Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Noticias > El Teatro Terapéutico, otro canal más de la psicología y la Terapia Gestalt
Qualia

El Teatro Terapéutico, otro canal más de la psicología y la Terapia Gestalt

18/12/2012.

A través de sencillas actividades teatrales conseguimos sacar lo que realmente sentimos, lo que hay en nosotros y no nos permitimos mostrar

El Teatro es un enriquecedor canal más de la psicología y la Terapia Gestalt con el que dejar salir al niño que todos llevamos dentro a través de unas sencillas herramientas: la imaginación, el cuerpo, la voz y los sentidos. Su objetivo dejarnos llevar, dejarnos ser y darle a ese niño espacio y voz, dedicarle el cuidado que necesita, de protección, amor y reconocimiento.

18/12/2012 por Qualia

Volver a ser niños, regresar a esa etapa en la que se hacían las cosas por hacerlas y sin pensar en las consecuencias, solo por vivir el momento y no por recibir algo a cambio. Esta es una de las grandes aportaciones del juego. Una actividad que permite mostrar realmente lo que sentimos, y derribar el ideal que solemos mostrar de nosotros. Como explica Paulina Ramírez, responsable de la actividad de Personalmente de Teatro para la vida en el Centro de Psicología y Salud Emocional Qualia ubicado en Granada, “tenemos muy disponible el sentido del juego, no se nos quitan las ganas de jugar”.

En la Terapia Gestalt confluyen multitud de conocimientos y como otras muchas técnicas terapéuticas bebe del teatro como fuente de inspiración. Como los describe la psicóloga “el Teatro Terapéutico como la meditación, la bioenergética u otras herramientas, nos aportan la información necesaria para dar lugar a una puerta de entrada a nosotros mismos”. Su fin no es estético sino conseguir la toma de conciencia de cada uno de sus dificultades emocionales, la creación de un espacio de total libertad en el que expresar jugando nuestros miedos, fantasías o deseos. En él no hay mejores o peores actores, ya que cada individuo se enfrenta a sus propias dificultades a la hora de sacar a la luz partes de si mismo que no se permite mostrar.

Las sesiones de Teatro para la vida, en grupos reducidos y una duración de 2 horas, se celebran todos los viernes a las 20:00 horas (consultar programación). En la primera parte principalmente se trata el trabajo corporal, a través de juegos infantiles, técnicas teatrales y de clown… con los que reír, divertirse y volver a ser niños, activar el cuerpo , formar grupo y entrar en contacto lúdico con otras personas. A continuación se propone una temática común sobre la que cada persona monta un personaje siguiendo los tres pasos siguientes:

En primer lugar identificar lo que estás sintiendo en cada momento, descubrir que hacemos las cosas por o para algo. El diálogo íntimo con nosotros mismos hace ver el ideal que queremos mostrar al otro. A continuación registrar, en el sentido de darnos cuenta de lo que nos está pasando, de que emocional y corporalmente hay cosas que nos sientan mal. En este paso es importante tener un trato amoroso con uno mismo al darnos cuenta de nuestras heridas y hacernos cargo. Por último mostrar, sin falsear, es indispensable en el teatro. Estar en contacto directo con lo que sentimos y mostrarlo supone algo muy terapéutico a la vez que teatral. Con esta estructura, nos cuenta Paulina, “se consigue limpiar un conducto de nosotros hacia el otro y formar un vínculo momentáneo en el que público y actor entran en comunión, en un consenso de entenderse”.

Paulina Ramírez, psicóloga en Granada y especialista en Terapia Gestalt dentro del centro de Psicología y Salud Emocinal, Qualia, nos habla de las bondades terapéuticas del teatro y el juego