesga un poco si puedes,
    siente tus propios sentimientos,
    di tus propias palabras,
    piensa tus propios pensamientos.

    Sé tu propio ser, descubre.
    Deja que el plan para ti
    surga dentro de ti.

  • (17/11/2014 - 11:41h.) Inés García

    Estoy totalmente de acuerdo con las conclusiones expuestas en el artículo, creo que el percibir la autenticidad de la otra persona en un encuentro hará que uno mismo tienda a ser auténtico también y, por otra parte, que la resistencia a la autenticidad dificultará el encuentro entre dos personas. Considero que este es un problema al que nos enfrentamos en nuestro día a día y que al final hace que muchas de nuestras relaciones permanezcan en la superficialidad, supongo que será ese miedo a la vulnerabilidad el que no nos deja quitarnos la máscara.

  • (17/11/2014 - 17:20h.) Merce

    Recuerdo que viendo este capítulo, seguía la serie, me impresionó como capté el juego de House y disfruté con ello.Me ha recordado cómo respondemos según nuestro daño esencial.La comunicación en autenticidad, en fundamental para mí, imprescindible para encontrarme con "el otro" y poder conseguir el verdadero entendimiento entre ambos y ayudar al dolor mental personal.Pero he entendido también que no es así para otras muchas personas, pues no llevamos el mismo proceso para lograr el deseado equilibrio personal..

  • (19/11/2014 - 10:35h.) Verónica Rodríguez

    Para mí ser autentica es lo que se mueve en base a lo que hay en nuestro interior y no sientes que estas dirigida por la sociedad, o por nuetsras propias máscaras o miedos. Para mí la autenticidad es sinónimo de libertad, y cuando somos auténticos nos esponemos a un encuentro con otra persona, porque nos mostramos tal y como somos.

  • (20/11/2014 - 22:31h.) Ana García

    Excelente descripción la que hace Teo de este capitulo, me puedo imaginar perfectamente la escena. Al leerlo me conmueve la reacción de House dado que siempre se muestra como una medico carente de simpatía y compasión hacia sus pacientes. Aquí deja sus miedos a un lado, se quita su mascara y se muestra tal cual es. Cuando conectamos con otra persona se nos brinda la oportunidad de mostrarnos como somos, se crea un clima de confianza, de escucha, es maravilloso como las palabras y los sentimientos fluyen.
    Pero, realmente, ¿tenemos oportunidad de vivir muchos encuentros auténticos?

  • (08/12/2014 - 19:48h.) Estrella Garcimartin

    "Este momento va a depender de con quien estoy en una habitación. Eso es la vida una serie de habitaciones y aquellos con quienes coincidimos en ellas configuran nuestras vidas" Esta frase es la que más me ha conmovido.
    Esos momentos de autenticidad configuran nuestras vidas. Porque ocurre tan pocas veces?porque es tan difícil ser auténticos?. Porque nos escondemos?
    Representamos tantos personajes, en el trabajo, como madre, como hija, como amiga......tantos, que es realmente difícil encontrar a la persona, llegar al corazón, a mi corazón.
    Pero sí, hay momentos en que se da ese encuentro con autenticidad, esa conexión, esa intimidad.
    Momentos, más o menos fugaces. Un día, una habitación.

  • (12/12/2014 - 00:06h.) Lorena

    La autenticidad es una respuesta que se produce desde lo más profundo del ser, que no deja emociones o aspectos sin resolver. Es una expresión de libertad interior. Da certeza y claridad que se traduce en disponibilidad. La autenticidad es una experiencia de satisfacción , gozo y felicidad. Para llegar a ella, tal y como hace house, hay que dejar fuera "la mentira", "la vanidad" , no tener miedo a que me vean cómo soy.....nos deja desnudos. No se finge, no hay hipocresía...House encuentra y entiende que la única manera de ser libre es la sinceridad que decide compartir con su paciente, y es entonces cuando se expresan emociones auténticas, sin miedos...en ese momento la autenticidad de uno, lleva a la del otro...ya no hay desencuentros, ya no caben rodeos , excusas, malentendidos......se termina la batalla, la lucha interna entre lo que aparentamos ser y lo que somos. Todo un riesgo con èxito asegurado. Me ha gustado¡

  • (12/12/2014 - 21:05h.) Lluvia Canedo

    Leer este texto me hace pensar y ver que realmente es cierto todo lo que expresa sobre la autenticidad. Normalmente las personas se encuentran ocultas tras caretas, miedos y etiquetas que no nos permiten ver que existe en realidad y mucho menos nos permite establecer relaciones auténticas.
    Esto me sirve para pensar en mí misma y en las veces que me oculto y todo lo que estoy perdiendo por ello.
    En cuanto a la frase "la autenticidad de uno puede conducir hacia la autenticidad del otro", creo que es totalmente cierta y es la que más me ha hecho pensar. Yo mismo he vivido esta frase siendo la que produce ese cambio en el otro y viceversa. Muchas veces quiero sincerarme con alguna persona pero su máscara me lo impide pues no consigo sentirme cómoda si el otro se mantiene frío y distante con tal de no conectar con su propia autenticidad.
    Me ha parecido un texto muy rico y que me ha hecho parar y reflexionar sobre algo tan común como la autenticidad, que mucha gente cree tenerla y no es así realmente.
    Debemos arriesgarnos a ser auténticos pues con ello estaremos expuestos y abiertos a la vida de manera más sana, desde mi punto de vista.

  • (24/12/2014 - 18:11h.) GERMAN CAMACHO MARTINEZ

    Autenticidad igual a desnudarse, a ser valiente.Y eso, resulta
    incómodo y puede sentirse mi vulnerabilidad. También puede resultar que lo que estoy practicando o diciendo se contradiga y me dé miedo encontrarme con otro registro que me muestra otra realidad a la que vengo sosteniendo u observando de un tiempo atrás.
    En algún fragmento que he visto de "house" concretamente en la escena final en el parque, me dio una sensación de liberación cuando él le dice que fue su padre el que abusaba.Además, del diálogo que tienen con una conclusión por parte de ella de que todo tiene que tener un sentido y de tener fé, así lo interpreto yo.Esta última parte, me parece muy enriquecedora y emotiva.Gracias.

  • (28/12/2014 - 00:40h.) Yolanda Martínez

    Me parece muy acertado haber elegido el personaje de House para hablar de autenticidad. Ya que se refleja en él un personaje que en la mayoría de las ocasiones, se mueve con máscaras, e intentando no dejarse ver.
    Es cierto que en muchas ocasiones nuestra salud emocional depende o va muy relacionada con la calidad o la autenticidad de los encuentros que tenemos con las demás personas. House se resistía a llevar a cabo el encuentro con esta paciente, porque de alguna forma le reflejaba parte de su historia vivida, del sufrimiento que él tenía, y al poner resistencia no solo, está dificultando su estado emocional, sino también el de la paciente, aunque está deseando que alguien abra esa puerta que tiene tan cerrada.
    Cuando se da un encuentro entre dos personas de forma autentica, en el que ambas personas se muestran auténticas, transparentes, sin máscaras, se da una conexión o un escenario de confianza para que esas personas se sientan relajadas y puedan expresar, soltar o dejar ver aquello que les está oprimiendo. Este escenario de intimidad y conexión solo se consigue de esta forma. Esta liberación, hace a las personas sentirse más libres y con menos carga, en definitiva más felices.

  • (30/12/2014 - 20:41h.) Carmen Castro

    Esta muy claro por lo menos para mí, que para que pueda existir una auténtica comunicación, incluso me atrevería a usar la palabra "comunión" tiene que haber una apertura total. Si yo cuando me comunico contigo me abro y me muestro tal y como soy, lógicamente te voy a invitar inconscientemente a que tu tambien lo hagas.

  • (07/01/2015 - 12:57h.) Javier Ariza

    Buenos días!
    Acabo de realizar la lectura del capítulo de house, me ha parecido muy interesante y enriquecedor. Considero que es un ejemplo claro de lo que ocurre en nuestra sociedad en las relaciones entre personas y la relación que tenemos con nosotros mismos. Creo que las relaciones están faltas de autenticidad principalmente por un factor determinante; el miedo.
    Miedo al que dirán o pensaran de mí, miedo a ahondar en ese conflicto no resuelto, miedo a sufrir más.....todo esto genera una carga que se arrastra durante mucho tiempo...años, y que nos impide avanzar en nuestra autenticidad hacia nosotros mismos y para con los demás.
    En cuanto a la resistencia, creo que esa es la primera y más importante barrera; la "no aceptación" de lo que ocurre o ha ocurrido. Cuando nos resistimos, generamos más sufrimiento, y este, se prolonga más y más en el tiempo, porque como no nos enfrentamos al problema y nos resistimos, esto genera una tensión emocional muy dañina.
    He de resaltar también que me ha llamado especial atención la parte en la que se habla de que la autenticidad facilita e integra la intimidad en el encuentro. Totalmente de acuerdo, las relaciones que se establecen desde la intimidad, suelen ser relaciones fuertes y normalmente duraderas.
    Por último, cuando hace referencia a "la autenticidad de uno puede conducir a otro hacia su propia autenticidad ", me identifico mucho con ello por mis propias experiencias y por las que he visto en los demás. Cuando empatizamos con la historia de alguna persona, encontramos muchas respuestas en nuestra propia historia, e incluso sanas esa herida aceptando y comprendiendo.
    En definitiva, me ha gustado mucho el texto!
    Gracias, un saludo!

  • (15/01/2015 - 16:08h.) Gloria Bárzana

    Cada encuentro es una oportunidad, es increíble lo difícil que resulta quitarse la máscara y lo fácil que resulta todo cuando uno lo consigue... A mí me impactó como la chica se mantiene firme en su autenticidad ha sabiendas de la incomodidad que esto produce en alguien tan reticente como House! Supongo que como seguidora de la serie me encanta cuando veo caerse los muros del personaje. El capítulo es inspirador. Tú eres tú y yo soy yo, sin eso, estamos perdidos.

  • (19/02/2015 - 21:45h.) Antonia Redondo

    Y yo que me creía auténtica, y yo que me permitía señalar con el dedo a aquellas personas que no lo eran... Hasta que empecé a aquietarme, a quedarme en silencio, a retirarme en ocasiones, a mirar para dentro... y descubrí que sí que podía llegar a ser auténtica, pero en muchas menos ocasiones de las que pensaba. Pero sobre todo descubrí que a veces, disfrutaba y celebraba mi autenticidad, pero qué pasa cuando otra parte igual de auténtica no me gusta y también sale?

  • (27/02/2015 - 16:39h.) Tania

    Me parece muy complicado conseguir desnudarnos emocionalmente con alguien desconocido, o incluso conocido... A veces sin saberlo se establecen conexiones que no sabemos explicar pero nos recuerdan a algo conocido o de nosotros mismos.
    Y eso hace más fácil el desnudarse ante otro, pero sigo pensando que es muy complicado llegar a esa conexión.....

  • (18/03/2015 - 10:24h.) noelia

    Creo q ser auténticos es el mejor regalo q podemos hacernos, debe ser una liberación!!!, bueno es mas, mas que serlo quizás el camino sea descubrir q ya lo somos, conectarnos con algo q anda por ahí dentro de nosotros y decirle: encantado/a de conocerte.

  • (18/03/2015 - 10:24h.) Carolina Bueno

    La autenticidad es más fácil que la interpretación y a veces invita a que la comunicación sea mucho más sana.

  • (18/03/2015 - 10:24h.) Ceci

    Tras la lectura del artículo y la visualización del capítulo, afirmo mi creencia de que la autenticidad se relaciona con el grado de receptividad de las personas. En encuentros aleatorios, donde la intimidad aún no está establecida, quizás sea necesario alcanzar una conexión previa para poder hablar desde mi yo más auténtico. Una conexión que puede establecerse mediante miradas, gestos, sonrisas, actividades o intereses en común, palabras que aparentemente son superficiales como hablar del tiempo. Cuando este vínculo se establece es posible que me sienta cómoda para hablar de mi dolor, es posible que me sienta cómoda escuchándote.
    En mi opinión el grado de autenticidad con el que nos desenvolvemos en la vida es directamente proporcional al grado de conexión que tenemos para aceptarnos tal cuál somos y dándole la bienvenida a cada sentimiento que aparece, sin querer cambiarlo y escuchando lo que trae para enseñarnos.
    Viendo a los bebés siento que todos nacemos con esta cualidad, pero la vida, nuestros cuidadores, nuestros profesores, nuestro entorno nos dicen que debemos esperar, que ahora no es el momento para tal o cual cosa, que no puedo llorar por eso, que debo ser fuerte, que me comporte y en el peor de los casos los abusos y castigos físicos como en House. Ahí empieza el camino de las máscaras que me voy poniendo para adaptarme al medio en el que vivo. Cuando no quiero cambiarme a mi mismo ni a los otros, cuando no juzgo mi comportamiento ni el de los demás tengo más posibilidades de relacionarme con autenticidad.

  • (18/03/2015 - 10:24h.) Inmaculada Martínez

    En mi opinión para que se se pueda dar un encuentro con el otro, primero tiene que haberse dado un encuentro con uno mismo, un proceso de conocimiento y de honestidad, donde uno se descubre, se rompe, crece, desvela su verdad y sus mentiras y toma contacto con lo que hay en uno.
    Cuando esto se recorre uno se puede poner frente al otro y sostener la mirada de otro ser y todo lo que se escapa de sus ojos.
    En ese momento cuando uno es capaz de dejarse sentir, de romper las barreras, el miedo a mostrar quien es , a sentir vulnerabilidad ante la mirada del otro...sostener lo que siente, se da el encuentro, un momento de intimidad y de verdad que es capaz de sanar al otro.

  • (18/03/2015 - 10:24h.) Gema Estibaliz

    De los sucesos màs plenos,màs sensatos y honestos,el de la autenticidad entre dos personas y si es a travès de la experiencia de otr@,màs que generoso,por parte del que da y por quien recibe y se deja sentir,se està haciendo un regalazo,atenderse y crecer.

  • (18/03/2015 - 10:24h.) Emilia Galisteo

    Desde mi punto de vista, para llegar a ser auténticos, tenemos que desaprender muchas cosas interiorizadas, pertenecientes a diferentes fases de nuestra vida. Así, un niño es auténtico, porque expresa lo que piensa y siente sin filtros, ¿cuántas veces no nos sorprenden con una pregunta o afirmación que no esperábamos?
    Pienso que tenemos que encontrar a nuestro/a niña perdida, para que nos devuelva la autenticidad que un día abandonamos. Para ello, es necesario que nos coloquemos ante nuestro verdadero ser, que durante muchos años hemos ocultado bajo una máscara, con todos sus miedos, inseguridades y tristezas.
    Este episodio, muestra el encuentro entre dos personas adultas, con la naturalidad y sinceridad con la que un niño se acerca a otra persona tal y como es, sin máscaras (al final), y la resistencia a desprendernos de ella, porque nos protege del dolor (durante el mismo).

  • (18/03/2015 - 10:24h.) Susana Lozano

    Es cierto que cuesta pensar en llegar a una conexión tan directa con una persona con solo mirarla,pero creo que llega un momento en tu vida en el que sucede y no le das importancia al què pensará,a desnudarte ante ella,...quizás sea la necesidad de decir,de "soltar" y a la vez ver a una persona frente a ti que te ofrece su escucha,las que hacen que esto suceda,que se produzca un encuentro auténtico en el que dos personas puedan mirarse a los ojos y verse a ellas mismas,limpias,puras. Si esto sucediera así todo seria mucho mas simple,por que seriamos capaces de articular con palabras lo que sentimos sin miedos

  • (18/03/2015 - 10:24h.) Héctor Sánchez

    Desde el día en que nacemos todo lo que vivimos nos hace ser y sentirnos de una forma.. algunas sensaciones son muy positivas y nos encantan y otras son dolorosas y no nos gustan. De forma inconsciente aprendemos a ocultar esas cosas dolorosas, esas partes de nosotros mismos que nos hacen sentir vulnerables, débiles.. Y automatizamos procesos para ignorar sensaciones que no nos gustan, pero que son igual de legítimas que todas las demás, para que los demás no las vean y nos crean fuertes y sobretodo para no verlas nosotros y sentirnos débiles.
    Llega un momento, una circunstancia, un cambio de pensamiento, un encuentro.. en la vida de algunas personas que nos hace sentir con la capacidad de bajar a las zonas más profundas de nosotros mismos, para aceptar que eso de ahí abajo también somos nosotros, sentirnos bien con ello y perdonarnos a nosotros mismos por no ser perfectos.

  • (18/03/2015 - 10:24h.) Rosa Barriento

    Me ha resultado muy interesante el episodio " Un día, una habitación" de la serie del Dtor Hosse. Me ha traído a la memoria aquel personaje tan peculiar, con su máscara tan bien puesta e infranqueable. Esto me ha hecho reflexionar sobre "la Autenticidad" y de lo fantástico que seria que todos caminaramos por la vida, mostrándonos tal y como somos, auténticos los unos con los otros. Darme cuenta de "Quien soy" y preguntarme casi a diario si la vida que estoy viviendo es la mía, o por el contrario, un guión prescrito, me resulta complicado de gestionar. Para mi, ser auténtico tiene sus ventajas....... ♡ Es estar dispuesta a recibir de la vida y de los demás, cosas sencillamente maravillosas. ♡ Se vive en "el Aquí y Ahora". En "el Ser y estar Viva". ♡ Eres más libre porque aceptas "Ser Quien Eres" y a partir de ahí, no te afecta ni la crítica ni el juicio que puedan hacer los demás de ti. ♡ También encuentras tu "Paz interior". Estas bien contigo misma y con el mundo que te rodea. ♡ Asumes lo que no te gusta de ti sin tantos prejuicios aceptando "el Fracaso " como parte del aprendizaje en la vida. Y para terminar, me gustaría compartir con todos vosotros un par de frases que me han cautivado desde que las ley por primera vez. "Ser Auténtico consiste en ser igual a todas las personas y a la vez, ser excepcionalmente como nadie" "Cuando uno no vive como piensa, acaba pensando como vive".

  • (18/03/2015 - 10:24h.) Maika Milla Castro

    Entiendo la autenticidad como vivir centrada en mi, donde soy yo de verdad, al ser yo, soy responsable de mis experiencias y de como me siento. Tenemos tantas corazas desde que somos pequeños, que hay que hacer un gran trabajo interior para ir sanando de dentro afuera.
    Entiendo que las relaciones son auténticas, cuando te muestras ante otra persona libre de corazas, solo entonces nos mostraremos como somos.

  • (23/03/2015 - 19:44h.) Maribel

    Me ha parecido un episodio muy interesante a la par que complejo.... Hacer caer la máscara de Hause parecía algo difícil y, bajo mi punto de vista, sólo podría conseguirlo alguien que como él, haya tenido un sufrimiento tan profundo como el suyo y una máscara puesta ante el resto del mundo.

    Creo que desnudarse así delante de todo el mundo, dejando ver como eres, con defectos y virtudes, es de personas muy valientes, y llegar a ese punto de autenticidad en las relaciones una utopía a la que llegaremos cuando el ser sea mucho más importante que el estar...

    Recuperar esa conexión que tienen los niños con lo que piensan, lo que dicen y lo que hacen nos haría mucho más auténticos.

  • (31/03/2015 - 23:52h.) Lorenzo

    Este capitulo me hace pensar que tenemos que ser fieles a nosotros mismos...los originales de cada persona son lo que cuentan...lo demas son copias inventadas por nosotros mismos para....creernos ser mejores personas cuando sin darnos cuenta nuestro yo original es el que la otra persona anhela encontrar...cuando es asi...es cuando nos preguntamos..si no hice nada...como puedo gustarle a esta persona..como le caigo tan bien a esta otra.....amigo...es porque no hay nada como lo original..eso es lo que nos hace especiales..no ocultarnos tras el posible dolor que nos impida disfrutar de los demas y mas importante aun..de uno mismo

  • (31/10/2015 - 09:03h.) Anna Maria Penu

    El problema fundamental es que la gente no se quiere a sí misma, no se valora y no se conoce. De ahí el hecho de querer aparentar (que no es otra cosa que esconderse, de ocultarse del resto del mundo) fortaleza en vez de mostrarse como una es de verdad. Con toda la belleza y con todas las sombras que albergamos. Con toda nuestra vulnerabilidad, con el riesgo de no gustar, de no ser aceptada. Es decir, ser auténticos. Pero sin esa verdad, esa autenticidad es imposible lograr intimidad, es imposible tocar el cielo humano aunque tengamos que pasar por el infierno antes. Ayuda dar el primer paso, abrirse, contar algo auténtico, regalarnos a otros seres porque ese acto es contagioso, nuestra valentía da alas al otro, nuestra sinceridad inspira, motiva porque nos lleva más cerca del otro. La distancia que nos separa no parece a un abismo, ahora será un puente. Y eso es precioso, un verdadero tesoro.

  • (03/11/2015 - 18:32h.) mammen rosi

    Qué ha pasado para que en un primer encuentro doctor y paciente hayan quedado tan íntimamente atrapados?. Sus emociones hablan en una misma frecuencia .
    La emoción no entiende de cadenas ni envolturas, se presenta sin previo aviso, desnuda de engaño, contundente, desafiante.

    En la serie, House , suele crecerse ante los desafíos, pero éste de hoy, es uno muy especial, ya que lo conecta directamente con su antiguo yo, "su yo niño", con su antigua herida que, de golpe, se ha mostrado ante él, reconociéndola en la chica.

    Es la emoción la que los desnuda, sin filtros, pura, transparente....sin intoxicación posible.

    La necesidad de cura, en ambos, es la que permite que tracen un puente para poner palabras a lo que, a gritos, ya habían dicho sus emociones.

  • (04/11/2015 - 10:48h.) Ana Cendrero

    Siempre me ha parecido que la autenticidad es para mi uno de los aspectos más difíciles de mantener, no solo con los demás, sino con uno mismo. No es fácil ser sincero sobre los aspectos que menos nos gustan de nosotros mismos, y aceptar nuestras debilidades... Al final creo que cuando afrontamos un hecho de nuestra vida con otra persona, una vez pronunciado en voz alta, ya no podemos escondernos, ya no podemos negarlo más.
    Me ha gustado el enfoque que le has dado al episodio, no lo había visto de esa manera.
    Es curioso que House, que siempre presume de su sinceridad, a lo largo de la serie va mostrando que tiene una gruesa fachada tras la cual se esconde su auténtico yo...

  • (18/11/2015 - 12:13h.) Patricia

    Un primer encuentro, donde una mirada y un gesto corporal bastan para que entre dos personas se de un reconocimiento propio mas allá de las palabras. Quedamos desarmados ante otros y, lo que es mas importante, ante nosotros mismos.
    Y en un intento por sedar nuestra emoción, ya que sentir a veces puede resultar doloroso, desarrollamos mecanismos para evitar el dolor y protegernos, apoyándonos en lo que es racional, buscando excusas para demorar que no somos capaces de fingir que no ha ocurrido, que es hora de procesar.
    En el encuentro con autenticidad no existen respuestas con ingeniosos argumentos, nada es erróneo porque nada es correcto, solo cabe sincerarse, en esto reside la autenticidad.

  • (20/11/2015 - 17:27h.) Irene Cruz

    Gracias Teo, cuando yo he experimentado esos encuentros en la autenticidad, de repente siento cómo se cae esa máscara, me he sentido libre de mostrarme, en confianza de poder ser yo, sin ocultarme.
    Creo que en la vorágine de esta sociedad no se crean esos momentos, ni siquiera se valoran, y cada vez más se tienen más máscaras.
    Me ha gustado mucho el ejemplo con los personajes, donde se narra claramente la evolución en los encuentros, hasta llegar a ese momento de intimidad y confianza donde se sienten libres de expresar qué les produce tanto dolor. Y en ese momento empiezan a sanarlo.
    En la autenticidad no existen los juicios, no se cuestiona,y ahí, creo yo está la clave.

  • (24/11/2015 - 12:18h.) Basma Belcaid

    Aunque cada persona es un mundo, somos tan parecidos en el fondo, y muchos no nos damos cuenta de ello, por miedo vergüenza, orgullo... en vez de dejar sitio a la simplicidad y la confianza, para que surja lo mas autentico de nosotros, abrirnos a la otra persona y dejar que ella también se abra.
    Al abrirse, el uno se expone a todo tipo de sentimientos, por que no se sabe lo que el otro va a compartir, ¿qué momento de su vida?, ¿qué sentimientos nos quiere describir? ¿cuánto identificados nos vamos a sentir? solamente hay que escuchar, no juzgar y ser si mismo, y vivir este momento especial.

  • (26/11/2015 - 20:11h.) Maximino Manzanera

    Es curioso que coincida esta reflexión con la lectura de un texto, que ahora tiene más relevancia para mi. En este texto (de Don Richard Riso y Russ Hudson) se indica que "Cuando dos personas están verdaderamente presentes la una para la otra, el amor surge de manera natural. No importa si han sido amigos toda la vida o acaban de conocerse. El amor tampoco es ante todo un sentimiento, aunque en su presencia sí surgen diversos sentimientos; el amor es algo que no se puede ganar ni perder, porque es siempre asequible, pero en la medida en que estamos presentes y, por lo tanto somos receptivos a él.
    No podemos obligarnos a amarnos, ni a amar a otros. Solo es posible, paradójicamente, reconocer la presencia del amor en nosotros y en los demás. Como hemos visto, nuestra naturaleza esencial rebosa amor, el único problema es que los hábitos y las creencias falsas de nuestra personalidad lo bloquean. Lo que sí está en nuestras manos es percibir conscientemente esos bloqueos para que nuestra naturaleza, en esencia amante, vuelva a hacerse sentir y a tener un efecto sanador en nuestra vida". Creo que en este texto podemos perfectamente cambiar "presencialidad" por "autenticidad" y mantiene su significado al completo, ya que estos autores entienden que todos somos seres de amor, y que en ocasiones este amor queda atrapado por nuestra personalidad y no lo dejamos aflorar como deberíamos. Por lo tanto a través de la presencialidad/autenticidad podemos llegar a expresar nuestro auténtico yo y liberarnos, al menos en parte, de la personalidad.

  • (27/11/2015 - 18:23h.) Laura Mas

    La ocultación de uno mismo puede darse hacia adentro. Puede ser que observemos, juzguemos, nos enfademos y amemos pero con la vista puesta en el otro. Aunque seamos egoístas y parezca que no miramos más allá de nosotros, realmente, ¿Somos capaces de tomar conciencia de nuestros pensamientos, emociones y creencias? ¿Nos detenemos a observar lo que ocurre en nuestra mente? ¿Sin apartarlo, sin evitarlo, reconociéndolo? Me parece un apunte excelente la conclusión de que " la autenticidad de uno puede conducir a otro hacia su propia autenticidad “. Ser capaz de observar en el otro la debilidad de uno mismo, compartir en sintonía una experiencia común e identificarnos en una emoción que nos toca, puede hacer que nos detengamos, paremos el piloto automático de acción-reacción que domina nuestro comportamiento y nuestras relaciones y miremos hacía dentro, hacia nuestro yo más auténtico. Desnudarse ante alguien puede suponer desnudarse ante uno mismo, por primera vez. Estoy es lo que soy, esto es lo que tengo. No es inamovible, pero es parte de mí. Mis pensamientos sobre lo que ocurrió no me describen y no me aferro a ellos, por lo que lo más preciado que puedo ofrecer es mi presente. Estoy aquí, y aunque una historia me acompaña, me enfrento a este instante como si fuera la primera vez, con mente de principiante. Dispuesta, con la confianza y a la amabilidad que me empujan a tu encuentro, con total autenticidad.

  • (27/11/2015 - 23:27h.) Rocío

    Un encuentro con alguien desde la autenticidad nos permite encontrarnos a su vez con nuestro yo verdadero, el que nos dice qué sentimos en realidad en cada momento. A raíz de esa honestidad con nosotros mismos, podremos serlo con las demás personas. Es la forma, uno de los pilares para vivir en equilibrio y plenitud.
    A veces, cuando intuimos que el encuentro con alguien va a enfrentarnos a nuestros verdaderos sentimientos, somos capaces de rehuirlo, o de enmascarar la realidad, en el caso de que sea inevitable. Es decir, no nos sentimos con la capacidad de ser auténticos, reales, verdaderos, por miedo a perder la falsa comodidad, el vivir en piloto automático, “protegidos”, sin conocernos ni profundizar demasiado en nosotros. Ser auténticos conlleva un trabajo, y encontrarnos con partes nuestras o episodios experimentados que puede que en un primer momento no nos sean agradables. Por ello, nos construimos una realidad falsa, una justificación cómoda, un autoengaño.
    En muchos casos, todo lo aprendido a lo largo de nuestra vida, las creencias inculcadas, los tips sobre cómo ser, lo interiorizado y automatizado, nos hace desarrollar también comportamientos que evitan enfrentarnos a nuestros verdaderos sentimientos.
    Al afrontar un encuentro con autenticidad, además de favorecer que la otra persona también se muestre auténtica con ella misma y con nosotros, llegamos a un nivel de conexión y de comprensión mutua bastante profundos.

  • (03/12/2015 - 22:31h.) Dolores Encarnación Rodríguez Rodriguez

    Para mí la autenticidad es la esencia de la persona, es mostrarse sin máscaras, aceptarse y valorarse con lo mejor de uno mismo. La autenticidad ayuda a la persona a ser fiel con ella misma, en lo que piensa, cree y siente...transformando el contexto y la cercanía de otra persona.

  • (08/12/2015 - 21:26h.) Elena V

    La primera reflexión tras esta lectura es cuestionarme mis propias resistencias a la autenticidad. Moralmente es un valor ser una persona sincera, transparente, que no trata de engañar a nadie. Pero en la práctica encuentro que llevar este concepto a la realidad pasa por la superación del autoengaño y por una profunda escucha interior. La progresiva tendencia a no dedicar tiempo a mi misma, a reducir las situaciones sociales íntimas y a verme sumergida en una amalgama de preocupaciones y actividades incesantes, entierra los accesos a mi interior y dificulta que la autenticidad salga a flote. No hay tiempo para mí ni para los demás. Cierro la puerta al verdadero encuentro empleando mil excusas. Pero cuando la sensibilidad extrema que acompaña acontecimientos dramáticos de la vida se hace palpable, esos accesos cubiertos de tierra parecen estallar y el camino a mi interior resulta más fácil, porque el encuentro auténtico con el otro se convierte en imperiosa necesidad. Aún sin reconocer lo que necesito, la intuición me acompaña para saber con quién quiero tener esa intimidad y cuál es el momento adecuado.
    Una compuerta se abre y las resistencias ya no pueden contener los secretos tan íntimamente guardados. Cuando alguien con su vivencia, es capaz de subir esa compuerta en mí, es una experiencia realmente importante y enriquecedora. Es el verdadero encuentro, no solo con esa persona sino conmigo misma.

  • (25/01/2016 - 12:21h.) Cristina

    El encuentro con otra persona de forma autentica, solo es posible cuando uno quita los filtros de los patrones y los mecanismos, cuando es capaz de mostrarse sin pretender más que estar en la situación sin intentar modificarla para satisfacer sus necesidades. Estar en contacto con otras personas sin manipulación y pudiendo ver a la persona que tienes en frente.

  • (29/01/2016 - 17:50h.) Ana Martinez

    A mí la palabra autenticidad ya me indica algo grande.
    Me parece que cuando alguien no quiere afrontar sus emociones, deja de ser autentico, pues está negando inconscientemente una parte suya. Para enfrentar las situaciones que no nos gustan, aquellas en la que no nos atrevemos a ser auténticos, utilizamos las caretas (una situación, una careta). De esta manera perdemos el contacto con nosotros mismos, quedándonos atrapados en el teatro de la vida.
    En la serie, House se pone la careta de insensible pero sus ojos dicen lo contrario; la paciente no quiere huir de sus emociones y su persistencia ante la insensibilidad de House hace que él se atreva a mirar esa parte suya que no quería ver.
    Pienso, que como dice Teodoro "La autenticidad de uno puede conducir a otro hacía su propia autenticidad".

  • (15/02/2016 - 22:22h.) Maria

    Me he dado cuenta que para que yo pueda tener autenticidad, me tengo que quitar la máscara de que todo está bien. Se experimenta una autenticidad recíproca, tanto para el que escucha como para el que cuenta su historia. Pienso que deben de existir esos desencuentros para poder llegar a la conexión que se establece entre House y su paciente. Yo me voy dando cuenta que evito esos desencuentros. Al mirar a alguien a los ojos descubro y me descubren eso es la autenticidad del encuentro, que creo que es el camino.

  • (23/02/2016 - 17:29h.) Patricia Megías García

    Ahora al leer este artículo y tras el taller del pasado fin de semana, me reafirmo al pensar que mostrarse real es imprescindible para el trabajo con pacientes.
    Creo que es algo que se comprende desde la experiencia y desde la intuición. Y por aventurarme a pensar, me parece que tiene mucho que ver con mostrarse sin el miedo a lo que el otro pueda pensar de uno mismo, y sin asumir la responsabilidad de lo que le ocurre al otro. Dejarlo ser y dejarse ser.
    Voy a probarlo más veces :)

  • (25/02/2016 - 17:42h.) Mª Cruz Molero

    Me reafirmo aún más de algo que últimamente estoy siendo más consciente y es que yo pienso que para poder estar más tranquila, para recibir cosas sanas, para que tu alrededor te entienda bien, pero sobre todo para sentirte bien contigo misma... lo mejor es ser tú, pero ser tú de verdad, sin pensar en el que dirán o en el qué pensarán, a no tener miedo de contar o enfrentarte a lo que realmente sientes.
    Cuando te das cuenta que eres tú, sin máscaras, todo fluye mejor y muchos de tus miedos ya no son tan miedos.
    Me mostraré menos resistente a la hora de expresar lo que realmente siento porque creo que es una lección que debo de aprender.

  • (26/02/2016 - 10:10h.) Hebe González

    Al leer el artículo siento que vuelvo a este fin de semana y a los momentos en los que sentí que era yo, y pude notar cómo otros también se permitían serlo. El encuentro sin máscaras es una de las cosas más liberadoras. Es difícil ponerlo en palabras, pero todo se vuelve más sencillo, fluye más.
    Sentir el yo, sin los atributos a los que lo solemos unir, da una sensación de serenidad y de naturalidad que espero volver a experimentar muchas más veces de ahora en adelante.

  • (26/02/2016 - 19:03h.) Francisco Javier Moya Pérez

    Estoy convencido que el ser auténtico es algo que en el fondo todos queremos. Por eso el que alguien sea auténtico puede facilitar que el otro acabe queriendo buscar esa autenticidad. Creo sinceramente que todos nacemos auténticos y luego, poco a poco, nos estropean y nos estropeamos, y es que el entorno no colabora mucho para que mantengamos esa autenticidad. Para mi la autenticidad no es un estado que debamos alcanzar, sino un estado al que anhelamos volver.

  • (27/02/2016 - 11:35h.) Rosa Jódar

    Para mí, lo que has contado aquí refleja un poco lo que sentí en el primer taller. Cómo es la sensación de sentirte seguro y tranquilo contándole algo a alguien que está dispuesto a escucharte y dejarte fluir sin necesidad de contestarte. Da igual lo que cuentes, los motivos, los antes, los después. Lo que importa es que se puede dejar un sentimiento como un rio, dejando que tome sus propios caminos. Pero eso solo es posible cuando te encuentras a alquien enfrente que está dispuesto a ser un cauce, que va a dejar que fluyas con tu violencia y tu paz. Sin oposición. Un rio con una presa no es un rio. Es un pantano. Y si lo que sientes no es un pantano no hay que obligarlo a ser un pantano.

  • (27/02/2016 - 22:41h.) Óscar Cervilla

    El encuentro auténtico implica cierta capacidad de desnudar lo que uno siente y piensa delante del otro, sin duda es un momento íntimo e implica mostrarse tal cual uno es. Forma parte de eso que no se puede describir, hay que sentirlo. No es de extrañar que la autenticidad sea sanadora en sí misma, implica un desquite de todas aquellas barreras y superficialidades, se muestra el ser en su máxima vulnerabilidad, dispuesto a ofrecer todo de una manera sincera con la otra persona. Esto puede ayudar a que las personas se acaben encontrando en algún punto, en alguna emoción, en algún gesto o en alguna mirada, al fin y al cabo compartimos y hacemos partícipe al otro de nuestra existencia, compartimos el momento ¿Cuánto valor tiene esto para el que lo recibe?

    Creo que en la actualidad, cada vez nos movemos en aspectos relacionados con la superficialidad, en darle al otro lo que quiere, en evitar enfrentarnos a nosotros mismos delante de alguien, de no permitirnos ser ni sentir. Cada vez nos aislamos más precisamente por eso, porque la falta de autenticidad no nos permite en muchos casos, ni descubrirnos ni dejar que nos descubran. Mostrarse auténtico implica más cosas que el querer hacerlo, hay más cosas en juego que deben ser conocidas y reconocidas para ofrecerlo de una manera sincera. Ser auténtico implica antes de nada ser auténtico con uno mismo y esto, a priori, aunque se antoja difícil, debe ser una prioridad para que nuestras relaciones sean más sanas.

  • (27/02/2016 - 23:28h.) Rosario Ocón Molina

    La autenticidad es el estado natural del niño que llevamos dentro, sin embargo igual que con el paso del tiempo vamos perdiendo esa condición de niño porque vamos creciendo y haciéndonos adultos; asimismo vamos perdiendo la autenticidad y ocultándola con capas de pintura según los momentos que vamos viviendo a lo largo de nuestra vida.
    Vivimos inmersos en una vorágine de acontecimientos con los que nos autoengañamos y adoramos al becerro de oro que es el "QUE DIRAN" los demás.
    Nos ocultamos detrás de máscaras y no dejamos ver nuestro propio yo porque nos avergonzamos de él. Y nos avergonzamos porque no lo hemos construido conociéndonos, sino en base a lo que los otros dicen que somos.
    En este episodio nos podemos ver reflejados un poco todos, como cada uno arrastramos un dolor y solo tenemos que dejar fluir nuestro yo autentico, y confiar un poco más en nosotros mismos, para así poder saborear la relación con los demás (sin ponernos a la defensiva).
    Solo cuando aprendo a conocerme realmente y a comunicarme con mi YO, es cuando puedo hablar de AUTENTICIDAD.

  • (29/02/2016 - 13:04h.) Kika

    Encontrarnos frente a frente con alguien desde la autenticidad es un reto difícil de conseguir en una sociedad que ya desde pequeños nos arrastra a lo contrario. House representa la desconfianza de cualquier ser humano ante el otro, en una sociedad en la que priman las apariencias frente al propio ser. House son las máscaras que nos ponemos a diario para "sobrevivir" frente al otro en un intento de "defendernos" frente a cualquiera que consideremos una amenaza en alguno de los aspectos de nuestras vidas. Esas máscaras que nos ponemos, además, invitan al otro a ponerse las suyas propias, lo que dificulta aún más cualquier tipo de encuentro con autenticidad. La chica, como representación de esa autenticidad, es la que hace que las máscaras de House se caigan y se produzca entre ambos un encuentro de total unión y sintonía. Un encuentro que se produce entre dos seres humanos que se muestran tal cual son. Cuando esto sucede, es maravilloso, porque resurge la esencia y lo que nos une a todos. Dos personas frente a frente, mirándose a los ojos, despojándose de todas las máscaras, abriendo su alma al otro, representan lo maravilloso del ser humano, la esencia que todos llevamos dentro y que se nos olvida inevitablemente en el día a día ajetreado y rápido en el que uno no tiene tiempo ni para encontrarse consigo mismo, mucho menos para encontrarse realmente con los demás. Luchar por la autenticidad es luchar por la humanidad, luchar por volver a esa unión primera de la que todos partimos y que no recordamos.

  • (29/02/2016 - 16:50h.) Luis Díaz

    Quiero pensar que el motivo de esta actividad es recalcar lo que empezamos a hacer a lo largo del primer taller de la formación: hay que quitarse la máscara para poder sanar, mejorar, aprender, ser mejores personas, más felices,.
    Y es difícil frente a los demás hacerlo (la máscara precisamente nos la ponemos para salir a la calle). Y la tenemos tan integrada que yo particularmente no me la quito ni para dormir. Es más, yo no sé cómo soy en realidad. No sé que tengo tras la careta.
    A lo largo del taller vi una necesidad por parte de quienes formábamos el grupo de ser sinceros y de llegar al fondo de nosotros mismos pero a través de contárselo a los demás, gente desconocida. Y lo más interesante es que empezamos a funcionar ya como el Dr. House en la escena final.

  • (08/03/2016 - 14:08h.) Mª José López

    Pienso que autenticidad es poder conectar con uno mismo, lo que nos ocurre, sentimos en cada momento y así podremos conectar con otra u otras personas. Esa conexión es lo que ve la protagonista de House ("ví algo, sufrimiento") y eso es lo que le permite contarle el suceso vivido, no sin antes hacer que el propio House pudiera reconocerse a sí mismo.

  • (18/03/2016 - 00:46h.) Luisa Estremera

    Para mi la autenticidad es un concepto muy relativo, en cuanto nuestra imagen no existe por sí misma, sino como reflejo de lo que los demás nos han ido proyectando acerca de quién soy yo. En la multiplicidad de reflejos de esos cristales podemos entresacar un mínimo común denominador que quizás se convierta en nuestra personalidad, en nuestros rasgos definitorios en la comunidad y el entorno más cercano en el que vivimos, pero creo muy probable que si ese entorno cambiara absolutamente por un momento, esos rasgos definitorios también cambiarían completamente, dándonos otra imagen de nosotros mismos. Obviando esto y refiriéndonos al contexto de cada cual, en el proceso de vivir y toparnos, en aquello que nos sucede, con nuestros propios límites de lo que deseamos y, sobre todo, de lo que no deseamos, vamos hilando una esencia personal que siempre es bastante mutable -deseablemente evolucionadora- pero con la que de alguna manera nos vamos sintiendo más sintonizados, más centrados en nosotros mismos en el mejor de los casos, valorando cada vez más esa forma de ser, que va despejando las variables externas de la cultura para concentrarse en los valores reales y puros de la persona. Insisto, en el mejor de los casos. En el peor de los casos la persona se va enredando cada vez más en las imágenes que le proyectan de hijo aceptable, trabajador responsable, esposo apropiado, padre ejemplar, ciudadano respetable... hasta desaparecer de si mismo y confundirse con un estándar clonado, miembro adecuado de la sociedad.
    De cualquier modo, la honestidad de pensar, decir y hacer lo que cada uno sienta en cada momento quizás sea el mayor indicador presente de la autenticidad, pero eso trae también muchos riesgos.. Es por eso quizás que es más cómodo apoyarse en una imagen fácilmente aceptable de nosotros mismos para poder integrarnos en la comunidad. La autenticidad requiere por tanto valor, para ser honesto, respetándose a uno mismo por encima de los demás en muchos casos, lo que implica valorarse y amarse mucho, lo que lleva para mí a la mayor enfermedad de nuestra sociedad: la falta de autoestima.

  • (18/04/2016 - 18:05h.) Cristina Martín de Somodevilla

    El conocimiento que hoy puedo expresar aquí, viene de la propia experiencia vivida. He podido sentir el placer de estar en sincronía con otra persona, es un momento en el que algo dentro de mi se abre y deja pasar al otro y yo me siento dentro de la otra persona en perfecta armonía. es una sensación que me deja en paz conmigo misma, porque me pone en contacto con lo mas profundo de mi. También pienso que es un requisito imprescindible para que realmente haya un encuentro verdadero en terapia. Si no soy capaz de ser autentica y dejar de lado mis mascaras, como pienso que la otra persona va a conectarse con sigo misma y conmigo y empezar a sanar? Para conseguir esto, tengo que exponerme y dejarme sentir vulnerable, confiar en el encuentro, en mi y en el otro.

  • (19/04/2016 - 11:12h.) Olga Román

    Me es difícil concentrar en un comentario lo que me sugiere tanto el texto como el capítulo de la serie referido ya que la reflexión de cada matiz me abre a un desarrollo más profundo del tema. Inmediatamente después de leerlo escribí algo sobre ello. Sin embargo, cada vez que lo leo y veo, me abre a una reflexión que me lleva a otros temas como es el del dolor como puerta a la profundización de nuestro auténtico Eco Interior, de la Com-Pasión como eje profundo que nos enlaza solidariamente a unos con otros, del trayecto nada lineal en superficie de la vida y la corriente en el "Hondón" del alma que recorremos a trancas y barrrancas, con resistencias y rendiciones hasta llegar de vuelta a esa Casa que perdimos o con la que llegamos en germen que es la Inocencia- Autenticidad.

    https://haciaelmorirnaturalblog.wordpress.com/2016/03/01/autenticidad/

  • (24/04/2016 - 10:27h.) Pepi Rodríguez Rodríguez

    Para mi, la autenticidad es la comunicación no verbal, la expresión del alma con una mirada , un abrazo , fluir con lo eres y sientes en cada momento , todo ello cogido de la mano con lo que escucho y quiero escucharme. todo un verdadero jardín para descubrirme .
    Un abrazo de corazón.

  • (26/04/2016 - 13:04h.) Sergio Rodrigues Morales

    Para llegar a la autenticidad con otra persona, es bueno que nos desnudemos y mostremos nuestra alma, así será mucho más fácil conectar con ella, solo abriendo las puertas de nuestro ser, podremos llegar a la autenticidad.

  • (19/05/2016 - 15:48h.) Estibaliz Gonzalez Berrio

    La lectura de esta historia me ha resultado clara y me invita a reflexionar..
    A veces..cuando me recuerdo de niña..y consigo conectar con esa manera sincera de sentir la vida.. me lleno de un profundo anelo de volver a este sentir..Me suelo pillar con una sonrisa en los labios y una sensación de que todo tiene sentido, me recorre todo el cuerpo..
    Aunque no suelo estar en este estado de continuo(ya me gustaría),si que en momentos de mi vida,tengo la suerte de poder compatir relaciones sinceras,que me llevan a tener encuentros auténticos y curativos..
    Creo que hay que ser muy valiente para atreverse a compartir desde este lugar..desde lo más profundo del "ser" donde habitan los sentimientos de verdad..es el camino que quiero recorrer y merece "el gusto"....

  • (03/11/2016 - 22:19h.) Alicia Jiménez Romero

    Recientemente he descubierto que prefiero un solo segundo de autenticidad y sentimiento a todo un discurso elaborado de palabras sin conexión.
    Y es que hay una gran diferencia en la conexión con nosotros mismos y con el resto de la gente, cuando lo hacemos desde la sinceridad con nuestro propio ser a cuando lo hacemos desde el parloteo y el dejarse llevar.
    Entiendo que es muy difícil conseguir vivir en la autenticidad, pero es precioso intentarlo y sorprenderse conectada con la vida y las personas en ciertos momentos puntuales que marcan la diferencia y hacen que respiremos felicidad.

  • (06/11/2016 - 14:10h.) Virginia Olid

    En este articulo autenticidad me sonaba a honestidad con uno mismo, a no disfrazarse de lo que uno no es..yo a veces por miedo he bloqueado en muchas ocasiones lo que de verdad quiero o me apetece para prestarle mas atencíon a lo que quieren los demás (de una manera muy cuidadora) pero me he dado cuenta que la única manera de ser y vivir realmente la vida es ser autentico, es decir, estar en conexión con lo que uno siente, necesita y quiere honestamente.

  • (08/11/2016 - 11:47h.) Almudena Amoros

    La autenticidad de cada uno me resulta tan especial como intocable. El carácter que House maneja en el capitulo, me parece como casi siempre, altivo, especial y constructivo, pero muestra con mucha claridad la vulnerabilidad sin palabra, eso que conmueve, el lenguaje corporal, el mirar juntos...
    Siento que todo es autentico y nada lo es. Somos cuando creemos y no cuando queremos (modales enseñados y socialmente aceptados, lo correcto y lo que se debe ser) y comparto el sentido liberador del poder de la autenticidad en todo momento, aun no experimentado muy a mi pesar! Gracias Teo

  • (09/11/2016 - 17:37h.) Carlos Vílchez

    Cuan difícil es encontrar esa autenticidad en la que cada uno se despoja de sus máscaras y se muestra tal cual es. Está claro que llegar a ese punto no es fácil, la cultura y costumbres concebidas y el miedo a mostrar la realidad aferran mantener esa imagen a veces tan lejos de lo real .
    Cuando el encuentro auténtico sucede el grado de conexión es máximo, por lo que aprender a despojarnos de todo debería ser una experiencia vital para cada uno de nosotros.

  • (09/11/2016 - 19:12h.) Eva Montes

    Vivimos en una sociedad no acostumbrada a ser auténtica desde el primer segundo en que nos ponemos en contacto con alguien,en este capítulo la relación médico-paciente es bastante distante al principio,muestra la realidad de dos desconocidos,según avanza el médico cuenta una situación no fortuita a la paciente que más adelante hace que ella entre en un clima de confianza y sinceridad para poder expresarse.
    La autenticidad para mí es mostrar tu yo real en todo momento,ser actuar y sentir en sintonía con tus vibraciones y tu alma,sin dejar que la sociedad que nos rodea nos influya de una manera externa y convertirnos así en personas camaleónicas adaptandonos a la perfección a los que los demas quieran escuchar o como vernos actuar.

  • (10/11/2016 - 18:00h.) Elena cano Moreno

    Desde edad temprana nos domestican y nos enseñan a interaccionar con los demás con diferentes máscaras, utilizando cada una de ellas dependiendo de la situación y la persona.
    Tenemos muy bien aprendido lo que está bien y lo que está mal, a reprimir emociones, a ser desconfiados, a mirar al otro como algo o alguien diferente.
    En nuestro caminar hay dolor, hay sufrimiento camuflado, y cuándo quieres cambiar algo de tu sueño de vida, empleas el sacrificio que a la larga se convierte en dolor emocional y se traduce en síntomas físicos.
    El ego te hace vivir en el miedo y es el mayor obstáculo para seguir avanzando y ser auténtico.
    Vivimos juzgando a los demás y a ti mismo, lo que te impide ser libre, vivir en paz y ser sincero contigo mismo.

  • (13/11/2016 - 21:59h.) Rocío Morales

    Yo creo que la ausencia de autenticidad en parte está muy ligada a la autoconcepción que tenemos de nosotros mismos. Quizás, tendamos a juzgarnos de manera extremadamente severa y esperamos que el otro haga exactamente lo mismo del otro.

    ¿Cómo me voy a mostrar auténtica si no me gusta lo que veo en esa autenticidad? ¿Cómo me va a querer/valorar/aceptar el otro si ve lo que yo soy incapaz de querer/valorar/aceptar? Creo que esa máscara que nos ponemos, en primer lugar la ponemos con nosotros mismos.

    Esa relación de autenticidad debe comenzar por uno mismo. El tópico de "quererse a uno mismo" deja de serlo cuando se toma en serio. Cuando dejamos de avergonzarnos de nosotros mismos y de criticarnos; es en ese momento cuando sentimos que somos algo valioso y ser auténtico no es un paso tan traumático, es la manera sana de relacionarse.

  • (13/11/2016 - 22:52h.) José Antonio

    Me cuesta trabajo confiar en la gente...Tengo creencias inculcadas desde pequeño,que me han hecho llevar una mascara para que no me hagan daño; sin embargo cuando miro a los ojos a las personas, siento una gran conexión...No con todas las personas me ocurre, pero sí que me obligo a entrenar ser auténtico...por que cuando lo soy, cuando hablo desde la sinceridad, siento como me lleno de energía y como a la otra persona le llega la mia. Totalmente de acuerdo que el ser auténticos favorece un entorno saludable.
    Me cuesta desaprender... pero me doy cuenta que a más me entreno, mayor número de personas conozco desde la autenticidad, mas feliz me siento y más confiado...Un saludo

  • (14/11/2016 - 15:16h.) Mª Eugenia Navarro

    He intentado ver el capitulo antes de escribir este comentario pero no ha habido suerte. Seguiré intentándolo...
    Con respecto a la autenticidad me parece una de las cosas más importantes para llegar a comprendernos a nosotros mismos y desde ahí comprender mejor a los demás. Desde mi experiencia, cuando me han hecho sufrir emocionalmente o me han hecho daño a veces he intentado camuflar mis emociones haciéndome la dura o disimulando como si eso no me hubiese pasado a mí e incluso otras veces he llegado a bloquear esa emoción, a no sentir que fuese mi vivencia o historia nunca más.
    Pero esas emociones y sentimientos están ahí, dentro de mí, y a veces los veo en otras personas sin darme cuenta de que yo también los tengo. Creo que cuando nos encontramos a otra persona y esta se abra de corazón y nos cuenta como se siente en ese momento, entonces podemos abrirnos nosotros, confiar, escuchar y sentir, dejar la emoción fluir, dejarla ser autenticamente, con todo su intensidad y sinceridad. Ese momento es en sí sanación, es ver tu emoción, dejarla fluir sin juzgarla, es digerirla y es ser tu mismo, sin filtros ni miedos pero con sinceridad.
    Me parece algo importantísimo para poder llegar a la plenitud como personas.

  • (22/11/2016 - 00:16h.) Ana Cabello Urbano

    La autenticidad palabra poco común en estos tiempos que nos movemos a través de Internet y de los teléfonos móviles, poco queda ya de las relaciones autenticas las de verdad donde cada uno nos mostrábamos como eramos o por lo menos era todo un poco mas verdadero.
    El capitulo de house demuestra que las primeras visitas que hizo a la niña los dos tenían un muro que ninguno de los dos dejaba traspasar al otro, el sentimiento era forzado y eso se percibía entre los dos.
    Cuando cada uno dejo que cayera ese muro y se mostró desde su interior, desde como eran realmente ahí es donde se llega a conectar con la persona y con su dolor, desde ahí hay un entendimiento y aceptación, que les lleva a poder conversar y soltar todo ese dolor que llevaban los dos, cuando sueltan el dolor es como quitarse un peso de encima cada uno por su parte y entonces es cuando se produce la mejoría tanto física como sitica de las personas.

  • (01/12/2016 - 20:13h.) Mª Carmen Pegalajar Jiménez

    El relato refleja qué ocurre cuando dos personas se muestran frente a frente de forma auténtica. Sin barreras, sin corazas, tal y como son. Cuando esto ocurre todo fluye, todo es transparente, es fácil. Cuando desaparece el miedo a mostrarse tal y como uno es... surge la sincronía de almas, la fluidez del amor incondicional. No he podido encontrar el capítulo pero estoy convencida que el lenguaje corporal daría mucha más información, a veces una simple mirada nos dice mucho más que un montón de frases.

  • (09/12/2016 - 13:54h.) Marisol Romero

    La autenticidad entendida como contrario a la ocultación de mi misma, está siendo y espero que siga siendo, toda una aventura de exploración y conocimiento, no exenta de momentos críticos y de momentos entrañables de encuentro sincero y autentico con otras persona.

    Me encanta como queda reflejada en el episodio de House.

  • (14/12/2016 - 19:35h.) María Avendaño

    Cuando leí por primera vez la reseña del blog dejó en mí un poso de obviedad tan grande que en ese momento no quise escribir nada. Me sentía casi ofendida por que fuera necesario recalcar el sentido de la autenticidad en un entorno que nos prepara para ser futuros terapeutas, posición que ni entendía ni entiendo si no es con el corazón desabrochado. Hoy, casi un mes y medio después, vuelvo a sentarme al teclado, volviendo a leer, ya desde la calma, la entrada, y descubro que esa experiencia de casi reacción de "enfado" impidió que resonara como resuena hoy la frase que afirma algo parecido a que la autenticidad con el otro favorece la autenticidad con una misma... Con esto le encuentro un nuevo sentido al trabajo personal que estamos haciendo cada taller, pues exponerme ante los terapeutas y ante el grupo con autenticidad facilita que el resto lo haga, y por tanto, que crezcamos todos, camino del objetivo y es favorecer, en un futuro, que otras personas sean también auténticas, creando así un clima relacional íntimo y enriquecedor a todas luces.

  • (12/05/2017 - 19:05h.) Ruben Fernandez

    Por fin el doctor House deja de esconderse diría yo...una vez que conecta con ese dolor profundo que supuso el abuso, de forma automática sale el autentico House, su forma de hablar, su lenguaje corporal, todo en él se transforma y desde ese estado conecta con la chica. El autoconocimiento genera autenticidad y/o no puede haber un autoconocimiento profundo sin una introspección autentica. Nos pasamos gran parte de nuestra vida utilizando un yo adaptado a nuestras supuestas necesidades de la vida que llevamos y desde ese ahí enfermamos. Debemos relacionarnos con nosotros mismos desde una la sinceridad mas humilde, responsabilizándonos de los que nos ocurre y como nos sentimos.

  • (26/01/2018 - 15:32h.) blessingclifford

    Este es mi testimonio sobre el buen trabajo de un hombre que me ayudó ... Mi nombre bendijo a Clifford, + 2349031751608 y yo base en Londres. ¡Mi vida ha vuelto! Después de 8 años de matrimonio, mi esposo me dejó y me dejó con nuestros tres hijos. Me sentí como
    mi vida estaba por terminar, y se estaba desmoronando. Gracias a un lanzador de hechizos llamado DR eromonsele a quien conocí en línea. En un día, mientras estaba navegando a través de Internet, estaba buscando un buen lanzador de hechizos que podía resolver mis problemas Encontré una serie de testimonios sobre esto hechizo de hechizo particular. Algunos testimonios que traducen un Ex amante de la vuelta, algunos dicen que él restaura el útero, algunos dicen que puede lanzar un hechizo para detener el divorcio, etc. Hubo un particular Testimonio que vi, una mujer llamada Gracia, ella Testimonio El Dr. eromonsele trajo un ex amante en menos de 72 horas y al final del informe dejó caer la dirección de correo electrónico del Dr. Eromonsele. Después de leer todo esto, tú Decidí probar DR EROMONSELE. Lo contacté por correo electrónico y le expliqué problema para él. En solo 3 días, mi esposo volvió a mí. Solucionamos nuestros problemas, y estamos aún más felices que antes. El Dr. eromonsele es realmente un talentoso
    y un hombre dotado y no voy a dejar de publicarlo porque él es un
    hombre maravilloso ... si tienes un problema y estás buscando un
    Lanzador de hechizos genuino para resolver el problema. Prueba el gran Dr. eromonsele hoy, podría ser la respuesta a tu problema. Aquí está su contacto: doctoreromonsele@gmail.com Gracias grandioso eromonsele. Contáctalo
    para el siguiente:
    (1) Si quieres recuperar a tu ex
    (2) si siempre tienes malos sueños.
    (3) Desea ser promovido en su oficina.
    (4) Quieres que mujeres / hombres corran detrás de ti
    (5) Si quieres un niño.
    (6) [Quieres ser rico.
    (7) Quieres atar tu esposo / esposa para que tuyo sea para siempre.
    (8) Si necesita asistencia financiera.
    (9) Cuidado de las latas
    10) Ayuda a sacar a la gente de la prisión
    (11) Hechizos de matrimonio
    (12) Hechizos milagrosos
    (13) Hechizos de belleza
    (14) PROFETA ENCANTO
    (15) Hechizos de atracción
    (16) Hechizos de mal de ojo
    (17) Beso de hechizo
    (18) Eliminar hechizos de enfermedad
    (19) HECHIZOS GANADORES DE LA ELECCIÓN
    (20) ÉXITO EN LOS HECHIZOS DE EXÁMENES
    (21) Encanto para saber a quién amarte.
    (22) Hechizo de negocios
    (23) Eliminar hechizos de enfermedad por VIH
    (24) si quieres el hechizo de ampliación del pene
    Contáctelo hoy mismo en: doctoreromonsele@gmail.com
    +2349031751608 También puede CONTACTARLO en whatsapp en el mismo teléfono
    número.

  • (14/08/2018 - 12:13h.) Adrienne Bernardo

    Póngase en contacto con Dr Sambo ahora para obtener números de lotería ganadora de lotes Correo electrónico: divinespellhome@gmail.com
    Dr. Sambo Whats, App. él ahora +1(267)527-9481

    Mi nombre es Adrienne Bernardo Vivo en: Nueva Jersey, tengo 55 años, quiero que sepan cómo me ayudó el Dr. Sambo, él es generoso con los números ganadores de la lotería, a principios de este año 2018 lo contacté para obtener un número de lotería canadiense , él me dio y yo gané $ 750,000,000 SETECIENTOS CINCUENTA MILLONES DE DÓLARES. Todavía no puedo creer que la gente pueda tener este tipo de poderes en estos días modernos. El Dr. Sambo es el mejor, puso una sonrisa en mi rostro y mi familia es rica ahora. Todos deben ser ricos, contacte al Dr. Sambo para obtener números ganadores de la suerte y sea rico toda su vida. Contáctalo ahora, no importa dónde estés, no importa tu estado en la vida, solo contáctalo y él te ayudará a estar bien ... Email: divinespellhome@gmail.com
    Dr. Sambo Whats, App. él ahora +1(267)527-9481

 

Identificación

Si quieres, puedes utilizar tus datos de Qualia, Facebook o Twitter, de forma que aparecerá tufoto junto a tu comentario, y no será necesario que vuelvas a introducir tus datos en futuros comentarios.

 

Nuevo comentario

(Tu e-mail no será visible por el resto de visitantes.)