Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Mediateca > Charlas > Todas las charlas > Charla "Responsabilidad en Terapia Gestalt" por Teodoro Sanromán
Pág.: 31/36 

Qualia

Charla "Responsabilidad en Terapia Gestalt" por Teodoro Sanromán

Teodoro Sanromán en la Facultad de Psicología donde impartió la charla titulada "Responsabilidad en Terapia Gestalt".

El pasado 1 de diciembre de 2010, en la Facultad de Psicología de la Universidad de Jaén, Teodoro Sanromán impartió la charla titulada "Responsabilidad en Terapia Gestalt".

Teodoro Sanromán prefirió centrarse en un aspecto particular y peculiar de la Terapia Gestalt, en lugar de hablar más generalmente de este enfoque, para presentar la Terapia Gestalt a los alumnos de Psicología de Jaén.

Teodoro Sanromán eligió el tema de la responsabilidad porque, además de ser un concepto central en la práctica clínica desde la perspectiva de la Terapia Gestalt, la reciente investigación en neurociencia y Psicología, particularmente los experimentos de Benjamin Libet, están avalando el modo de entender este aspecto del ser humano en la Terapia Gestalt. En este sentido, Teodoro Sanromán, explicó a los alumnos de Psicología cómo la reciente investigación científica está cuestionando el libre albedrío, al menos en el modo en que hasta el momento presente se ha entendido. Mucho antes de que las citadas investigaciones vieran la luz la Terapia Gestalt ya entendía la responsabilidad de los actos propios de un modo no culpabilizador. Por el contrario, desde sus orígenes, la Terapia Gestalt ha defendido que los individuos son responsables de sus actos y, por tanto, deben hacerse cargo de las consecuencias de los mismos, aunque no son culpables de ellos. En consecuencia, la Terapia Gestalt es en esencia despenalizadora, adoptando una actitud más comprensiva y constructiva. Actitud que, ahora, neurocientíficos y juristas debaten pues están en cuestión las bases mismas del derecho penal ante los datos que arrojan los más recientes experimentos científicos que cuestionan nuestro "libre albedrío".

 

Pág.: 31/36