Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.AceptarMás información
Qualia

Trinidad Olmos. Psicóloga en Granada

Trinidad Olmos

Desde muy pequeña sentía clara la necesidad de estudiar psicología, no sabía muy bien la razón, ni el motivo, tan sólo sentía el impulso de caminar hacia esa dirección. Sin embargo, una vez comenzada la carrera, mis expectativas e ilusiones cayeron pronto en saco roto, ya que la carrera no era lo que yo esperaba, o al menos no impartían la psicología que yo andaba buscando.

Después de eso, pase años perdida a la deriva y sin rumbo, probando aquí y allá sin que nada me motivara realmente. Un día una persona muy especial para mí apareció en mi vida y me habló de las terapias humanistas, y así de repente me tope con la terapia Gestalt, y así de repente la terapia Gestalt empezó a calar poco a poco dentro de mí, de mi Ser; y así de repente la terapia Gestalt se ha convertido en mi Estar en el mundo, sin que ahora conciba otra forma de Estar en la Vida.

 

¿Qué es para mí la Terapia Gestalt?

Una vez escuche decir a unos de mis maestros que en la vida no existen situaciones desagradables sino personas que no pueden soportar ciertas situaciones. Esta frase se me quedo marcada y me ha acompañado durante todo mi proceso.

Una de las cosas más importantes que me ha aportado la terapia Gestalt es la Responsabilidad, el asumir la responsabilidad de mi propia experiencia, lo que me ha llevado a poder sostener y dejarme estar en esas situaciones que para mí eran desagradables. Poco a poco he ido desarrollando un espacio en mi interior, en el que voy paso a paso ganando el terreno a lo desagradable y me voy sintiendo cada vez más en calma. Para ello he recorrido un sendero que pasa por conocerme, aceptarme, respetarme y amarme. Y eso ha supuesto abrir mi corazón a la Vida asumiendo el riesgo y la responsabilidad de que pueda ser herido o no. Sin embargo, el riesgo merece la pena ya que para mí, una vida con el corazón cerrado, es una vida insípida.
 

Entre las orillas del dolor y el placer fluye el río de la vida.
Sólo cuando la mente se niega a fluir con la vida y se estanca
en las orillas se convierte en problema. Fluir quiere decir
aceptación, dejar llegar lo que viene, dejar ir lo que se va.

Sri Nisargadatta Maharaj

 

Currículo

  • Psicóloga.
  • Especialista en Terapia Gestalt
  • Miembro del Equipo Terapéutico de Qualia, Psicología y Salud Emocional


En la actualidad sigo la Formación en Terapia de Psicología de los Eneatipos, a través de Programa SAT, dirigido por Claudio Naranjo