Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.Riisa-e. Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional.

El medio de comunicación para los especialistas que trabajan por la Salud Emocional. Una revista con vocación integradora, científica, multidisciplinar y multienfoque.
Revista > Contenidos > Referencia de investigación > Creemos más en nuestro propio libre albedrío que en el de los demás
Pág.: 47/63 

Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.

Creemos más en nuestro propio libre albedrío que en el de los demás

Un estudio muestra las diferencias entre cómo nos percibimos a nosotros mismos y cómo nos perciben los otros. 

Científicos de la Universidad de Princeton han descubierto que las personas tendemos a creer que tenemos más libre albedrío que los demás.  

25/07/2012 por Qualia.

El tema del libre albedrío ha sido discutido durante siglos. Los investigadores estudiaron las diferencias entre cómo nos percibimos a nosotros mismos y cómo nos perciben los otros. Así descubrieron, por ejemplo, que tendemos a vernos a nosotros mismos como más individualistas y a los otros como más conformistas; y que reconocemos los prejuicios de los demás, pero no los nuestros.

En lo que se refiere al libre albedrío, los investigadores realizaron diversos experimentos en los que se demostró que las personas tienden a ver su propio pasado y su futuro como menos predecible que el de sus iguales.

Por otro lado, la gente cree que tiene más caminos abiertos ante ellos que los demás (buenos y malos); y que sus acciones futuras estarán más dirigidas por sus propias intenciones y deseos que por su personalidad, su historia o sus circunstancias. Por el contrario, tendemos a ver el destino de los demás como más condicionado por aspectos externos a ellos mismos.

Según los investigadores, en resumidas cuentas, tendemos a estar convencidos de nuestro propio libre albedrío, pero creemos que las acciones de los demás son predecibles.
  

Más información ...

 

    

Pág.: 47/63