Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Noticias > Ruta Ermita Nueva - Silleta del Padul, una caminata intensa que regala bellos paisajes
Qualia

Ruta Ermita Nueva - Silleta del Padul, una caminata intensa que regala bellos paisajes

Ruta Ermita Nueva - Silleta del Padul, una caminata intensa que regala bellos paisajes

04/10/2013.

Naturalmente combinó el esfuerzo físico de la subida que supone este trayecto con ejercicios de meditación y posturales

La Sierra del Manar, enclavada en las estribaciones más occidentales de Sierra Nevada es uno de los objetivos preferidos de los senderistas, tanto por su relativa facilidad como porque puede ser alcanzada desde diversas puntos. Desde allí los once senderistas de Naturalmente ascendieron hasta la cima de la Silleta, donde las vistas compensaron y llenaron de paz a los visitantes.

04/10/2013 por Qualia

 

La primera salida de la temporada de la actividad Naturalmente realizó el recorrido Ermita Nueva-Silleta del Padul, una de las rutas más bonitas de media montaña de Granada. La Silleta del Padul es, con 1524 metros de altura, la cumbre de la Sierra del Manar, un relieve de calizas y dolomías que constituye una prolongación del macizo de Sierra Nevada hacia el Oeste, separando el valle del río Dílar del valle de Lecrín.

La marcha se inició en las proximidades de la localidad de Dílar, dejando atrás la Ermita Nueva dedicada a la patrona del pueblo, la Virgen de las Nieves, y construida hacia finales del siglo XVIII. Desde allí se tomó un carril entre almendros y algún que otro olivo cuyo frente ofreció a los excursionistas todo un paisaje abrupto de montañas rotas por el valle del río Dílar.

Antes de comenzar con la parte de la subida más dura y acentuada se hizo una breve parada donde se realizaron ejercicios posturales, que hicieron tomar energía al grupo. Tras el calentamiento el trayecto discurrió por una vereda rodeada de pinos dirección a la llamada Ermita Vieja, hoy convertida en refugio de montaña. La caminata fue un poco intensa pero las vistas hicieron que el recorrido fuese estupendo y el esfuerzo mereciera sin duda la pena. Al llegar, los once participantes disfrutaron del paisaje con calma, hicieron fotos, descansaron y comieron junto a una pequeña fuente y alberca cercanas. En ese recoveco idílico se propuso un rato dedicado al recogimiento con una meditación que duró unos diez minutos.

Después de la parada una parte del grupo se dirigió a la Silleta, con su característica forma de silla de montar, de donde al parecer proviene la palabra. El tramo hasta la Silleta, en el que se bordearon varias crestas de montes, fue bastante más fuerte. El recorrido alargó la excursión hasta las seis de la tarde, en lugar de hasta las dos como estaba previsto en un principio. El otro grupo de tres personas, prefirió esperar el regreso del resto reposando y recreándose con el magnífico entorno que presenta esta sierra de vegetación mediterránea, en la que abundan los cedros o las encinas.

En el reencuentro se comió otro poco para recobrar fuerzas y descender por el mismo camino. Al llegar al lugar de inicio dio tiempo para compartir algunas uvas y moras silvestres recogidas durante el día. Destacar que entre los once asistentes participó una embarazada que pudo completar toda la jornada sin ningún problema, lo que confirma que este tipo de actividad está pensada para que pueda participar cualquier persona, ya sea su edad o estado físico.

Ruta Ermita Nueva - Silleta del Padul, una caminata intensa que regala bellos paisajes