Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.Riisa-e. Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional.

El medio de comunicación para los especialistas que trabajan por la Salud Emocional. Una revista con vocación integradora, científica, multidisciplinar y multienfoque.
Revista > Contenidos > Referencia de investigación > Reciclaje y moldeabilidad, dos capacidades del cerebro
Pág.: 5/63 

Revista Internacional de Intervenciones en Salud Emocional, editada por Teodoro Sanromán, director de Qualia, Psicología y Salud Emocional, centro especializado en Terapia Gestalt.

Reciclaje y moldeabilidad, dos capacidades del cerebro

La neurociencia confirma la extrema plasticidad del cerebro para adecuarse a distintas funciones.  

Las nuevas investigaciones demuestran que la plasticidad cerebral es mucho mayor de lo que generalmente se pensaba, lo que puede provocar profundas transformaciones en pilares fundamentales de nuestra existencia.  

26/09/2013 por Qualia.

    

La neurociencia avanza en los últimos tiempos a pasos agigantados, confirmando entre otros aspectos la extrema plasticidad del cerebro, la profunda capacidad de reciclaje y moldeabilidad para adecuarse a distintas funciones. Unos de sus precursores es el investigador y divulgador científico Mariano Sigman, cuyos estudios tratan de entender la arquitectura de los pensamientos, estudiando el flujo de actividad de estados neuronales.

El objetivo que se plantea es explicar el lenguaje de las neuronas, o de grupos neuronales. Cuáles son las palabras, las frases, las unidades en las que se descomponen los estados neuronales y las reglas en este espacio de unidades, y cómo cambian a lo largo de su estructura.

En cuanto a las enormes posibilidades que abren las nuevas tecnologías con la denominada cyborgización del ser humano, llama a la prudencia. Según explica el científico “el cerebro genera todo el tiempo un modelo del mundo. De alguna manera estamos en un equilibrio, que es dinámico, con el resto del mundo. Equilibrio un poco particular porque nosotros (cada uno) también somos el resto del mundo.”

De alguna manera añade, ya estamos cyborgizados, usar asiduamente un martillo o un caballo es estar cyborgizado. “El cerebro fluye (en ambos sentidos) vía sensaciones, acciones y círculos que se generan en el camino con el ambiente, con él mismo, con el cuerpo, con martillos y con otros cerebros. Fluir el cerebro de maneras alternativas, vía drogas nuevas, cables o lectores que puedan leer estados mentales mejor que nuestros propios músculos (como muchos cyborgs lo hacen), abre un panorama de cambios importantes. La posibilidad de puentear el músculo para fluir al espacio exterior, es uno de los cambios más trascendentes.”

Unas transformaciones que sin duda afectaran la identidad del ser humano y que lo enfrentarán a las consecuencias de sobrevivir con una forma de vida más inteligente y/ o más compleja. Evitando el fatalismo, para Sigman “el único argumento en defensa de este posible escenario catastrófico es que ya estamos del otro lado”.
 

Más información...

    

Pág.: 5/63