Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Noticias > Nuestro yo no es inmutable, único ni permanente, lo podemos cambiar
Qualia

Nuestro yo no es inmutable, único ni permanente, lo podemos cambiar

Charla "Psicología del yo" incluida dentro de la actividad Inteligentemente impartida por Teodoro Sanromán organizada por Teodoro Sanromán director de Qualia , Psicología y Salud Emocional

04/06/2013.

Está en nuestras manos transformar y ampliar nuestra idea de nosotros mismos, para disfrutar de una experiencia de vida más plena 

La concepción equívoca de nuestro yo y de la realidad influye decisivamente en nuestra experiencia de vida. Aceptar que no son más que ideas, construcciones subjetivas de nuestra mente, está en la base de nuestra transformación. Tomando consciencia de las verdaderas razones de nuestros comportamientos es posible transformar o ampliar nuestra concepción de nosotros, trascender nuestra empobrecida identidad y disfrutar de una vida más plena. 

04/06/0213 por Qualia

 

¿Se imaginan poder moldear nuestro yo? Ese yo que sentimos como una parte de nosotros mismos desde siempre, invariable y constante. ¿Se imaginan ante un yo maleable como una pieza de arcilla? Un yo que nos permita ser lo que queramos ser.

Esta es la novedosa concepción que ofreció la última sesión del ciclo “Inteligentemente”. El psicólogo en Granada Teodoro Sanromán, responsable de la actividad, hizo caer en la cuenta a los asistentes de que al igual que solo tenemos acceso a una visión subjetiva de la realidad, también lo es la imagen que tenemos de nosotros mismos. Quizás no nos conocemos tan bien como pensamos, no somos tal y como creemos, ni tampoco tan libres como suponemos. La realidad objetiva, el libre albedrío o el yo no son más que ilusiones, meras ideas creadas por la propia mente. 

Partiendo de la idea del yo como una mera ilusión, el terapeuta fue desgranando otras características compartidas tradicionalmente y que chocan de lleno con las nuevas aportaciones de la investigación del cerebro. Como explicó el especialista en Terapia Gestalt, muy posiblemente el yo no es permanente ni constante ni único, por muy intensa que sea nuestra experiencia en este sentido, todo lo contrario. Muy probablemente pronto se hable de múltiples “yoes” y de cómo podemos transformar la percepción de nosotros mismos, nuestro yo, a través de la toma de conciencia de los verdaderos motivos que guían nuestro comportamiento. 

En esta sesión titulada “Psicología del yo”, Sanromán, puso especial interés en destacar que cuando nos sentimos heridos, dolidos, molestos, ..., nuestro yo aparece con especial intensidad. Sin saber el porqué nos resignamos a ello como si fuera parte de nuestra propia naturaleza. Damos por hecho que somos así y ya está, no hay más. Sin ni tan siquiera imaginar que todo nuestro malestar se deriva de una concepción equívoca de nosotros mismos que entra en conflicto con la situación. Una percepción de nosotros mismos que está en nuestra mano transformar y, de este modo, incrementar nuestro desarrollo personal al solucionar el problema internamente. Sin embargo, en lugar de esto nos empeñamos en imponer a los demás que nos acepten como somos y que sean ellos los que cambien y se comporten como necesitamos para sentirnos mejor, lo cual nos lleva a perpetuar nuestro malestar y a luchar constantemente por ser aceptados o adecuadamente tratados mediante un esfuerzo continuo y agotador que no tiene fin al mismo tiempo que perdemos toda oportunidad de aumentar nuestro desarrollo personal.

Pero como se puso de manifiesto en la charla, quizás hacemos esfuerzos baldíos, merece la pena probar nuevas estrategias para alcanzar una experiencia de vida más feliz, transformándonos a nosotros mismos y estableciendo relaciones más honestas, no basadas en el interés y la satisfacción personal. Nuestros malestares surgen en nuestro interior. Por tanto somos los responsables de tomar cartas en el asunto, no esperar a que los otros o el entorno se adapten a nuestra idea de nosotros. En definitiva, tenemos la posibilidad de ganar en calidad de vida haciéndonos cargo de nuestras dificultades y dejando a los demás libres, con respeto, siendo y permitiendo ser.

En conclusión el mensaje que se lanzó fue la invitación a contemplar otra perspectiva diferente a la aprendida, dejar surgir la que venga del inconsciente. Para ello basta con mirar con autenticidad a nuestro interior, para hallar las verdaderas razones que nos mueven, y crear las condiciones para el cambio. Está en nuestra mano ampliar o aniquilar nuestro repertorio de “yoes”, hacernos a nosotros mismos y moldearnos para ser más felices.
  

Charla "Psicología del yo" incluida dentro de la actividad Inteligentemente impartida por Teodoro Sanromán organizada por Teodoro Sanromán director de Qualia , Psicología y Salud Emocional