Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.Riisa-e. Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional.

El medio de comunicación para los especialistas que trabajan por la Salud Emocional. Una revista con vocación integradora, científica, multidisciplinar y multienfoque.
Revista > Contenidos > Referencia de investigación > Las discusiones de pareja afectan al desarrollo cerebral de sus descendientes
Pág.: 10/63 

Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.

Las discusiones de pareja afectan al desarrollo cerebral de sus descendientes

Los conflictos en el hogar influyen en el modo en que los bebés procesan el tono emocional de las voces   

La exposición de los bebés a las discusiones entre sus progenitores influye en la forma en que sus cerebros procesan la emoción y el estrés, que tanto moderado como severo, puede condicionar el desarrollo neuronal humano en fases tempranas.

27/06/2013 por Qualia.

    

La exposición de los bebés a las discusiones entre sus padres condiciona la forma en que sus cerebros procesan el tono emocional de las voces, ha revelado un estudio realizado por científicos de la Universidad de Oregón.
Los cerebros de los bebés tienen una gran plasticidad que les permite desarrollarse en respuesta a los ambientes y situaciones que experimentan, lo cual entraña cierto grado de vulnerabilidad: el estrés severo, como el provocado por los malos tratos, tiene un impacto negativo muy importante en el desarrollo de los niños.

Lo que esta nueva investigación pretendió averiguar fue el impacto de factores de estrés más moderados mediante el uso de la resonancia magnética funcional (fMRI), que permite mostrar en imágenes las regiones cerebrales que ejecutan una tarea determinada.

El resultado fue que incluso durante el sueño, los cerebros de los bebés mostraron distintos patrones de actividad en función del tono emocional de la voz. Además los niños que procedían de hogares conflictivos presentaban una mayor reactividad, en áreas del cerebro relacionadas con el estrés y la regulación de las emociones, como la corteza cingulada anterior, el núcleo caudado, el tálamo y el hipotálamo.
Según los investigadores, estos hallazgos muestran que los bebés no son ajenos a los conflictos entre sus padres, y que pueden influir en la forma en que sus cerebros procesan la emoción y el estrés. 

 

Más información...

Pág.: 10/63