Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.Riisa-e. Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional.

El medio de comunicación para los especialistas que trabajan por la Salud Emocional. Una revista con vocación integradora, científica, multidisciplinar y multienfoque.
Revista > Contenidos > Referencia de investigación > Las mujeres que reprimen la ira sufren más problemas cardiovasculares
Pág.: 33/63 

Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.

Las mujeres que reprimen la ira sufren más problemas cardiovasculares

Las mujeres que no expresan la ira tienen más riesgo de sufrir mayor malestar emocional y dolencias cardiovasculares.

Un equipo de investigación de la UNED analiza de qué forma afecta la ira a la población femenina en su salud cardiovascular y determinan que ambas están directamente relacionadas con un mayor malestar emocional y peores hábitos de salud. 

11/01/2013 por Qualia.

    

La existencia de la ira es inevitable porque actúa como respuesta natural de adaptación del ser humano a las amenazas. Sin embargo, a pesar de que sea un estado emocional inherente a hombres y mujeres, existen casos en los que la ira no sigue los parámetros “normales” y supone un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.

Ana M. Pérez-García, autora principal del proyecto e investigadora del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológicos de la UNED establece una clara conexión entre las enfermedades cardiovasculares y la ira. La novedad de éste proyecto radica en que además de analizar la ira expresada y reprimida, mide otra forma de expresión muy poco abordada en la investigación de esta área, que es controlar las reacciones de enojo. Tras el estudio Se pudo concretar que “El control de la ira parece amortiguar el efecto negativo para la salud asociado a la mayor represión del enfado”.


Más información ...

 

    

Pág.: 33/63