Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.Riisa-e. Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional.

El medio de comunicación para los especialistas que trabajan por la Salud Emocional. Una revista con vocación integradora, científica, multidisciplinar y multienfoque.
Revista > Contenidos > Referencia de investigación > El exceso de control sobre el juego aleja a los niños de sus madres
Pág.: 22/63 

Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.

El exceso de control sobre el juego aleja a los niños de sus madres

Para ayudar al desarrollo infantil los progenitores deben dejar oportunidades a sus hijos de tomar sus propias decisiones 

Expertos recomiendan que, para favorecer el desarrollo de los hijos, las madres les muestren afecto y limiten cuidadosamente sus intervenciones y control sobre el juego. 

22/03/2013 por Qualia.

    

El exceso de control materno sobre el contenido y el ritmo del juego de los hijos pequeños afecta negativamente a su relación, ha revelado un estudio de la Universidad de Missouri-Columbia. Esta influencia puede contrarrestarse con el cariño, pero aún así los expertos recomiendan que, para favorecer el desarrollo infantil, las madres limiten cuidadosamente sus intervenciones cuando los niños están jugando. Según estos, los pequeños florecen cuando tienen oportunidades de tomar sus propias decisiones, sobre todo en situaciones de juego.

En cuanto a las etnias estudiadas, en general se observó que las madres europeo-americanas eran menos controladoras que las madres afroamericanas y que las mexicanas. Y a medida la edad de los niños aumentaba, las madres de todos los grupos étnicos mostraron un menor control sobre el juego de sus hijos.
Pero incluso si las madres eran muy controladoras, si además eran cariñosas, los efectos negativos del exceso de control disminuían, por el contrario, si las madres eran demasiado críticas con sus hijos, estos efectos negativos aumentaban.
  

Más información ...

 

    

Pág.: 22/63