Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.Riisa-e. Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional.

El medio de comunicación para los especialistas que trabajan por la Salud Emocional. Una revista con vocación integradora, científica, multidisciplinar y multienfoque.
Revista > Contenidos > Referencia de investigación > La falta de fluidez verbal de los padres influye en el aprendizaje de los hijos
Pág.: 17/63 

Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.

La falta de fluidez verbal de los padres influye en el aprendizaje de los hijos

Los niños prestan más atención al oír expresiones de duda justo antes de palabras desconocidas 

La falta de fluidez verbal y las vacilaciones a la hora de nombrar objetos del entorno suponen un estímulo cognitivo durante el aprendizaje de los niños. 

25/04/2013 por Qualia.

    

Un estudio realizado por investigadores del Laboratorio de Bebés de la Universidad de Rochester, revela que los niños pequeños reconocen en las pausas verbales y en las vacilaciones de sus padres, señales que les proporcionan un aprendizaje más eficiente del lenguaje.

En concreto, afirman los científicos, los niños interpretan interjecciones del tipo “um” o “eh” como señales no lingüísticas que los adultos suelen pronunciar antes de decir una palabra que los pequeños desconocen. “Mientras el padre busca la palabra correcta, está enviando a su hijo una señal que le dice que está a punto de enseñarle algo nuevo, por lo que el niño sabe que debe prestar atención”.

El mayor hallazgo de este estudio, que solo fue significativo en niños mayores de dos años, fue que a esta edad son muy sensibles a las características del entorno que les ayudan a aprender el idioma, y detectan señales sutiles sobre cuándo deben fijar su atención en palabras difíciles.

Si bien los responsables de la investigación no son partidarios de que los padres utilicen este tipo de recursos de manera intencionada, la tonalidad de la voz sí se considera un factor influyente, como demostró anteriormente otro estudio. El lenguaje académico utilizado en los centros de educación primaria para enseñar a los pequeños las diferentes materias resulta beneficioso para el aprendizaje, también si se usa de manera natural en casa.

Por otro lado, el reconocimiento de la voz, en ese caso de la madre, juega un papel fundamental en el desarrollo cognitivo de los bebés. En concreto, activa las partes del cerebro responsables del aprendizaje del lenguaje en los recién nacidos, según puso de manifiesto otra investigación reciente.  

 

Más información...

 

     

Pág.: 17/63