Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.Riisa-e. Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional.

El medio de comunicación para los especialistas que trabajan por la Salud Emocional. Una revista con vocación integradora, científica, multidisciplinar y multienfoque.
Revista > Contenidos > Referencia de investigación > Los hábitos, y no los genes, determinan nuestra esperanza de vida
Pág.: 42/63 

Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.

Los hábitos, y no los genes, determinan nuestra esperanza de vida

Un estudio ha determinado que el carácter genético no es determinante en la esperanza de vida de los hijos

Según un estudio de la Universidad de Suecia, los hábitos de vida son más determinantes para la longevidad del individuo que la propia aportación genética heredada de los padres. 

21/09/2012 por Qualia.

La extensión de la vida de los padres no condiciona la esperanza de vida de los hijos: ésta dependerá principalmente del estilo de vida que los descendientes lleven. Esto es lo que revela un estudio realizado por especialistas de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, en el que se constató que los factores hereditarios no juegan un papel fundamental en la esperanza de vida de un individuo. El estilo de vida, en cambio, sí supone el mayor impacto.

Para la investigación se analizó a todos los hombres de Gotemburgo, nacidos en 1913. De estos hombres, las mayores probabilidades de celebrar su nonagésimo cumpleaños las tuvieron aquéllos no fumadores, consumidores moderados de café y con un buen estatus socio económico a los 50 años, una buena capacidad física de trabajo a los 54 y un colesterol bajo a los 50.

Los investigadores afirman que estos resultados demuestran claramente que no tenemos una mortalidad “heredada” sino que sería la suma de hábitos saludables los que determinarían hasta cuándo viviremos.  

 

Más información ...

 

    

Pág.: 42/63