Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Blog "Una reflexión del falso "yo" a través de la psicología" creado por Fernando Alcina terapeuta integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada "Una reflexión del falso yo a través de la psicología"  

A pesar del enorme potencial que poseemos como especie nos empeñamos en acotar nuestras posibilidades.


Por Fernando Alcina
Blog > Una reflexión del falso "yo" a través de la psicología
Blog "Una reflexión del falso "yo" a través de la psicología" creado por Fernando Alcina terapeuta integrante del equipo de Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada

Una reflexión del falso "yo" a través de la psicología

Publicado el 23/05/2012 por Fernando Alcina

Un óvulo fecundado se dividió y avanzó por una trompa de falopio hasta implantarse en la pared de un útero. Acababa de comenzar una transformación asombrosa: blastocito, disco embrionario, capas (ectodermo, endodermo y mesodermo) que se convertirían en sistema nervioso, digestivo, respiratorio, circulatorio, hígado, páncreas, glándulas salivares, aparato excretor, corazón, esqueleto, músculos, uñas, dientes, piel, cabello, órganos sensoriales …

Ya estabas en camino y los que poco después serían tus padres probablemente se preguntaban si sabrían hacerlo bien, si serías niño o niña, a cual de ellos te parecerías más y otras tantas incógnitas para las que habría que esperar unos meses. Al fin y al cabo eran cuestiones sin importancia frente al deseo de ambos de que no te faltase salud. Si todo salía bien podrías experimentar todo el repertorio sensorial, conductual, cognitivo y emocional del ser humano, un milagro de la naturaleza para toda pareja embarazada. Podrías oír, ver, oler, tocar y saborear la vida. Podrías gatear, caminar, correr, saltar, hablar, gritar, cantar, reír, llorar, besar,… Y podrías también razonar y sentir de formas muy variadas y complejas. Un inmenso potencial que desarrollarías en mayor o en menor medida.

Por fin naciste y comenzaste a descubrir el mundo. Al principio no sabías diferenciarte de los demás, pero pronto aprendiste que esa imagen que te devolvía el espejo eras tú, y fue entonces cuando construiste eso a lo que llamas “Yo”. Adquiriste la conciencia de tu existencia como individuo. A partir de este momento empezaste a diferenciarte en dos planos, el físico y el psíquico. Tenías que buscar una frontera que separase lo que empezabas a considerar que eras “tú” de lo que entendías que era lo demás. Y en el plano físico encontraste esa frontera en tu piel: “lo que está dentro de mi piel soy “yo”, lo de fuera no soy “yo””. En el plano psíquico también buscaste una frontera que dejase a un lado aquello con lo que te identificabas y al otro aquello que considerabas ajeno a ti. Una frontera invisible creada a partir de conceptos. Es posible que, por ejemplo, te aprendieras que la simpatía, la valentía y la fortaleza eran características que te definían, que estaban dentro de tu frontera, y que por tanto tú no eras antipático ni cobarde ni débil. O tal vez viceversa. El caso es que, influido por el pensamiento dicotómico de nuestra cultura, lo más probable es que de todas las polaridades que ibas conociendo te fueses identificando con un extremo y rechazando a su contrario. ¿Bueno o malo? ¿Atrevido o vergonzoso? ¿Egoísta o generoso? ¿Impulsivo o diplomático? ¿Orgulloso o humilde? ¿Madridista o culé?…


Incluso con una memoria privilegiada sería difícil identificar los motivos exactos por los que construiste tu auto-concepto del modo que lo hiciste. Fuera como fuese lo más probable es que te llegases a creer que de verdad tú eres eso, y de la rigidez de esta creencia dependerá que sufras en mayor o en menor medida cuando la vida te quiera demostrar que esa frontera es ilusoria, que no estás a salvo de experimentar aquello que criticas de otros y que, en definitiva, las certezas acerca de cómo eres se pueden convertir en una absurda esclavitud.


  

Fotografía de Fernando Alcina

Fernando Alcina

Psicólogo Especialista en Terapia Gestalt e Integrativa, miembro de la Asociación Española de Terapia Gestalt y miembro del Equipo Terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional. Formado en Teatro Terapéutico y Técnico Superior en Animación Sociocultural.

CategoríasPsicología

Publicar un comentario

Comentarios

  • (24/05/2012 - 11:35h.) M. Iluminada Madrid Gómez

    Somos todo y somos partes. Creo que la madurez viene cuando podemos ver que siendo todo estamos más completos. Con eso me parece que estoy consiguiendo serenidad porque puedo ver mis polaridades sin que exista tanta pelea.

  • (24/05/2012 - 12:43h.) Fernando Alcina

    Completamente de acuerdo, Lumi. Me alegro de que estés consiguiendo serenidad.
    Gracias por tu comentario.
    Un abrazo!

  • (25/05/2012 - 21:51h.) Efrain

    Buen artículo, como casi toda producción gestáltica, encuentra su poderío en su sencillez y en su capacidad pedagógica.
    Si hablar del "falso yo" te provoca escribir lo que escribiste , imagínate qué maravillas se podrían encontrar hablando del "verdadero yo" ( la otra parte de la polaridad) por que al primero hay que desafiarlo, pero al segundo hay que darle la bienvenida, un abrazo.

  • (26/05/2012 - 07:54h.) Juanjo

    Me gusta Fernando y siento envidia al leerte.

    Un fuerte abrazo.

  • (26/05/2012 - 09:19h.) Teodoro Sanromán

    El "yo" es una ilusión. Es increíble que pasemos toda nuestra vida defendiéndolo y protegiéndolo. ¿Te imaginas enfadado porque alguien no tuvo en cuenta al personaje de uno de tus sueños? Absurdo, ¿verdad?

  • (26/05/2012 - 11:39h.) Fernando Alcina

    Muchas gracias por vuestros comentarios.

    Efrain, coincido contigo en tu reflexión. Precisamente una de las pretensiones de Fritz Perls consistía en poder distinguir entre el verdadero ser de la persona y la "imagen idealizada" que ésta se hace de sí misma (a la que él llamaba auto-concepto).

    Juanjo, agradezco tus palabras y me alegro de que te guste el artículo.

    Teo, cuánta razón tienes y qué difícil resulta ser en todo momento conscientes de nuestros personajes...

    Un abrazo a los tres y gracias de nuevo!!

  • (30/05/2012 - 16:37h.) Roberto

    Lo que aceptas te transforma...
    Me ha encantado este post...

  • (31/05/2012 - 09:38h.) Fernando Alcina

    Gracias por tu comentario, Roberto. Me alegro de que te haya gustado.

  • (25/06/2012 - 08:26h.) Mar Souto Ramírez

    Gracias Fernando, me ha ayudado en una pequeña "peleilla" con una de mis polaridades. ¡Bienvenida!
    Un abrazo

  • (25/06/2012 - 10:06h.) Fernando Alcina

    Me alegro mucho, Mar. Gracias por compartir que te ha servido.

    Un abrazo!

  • (07/04/2013 - 17:16h.) Alejandro Rodríguez

    Curiosamente, y yo ya cada vez hablo menos de casualidades y más de casualidades, el último párrafo del texto cuando lo he leído no lo había procesado. Me he dicho: ya ha terminado, y lo he releído y ahí es donde me doy cuenta de que he pasado de puntillas por la resolución,... Es decir, que cuando voy aceptándome, y eso implica mi lado pequeñín, vaguete, malhumorado, ..., cuando voy alcanzando a comprender que eso que siento y que creo no ser yo en realidad es otra parte de mi igualmente válida, los miedos, mis miedos, se van aliándose a mis ilusiones, y mis tristezas a mis alegrías, y esto hace que cada yo se vuelva más matizado y rico. Gracias Fer, muy sencillo y gustoso de leer...

  • (07/04/2013 - 18:35h.) Alejandro Rodríguez

    Fe de erratas: en el segundo casualidades debe decir causalidades. Cosas del corrector ortográfico,...

  • (07/04/2013 - 21:44h.) Fernando Alcina

    Gracias a ti Alejandro. Ganas de verte para compartir lo aceptado y lo negado. Un abrazo!

  • (07/04/2013 - 22:29h.) Ana Jiménez Rodríguez

    La frontera invisible creada a partir de conceptos, hace que uno viva con un autoconcepto cerrado y rígido. Qué bueno sería enriquecer esta frontera permitiéndonos ampliarla y tomar conciencia que dicha frontera, como dice Fernando es Ilusoria... ¿Cómo me veo? ¿Cómo soy? ¿Cómo no soy? ¿Cómo no me veo? Integrar y Sumar adjetivos de mí mismo, hace que mi frontera sea más movible. Gracias Fernando

  • (09/04/2013 - 01:05h.) Alberto González Hidalgo

    Es tremendo cuando puedes mirar a otro Ser Humano y descubrir que como humano es diferente a ti, tiene características físicas y psicológicas diferentes y parece que está separado pero su conciencia y tu conciencia son la misma.

    él experimenta unas cosas y tu otras pero el experimentador es la conciencia y no el yo.

    Ver el yo como un contenido mental más y no como el contenedor abre la puerta a un espacio infinito...

  • (10/04/2013 - 22:19h.) Carol Padilla Moral

    Encadenarse, aferrarse, agarrarse fuertemente al propio yo, con la sensación de no poder escapar de tu propia cárcel, la imposición de límites autocreados,tragados y creídos a fuego por ti misma, creer convertirte en alguien diferente si transgredes las normas socialmente establecidas, si transgredes la imagen que tu tienes de ti misma forjada a través de muchos años y mas o menos sufrimiento, por que si no, qué te queda? quién soy? cual es mi soporte?..sobre el cual basar mi propia existencia?
    Tu verdad, la única y desde ahí querer que cambie el mundo que hay a tu alrededor.
    Empezar a ver tus propias partes ignoradas, olvidadas, y rechazadas para entender que la transformación empieza desde aqui, desde ti y en el presente.

  • (21/05/2013 - 17:27h.) María Jesús García

    Fernando, si se elimina la frontera ilusoria de la que hablas, la libertad es tan inmensa que acaba con la polaridad. Ya no soy esto ni lo opuesto, simplemente soy. Es cuestión de experimentar en cada momento sin etiquetas. SER.
    Asi, me llega a mi tu artículo sencillo y profundo, como todo lo bueno. Muchas gracias

  • (26/05/2013 - 18:27h.) Balbina Tirado Reyes

    En este sentido me parece interesante comprender que todo lo de afuera esta en nosotros , a medida que vamos relajando nuestros esquemas rigidos sobre lo que soy y dejo que mis relaciones me devuelvan como si de un espejo se tratara todo lo que no reconozco en mi, y por otro lado exploro esas partes no aceptadas, ó reprimidas, voy sintiendome en paz e integrada con el mundo.Me responsabilizo de mi apareciendo el autoapoyo y reconozco que todas mis relaciones son utiles y me complementan en mi desarrollo.

  • (27/05/2013 - 13:21h.) Toñi Quintana

    Es increíble el potencial tan grande que poseemos y no desarrollamos.
    Cuando nacemos, traemos el 100% de todo lo que somos, sólo necesitamos actualizarlo, y nos vamos encorsetando de manera que dejamos tapado la mayoría de nuestro potencial.
    El camino del autoconocimiento y del desarrollo personal nos ayuda a poder sacar y disfrutar de todo lo que llevamos dentro.
    Cuanto más nos desarrollemos, más nosotros mismos seremos, más cerca estaremos de nuestra esencia.

  • (03/06/2013 - 18:24h.) Remedios Palacios

    Al leer este artículo, una vez mas vuelvo a darme cuenta de lo que no soy, a tomar consciencia de que sí, que soy mucho mas que este "falso yo". Que esto no es mas que una ilusión, pero ¡que complicado es despertar a todo este sueño!. Una y otra vez nos enredamos en los roles que aprendimos de niños, en las emociones que quedaron ahí grabadas. Para mi el trabajo personal es como desandar el camino andado, para volver a mirar , ahora sabiendo. Tengo la esperanza de que al final de este camino me encontraré a mi "Yo". Gracias

  • (08/06/2013 - 08:29h.) Nicky

    En mi encuentro con la terapia gestalt, uno de los momentos mejores fue el momento en el que sentí lo que quería decir eso de que "somos todo", aunque hasta el momento no lo hayamos experimentado. Que podemos ser altruistas y egoístas, tristes y alegres, austeros y derrochones........ Estoy avanzando en ver eso en mí, permitírmelo, y permitirlo en los demás.
    Un abrazo

  • (18/06/2013 - 01:06h.) Asun Torres

    Este articulo, me ha llevado al pasado, cuando yo tenia 13 ó 14 años que en determinadas ocasiones sentía una gran necesidad de definirme y mantenerme fiel a esa descripción de lo que YO era ,mis creencias, mis sentimientos.... todo esto necesitaba concretarlo pues era, creía YO, una forma de ir madurando y creciendo. Ahora siento una nostalgia y una ternura de aquella niña que quería a toda costa " tener las cosas muy claras e intentar tenerlo todo controlado" que me dá un cierto pudor expresarlo y reconocerlo. !Qué fantástico poder compartirlo con vosotros, aunque me de vergüenza, esto tampoco lo había dicho antes ," a mi no me da vergüenza de nada "" que ingenua......... es más , YO siempre he pensado que somos lo q queremos ser.........otra fantasía, no menos ingenua que la anterior.
    GRACIAS Fernando y a todos los demás compañeros

  • (18/06/2013 - 19:19h.) Salva Benítez Haro

    Somos un todo y sólo vivímos, habitamos y nos sentimos en pequeñas partes de nosotros mismos. No deja de ser un auténtico drama...y una cárcel, sin barrotes visibles, pero una cárcel, a fín de cuentas. Intuir tanta potencialidad y funcionar, sólo desde una reducida parte de uno mísmo, duele y a veces, mucho, muchísimo, hasta retorcerse.
    Mientras he estado leyendo este artículo, mi mente ha evocado imágenes de mi infancia, que han provocado en mi una extraña sensación corporal y también... tristeza.
    Toda esta reflexión, apunta al autoconcepto, al falso "yo" esa manera autolimitada de verse uno, a sí mísmo, desde las partes de la personalidad con las que uno, tempranamente, se identificó, dejando a un lado inconscientemente, un vasto potencial propio sin explorar, sin vivenciar, sin existencia, sin protagonismo alguno, relegándolo a la sombra y al olvido.
    Nos toca ahora, a través de terapia y concienciación, arrojar luz a todas esas partes escindidas, en nosotros y así, desde el "darse cuenta", identificarlas recuperarlas y apropiarse de ellas, como nuestras que son y que siempre nos han pertenecido, por naturaleza. Todas, en conjunto, constituyen nuestra esencia.

  • (05/07/2013 - 23:09h.) Alicia Blasco

    En el taller de meditación con Albert Rams unas alumna comentó que había apagado el ego durante un rato. Me gust

  • (05/07/2013 - 23:35h.) Alicia Blasco

    continuación...
    Me gustó !Qué agradable apagarlo durante un rato! no caer en los mismos patrones de relación donde nuestro yo, de pronto, se hace evidente.
    El trabajo de polaridades nos ayuda a disminuir nuestra identificación con algunas de nuestras características, ya sea por apego o por rechazo, e ir suavizando nuestro autoconcepto rígido.

  • (16/07/2013 - 18:45h.) Amaya Villalonga Alba

    En una conferencia sobre terapia transpersonal, Jose María Doria hablaba de que el ser es uno y se expresa por medio de la múltiplicidad (universo), y que es nuestra herramienta para captar la realidad,la mente humana, la que nos la muestra dual. Saber que somos nosotr@s l@s que representamos el mundo en lenguaje de polaridades, me ayuda a comprender de una manera profunda el sentido de admitir la paradoja, y vivir las contradicciones entre "mis partes"como una oportunidad de integrar, lo que en esencia nunca estuvo dividido.
    Gracias Fernando por el artículo.

  • (12/09/2013 - 18:21h.) Pilar Diéguez

    Quizás crear esas fronteras sea algo necesario para poder diferenciarnos como seres humanos, cumple la función de permitirnos desarrollar nuestra identidad dentro de una sociedad y una cultura determinadas. Lo cierto es que sólo somos lo que realmente somos en el momento de nacer. Las influencias educativas y morales no tardan en aparecer y condicionar la construcción de nuestro auto-concepto.
    Las dificultades surgen cuando esas fronteras son tan inflexibles que no nos permiten experimentar todo ese repertorio sensorial, conductual, cognitivo y emocional que traemos en esencia. Ampliar la conciencia de lo que somos, reconociendo aquello que un día decidimos enviar a la sombra nos hace un poco más libres, menos esclavos de ese ideal, nos permite elegir qué parte poner en juego en cada momento de nuestra vida.

  • (30/11/2013 - 23:06h.) Toñi Sánchez

    Gracias por tu articulo Fernando.
    Después de leerlo me quedo con lo que dices en tu primer enunciado con negrita y desde el pasado lo traigo al presente: Todo salió bien. Puedo oír, ver, oler, tocar y saborear la vida. Puedo gatear, caminar, correr, saltar, hablar, gritar, cantar, reír, llorar, besar,… Y puedo también razonar y sentir de formas muy variadas y complejas. Un inmenso potencial.

  • (18/02/2014 - 18:09h.) Adrián Morón Sánchez

    "Las certezas acerca de cómo eres se pueden convertir en una absurda esclavitud". Me ha gustado mucho leer esta entrada de blog y esta frase me ha parecido muy significativa. Me recuerda a otra que me llegó mucho ayer, tras haber estado este fin de semana trabajando el apoyo y la confrontación: 'Jamás dejes que el hábito dirija tus movimientos'.

    Abrirse al ahora, al momento presente, sin trajes o máscaras confeccionadas como una identidad personal que nos limiten a comprender mejor lo que sentimos, cómo somos, cómo nos podemos comportar... cuán necesario lo siento. Tan importante como el respirar. Si no, ¿qué nos quedaría por vivir? Repetiríamos constantemente el mismo bucle, un infierno en vida. Yo estoy cansando de vivir la vida dentro de un traje de neopreno que me quita esa capacidad de experimentar y explorar como un bebé. Seguiré aprendiendo y avanzando.

    Gracias por este artículo, y por lo que nos ayudáis cada día a disolver un poco más ese traje.

  • (19/02/2014 - 12:38h.) Juan Miguel Agüero Escobar

    Me ha gustado mucho esta visión tan embrionaria, de cómo nos vamos construyendo la falsa personalidad y la manera que establecemos las barreras a nivel físico, cognitivo y emocional.
    En mi opinión, es muy necesario atender la parte negada, pues aunque joda, ahí está la clave, para cerrar ese frente que nos está impidiendo estar en paz.
    Gracias Fernando por tu articulo

  • (20/02/2014 - 10:22h.) Cris

    "Las certezas acerca de cómo eres se pueden convertir en una absurda esclavitud".
    Cómo nuestro autoconcepto nos esclaviza y nos limita enormemente. Como mi forma parcial de pesarme y de verme me mantiene atada en la acción.
    Pero también, como ayer reflexionaba Adrian, como el concepto que tenemos del otro nos limita para ver que tampoco ella, que tampoco él, es blanco o negro. Y como nos limita y nos esclaviza esto también en la vida.

  • (21/02/2014 - 19:24h.) Cristina Martín de Somodevilla

    Este articulo me ha recordado la experiencia de poder atravesar algunas de mis polaridades, y la sensación de libertad que me ha dado; Es como si me quitaran kilos de encima, desencadenandome poco a poco y pudiendo transitar de un polo al otro más fácilmente.
    Para mi el trabajo más duro es el aceptar que yo también "soy" esa, a veces buena, a veces mala, a veces simpáticas y otras antipática¡¡¡¡

  • (22/02/2014 - 08:55h.) Anuska

    Parece que estaba esperando este artículo precisamente en estos momentos.
    Tenía tan dentro de mi "como yo soy o creo que soy" que desde que entre en este maravilloso mundo de la Gestalt, me voy dando cuenta que también soy de otra manera, que mis polaridades están ahí y es bueno verlas, descubrirlas y contar con ellas, saber en que momentos estás en un lado y otro.
    Me ha encantando como ha descrito el nacimiento del "yo" son cosas que las ves tan naturales que no nos ponemos a pensar en todo lo que conlleva: dentro y fuera..¿que es dentro y que es fuera? Puedo ser buena y mala!! simpática y antipática!!!...todo esto me llena, me hace pensar como soy, todo lo que soy, no solo lo que yo creo, sino realmente como todo lo que esa palabra YO conlleva.

  • (22/02/2014 - 14:46h.) Luisa

    Que liberación me produce tomar conciencia de que no todo esta predeterminado no tener que responder al patrón del auto concepto . Como poder sentir cada cosa sin ideas de como lo tendría que sentir . Que liberación solo ser.

  • (02/03/2014 - 19:40h.) ANGELES RODRIGUEZ MARTIN

    De este blog me llega que la rigidez con la que nos hemos construido e interiorizado nuestro propio auto-concepto es tan limitante como irreal e infelices nos puede llegar a hacer, porque al ir anulando partes completamente nuestras nos vamos quedando cada vez más empobrecidos y sobre todo ciegos acerca de nosotros mismos y a partir de ahí irremediablemente emerge, como una verdadera esclavitud, el ideal acerca de sí mismo en el que nos queremos instalar, con el agravante incluido de que dejamos de ser conscientes de ello.
    Por todo eso, una de mis frase preferidas desde hace ya algún tiempo es la de C.G.Jung: "Lo que niegas, te somete. Lo que aceptas te transforma".

    Gracias Fernando !!!

  • (04/03/2014 - 17:35h.) María Luisa Torrecillas

    “Por fin naciste y comenzaste a descubrir el mundo”
    Esto es lo que realmente me sucede cuando empiezo a bucear en el crecimiento personal.
    Este mes, hemos estado trabajando, el apoyo y la confrontación.
    Para mí, la vida, si lo se ver, continuamente me está apoyando y me está confrontando.
    Me está llevando, si quiero ir, a ese ese espacio de exploración y encuentro conmigo misma.
    En realidad, el mejor apoyo y la mejor confrontación es la que yo puedo brindarme y más si puedo ir aprendiendo a hacerla desde el amor.
    Es maravillosamente tranquilizador, el poder descubrir que la vida me apoya y me confronta en la misma medida, me ofrece todo lo que necesito para crecer y avanzar y que el que lo haga o no, depende de mí.
    Tengo todos los recursos necesarios, sólo tengo que reconocerlos y activarlos.
    Nos viene muy bien tu reflexión, del falso “yo” forjado a base de todas esas certezas, de cómo soy y que tanto me han esclavizado. Siento que es parte esencial del proceso.
    Aceptar, poder verme y comprenderme en donde estoy, desde el apoyo, para poder ir transformándome desde la confrontación que todo me ofrece y también yo.

  • (10/03/2014 - 13:47h.) ÁFRICA

    Muy bueno el artículo, por lo breve, lo sencillo y lo didáctico.
    Hay muchos recursos (terapia, formación, la propia vida..) que me ayudan a descubrir y reconocer esas otras partes que también están en mí.
    Me llama la atención una actitud que me parece fundamental desarrollar y es la de intentar ver en los otros, algo más allá de lo que me muestran y relacionarme con esas personas partiendo de esa base. A veces me doy cuenta de que mi forma de relacionarme con una persona está a merced de lo que a mi me parece ver en ella, de un estereotipo. Salvar eso me hace comprender que seguramente a mí me ocurre lo mismo y también hasta que punto yo puedo hacerme infranqueable e impedir que los demás se relacionen conmigo desde la autenticidad y al mismo tiempo y respecto a mi relación con el otro, que merece la pena que me arriesgue y descubra quien hay verdaderamente detrás de esa fachada.

  • (10/03/2014 - 20:23h.) NOE

    Después del taller de transpersonal, entiendo mejor el autoconcepto del que se habla, y lo ficticio que es ese Yo. Cómo lo defiendo al máximo, hasta el punto de hacer daño a los que más quiero, por sentirme herida, o amenazada ante algo que en realidad no existe, es tan absurdo en sí mismo y a la vez tan revelador, que te sientes más perdida aún, o más bien como una leona que lucha contra fantasmas u hologramas inventados por mi mente.
    Lo bueno de este descubrimiento, es que si inventé un autoconcepto puedo "resetearme", y transformarlo desde otra perspectiva: ver mis polaridades, ver que no existen esos límites marcados y aceptar e integrar todas mis experiencias, sin catalogarlas como buenas o malas, y por supuesto no negar nada de todo lo que soy.
    Creo que el aquí y ahora evita que saques tus personajes en juego, y no te queda otra que ¡vivir el momento!.

  • (17/03/2014 - 23:44h.) Gloria Cobo

    Parece que la vida se resume en una primera larga fase de creación e instauración de fronteras, para luego, si tienes suerte, buenos maestros, aptitud de aprendizaje, etc., emprender el camino a disolverlas.

    Pues vaya, puede resultar absurdo. Pero parece que así es.

    La misma palabra, es ya frontera, porque obliga a lo que es, a adaptarse a la forma de la etiqueta.

    Gracias, Fernando, por la sencillez y elocuencia de tu escrito.

  • (18/03/2014 - 19:52h.) Trini Olmos

    Y “Yo” soy una frontera invisible creada por conceptos tan rígidos y limitantes que me impiden estar en el mundo. Y si algo amenaza esta frontera mi agresividad aparece para defenderla por encima de todo y de todos.

    Cuanto de peligroso puede ser el Yo, mi Yo, nacido de mis fantasías y mis ilusiones y sin embargo dirige mi vida con una gran credibilidad.

    Cuantos sufrimientos y malestares me crean esta rigidez en su defensa.

    Cuantas cadenas siente mi Ser en pro a esta guerra.

    Esta guerra que me impide Ser y experimentarme en todas mis polaridades .Poco a poco voy perdiendo esta batalla y mi Yo se va desvaneciendo para ir ampliándose. Y sentir mi Ser en toda su totalidad.

  • (28/03/2014 - 18:09h.) Alicia Martínez

    Lo primero que me viene al leer el articulo, es como se refiere a si misma mi hija de un año y medio, todavía no dice yo, dice mi. Está empezando a crear la frontera física entre el mundo y ella, mas adelante vendrá la frontera psíquica.
    Laura Guzmán afirma que creamos ese personaje, nuestro yo, a través del discurso materno, con lo que nos dicen que somos, lo que no se nombra no existe.
    Aprendemos a identificarnos con una idea y la desidentificación suele ser dolorosa, pero muy necesaria para conquistar algo de libertad de movimiento, nuestras ideas rígidas nos esclavizan, pero nos agarramos a ellas fuertemente a pesar de lo que nos hacen sufrir.
    Los golpes se la vida son la oportunidad para plantearnos la idea que tenemos de nosotros y dejar de luchar con lo que creemos que no somos. En definitiva el trabajo de la terapia Gestalt poder experimentarnos en la polaridad negada e integrarla para poder ampliar nuestros movimientos.
    Gracias Fernando por tu forma sencilla y cercana.

  • (26/04/2014 - 22:06h.) Joaquin Cervilla Martin

    Qué bonito es poder reconocerse defendiendo una bandera y contemplar en el tiempo, la fortuna de ondear la contraria, y sentir, que en las dos, hay un maravilloso aprendizaje y experiencia, que da lugar a ser, de forma más completa. Gracias Fernando, por todo lo que das. Un abrazo

  • (08/07/2014 - 18:47h.) Conchi Gonzalez

    Si, es cierto como nos vamos identificando con unos conceptos,unas ideas, unas emociones y como vamos rechazando otras que están en mi, y soy yo también. Lo que nos encaja en esa imagen, lo aceptamos , sino, nos resulta ajeno, no nos lo permitimos y permanecemos en lucha en ello.
    Cuanto malestar inútil y fuente de infelicidad. Sentirnos,reconocernos y aliarnos con ello, es el reto, es el camino para aceptarnos como somos.

  • (24/09/2014 - 20:39h.) Inma López Espejo

    Me ha gustado mucho este artículo, gracias Fernando por explicar de manera sencilla algo tan importante...
    La frase "las certezas acerca de cómo eres se pueden convertir en una absurda esclavitud" me ha llegado hondo. En estos años de formación he ido experimentando esto muchas veces, y me he sentido esclava de esas certezas escogidas en las dicotomías propuestas por la sociedad, reforzadas por el entorno, y tragadas y asimiladas por mí. La primera vez que dejé de ser esclava de una de esas (un poquito) sentí un gran alivio.
    Ahora me acuerdo de un libro que compré hace tiempo porque el título me encantó: "La certeza absoluta y otras ficciones", es un libro de estadística, no vayáis a comprarlo sin saberlo... ;)

  • (16/10/2014 - 09:32h.) Amanda

    Lo que se me ocurre leyendo el artículo es la paz que resulta de alejarse de defender esas fronteras tan difíciles de mantener cuando no sobrevivirían a las circunstancias de no ser por nuestro esfuerzo, convirtiéndonos en esclavos de ese esfuerzo inútil y de sus límites.

  • (19/10/2014 - 23:29h.) LEONOR

    En el camino del crecimiento personal me voy dando cuenta de que soy algo mas que ese falso yo elaborado a partir de las certezas rigidas que nos esclavizan, que infelicidad.

    Se que puedo cambiar el autoconcepto de aquella niña que fui con el autoconocimiento, transitando de una polaridad a otra, apoyando y confrontando lo que apruebo de mi y lo que rechazo, lo que me gusta y lo que no, aceptándome con mis miedos, desde el trabajo de la terapia Gestalt integrar todo, para ser yo, y vivir con más libertad, en paz.
    Gracias Fernando.

  • (28/10/2014 - 15:56h.) Nelia- Reyes

    El yo que no tiene que ver con mi verdad se proyecta sobre mi otro yo y lo eclipsa. Entonces ¿Quién soy yo cuando mi falso yo no está presente ?

  • (28/10/2014 - 19:50h.) LP

    Como madre éste artículo me recuerda la responsabilidad que tenemos cuando hablamos sobre nuestros hijos con otras personas, estando ellos presentes, y decimos es que él es.......... , o ella es muy.............
    Son discursos maternos o paternos que van calando en la mente de nuestros pequeños y haciendo que se crean más de un polo que del otro....
    Aunque sigo haciéndolo de vez en cuando, cada vez que puedo y me doy cuenta intento cambiar el ser por el estar o por otras maneras de expresión que no sean tan rotundas y excluyentes.

  • (13/11/2014 - 18:25h.) Fran Serrano

    "Incluso con una memoria privilegiada sería difícil identificar los motivos exactos por los que construiste tu auto-concepto del modo que lo hiciste"

    Así que ya que es prácticamente imposible identificar de donde viene tu auto-idea, puedes dejar de juzgarte, de hacerte preguntas sin respuesta y de buscar quimeras. Es la hora de que dejes de ser rebelde porque el mundo te ha hecho así.
    Agarra al adulto que sin duda sí eres y aprende a navegar entre polos, no hay otra...

    (Para mí mismo)

  • (02/01/2015 - 22:16h.) Lorena Quesada

    Es curioso como la vida pone delante de nosotros aquello que necesitamos. Desde hace algunos días mi mente anda algo inquieta, y no precisamente para algo bueno. Me atormenta con la ilusión de creer saber quien soy y no es que tenga un buen concepto que digamos. Es, por tanto, un alivio encontrar de nuevo un antídoto que estrangule ahora este ego y decaiga la rotundidad con la que este me define. Ni ángel ni demonio.
    Gracias por el artículo.

  • (11/01/2015 - 19:48h.) Marga Díaz

    Esta tarde mismo he vivido una situación en la que he abierto la frontera... dejando un patrón, una forma muy mía de actuar, para dejar paso a otra diferente... He confiado en mí, en la posibilidad de enfrentar las cosas desde diferentes puntos, con diferentes caras, introduciendo algo nuevo, diferente... Y finalmente el día acabó bien, gracias a este esfuerzo. Y gracias desde el corazón a la persona que me acompañaba en ese momento y que me animó y facilitó este cambio, esta apertura, esta variación que marca la diferencia entre un día gris y un día con sol.

  • (27/01/2015 - 20:43h.) Raquel Solís

    Que maravillosa forma de explicar lo que me ha llevado a mi YO, desde hace un tiempo me voy dando cuenta de que me “rechina” y molesta la gente que tiene “algo” que yo no quiero tener en mi.

    Esos “algo”, cogidos de lo que en mi familia está bien considerado, me gustaba en mis personas de referencia, de entre mis iguales, de la sociedad, etc me los he ido “cogiendo” y tragando, y lo opuesto llevado al cajón de las sombras…

    Me acuerda leyendo todo esto de la idea sobre nuestro gran potencial…como lo que dice la física cuántica y las infinitas posibilidades, que pena que el ambiente sea “limitador” en lugar de “alimentador”, que maravilla sería eh?

    Y son esas sombras mis formas de pensar, reaccionar y sentir, que me han traído tanto problemas como ventajas…criticar, exigir, quejarme, gruñir y lloriquear, ponerme celosa, sentirme débil e insegura, mostrarme egoísta y tacaña…

    ...todo esto aparece en mi de vez en cuando y desde siempre pero me lo niego o justifico…y el resultado es que lo veo "chillonamente" en otras personas y me molesta y me “caen mal”…

    Ahora poco a poco estoy encontrando el sentido y la utilidad de estas sombras e intento sacarlas a la luz, aceptar que están en mi y que son parte de mis herramientas para moverme por el mundo, y de que mi trabajo consiste en observarlas, regularlas, manejarlas, sacarles provecho incluso si puedo…y me resulta mas relajado estar con los demás y me ahorra sufrimiento y malestar...

  • (24/10/2015 - 19:24h.) Esther Cuenca

    Quien soy? Hace unos meses, sentí un profundo vacío y sólo quería alejarme de todo lo conocido, de todas esas personas y cosas que ya me dan un espejo "rígido", y me dificulta ser otra cosa de lo que ahora muestro o pienso que soy. Y lo veo muy claramente cdo vuelvo a mi ciudad natal y me relacionó con amigos y familia, viejos patrones que hoy en día casi no están, toman fuerza.
    Es un gran reto permanecer y transformarte, un lugar nuevo, gente nueva... Facilita ser quien aún no sabes que eres, o eso me parece.
    Me ha gustado mucho la frase de Jung, no la conocía. Muchas gracias

  • (25/05/2016 - 15:49h.) Carmen Ferrer Cortés

    Nos aferramos y nos encasillamos al autoconcepto. Un "yo" que en ocasiones nos somete, que nos ahoga y nos aleja de nuestra verdad más completa.
    Nos cuesta salir de esa cuadrícula y abrir los ojos más allá de esa idea sobre nosotros mismos.
    Toda la infancia definiendo ese "yo", identificándonos así y después defendiéndolo. Realmente, creo que nos limitamos.
    Me alegra estar tomando conciencia de esto.

  • (26/05/2016 - 22:53h.) Beatriz Regalado Leyva

    Ya no me sirve. El concepto de lo que debería ser, de quién debería ser, de cómo debería ser, ya no me sirve.

    En el doloroso encuentro con lo que no es y con la liberadora experiencia de lo que sí es, me he dado todo el permiso que necesite para ser quien soy.
    Me he dado permiso de explorar mis polaridades, de explorar el territorio fuera de ellas, fuera de todo lo aceptable, de explorar en todas las direcciones, de no saber ni qué dirección tomar y de sentir. De sentir el dolor, el miedo, la tristeza, la angustia, de sentir como se rompen mis conexiones, mis patrones, mis mapas, mis planes, mis excusas, mis chantages, mis mentiras... de sentir mis alegrías, mis ilusiones, mis impulsos, mis necesidades. De sentir mi vida.
    Me doy el permiso y el derecho de existir, de vivir y de ser, como quiera que en realidad sea.

  • (28/05/2016 - 21:29h.) Amparo Martín Romera

    Puesto que llegar a "ser lo que uno es" debe ser un proceso, un camino... quizá debamos aceptar todo lo que llevamos en "la mochila" hasta poder soltar o experimentar; así, tendremos experiencias, vivencias, mecanismos, polaridades, etc. herramientas algunas inservibles, otras desgastadas y otras por estrenar...
    Y así, poco a poco, se irá soltando lastre cuando se pueda...

    La Terapia Gestalt apoya la autenticidad, lo genuino, la responsabilidad y confronta lo engañoso y lo falso... Se parte del hecho de que hay en nosotros autoengaño y no es ésta una base adecuada para ser lo que realmente somos... al menos, con menos autoengaño.

    En cualquier caso, el llamado "falso yo" es parte del yo, el yo que puedo ser aquí y ahora; eso si, dándome cuenta del autoengaño y de las limitaciones que supone en la potencialidad de la que hablaba Fernando.

    Estoy muy de acuerdo en la tendencia al pensamiento dicotómico de nuestra cultura, al que no escapan los conceptos del "falso yo" y del "yo real".

  • (31/05/2016 - 19:42h.) Teresa naranjo

    Qué difícil es aceptar nuestras polaridades, la parte de nosotros que no nos gusta nada, y que nos empeñamos en ocultar, en tapar, en asfixiar...... Y como dice Fernando cuando aceptamos ese "Yo" que también somos, es cuando nos transformamos y sanamos, es un camino largo ese de la aceptación de uno mismo, peto creo firmemente que merece la pena.

  • (15/06/2016 - 18:14h.) Andrés

    Me gusta la trayectoria que hace de como se va formando nuestra vida... por un momento me ha hecho pensar en la gratitud que siento hacia mis padres por haberme dado la oportunidad de vivir esta locura que es la vida.

    Respecto al tema del falso yo, rescato la cita que hace de Jung, "lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma". Me hace pensar que el integrar la polaridad que tenemos negada es la unica forma de poder ser quienes verdaderamente somos, con autenticidad.

  • (30/06/2016 - 12:11h.) Ataly

    Es curioso cómo al identificarnos con una característica (una polaridad) nos desidentificamos de su opuesto y limitamos nuestro ser.
    Leer estas líneas me recuerdan la importancia de trabajar para ampliar la visión de uno mismo y podernos reconocer en todos los polos, reconocidos y anulados, para llevar una vida más plena y menos limitada.

  • (06/07/2016 - 12:00h.) Ruth

    Me dí cuenta un día, que señalando con un dedo a alguien, había muchos más dedos señalándome a mí.
    Descubrí que aceptando aquello con lo que no me identificaba, y que igualmente era mío... la necesidad de señalar al otro cesó, y acepté que aquello con lo que no me identificaba, era igual de mío que con lo que sí lo hacía.

  • (07/07/2016 - 18:24h.) Leticia Comino

    Es tan curiosa nuestra capacidad para limitar nuestro Ser, nos hacemos esclavos de un auto-concepto que nos identifica con un rasgo (yo soy...) y no nos permite vivir en aquello que consideramos ajeno.
    El trabajo en polaridades es una de las partes que más me han llenado dentro de la Gestalt ya que, siento, me has dado las claves para Ser de forma más completa.

  • (08/07/2016 - 10:16h.) ALEJANDRO BALLESTEROS BARNIE

    Es como viajar a otro mundo, otro país...donde no hay ya espacios establecidos como intransitables. Donde tienes permiso para asomarte y explorar...

    "Lo que niegas, te somete. Lo que aceptas, te transforma."

    Aceptar para poder vivir y sentir en libertad. Poder reconocernos en TODO lo que somos, para amarlo y poder sacar el máximo partido de nuestra experiencia vital. Poder amar todo lo que somos para poder amar al otro, en esas polaridades que nosotros hemos catalogado como luces y como sombras.

    He entendido la utilidad de identificarme con algo concreto, y también la inutilidad de lo mismo. Leí no hace mucho que los que aseguran no estar identificados con nada (o desapegados de todo) de alguna forma estaban identificados (o apegados) justo a esa imagen de sí mismos. Y me hizo reflexionar sobre el hecho de que más que identificarse o no hacerlo, era la conciencia de que se estaba haciendo para poder elegir hacer lo contrario cuando se requiera. Es como observar cómo nuestra mente juega a decir "esto soy yo" o "esto no soy yo", pero tener esa conciencia de fondo que sabe que solo es eso, un mecanismo de la mente que tiene su utilidad pero que puede ir más allá.

    Gracias por la oportunidad de reflexión, hasta pronto!

  • (09/07/2016 - 20:54h.) Simeon Morato

    Lo que más me da que pensar de este articulo es que aún tomando conciencia que soy yo el que me estoy esclavizando con todas esas ideas irracionales que hago mías para tener un autoconcepto, que incluso a sabiendas que es imaginario, me cuesta tomar la responsabilidad de aceptar que tambien esta en mí aquello de lo que reniego.
    Entender las palabras para mí son fáciles, llevar acabo el mensaje tengo que reconocer que me esta costando

  • (09/07/2016 - 21:34h.) Merce

    "Una rosa es una rosa", Y una persona tiene dificultad, para aceptar que es "una persona".El auto-concepto que tenemos, nos hace llegar a creer que de verdad no somos "así". Las polaridades existen en todo ser humano y de la rigidez de esta creencia dependerá que suframos más o menos en esta vida y experimentaremos aquello que criticamos en otros, pues las certezas acerca de cómo somos, se convierten en esclavitud de carácter si no vemos nuestras sombras.

  • (11/07/2016 - 11:36h.) IHL

    Lucha interior entre lo que somos y lo que creemos que somos porque nos cuesta reconocer en nosotros mismos atributos que la sociedad no cataloga como positivos. Nos identificamos con un extremo y rechazamos su contrario porque creemos que así vamos a ser más aceptados por los demás, sin darnos cuenta de que necesitamos de ambos.

    Lo que criticamos de los demás está de una u otra forma dentro de nosotros y reprimirlo genera frustración e insatisfacción. Reconocerlo duele, pero una vez que se acepta es liberador y una vía hacia la autenticidad. Es un darse cuenta de que no "tienes que" ser algo diferente a lo que eres.

  • (18/07/2016 - 17:58h.) Antonio Olmos Beas

    Mi yo, es un batiburrillo de ideas destinadas al impostar una versión de mu , falsa e idealizada que consiga la aprobación de la otra persona.
    Tanto es así que aveces ya no se quien soy.

  • (18/07/2016 - 18:00h.) Antonio Olmos Beas

    Mi yo...
    un batiburrillo de ideas ilusionadas y mentiras en las que creer.
    Mi yo , es impostar para que el otro este de acuerdo con mis neuras.

  • (19/07/2016 - 12:09h.) Carlos Sánchez

    Dejar de creerme mis propios juicios (fruto de los "debería" y los "tengo que" aprendidos e introyectados que me definen como una persona buena y me evitan ser una persona mala) o dejar de creerme los juicios, reales o imaginados, que otros proyectan sobre mi (fruto a su vez de sus "debería" y "tengo que" aprendidos) me ha permitido abandonar esa lucha psicológica de defenderme de lo que amenaza mi "yo" o evitar el malestar emocional de sentirme vulnerable, lo que es bastante liberador, se queda uno muy tranquilo, en calma. Los mecanismos de defensa que antes te ayudaban en esa lucha ahora se convierten en un estorbo que perturban la calma.
    Para conseguir esa calma (como dice Paco Peñarrubia "desidentificándose de lo blanco y negro) me ha ayudado mucho darme cuenta que no necesito para ser feliz (y que no es terrible) no identificarme con las distintas polaridades de ese falso "yo", y puedo evitar sentirme esclavo y cansado de ser siempre el bueno de la película o evita castigarme y culpabilizarme en exceso por cada error que cometo, ya que ahora puedo permitirme ser una cosa y la contraria y no temo por ello convertirme en una persona insensible a la reacción de dolor que mis acciones pueda provocar en los demás y tampoco responsable de todo lo que los demás puedan sentir o necesitar.

  • (21/07/2016 - 20:00h.) Haydée Mesa

    Todas las polaridades son necesarias para la supervivencia, no en vano existen. La cosa es que al identificarnos sólo con algunos extremos nos anclamos en una rigidez que nos esclaviza a reaccionar a los estímulos de la vida desde uno u otro polo sin posibilidad elección de cualquier otro punto intermedio en el que queramos situarnos. Entonces todos nuestros comportamientos se tornan previsibles sin dejar cabida a una mayor flexibilidad adaptativa.

  • (21/07/2016 - 20:01h.) Haydée Mesa

    No existe lugar para la libertad.

  • (22/07/2016 - 23:35h.) Bea Carazo

    sin duda el autoconcepto es nuestro peor enemigo. Aquello que criticamos en los demas es aquello que no nos dejamos vivir porque realmente somos un continuo de emociones y sentires que nos hace versatiles. Cuando negamos esa parte de nosotros que no queremos ver, nos estamos haciendo esclavo de aquello que en la infancia nos hizo definirnos como lo que ahora pensamos que somos, pero...realmente que somos mas alla de lo que estamos viviendo en plenitud en el aqui y en el ahora? todo es efimero y solo viviendolo con toda intensidad y sin privarnos de esa emocion estamos siendo autenticos y libres

  • (03/08/2016 - 14:22h.) Celia Facundo

    Que sencilles para llegar a algo tan profundo sobre eso que llamamos"yo".
    ¿Fronteras?...el mundo está hecho de fronteras para poder definir al otro y a nosotros...¿cúando viene el problema? Pienso que cuando creemos que ese mundo que he construido, esa imagen creada acerca de mí mismo...esa, esa precisamente es mi yo real. Esa es "la realidad".
    Si no somos capaces de ver más allá de lo que veo...acoto mucho mi visión de la vida....pues los parámetros del mundo los delimito según mi visión de la vida. Si acepto que hay algo más allá de lo que alcanzo a ver de mí y del otro....mi percepción de la vida se amplia, se enriquece con ella crezco más...pues todos sabemos que hay vida más allá de las fronteras "imaginarias" que hemos creado influidos por este pensamiento dicotómico de la cultura en la que crecemos, vivimos y morimos.
    Muchas veces me he preguntado cómo ven la vida, su vida allende el mar...las comunidades autóctonas de América continente...o África...o Asia.......Medio Oriente...¿Aún me lo sigo preguntando?.

  • (13/08/2016 - 18:49h.) Mª Carmen Román

    QUE GRAN CONCEPTO FERNANDO.
    Somos lo que hemos creído que somos que no es en absoluto una realidad. Simplemente es una idea que construimos para poder desarrollarnos y protegernos en la vida. Nuestro "yo" es un algo construido con la mera intención de sobrevivir, INSTINTO DE SUPERVIVENCIA, NO MÁS. Pero en el camino tuvimos que optar por una de las polaridades "bueno_malo, extrovertido_introvertido...."
    El caso es que esa idea nuestra de lo que somos. A mí me imposibilita en muchos casos actuar de manera diferente a como lo hago habitualmente pues, ¿Cómo hacer eso otro si yo soy así? (eso tiendo a pensar ) En fin mi "yo" me encorseta, aún incluso sabiendo que es eso mismo lo que está pasando.
    Espero y aspiro a llegar a conocer mis mecanismos, introyectos, patrones.. y me pueda reconciliar con ellos, espero aceptar que cada una de las polaridades de las que yo elegí no es más que una ilusión pues, en realidad yo tengo un poquito de los dos extremos de cada polaridad;Espero encontrar ese codiciado punto cero.

  • (14/08/2016 - 13:06h.) Samuel

    Me quedo con esta frase que para mi describe uno de los puntos clave del tema que aquí trata Fernando: "de la rigidez de esta creencia dependerá que sufras en mayor o en menor medida". Es inevitable opinar sobre uno mismo y por tanto tener un autoconcepto, pero depende de lo rígida que sea nuestra creencia en ese auto concepto podremos evolucionar mas como personas y afrontar con éxito las distintas situaciones que la vida nos ofrece. He aquí la importancia de trabajar para tener un "yo" saludable, es decir flexible en la creencia de quien es uno mismo, abierto al cambio y consciente de que negar esas polaridades que no nos gustan de nosotros o que en este momento no somos capaces de habitar, no hace que desaparezca la polaridad en nosotros, si no que nos enferma y nos desfigura autoimponiéndonos una existencia restringida y estancada.

  • (26/08/2016 - 02:55h.) Ana Requena

    Si podemos experimentar que no somos un concepto, que si nos tenemos por cobardes en alguna ocasion no lo somos y que ocurre lo mismo si nos tenemos por valientes. El no tener que ser para defender el concepto nos proporciona una riqueza que se rie de cualquier rigidez que nos acompaña cada vez más y que hace más barrote la linea. Nos ayuda a dejar de emitir juicios sobre los demás e incluso sobre nosotros y eso ya transforma.
    Si hemos venido a algo es a transformarnos,aceptando que somos todo y practicándolo

  • (30/08/2016 - 18:04h.) María Gil

    Me ha encantado este escrito de Fernando, que además, llega en el momento oportuno. Justo es ahora cuando me encuentro revisando que características me he aferrado a creer que forman mi persona que impiden que avance en otras áreas y cuales son reales. Me gusta como lo escribe, lo concreto y claro que lo expone. Me quedo con la última reflexión de aceptar para transformar. Gracias.

  • (12/10/2016 - 11:36h.) Marina Gutiérrez Fernández

    Maravillosa forma de explicar el conflicto interior del Yo, ¿qué soy? ¿Cómo soy? indudablemente alguna vez nos hemos preguntado ¿soy realmente como creo que soy? Las polaridades es un tema apasionante y difícil, pues el "darse cuenta" al ver que eres una gama de polaridades, que eres lo que eres en cada momento y cada situación y que está bien, que no es malo ser al contrario de como crees ser, es un gran avance, no sólo saberlo sino aceptarlo como una verdad, como lo real...
    Gran artículo, gran enseñanza!
    Gracias!!

  • (28/10/2016 - 00:05h.) Yolanda Martínez

    Leer el artículo me lleva a muchos recuerdos de hace algunos años, cuando necesitaba tener muy claro como era yo, cómo eran esas características que me definían... Necesitaba hacerlo para poder encontrarle sentido a lo que me rodeaba.

    En estos momentos de mi vida, me he dado cuenta de lo absurdo que es la necesidad que tengo de definirme en un lado o en otro. A veces, me veo cuestionando algo de alguien, y de fondo tengo ahí una vocecilla, que me dice que no es tan desconocido para mí eso que estoy cuestionando/juzgando de esa persona; pero es difícil reconocer esto, es difícil reconocer que en otros momentos soy yo quien puedo estar experimentando en primera persona aquello que estoy juzgando. Gracias Fernando

  • (10/02/2017 - 14:37h.) Johanna Fröhlich Z.

    Me gustó mucho la idea de que no es tan importante recuperar la memoria de cuándo, en qué momento y cómo se generó ese "falso yo" o la imagen incompleta de un@ mism@.
    Dices que "incluso con una memoria privilegiada sería difícil identificar los motivos exactos por los que construiste tu auto-concepto del modo que lo hiciste". La biografía es el contexto en el cual surgió lo que ahora veo; haber hay mucho más.
    Quiero seguir ampliando el concepto que tengo de mi misma para poder actuar de la manera que exige cada situación.

  • (07/08/2017 - 19:25h.) Estrella G.M.

    Sometidos por el pensamiento dicotómico de nuestra cultura, como bien dice Fernando, vamos construyendo nuestro falso yo, al que nos aferramos, porque si no me identifico con algo, si no me apoyo en ese auto concepto, me da vértigo, como puedo opinar, exponer una idea, posicionarme ante un hecho, sin ese auto-concepto?????. Y si cambio de opinión es que soy un chaquetero y un falso. Y sin embargo el poder soltar ese auto concepto, esa esclavitud es tan liberador!!
    Recuerdo un taller en el que hablando de polaridades, el terapeuta recomendaba que al darnos cuenta de una polaridad que no nos gusta, que no aceptamos, que no queremos reconocer como parte de nosotros, en ese momento, es cuando más debemos cuidarnos, querernos, mimarnos, acoger esa parte que tanto cuesta reconocer como nuestra con cariño, con mimo. Yo lo practico, a veces y es gratificante y liberador.

    Me quedo con la frase: Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma.

  • (04/10/2017 - 11:21h.) Lina Martín Martín

    En psicología nos hablaban del peligro de las etiquetas, de cómo nos limitan, lo que pesan en nosotros impidiéndonos ser lo opuesto y buscando ser fieles a ellas. Tan dañino es que carguen a un niño o niña con la etiqueta de bueno como de malo o mala, o de cualquier otra polaridad. No sólo somos los padres, aunque pesa más nuestra visión que cualquier otra, también están familiares, el colegio, amigos, etc. Una anécdota: iban dos de mis tres hijas andando por la calle y una mujer les dice "vosotras tenéis cara de ser muy buenas" ellas se miran como preguntándose si lo son y responden al unísono. "Nosotras no, la más buena viene detrás". Ahora me agrada cuando ésta reconoce y nombra su parte "demonia" cuando le comentan lo buena que es.
    Y me recuerda también todas las limitaciones de género que se nos cargan desde que nacemos en la sociedad y como eso nos afecta en lo personal, en las relaciones y profesiones.

  • (15/10/2018 - 14:32h.) Jessica Smith

    Después de estar en relación con Wilson durante siete años, él rompió conmigo, hice todo lo posible para traerlo de vuelta, pero todo fue en vano, lo quería tanto por el amor que tengo por él, le rogué con todo. , Hice promesas pero él se negó. Le expliqué mi problema a alguien en línea y ella me sugirió que me contactara con un lanzador de hechizos que pudiera ayudarme a lanzar un hechizo para recuperarlo, pero soy del tipo que no creía en el hechizo, no tenía más remedio que intentarlo. Me refería a un lanzador de hechizos llamado Dr. Zuma zuk y le envié un correo electrónico, y él me dijo que no había problema de que todo estará bien antes de tres días, que mi ex volverá a recibirme antes de tres días, lanzó el hechizo y sorprendentemente en el El segundo día, fue alrededor de las 4pm. Mi ex me llamó, estaba tan sorprendido, respondí a la llamada y todo lo que dijo fue que sentía mucho lo que había sucedido, que quería que volviera a él, que me quiere tanto. Estaba tan feliz y fui a verlo, así fue como empezamos a vivir felices juntos de nuevo. Desde entonces, he prometido a cualquier persona que conozco que tiene un problema de relación. Sería de gran ayuda para esa persona refiriéndole al único lanzador de hechizos real y poderoso que me ayudó con mi propio problema y que es diferente de Todos los falsos por ahí. Cualquiera podría necesitar la ayuda del lanzador de hechizos, su correo electrónico: spiritualherbalisthealing@gmail.com o llámelo al +2348164728160. Puede enviarlo por correo electrónico si necesita ayuda en su relación o cualquier otra cosa. PÓNGASE EN CONTACTO CON EL AHORA PARA SOLUCIONAR TODOS SUS PROBLEMAS

  • (12/12/2018 - 06:54h.) Alessandro Rose

    Il mio nome è Alessandro Rose, di Roma, ho avuto problemi coniugali dall'ultima volta che ho dato alla luce il mio secondo figlio Felix, mio ??marito è stato così amorevole e premuroso fin dall'inizio, ma improvvisamente ha cambiato il suo atteggiamento nei miei confronti e i nostri bambini dorme fuori e qualche volta torna a casa a tarda notte e il suo vestito odora il profumo della signora. discuteremo tutta la notte eppure continua a darmi per scontato. e di recente smette di tornare a casa e dorme fuori con un'altra donna, mi lamento su un blog come questo su Internet e un amico mi ha presentato un erborista afrikan chiamato Dr.Herbalist con la sua email dr.oduduwaspellcaster@gmail.com non credo mai funzionerà perché rimarrà così lontano da dove vivo qui negli Stati Uniti, ma tutte le speranze sono andate perse, così l'ho contattato e lui mi ha detto che tornerà da me che un'altra donna ha già fatto un incantesimo su di lui per portarlo via da me. ero così sorpresa e gli ho detto che farò qualsiasi cosa solo per riavere il mio uomo e mi ha dato una lista di oggetti spirituali per fare il rosso per le preghiere di ortografia. Ho comprato gli oggetti e spedito all'indirizzo del Dr.Oduduwa Temple nella nazione africana, Dr.Oduduwa ha lanciato l'attivazione dei poteri di ortografia dell'amore a mio nome, non devo fare nulla, ha fatto tutto il lavoro al suo Tempio e ho aspettato pazientemente che il mio risultato entro 7 giorni il mio ex-marito marito tornare a casa, prima mi ha chiamato al telefono per scusarsi, mi è stato come bene vediamo cosa domani tiene. esattamente come ha detto il dottor Oduduwa,
    La mattina presto mio marito bussa alla porta ed ero così ansioso di vedere che era Antonio, mio ??marito, ero così felice di riaverlo per amarmi e nostro figlio felice. Questo è come se il mio sogno diventasse realtà. ero confuso ho detto che andava bene e si scusa con me e fino ad ora è ancora qui con me amorevole e premuroso più che mai. voglio solo condividere questa piccola esperienza nel caso in cui qualcuno stia passando attraverso questo tipo di casino nella sua / sua relazione, non c'è tempo da perdere online più semplicemente messaggio per aiutarvi nel suo indirizzo di contatto personale. Ti auguro buona fortuna cari amici. Sono così felice oggi il mio matrimonio è stato restaurato e ho indietro il mio amore. se hai problemi coniugali simili, contatta Dr.Oduduwa (dr.oduduwaspellcaster@gmail.com) per una soluzione immediata e eterna ai problemi matrimoniali.

  • (07/01/2019 - 18:53h.) Antonio Puertas Manzano

    Sin duda uno de los traumas que experimenté en mi camino del autoconocimiento fue sin duda el "darme cuenta" que también soy lo que no quiero ser, lo que no me identifica y rechazo. Y eso no ha sido fácil ni de aceptar ni de sostener. Pero sin duda relaja bastante más ante mi y ante los demás, y ya no le tengo miedo, porque no me resulta ajeno. Y me hace mejor, porque me acerca más a los demás.

 

Identificación

Si quieres, puedes utilizar tus datos de Qualia, Facebook o Twitter, de forma que aparecerá tufoto junto a tu comentario, y no será necesario que vuelvas a introducir tus datos en futuros comentarios.

 

Nuevo comentario

(Tu e-mail no será visible por el resto de visitantes.)