Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.Riisa-e. Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional.

El medio de comunicación para los especialistas que trabajan por la Salud Emocional. Una revista con vocación integradora, científica, multidisciplinar y multienfoque.
Revista > Contenidos > Referencia de investigación > Las madres calman a sus hijos con la voz tanto como con un abrazo
Pág.: 63/63 

Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.

Las madres calman a sus hijos con la voz tanto como con un abrazo

Las madres calman tanto a sus hijos con la voz en una llamada telefónica como con un abrazo en persona

Una reciente investigación con 61 niñas ha revelado que la voz de su madre por teléfono es tan eficaz en su relajación como un abrazo.

14/05/2010 por Teodoro Sanromán


Ya se sabía que el abrazo de una madre puede ayudar a calmar a un niño estresado. Ahora una nueva investigación a descubierto que esto también es posible con la voz, incluso cuando éstos la escuchan a través del teléfono.

El contacto físico con la madre relaja a los niños, gracias a que dicho contacto propicia la segregación de oxitocina, que promueve los lazos madre e hijo. Pero, este no es el único modo, la voz materna tendría el mismo efecto en los niños que un abrazo, en terminos de secreción de oxitocina.

En el experimento participaron 61 niñas de 12 años que debían realizar una serie de tareas con desconocidos. 19 de ellas vieron a sus madres 15 minutos antes de las pruebas, y otras 20 recibieron la llamada de sus madres durante ese mismo periodo de tiempo. Los niveles de cortisona (hormona del estrés) en sangre de ambos grupos de niñas demostraron que dichos niveles fueron similares en los dos casos.


Más información ...

 

   

Pág.: 63/63