Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Mediateca > Inspiración > Reflexiones > Hierbabuena que acompaña
Qualia

Hierbabuena que acompaña

Hierbabuena que acompaña

Descubre el valor de lo cotidiano, y disponible, para acompañarte en los momentos difíciles.

Por Vicente J. Martínez, Agosto 2010.

Hierbabuena que acompaña. Reflexión de Vicente J. Martínez, miembro del equipo terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional.

          Me gusta la hierbabuena, me gusta el sabor que da al té, a la leche de soja, a los mojitos, al rebujito, me gusta su olor y que espante los mosquitos, me gusta hasta el nombre. Me gustan las plantas en general y no quiero dar la sensación de ser un apasionado de ellas porque no es así, a veces las cuido más y otras menos y casi siempre dependiendo de cómo me encuentre, pero bueno… mis gustos no es el motivo de esta reflexión. Sí decir que las suelo cuidar mas cuando me siento triste, dolido, cuando los minutos se me hacen horas y las horas días, cuando tengo ganas de llorar, cuando añoro, cuando me lamento… encuentro en este cuidado un acompañamiento muy íntimo, y que funciona como una medicina que tiene un efecto silencioso, sutil y acertado. 

          Me sorprende sus respuestas ante el más mínimo cuidado, lo agradecidas que son ofreciendo nuevos brotes, aromas, colores, belleza, sabores… desde aquí me gustaría hacer un paralelismo con la vida misma, sobre todo con las experiencias del día a día que podrían ser llamadas como “mínimas” o “sin importancia” por no dar la talla ante la gran vivencia o experiencia fantaseada que esperamos… que por lo general no suele llegar.

          Desde hace ya algún tiempo vengo observando en otros y en mí mismo, una tendencia a nutrirnos muy poco o nada de las vivencias diarias. Una tendencia a mirar lo que no hay, dejar de lado lo que sí hay y dejar pasar lo que va llegando, suena a fatalidad. Es como si a mi maceta de hierba buena la regara muy rara vez y para colmo dejara escapar el agua. Y es que cada vez comprendo mejor eso de que el alimento es para el cuerpo físico lo que las experiencias para el alma, que mira por donde también, habita en el cuerpo físico.

          El camino no es fácil, nadie dijo que lo fuera, alguien dijo de la terapia que al comienzo eran rosas, rosas, rosas… y luego eran espinas, espinas, espinas… Con frecuencia se constriñen las tripas al darnos cuenta de los automatismos del carácter y de sus consecuencias en uno mismo y en los demás, y el camino empieza a hacerse doloroso. Las experiencias del día a día a las que hago referencia: una canción, un paseo, un buen libro, una peli, un aroma evocador, etc. no solucionan nada, la verdad, el dolor de la constricción sigue estando ahí. Sin embargo, al integrarlas en nuestro devenir diario facilita el acompañamiento y el poder transitar por ese malestar, por ese dolor, lejos de evitarlo o luchar contra él, por no mencionar el gasto energético que supone. Así nos vamos haciendo fuertes con él y aumenta nuestra capacidad para sostener la alegría.

          Tener en cuenta y dejarnos impregnar por esos momentos fugaces, para mí marcan la diferencia entre; obsesionarse con el asunto en cuestión, entrando en un sufrimiento y ciénaga sin salida, con el tránsito natural de la situación o momento doloroso. Una cosa es obsesionarse y otra es transitar, y uno transita mejor acompañándose o acompañado. Claro que no todo es dolor, ni el objetivo de la terapia tiene que ver con el regocijo en el sufrimiento, todo lo contrario. Se trata, entre otras cosas, de acercarnos a la alegría del que está en Paz, como escuché del “Último de la Fila”. Transitar por el dolor genuino de la despedida de un amigo, facilita la alegría genuina del reencuentro.

 

 

Vicente J. Martínez, miembro del Equipo Terapéutico de Qualia, autor de la reflexión "Hierbabuena que acompaña".

Vicente J. Martínez es Psicólogo Especialista en Terapia Gestalt. Forma parte del Equipo Terapéutico de Qualia.

Su labor profesional, en estos momentos, se centra en el trabajo como terapeuta y como tutor de diversos grupos de la Formación en Terapia Gestalt. Además, contribuye habitualmente al enriquecimiento de esta web con sus reflexiones.