Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Crónica de la charla "Infancia el fondo de reserva" por Evania Reichert y organizada en Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada.La terapeuta psicocorporal, Evania Reichert, nos guiará sobre la importancia de la infancia en el desarrollo de la persona. 

Impartido por Evania Reichert   
Mediateca > Charlas > Todas las charlas > Crónica: "Infancia el fondo de reserva" por Evania Reichert
Qualia

Crónica: "Infancia el fondo de reserva" por Evania Reichert

Es urgente crear proyectos de educación emocional dirigidos a procurar las condiciones necesarias para nuestra maduración en esta etapa 

La escritora Evania Reichert alerta sobre la necesidad de “educar al educador”. En un momento de crisis educativa y ante el aumento de casos de neurosis en la infancia, considera un momento óptimo para crear nuevos proyectos. La terapeuta aboga por la autoeducación de padres, profesores y educadores mediante autorregulación, la aceptación y respeto al tiempo y la subjetividad del niño. 

11/04/2013 por Qualia

 

La escritora Evania Reichert alerta sobre la necesidad de “educar al educador”. En un momento de crisis educativa y ante el aumento de casos de neurosis en la infancia, considera un momento óptimo para crear nuevos proyectos. La terapeuta aboga por la autoeducación de padres, profesores y educadores mediante autorregulación, la aceptación y respeto al tiempo y la subjetividad del niño.

Un siglo atrás, en 1920, Willhelm Reich ya alertó de la necesidad de “educar al educador”, ya sea padre o madre, profesor, o tutor. Hoy en día, hay que “educar al ciudadano”, porque la gestión de la educación en muchos países, y aquí en España también, hay una ausencia de prevención de la infancia.

Realmente la infancia es el fondo de reserva para toda la vida. Actualmente tenemos investigaciones muy sofisticadas de neurociencia para comprobar y reforzar, lo que ya se decía hace un siglo. Sabemos que estos años del inicio de la vida determinan muchas cosas, aunque hasta hace poco tiempo la subjetividad fuera un tema no tomado demasiado en serio, en el sentido de desarrollo emocional. Estamos en un momento impresionante en el que mirar hacia la subjetividad del niño como un camino casi sin retorno, porque la crisis hoy está cada vez más en torno a la subjetividad. Tras esa urgencia hay que educar al adulto.

La OMS lanza nuevas datos sobre la salud en el mundo y advierte que en 20 años la depresión se hará la enfermedad dominante en todos los países del mundo, más que el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Tenemos muchos ejemplos de enfermedades psicológicas actualmente, y cuando pensamos en la relación entre la depresión y la infancia, vemos que la matriz de una persona depresiva está en el inicio de la vida. Por ello debemos formar ese fondo de reserva, esa capacidad de encontrar el punto de equilibrio interior, la medida interna.

Una investigación de la Universidad de Minessota estudió las tasas de cortisol en los bebés en el nacimiento, ese período fundamental para crear una base para todo lo que vendrá después. Según el estudio los acontecimientos traumáticos pueden elevar la tasa de cortisol, la hormona del estrés. La investigación viene a demostrar que algunas personas lidian mejor con el estrés por haber recibido cuidados sensibles, afectos y una buena crianza en el primer año de vida. Esto pone de manifiesto la importancia del afecto para lidiar contra el estrés, para prepararse para lo que vaya a venir en la vida futura.

Esto no es tenido en cuante, como ejemplo los maestros que reciben el menor salario son los de educación infantil. En la mayoría de países estos profesionales son los peor pagados, cuando su tarea tiene tamaña importancia por datos que resultan evidentes.

Es necesario como adultos que tengamos la humildad de reconocer que precisamos pensar sobre esto de una u otra manera. El adulto reproduce sus heridas de la infancia en su forma de reaccionar con los niños.

Cuántos veces descargamos sobre los niños nuestra ansiedad, problemas…e incluso los tratamos como no lo haríamos con un amigo con una gran inconsciencia.
 

Crónica de la charla "Infancia el fondo de reserva" por Evania Reichert y organizada en Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada.

     

La autorregulación empieza en el inicio mismo de la vida

En cada momento de la infancia hay virtudes y habilidades que se están constituyendo para todo lo que vendrá después. La neurociencia está llegando a un punto en el que podemos ver como el niño se desarrolla en el útero e investigar la relación entre el estrés de la madre en la gestación y la hiperactividad del niño.

Nacemos increíblemente inacabados. Un niño nace con una parte de las cuatro del cerebro desarrollada, todo el resto va a necesitar de los años de la infancia para constituirse. En cada año se van constituyendo distintas habilidades, van naciendo virtudes…

En cada edad algo muy especial nace, necesita de un cuidado, de una percepción. Inclusive para el desarrollo de la maduración de áreas del cerebro. La sinapsis necesita un refuerzo para consolidar las redes neuronales para el desarrollo cerebral. Los afectos estimulan la sinapsis y refuerzan la red sináptica. 
 

Crónica de la charla "Infancia el fondo de reserva" por Evania Reichert y organizada en Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada.

El estrés en el inicio de la vida produce hiperactividad cerebral y depresión

El estado emocional de estrés de la gestante afecta al bebé, a través del cortisol. Estamos ante una situación alarmante en la que no se tiene en cuenta la subjetividad del niño, como ejemplo el altísimo nivel en la actualidad de partos no naturales. El 90% de los partos en Brasil y otros muchos países desarrollados, se realizan por el procedimiento de cesárea. Y en situaciones sin riesgo, ya que solo el 15% según la OMS son partos con problemas.

Hay que plantearse la autoeducación para que florezca la autorregulación, que empieza en el inicio mismo de la vida. El primer momento ya en el embarazo es importante y por supuesto en el parto. Ahí ya se imprime un rasgo personal en el modo en que se llega a los brazos de la comadrona. El médico está ansioso no hace autorregulación, está sometido al tiempo. Es un tema muy serio. La autorregulación en la autoeducación es el respeto al tiempo y la subjetividad del niño, una educación desde la aceptación, hemos de autorregularnos tanto como padres, profesores o educadores.

Los núcleos psicóticos más importantes ocurren en el inicio de la vida, la matriz de la depresión surge en esta edad. ¿Por qué será qué en países como Noruega, Suecia etc el permiso de maternidad dura 2 años y aquí en España solo 4 meses, o en Brasil 6? ¿Por qué es un tema de lucha sindical? ¿Por qué no se habla de ello?
Hace apenas un siglo que S. Freud descubrió la relación entre enfermedad mental e infancia. Reich hace 80 años habló de que es posible prevenir por la existencia de dicha relación. Es necesario que se conozca ahora la importancia del tiempo en que vivimos. Nunca antes hemos tenido tanta información, y al mismo tiempo estamos muy desconectados, nos falta tiempo para cosas importante como dar un baño relajante a un niño, lograr paz interna…Nos falta calma y conciencia, en el sentido de entender esto, de sabernos.

    

Para saber cómo fue nuestro desarrollo en la infancia y adolescencia basta con mirar cómo somos hoy

Para recordar como fuimos en nuestra infancia solo hace falta mirar los problemas de hoy, nuestra autoestima laboral, con nosotros mismos, la relación con la vida, cómo lidiamos con nuestros conflictos internos, cómo nos autorregulamos… El cantante brasileño Caetano Veloso tiene una frase en este sentido. “Cada uno sabe el dolor y la delicia de ser quien es”. Cada uno sabe dónde está su dolor.

En cada grado de crecimiento como subiendo una escalera, adquirimos potencialidades, capacidades, habilidades…Estas necesitan de las condiciones suficientes para su pleno desarrollo. Cuando construimos esa escalera si el primer grado no está bien hecho, se caerán los peldaños siguientes. Es como se siente una persona con un problema psicótico o esquizoide, no tiene base, no goza de una formación emocional sólida.

En cada etapa vamos agregando virtudes. En cada grado nos vamos apropiando de cosas esenciales para lo que vendrá después:

-Gestación, parto, primeros quince días. En el primer momento, parto y primeros días de vida, reside la formación de temperamento, del yo biológico donde se van a estructurar las demás cosas.

-Fase oral, del nacimiento hasta los 18 meses. A partir del momento del nacimiento, de esa fase oral, en el primer año de vida nacen muchas virtudes: la confianza básica, la fe en la vida, y Umberto Maturana dice que nace el humanismo, es la primera vez que nos vemos como humanos. Y otra muy importante, la alegría.

-De los 18 meses a los 3 años. Al año el niño empieza a caminar. La mirada de su padre que le dice ven, le hace sentirse seguro y con la confianza suficiente para empezar a caminar con ese contacto. Avanza hacia un segundo grado, la autonomía. Está con toda la potencia y tiene ya energía para posicionarse. Empieza a nacer la negociación, la opinión propia, que a veces los adultos entendemos como pataletas, mientras que es una virtud fundamental para la autonomía.

-De los 3 a los 6 años. Los niños con 3 años tienen un auge de egocentrismo y creatividad. Se constituye la expresividad, la apropiación corporal.

A veces los niños permanecen en ciudades sobre todo, encerrados en un apartamento sin contacto con la naturaleza y el aire libre en un momento de gran energía. Incluso se les lleva al psicológico pensando que es hiperactividad, a veces sí, pero otras muchas es solo un niño muy vivo. Si no conocemos que está naciendo en cada edad es difícil que podamos promover eso por completo.
Crónica de la charla "Infancia el fondo de reserva" por Evania Reichert y organizada en Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada.

   

Cultivamos la autorregulación para que la autoeducación ocurra. Es el tiempo para conseguir encontrar la medida interna

Hoy cada vez más necesitamos regulación externa (policía, ejército), para regular algo que no se consigue como sociedad, como masa, autorregularse. Sin la medida optima entre permisión y la contención, y la orientación necesaria, es muy difícil que podamos trabajar en la mudanza más profunda de los modos de educar.

Trabajaba en un consultorio médico cuando una paciente me trajo una carta de un niño que se había suicidado, me llegó tanto que me decidí a investigar sobre el asunto y encontré datos de la propia OMS. Es un tema del que no suele hablarse pero que está creciendo mucho actualmente, en Japón se producen mil suicidios por año. Nunca antes este fenómeno había sido parte de la infancia, solo de la adolescencia y adultez, y es algo muy triste. Empecé a escribir un libro entonces.

En la crisis emocional que vivimos hoy es necesaria la creación de proyectos de educación emocional, orientados a curarse, educarse, regularse…

Esa crisis que vivimos es resultado del fallo de un modo de educación heredado, de un sistema de vida en la hegemonía de tener y aparentar, un modo dominante que hoy ya no sirve. Hoy los niños ya no aceptan un orden autoritario. Los educadores están crisis. Ese modo de educación está fallando, es un cadáver. Nuevas cosas se está constituyendo, en muchos lugares se están haciendo grandes proyectos. Como explica Claudio Naranjo es una nueva forma de educación trinitaria en la que pensamiento, emoción y movimiento estén integrados, con el cultivo de la autorregulación, en el que convivir sea algo desarrollado. La UNESCO en 2000 lanzó los cuatro parámetros de la educación para el siglo XXI: educar para aprender, educar para hacer, educar para convivir, y educar para ser.

Estamos aquí exactamente entre una cosa y otra, en una zona de caos, de desconfiguración. Entre el sistema que está cadáver que no funciona y el nuevo que no está, acontece una sensación de confusión de estar perdidos en la mayoría de las escuelas. Y estamos exactamente en esta situación porque está fallando algo y podemos implementar nuevas formas, ideas…es un campo muy fértil porque el sistema no se sostiene más.

Estamos ante una gran posibilidad de encontrar nuevos proyectos entorno a la infancia, a la crianza, teniendo en cuenta los sentimientos del niño, que no son diferentes a los de los adultos. Se suele decir “cosas de adolescentes” despreciándolos, pero causan igual dolor.

Actualmente hay una desconexión de esta urgencia y la necesidad del respeto biopsicológico en todas las etapas de la edad. Aquí está origen de los problemas que nos pasamos el resto de la vida intentando arreglar.

¿Por qué será que ante una misma situación unas personas la viven diferente, unas las lidian bien y se fortalecen inclusive, y otras sufren. Unas personas tienen un fondo de reserva mayor que otras, y depende de nuestra historia, de nuestra infancia. “Infancia, la edad sagrada” el título del libro se refiere a esta época de prevención.

Crónica de la charla "Infancia el fondo de reserva" por Evania Reichert y organizada en Qualia, Psicología y Salud Emocional, con sede en Granada.

     

¿Cómo se trabaja con un niño herido en el adulto, cuando esa edad no se ha sacralizado?

No hay una receta, cada uno tiene una subjetividad. Todos tenemos heridas más grandes o menos. Se trata de un proceso de tomar conciencia y crear nuevas redes neurales de pensamiento, porque fortalecemos esas heridas en el momento en que no nos planteamos nuevas formas de pensar, nuevas formas de crecimiento personal y sufrimos mucho por ello. No hay un ideal de cura, se trata de abrirse más, tenerse un poco más de estima.

Debemos dar el tiempo y respeto al niño que necesita, solemos ser muy ansiosos con el niño. La causa principal de la hiperactividad es que los padres también la tienen. Es posible la influencia genética pero también de la propia relación de la educación. Si el niño está todo el día en casa y no puede correr es lógica esa acumulación de energía. Además un niño menor de 2 años no tiene la maduración suficiente para guardar todos lo “noes” que le damos al día, solo puede retener 4 o 5 máximo, no es que esté desobedeciendo. Por ejemplo, cuando una madre urge a un niño que lleva un vaso de agua, ¡venga, venga, date prisa!…Si es muy ansiosa, le transmite sensación de incapacidad y finalmente acabará tirándolo.

Por ello con humildad es preciso educar al educador, mirar para nosotros y ver como lo hacemos, no atropellar al niño sino autorregularnos.